Maskirovka digital: Rusia y la desinformación en la Red

El término maskirovka (маскировка), utilizado por los rusos desde siglos atrás -se codificó como doctrina militar por primera vez en 1920- para referirse a las operaciones militares de decepción o engaño, de desinformación, en definitiva, bien podría ser rescatado para describir parte de las acciones de guerra informativa que Rusia lleva a cabo en la Red. Al fin y al cabo, aunque tuvo en su origen un sentido táctico, centrado en la batalla, desde los años 70 se viene utilizando también a niveles de teatro y estratégico para engañar al enemigo en cuanto a las capacidades políticas y militares rusas o para camuflar sus verdaderas intenciones, multiplicando así los dilemas del contrario y generando lo que Clausewitz denominó «niebla». Por supuesto, y tras acumular décadas de experiencia y de desarrollo doctrinal, las acciones de desinformación rusa en la actualidad van mucho más allá del sentido original de la maskirovka, pero es evidente que todo proviene de un mismo tronco común, de ahí el guiño al famoso concepto. El problema para Occidente es que la combinación de una forma de actuar intrínseca al pensamiento ruso, de la gran experiencia acumulada y de las ventajas de que ofrece Internet, está permitiendo a Moscú lanzar operaciones con una relación coste/beneficio nunca vista.

A pesar de ser un fenómeno cuya antigüedad data de hace más de un siglo, la desinformación no solo es perfectamente actual, sino que ha venido ganando peso gracias a la combinación de las tácticas tradicionales, con la inmediatez y capacidad de difusión de Internet. Se cita en los debates políticos, se percibe con temor en muchas cancillerías occidentales y Bruselas la considera como un peligro para la estabilidad europea. El hype generado por este fenómeno ha motivado que muchos comentaristas la sitúen como uno de los puntales de la doctrina Gerasimov y la guerra híbrida que Moscú está librando contra Occidente a pesar de que estos planteamientos no existen en el pensamiento estratégico ruso. Otros la consideran como algo novedoso por la eficaz explotación de internet, peligroso porque puede explotar cualquier oportunidad – como podría ser la COVID-19 y las campañas de vacunación de muchos países[1] – y alertan de las posibilidades que se abren con el uso de la inteligencia artificial para elaborar deep fakes o chatbots con comportamientos casi-humanos.

Como hemos explicado en la entradilla y en trabajos previos[2], la desinformación rusa no es un fenómeno nuevo. Con todo, es ahora cuando ha multiplicado su alcance al beneficiarse de las infinitas posibilidades que brinda internet. Los agentes e instituciones rusos implicados en en estas acciones han adaptado sus tácticas e instrumentos al mundo digital y han adoptado los vectores y lenguajes propios del quinto dominio. Lo que es más peligroso; han sabido aprovechar las debilidades y contradicciones internas de las sociedades avanzadas para diluir la línea entre los hechos y la ficción y utilizado la libertad de expresión para introducir contenido extremista, una misión para la que la red de redes se ha presentado como el vector más adecuado.

La Federación Rusa es sin duda el actor que mejor está sabiendo explotar factores como la desafección política, la posmodernidad y el relativismo, cada vez más extendidos. Por supuesto, los intentos llevados a cabo por Moscú para moldear las opiniones entre la población de los estados rivales beben de una larga tradición. No solo de cara al exterior, sino también hacia sus propios ciudadanos, por cierto. No hay más que releer a un clásico como el mariscal Sokolovsky (1981), cuando explicaba cómo debía llevarse a cabo la preparación de la población de cara a un hipotético conflicto con el enemigo capitalista. Sea como fuere, sacando el mejor partido de un caldo de cultivo propicio a sus objetivos, Rusia está sabiendo utilizar la desafección política, el relativismo y la posmodernidad para polarizar las opiniones públicas de terceros estados y además, con una notable economía de medios en comparación con épocas pretéritas. Para ello, tal y como sucedió durante la Guerra Fría, donde la desinformación mutó en las medidas activas– que combinaban desinformación, propaganda, manipulación y falsificación documental utilizando una amplia gama de medios de propagación– Rusia ha puesto en marcha un cúmulo de medidas activas digitales, todas ellas con características propias (Global Engagement Centre, 2020) y que contribuyen a hacer más exitosas y rentables sus campañas de guerra informativa.

En otro orden de cosas, al analizar todo lo relativo al uso de nuevas tecnologías por parte de Rusia en sus campañas de desinformación, podemos encontrar interesantes paralelismos con otros ámbitos como la Guerra Híbrida o incluso la adopción de algunas de las tecnologías cardinales de la Revolución en los Asuntos Militares de la Información. En estos casos, después de observar y analizar la forma de proceder de Occidente, Rusia ha sido capaz de extraer sus propias lecciones y llevar a cabo una aproximación hasta cierto punto original, desarrollando sus propias doctrinas y equipos. En lo referente a la desinformación y al potencial de las nuevas tecnologías para influir sobre las opiniones públicas y desestabilizar gobiernos han venido analizando lo ocurrido desde los años 80. Tengamos en cuenta que, desde el punto de vista ruso, la Glasnost de Gorbachov erosionó el monopolio informativo que hasta entonces ostentaba el Kremlin, dejando así la puerta abierta a la penetración de la propaganda occidental. No es cuestión baladí, pues a la postre este error provocaría, según este mismo punto de vista, la caída de la URSS.

Posteriormente –y es un tema que ya se ha tratado en estas páginas-, el periodo de libertad informativa que se vivió en el país entre 1991 y 2000 hizo a la población vulnerable a la manipulación y a las promesas de prosperidad económica. Lo que fue peor, para los intereses del Gobierno ruso del momento: aprendieron amargamente cómo Internet podía usarse para desestabilizar el país y desmoralizar a la población. El ejemplo más claro se vivió a propósito de Chechenia, cuando un adversario militarmente más débil pero informativamente más capaz y dispuesto a aprovechar elementos como la presencia de periodistas independientes, condicionó el desenlace de una operación militar.

Asimismo, muchos pensadores militares añadieron –interpretando los debates estadounidenses sobre la Revolución en los Asuntos Militares– que estas tecnologías permitirían desestabilizar un país en pocos días o derrotar un oponente militarmente más poderoso sin la necesidad de combatir. Tal y como apuntó Gareev (1998), hacia la década de 1990 y a la par que en los EEUU se debatía sobre el potencial revolucionario de las plataformas furtivas, los sensores avanzados y las armas inteligentes en los conflictos futuros, los teóricos militares rusos centraban sus esfuerzos en intercambiar escritos sobre los efectos disruptivos de la informatización sobre las fuerzas armadas. Transcurrida una década, mientras Washington aprovechaba su supremacía tecnológica para desarrollar sus propias cibercapacidades, Moscú ya había madurado la guerra informativa y la había probado en Estonia y Georgia -recordemos los ciberataques de 2007 sobre el primer país y al año siguiente sobre el segundo-, extrayendo lecciones e identificando vectores que aplicaría posteriormente en Crimea, Ucrania o Siria, en sucesivas campañas.

Estos factores motivaron la elaboración de la primera Doctrina de Seguridad de la Información y la ejecución de una amplia batería de medidas encaminadas a blindar el espacio informativo ruso frente a cualquier amenaza interna e injerencia externa (Tarín, A. et al., 2018). Esto último se plasmaría en el control de las licencias de radiotelevisión y los servicios de telefonía e internet, la vigilancia de la actividad de asociaciones y organizaciones extranjeras en territorio ruso, la promoción del desarrollo de hardware y software nacional o la creación de una muralla digital aparentemente inexpugnable para proteger la moral, cultura y estabilidad social rusa frente a cualquier amenaza interna o externa. También en el desarrollo de la guerra informativa (Colom, 2019), relevante para la configuración de las “guerras de nueva generación” y uno de los fundamentos de los conflictos futuros.

Para los intereses del régimen de Putin, máxime después de la experiencia de la Primera Guerra de Chechenia, el control de la información es una herramienta básica de supervivencia. Fuente – AFP.

El resto de este artículo está disponible solo para suscriptores

Si todavía no estás suscrito, aprovecha nuestra oferta


Acerca de Guillem Colom 2 Articles
Doctor en Seguridad Internacional. Profesor de Ciencia Política en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y co-director de Thiber - The Cybersecurity Think-Tank.

Be the first to comment

Leave a Reply