La guerra y las drogas

Una relación tóxica

Los combatientes han recurrido a toda clase de sustancias para aumentar su rendimiento o para aliviar sus penalidades, desde el vino y el opio usados por los hoplitas griegos hasta el Dexedrine empleado por los pilotos de combate para mantenerse alerta. Algunas veces esa ha sido la vía para innovaciones farmacológicas, otras para la extensión de adicciones. Aunque el abuso de esas sustancias sigue siendo un problema en todos los ejércitos, están surgiendo nuevos fármacos para reducir la necesidad de sueño y que incluso abren la puerta a la modificación genética.

La guerra tiene una larga historia de íntima asociación con las drogas y el alcohol. A menudo han servido para preparar para el combate, como vínculo cultural y para sobrellevar el impacto físico y psicológico del servicio. La naturaleza y el impacto de esas sustancias revelan cambios y continuidades a medida que la innovación médica ha traído nuevas posibilidades[1]. La naturaleza humana, sin embargo, ofrece menos novedades y es fácil reconocer pautas desde los primeros casos conocidos.

Para empezar, cabe distinguir entre las sustancias “oficiales”, recetadas y distribuidas por las autoridades militares, y las “autorrecetadas” por los propios combatientes. No existe mucha bibliografía sobre el tema, pero recientemente obras como Las Drogas en la Guerra de Lukasz Kamienski analizan en profundidad el todo el espectro de la alteración de la consciencia con fines bélicos, desde la distribución de vino para animar a las tropas hasta los planes estadounidenses de rociar a las tropas soviéticas con LSD.

El autor destaca el uso del alcohol, usado como anestésico, estimulante, relajante y fortalecedor. No se entiende el Imperio Británico  sin el ron, que se daba a los marinos y soldados, ni el ejército ruso sin el vodka. En Chechenia los soldados llegaron a canjear blindados por cajas de vodka para soportar mejor los rigores de la vida en campaña.

Su libro sigue el empleo del alcohol y las drogas de manera cronológica, hasta llegar a las guerras actuales, con el ISIS colgado de captagón (fenetilina) y los estadounidenses usando el psicoestimulante de nueva generación modafinilo, muy eficaz para combatir la fatiga y la privación del sueño[2].

El libre acceso hasta bien entrado el siglo XX a muchas sustancias hoy prohibidas prolongó la adicción que muchos soldados traían de su servicio.

Un poco de historia

En general, el recurso a determinadas sustancias por parte de los combatientes es tan antiguo como el propio combate y depende de sus condicionantes culturales y (obviamente) de las sustancias disponibles. En la antigua Grecia se enardecía a los soldados con opio y vino; los ejércitos de Aníbal usaron mandrágora (atropina) en su guerra contra las tribus africanas; las tribus siberianas y los vikingos usaban con profusión hongos alucinógenos (principalmente amanita muscaria); los guerreros incas consumían hoja de coca; los guerreros africanos usaban una amplia variedad de drogas, que iban desde la nuez de cola hasta el hachís; en Asia el opio era usado tanto por los guerreros locales como por los europeos. En el siglo XIX el uso de la morfina ya era común en los conflictos de Europa y Norteamérica, pero fue el siglo XX con su mejorada farmacología el que trajo las drogas modernas.

Sin duda, la Primera Guerra Mundial fue la guerra de la cocaína, que se podía comprar en la mayoría de las farmacias. Aquel producto sintetizado a partir de la vieja hoja de coca se distribuía a las tropas británicas, alemanas, australianas y canadienses para aumentar su rendimiento.

En los ejércitos españoles el alcohol era la sustancia prevalente. No es que a lo largo de los conflictos coloniales como el del Rif no usasen los “productos locales”. De hecho, se autorizó el consumo de kif (hachís) por los soldados marroquíes alistados en las unidades españolas. Y el consumo por parte de los militares españoles en determinadas unidades era práctica común. Pero no se siguió la tendencia a convertir los ejércitos en distribuidores de sustancias psicoactivas. En realidad, en la Guerra Civil ninguno de los bandos administró morfina, cocaína o anfetamina de forma regular para mejorar el rendimiento.

Entre los motivos cabe considerar que España no tenía una industria farmacéutica importante y que ese suministro suponía un desembolso demasiado alto. Otro argumento es que los ejércitos españoles estaban un tanto anquilosados y no se mantenían al tanto de las corrientes y novedades de la guerra moderna como el uso de drogas. Por último, ambos bandos asumieron el discurso moral contra el consumo de drogas desde comienzos del siglo XX y que asociaba las drogas con ambientes bohemios, decadencia, homosexualidad y prostitución.

La Segunda Guerra Mundial trajo la metanfetamina (principalmente bajo el nombre de Pervitin) y la anfetamina (bencedrina), sin dejar de usar todo lo anterior[3]. En la Guerra de Invierno entre Finlandia y la URSS, la distribución de fármacos a las tropas llegó a extremos casi increíbles. En diciembre de 1940, las farmacias militares finlandesas acumulaban 117.500 pastillas de 5 mg de heroína, 469.500 pastillas de 1 mg de morfina, 917 Kg de opio y 351 Kg de morfina[4]. Y aunque fue la Alemania Nazi la primera en investigar en 1938 el uso militar de las anfetaminas, a lo largo del conflicto, Gran Bretaña, Estados Unidos, Japón y Finlandia autorizaron la distribución de speed entre sus militares[5].

Corea fue el escenario de un amplio uso del speed, como otros conflictos de la Guerra Fría. Pero fue Vietnam la que llegó a ser conocida como la primera guerra farmacológica por el consumo sin precedentes de sustancias, tanto legales como ilegales. Quizás lo más llamativo no era que muchos soldados desmoralizados se enganchasen a drogas de mejor relación calidad-precio y más accesibles que en su país. Lo es que gran parte de las adicciones tuviesen su causa en el suministro oficial. Desde la Segunda Guerra Mundial no se había investigado mucho sobre el efecto de las anfetaminas en el rendimiento de las tropas, así que los mandos militares norteamericanos suministraban speed con profusión. Sobre todo a las unidades que realizaban largas misiones de reconocimiento. Era común sobrepasar las dosis establecidas (unos 20 mg de dextroanfetamina para misiones de combate de 48 horas); y las anfetaminas se repartían, en palabras de un veterano, “como caramelos”.

En 1971, un informe del Comité sobre Criminalidad del Congreso reveló que entre 1966 y 1969, los militares norteamericanos habían usado 225 millones de píldoras de estimulantes, principalmente Dexedrine (dextroanfetamina), un derivado de la anfetamina casi el doble de fuerte que la Benzedrina usada en la Segunda Guerra Mundial. Los soldados que se infiltraban en Laos en misiones de cuatro días recibían un paquete médico que incluía 12 píldoras de Darvon (un calmante suave), 24 de codeína (un analgésico opiáceo) y 6 de Dexedrine. También se les inyectaban esteroides.

Aquella sustancias psicoactivas no sólo buscaban mejorar las capacidades de combate, sino también reducir los daños mentales causados por el estrés. Por primera vez en la historia militar se prescribían de forma rutinaria potentes antipsicóticos como cloropromacina (fabricada por GlaxoSmithKline como Thorazine). El uso masivo de esta nueva psicofarmacología y el numeroso despliegue de psicólogos explican en cierta medida el bajo índice de traumas de combate registrados en operaciones. Mientras que el porcentaje de crisis mentales en la Segunda Guerra Mundial había sido de un 10%, en Vietnam fue del 1,2%. Pero era un resultado engañoso. Los narcóticos y antipsicóticos sólo aliviaban los síntomas y, tomados sin la debida terapia, retrasaban un problema ya instalado en la psique. Problema que puede estallar más tarde con peores consecuencias, incluyendo el trastorno por estrés postraumático (TEPT).

El número de veteranos estadounidenses de Vietnam afectados por TEPT es imposible de conocer con exactitud, pero el Estudio Nacional de Readaptación de Veteranos de Vietnam publicado en 1990 determinó que el 15,2% de los combatientes sufrió esa enfermedad[6].

La investigación reveló que entre los militares el porcentaje de consumidores habituales de anfetaminas pasaba de un 3,2% al llegar a Vietnam al 5,2% al acabar su servicio.

En la Guerra del Golfo, muchos militares norteamericanos tomaron fármacos no aprobados como protección contra los agentes biológicos y químicos iraquíes. El congreso alegó que se les podía ordenar tomarlos sólo bajo orden directa del presidente o si éste declaraba una emergencia nacional[7]. Las consecuencias médicas entre los veteranos se extienden hasta hoy, aunque no siempre la relación entre la guerra y las drogas ha sido tan oscura, como veremos a continuación.

Revista Ejércitos
Últimas entradas de Revista Ejércitos (ver todo)

 


Las opiniones expresadas en este documento son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial Ejércitos.

Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier medio sin licencia otorgada por la editorial. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la editorial.


 

Be the first to comment

Leave a Reply