Carros de combate y blindados en España (IV)

VCR 8x8 armado con una torre Guardian 30. Fuente - EM&E.
VCR 8x8 armado con una torre Guardian 30. Fuente - EM&E.

El uso de vehículos blindados y carros de combate en España se remonta a principios del siglo XX. Es una historia rica y curiosa, en la que se mezclan los diseños nacionales con los recibidos del extranjero, desde la Unión Soviética a los Estados Unidos, pasando por Alemania e Italia, entre otros. En esta cuarta entrega, nos centraremos en los programas más actuales, desde el VCR 8×8 Dragón a la adquisición de blindados tipo MRAPS, pero también en la artillería sobre ruedas, tanto de tubo como cohete, habiendo recibido recientemente esta última un nuevo impulso con el programa SILAM.

Programa VCR 8×8 Dragón

Dado que el programa VCR 8×8 ya ha sido tratado en hasta en tres ocasiones en los últimos años, para no ser repetitivos, a continuación solo haremos un breve recordatorio de los hitos más determinantes del que, sin lugar a dudas, es el programa más importante del Ejército español.

Recordemos que, en 2007, el Ministerio de Defensa dio a conocer un programa de adquisición de blindados que contemplaba dos fases: Adquisición de vehículos de alta protección de escuadra y pelotón, que culminó con la adopción del RG-312 Nyala y del LMV Lince (unos 575 ejemplares en total) y una tercera fase que debía contemplar la compra de unos 348[i] ejemplares en versiones de: Vehículo de Combate sobre Ruedas VCR de línea (134), Vehículo de Exploración de Caballería VEC (58), Vehículo de Recuperación VREC (20), Vehículo de combate de Zapadores VCZ (66), Vehículo de Puesto de Mando de Batallón/Grupo VCPC (16), Vehículo de combate con capacidad para defensa contracarro VCR-C/C (42) y Vehículo de Observador Avanzado de Artillería VCOAV (12).

El total aproximado previsto era de unos 1.000 vehículos que, sin embargo, no son suficientes a largo plazo. Por ello, se contempla la producción futura de otras dos series de 365 y 285 ejemplares, con los que, se supone que todas las necesidades del Ejército se verán satisfechas, aunque difícilmente, de ahí la llegada posterior del programa VAC. No olvidemos que los programas del M-113 y BMR/VEC totalizaron más de 2.000 ejemplares en servicio, con lo que habrá que estudiar con qué combinación exacta de vehículos serán finalmente sustituidos. Además, hay que considerar que durante los años que dure la producción del millar de VCR 8×8 Dragón contemplados, habrá que seguir utilizando los modelos actuales y, por ahora, esa cuestión no está solucionada, al menos que sepamos.


El resto de este artículo está disponible solo para suscriptores

Si todavía no estás suscrito, aprovecha nuestra oferta


Autor

  • Francisco P. Fernández Mateos

    Como militar ha realizado labores de mando de Sección, Escuadrón, Grupo y de Regimiento (8 meses con carácter accidental), así como de administración (depósito de víveres), de plana mayor de Regimiento y enseñanza superior (Academia General Militar). Además, ha participado en diferentes programas de adquisición de materiales (radar Arine, soporte de lanzamisiles Milan para BMR, LMV lince, RG-31, VRC-105 Centauro, futuro VCR 8x8, etc), habiendo sido Jefe del Programa Pizarro Fase II / Centauro, entre 2007 y 2013. Como analista ha publicado más de 500 artículos, diferentes manuales militares, 14 revistas monográficas y 13 libros en formato papel y/o electrónico.

Be the first to comment

Leave a Reply