Fragatas clase Constellation: ¿Crónica de una muerte anunciada?

Infografía de una fragata de la clase "Constellation"
Infografía de una fragata de la clase "Constellation". Fuente: Fincantieri Marine Group.

Hace cuatro años, Navantia, el astillero español de referencia perdió un importante contrato para construir las nuevas fragatas FFG(X) -actualmente conocidas como clase Constellation- para la Marina de los Estados Unidos. El resultado del concurso fue una sorpresa solo relativa, en tanto en estos casos suelen primar factores distintos de los meramente técnicos, imponiéndose finalmente Fincantieri Marinette Marine a pesar de partir Navantia como favorita gracias a un diseño probado y basado en las exitosas F-100 y en su evolución, las F-110. Mediado 2024, la clase Constellation parece estar en el alambre tras un demoledor informe de la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno (GAO) en el que se detallan los problemas que afectan al programa, derivados en su mayor parte de la apuesta por un diseño que no estaba maduro…

En 2017, la US Navy lanzó, después de años dejando de lado de este tipo de buques en favor de los destructores y los cruceros, un programa de fragatas destinado a solucionar las deficiencias de sus Littoral Combat Ship y adaptarse a nuevas amenazas. Se barajaron distintas opciones, entre las que se incluían diseños estadounidenses, alemanes, italianos y españoles. Finalmente, ya en 2020, la US Navy seleccionó el diseño de Fincantieri, rebautizado como clase Constellation, con el objetivo de incorporar una nueva generación de fragatas lanzamisiles de tamaño y costes contenidos en comparación con los Arleigh Burke.

La futura USS Constellation (FFG-62), primera unidad de la nueva clase, celebró su puesta de quilla el 12 de abril de 2024. Sobre el papel, y por el momento, US Navy tiene planificado adquirir hasta 20 fragatas, basadas en un diseño matriz maduro, es decir, un buque ya en servicio. De hecho, como hemos adelantado, la propuesta seleccionada fue la de Fincantieri Marinette Marine (FMM), basada en la fragata multipropósito francoitaliana FREMM, en servicio desde 2012 y de las que, hasta la fecha, se han construido o están en proceso de construcción más de una veintena de unidades. La intención era facilitar al máximo el proceso de diseño de forma que se pudiese avanzar rápidamente hacia la producción (O’Rourke, 2024).

Sin embargo, la entrega de la primera fragata se ha ido retrasando debido a problemas en la finalización del diseño, esto es, relacionados con el diseño en detalle. A pesar de la ceremonia celebrada el pasado mes de abril (ver vídeo bajo estas líneas), lo cierto es que dicho diseño solo había sido completado en un 80%. Cambios en el proceso de subcontratación y problemas de mano de obra han contribuido a estos retrasos. Además, el diseño ha sufrido repetidas alteraciones que han ralentizado el proceso. Lo que es peor: estos cambios han terminado por reducir la similitud con el diseño original de la FREMM del 85% al 15%, haciendo de la clase Constellation un buque más bien inspirado en las FREMM que otra cosa, con todo lo que ello supone.

(Continúa…) Estimado lector, este artículo es exclusivo para usuarios de pago. Si desea acceder al texto completo, puede suscribirse a Revista Ejércitos aprovechando nuestra oferta para nuevos suscriptores a través del siguiente enlace.

1 Comment

Leave a Reply