La Armada busca hacerse con dos nuevos buques submarinos no tripulados

ROV "Pluto" utilizado por la Armada. Fuente - EMAD.
ROV "Pluto" utilizado por la Armada. Fuente - EMAD.

La Dirección de Gestión Económica de la Jefatura de Apoyo Logístico de la Armada publicó el pasado día 13 el anuncio de licitación destinado a la adquisición de dos vehículos submarinos no tripulados semi-autónomos para su empleo en operaciones MCM e Hidrográficas. El programa de adquisición contempla un desembolso total de 456.254,40 euros, siendo el único criterio evaluable el precio, lo que implica que aquella empresa que cumpliendo los requisitos ofrezca un menor coste, se hará con el contrato.

Posteriormente se ha dado a conocer el pliego de prescripciones técnicas en el que se especifican los requisitos que deberán cumplir las ofertas presentadas. En dicho documento, se especifica que los futuros buques submarinos no tripulados deberán, entre otros:

  • Contar con modos de búsqueda frontal y de barrido lateral, además de triple sistema de navegación (inercial, mapeo sobre el fondo y corrección mediante señal GPS a través de modem acústico desde una sonoboya);
  • Disponer de un sistema propulsor que permita mantener hasta 3 nudos de velocidad en inmersión y capacidad para realizar posicionamiento dinámico sobre un contacto, mientras realiza la adquisición de datos por medio de sus cargas útiles instaladas;
  • Contar con un sistema de navegación basado en sensores inerciales, sensores de Presión y equipo Doppler Velocity Logger (DVL);
  • Montar un sistema transpondedor basado en tecnología “Ultra Short Base Line” (USBL) que permita el enlace de comunicación digital full-duplex de forma permanente basado en la tecnología “Sweep Spread Carrier” (S2C).
  • Disponer de un sistema operativo abierto y una reserva de espacio de 8 litros para alojar cargas útiles.

Además de lo anterior, el sistema que se adquiera deberá haber sido probado por universidades e institutos de investigación OTAN (especialmente el principal en el entorno marítimo, el “Science and Technology Organization – Centre for Maritime Research and Experimentation”, STO CMRE) y nacionales, lo que limita el número de posibles candidatos.

También se especifica que la empresa ganadora deberá ofrecer cursos de operación y mantenimiento con una duración mínima de 10 días a un equipo de 10 personas, que los recambios deben estar incluidos en el precio y que los buques habrán de estar construidos en material amagnético. Por último, los dos buques submarinos no tripulados deberán contar con una garantía de 36 meses que incluirá todos los costes de manipulación, embalaje y transporte.

Los vehículos submarinos no tripulados son una realidad cada vez más común. Los avances logrados en los últimos años y los nuevos modelos en fase de pruebas nos permiten aventurar, sin miedo a equivocarnos, que determinarán el devenir de la guerra naval en las próximas décadas.

Autor

Be the first to comment

Leave a Reply