Guerra de Ucrania – Día 268

Las últimas horas han estado marcadas más que por lo ocurrido sobre el terreno, que ha sido poco, por una agria polémica en torno a un vídeo en el que prisioneros rusos morían a manos de soldados ucranianos. También por el anuncio, por parte de las autoridades suecas de la localización de restos de explosivos en los tramos del Nord Stream analizados, lo que demostraría que las explosiones se debieron a un sabotaje. Además de lo anterior, se han publicado interesantes datos sobre la ayuda financiera a Ucrania.

Cuando a diario, como es nuestro caso, se ven imágenes de lo más dantesco, uno termina por insensibilizarse ante muchas cosas. Además, si como es también el caso de algunos de nosotros, se ha tenido la desgracia de ver estas cosas en vivo, es todavía más fácil abstraerse y tratar la información como lo que es habitualmente, una materia prima para el análisis. Sin embargo, hay ocasiones en las que es necesario pensar sobre lo que ve, aunque sea unos minutos.

Esta reflexión viene a cuento de la polémica del día, protagonizada por la difusión de un vídeo, con cortes, que complementa otro que llevaba circulando ya varios días, en el que se veía desde un drone a varios prisioneros rusos, con muchos signos de haber sido ejecutados, aunque esto no pueda demostrarse de forma inequívoca únicamente mediante esta grabación.

La publicación del segundo vídeo nos da un contexto. Lo que vemos son más de una decena de militares rusos rindiéndose ante los ucranianos y tumbados en el suelo mientras son apuntados por estos por seguridad, como es lógico en estos casos. En un momento determinado, un soldado ruso al que no habían localizado, aparece con su AK y hace fuego contra los ucranianos, ante lo cual estos responden con sus armas automáticas. El vídeo se corta y a partir de ahí lo que tenemos, son las consecuencias: todos los prisioneros rusos están muertos sin excepción, algunos de ellos con indicios claros de haber recibido un balazo en la cabeza.

Todos los que hemos servido y hemos estado en misión hemos pasado por momentos tensos y sabemos que en esas situaciones es difícil mantener el autocontrol, máxime si alguien aparece y te dispara a ti o alguno de tus compañeros (uno de los ucranianos habría fallecido también, al parecer). Además, es comprensible que los ucranianos estuviesen en alerta, pues no es la primera vez que lejos de rendirse, un soldado ruso intenta por ejemplo lanzar una granada a quienes lo van a apresar (aunque este es otro vídeo dudoso). Por supuesto, a falta de más imágenes, no se puede demostrar que los ucranianos ejecutaran a los prisioneros, aunque hay muchas razones para sospecharlo.

En este caso, además, hay mil atenuantes para los militares ucranianos implicados, desde los nervios del momento al hecho de no ser militares profesionales, por lo que seguramente carezcan de formación en algunos aspectos como el trato de prisioneros, el miedo irracional, etc. Posiblemente, los ucranianos de ser juzgados ni siquiera fuesen condenados, pues desde el momento en el que un ruso abre fuego, se puede interpretar que se trata de perfidia. Es más, se mire como se mire, no es un crimen a sangre fría, pues los ucranianos fueron atacados y si después se excedieron, fue en el calor del momento. Por otra parte, resulta casi imposible incluso comparar las misiones internacionales a las que estamos acostumbrados en Occidente -incluso en casos tan extremos como Iraq o Afganistán- con la guerra de Ucrania, convencional, a gran escala y de supervivencia para el agredido, que se juega su existencia como país. Los odios son extremos y condicionan cualquier situación, especialmente después de meses de guerra y pérdidas, con cada soldado ucraniano -o ruso- cargando con la cuenta de uno o varios amigos o familiares muertos. Y pese a todo, cualquier justificación que se nos ocurra, no será suficiente.

No lo será, porque aquí el problema es más amplio y tiene que ver con lo que Ucrania aspira a ser. Una de las razones por las que esta guerra ha comenzado, además de los dilemas de seguridad rusos, es que Ucrania había dado pasos inequívocos para alejarse de Moscú e integrarse en organizaciones como la Unión Europea y la OTAN, pasando a ser parte de Occidente en todos los sentidos y aceptando con ello una serie de normas. Incluso en términos todavía mayores -sin olvidar que esta es una guerra proxy que solo se entiende dentro del paso a un orden internacional de competición entre grandes potencias-, no podemos olvidar que una de las cosas que diferencia a Occidente de Rusia es que esta no quiere vivir un mundo basado en reglas.

Dicho esto, cuando Ucrania se equivoca, no se le puede justificar automáticamente por el hecho de ser Ucrania y ser la agredida. Por supuesto que el país debe utilizar todos los medios a su alcance para defenderse de una agresión injustificable por parte de Rusia y por supuesto que merece todo el apoyo para recuperar los territorios que le han sido usurpados, pero eso nunca es equivalente a un cheque en blanco. Ser la víctima no puede darte vía libre ni para atar a simples ladrones desnudos a una farola y humillarlos, ni para hacer uso mediático de los prisioneros de guerra, ni para muchas otras cosas que cientos y cientos justifican en las redes sociales y fuera de ellas.

Es más, para ayudar a Ucrania de verdad, dándole lo que necesita no solo para ganar esta guerra, sino también para recuperarse e integrarse en la UE o en la OTAN como pretende, es condición sine qua non ser muy realista respecto a las enormes carencias que todavía arrastra el país en términos democráticos, de Estado de derecho, de corrupción y mil aspectos más. La ayuda siempre debe ir ligada al cumplimiento de ciertas condiciones y eso, en este caso, implica un trato adecuado a los prisioneros, juicios cuando un militar se excede, etc.

Todo lo demás es horrorizar a algunos aliados, lo que va en contra de los intereses ucranianos y dar argumentos gratuitos a una Rusia que usará la guerra informativa cuanto sea necesario para imponer su relato. Una Rusia que recordará en cuantos foros pueda que los EEUU mantienen Guantánamo, que se torturó a prisioneros en Abu Ghraib o que hubo denuncias contra soldados franceses por abusos sexuales a menores en el pasado. La diferencia es que en todos estos casos, los hechos llevaron aparejadas investigaciones y, en su caso, condenas. Eso es lo que se espera de un Ejército sujeto al Estado de derecho y eso es lo que debería esperarse de Ucrania.

Dejando esto de lado y pasando a lo sucedido por el terreno, hoy apenas se ha registrado combates. En los alrededores de Svatove, las tropas rusas habrían intentado acciones en dirección un día más a Stel’makhivka y Kuzemivka. Más al sur, hacia Kreminna, aunque hoy no se han registrado o no han trascendido combates, se cree que los ucranianos controlarían ya la zona boscosa entre Kreminna y Bilohorivka, localidad esta última en la que sí se habría vuelto a combatir.

Más al sur, entre Siversk y Bakhut, las tropas rusas habrían lanzado ataques hacia Verkh’okam’yans’ke, Spirne y el este de Bakhmut. Sin cambios.

Más activa ha sido si cabe la situación en torno a Donetsk. Las tropas rusas y los milicianos siguen tratando de avanzar al norte de Pisky y Vesele, hacia Vodiane. También al noroeste, hacia Permovais’ke. Además, se ha registrado un ataque al sur, en la zona de Novomykhailivka. De donde no hay noticias de nuevos combates es de Pavlivka, aunque estaría siendo bombardeada por la artillería ucraniana para expulsar a las tropas rusas.

Respecto al sur, hoy no ha habido noticia de nuevas incursiones ucranianas. Sin embargo, se han registrado explosiones en el puerto de Jersón y según el canal de Telegram Mash, un ataque con drones contra el hub petrolero de Sheskharis, en Novorossiysik, Rusia, aunque en este caso a la hora de redactar este informe, todavía no hay información suficiente.

Mapa de situación actualizado a 18 de noviembre de 2022. Fuente – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

La jornada 268 de la guerra a nivel institucional ha estado marcada por declaraciones respecto de dos áreas fundamentales: ayuda financiera y energía. 

Sobre la ayuda que está recibiendo Ucrania, se confirma la entrega adicional de un obús autopropulsado Zuzana 2 que elevaría el total de unidades enviadas por Eslovaquia a 7. Por tanto, únicamente restaría la entrega de una unidad según lo contratado entre Ucrania y Eslovaquia el pasado mes de junio. 

No obstante, la jornada de hoy ha estado centrada en la ayuda financiera. El primer ministro Denys Shmyhal ha subrayado que desde que comenzó la guerra han recibido más de 23.000 millones de dólares en asistencia financiera internacional. 4.800 millones de dólares habrían sido aportados por la Unión Europea mientras que 8.500 millones proceden de Estados Unidos. 

También hoy el gobierno ucraniano ha adoptado decisiones que permiten que se beneficie de una subvención adicional de 4.500 millones de dólares a través del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, y la Asociación Internacional de Fomento. Estos fondos formarían parte de un proyecto destinado a garantizar una administración pública sostenible en Ucrania y, más concretamente, para sufragar los salarios de los empleados estatales -especialmente a maestros y médicos-, así como los pagos sociales a personas con discapacidad y desplazados internos. 

Ucrania también espera recibir el próximo tramo de ayuda macrofinanciera por un importe de 2.500 millones de euros la semana que viene y los 500 millones que aun restarían en diciembre Este anuncio se ha dado tras la reunión de Shmyhal con el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis. Asimismo, Ucrania espera obtener la primera parte de la financiación de la UE en el marco de la “Asistencia Macrofinanciera Plus” en enero de 2023, un nuevo instrumento que llevará aparejado una suma de 18.000 millones de euros y que se destinará a cubrir el déficit presupuestario ligado a gastos necesarios, pero no relacionados con la defensa.

Además de lo anterior, durante la reunión se ha acordado que se revisará el Plan de Acción Prioritario para la implementación del Acuerdo de Libre Comercio de alcance amplio y profundo (ZLCAP) entre Ucrania y la UE.

El presidente ucraniano también se ha reunido con el vicepresidente de la Comisión Europea con quien ha abordado las cuestiones ya mencionadas sobre asistencia financiera, pero también han discutido sobre el Plan de Recuperación Rápida para viviendas e infraestructura social. Asimismo, han abordado la participación de la Comisión Europea en el lanzamiento del Fondo de Reconstrucción de Ucrania, en particular al elaborar el mecanismo para utilizar los activos rusos congelados en la UE para la recuperación del país. Por el momento, la Unión Europea habría congelado 68.000 millones de euros en activos rusos, de los cuales 50.000 millones proceden de activos sitos en Bélgica. 

Zelenski también le ha enfatizado la importancia de designar a Rusia como un estado terrorista por parte de la Unión Europea. A este respecto, sí podemos adelantar que la semana que viene tendrá lugar la próxima sesión plenaria del Parlamento Europeo en Estrasburgo y se espera que se vote la resolución en la que se declararía lo siguiente:

“El Parlamento Europeo (…) reconoce a Rusia como un estado patrocinador del terrorismo y como un estado que utiliza medios terroristas”.

Hoy, a diferencia de otros días, sí ha habido varias declaraciones y comunicados relativos a la infraestructura energética ucraniana. El primer ministro en su intervención durante la sesión del Gobierno ha señalado: 

“Más de 1000 misiles y drones han volado a nuestras subestaciones desde el comienzo de la guerra a gran escala. Todas las plantas de energía térmica e hidroeléctrica y las subestaciones clave que transmiten energía desde las instalaciones generadoras hasta los consumidores han sido atacadas. Algunas subestaciones fueron atacadas por el enemigo hasta en 8 ocasiones.”

Así pues, los ataques rusos habrían inhabilitado casi la mitad del sistema energético ucraniano de modo que Shmyhal ha hecho hincapié en que si los bombardeos continúan, la frecuencia y duración de las interrupciones en el suministro pueden aumentar.

De otro lado, Shmyhal ha confirmado que los particulares podrán importar generadores de energía sin tener que hacer frente al pago de derechos de aduana y de IVA. Por ejemplificar la situación, solo el 17 de noviembre se importaron a Ucrania 8.577 generadores.

En lo que concierne a la energía, hay que destacar otras dos cuestiones. De un lado, hay que destacar que la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA) formada por 35 naciones ha aprobado su tercera resolución desde que comenzó la guerra. En el texto promovido por Canadá y Finlandia se insta a Rusia a que ponga fin a todas las acciones en las instalaciones nucleares de Ucrania. Pese a que la votación ha sido a puerta cerrada, se ha conocido que los dos votos en contra serían los de Rusia y China si bien la resolución se ha aprobado por 24 votos a favor, 7 abstenciones y 2 países estuvieron ausentes. 

“(La junta) expresa su grave preocupación de que la Federación Rusa no haya atendido los llamados de la Junta para cesar de inmediato todas las acciones contra y en las instalaciones nucleares en Ucrania y solicita que la Federación Rusa lo haga de inmediato”. 

De otro lado, las autoridades de Suecia han concluido que las fugas en el Nord Stream fueron un incidente de “sabotaje grave”, tras encontrar trazas de explosivos en las partes del gasoducto analizadas. 

Zelenski también ha agradecido por separado en las últimas horas tanto a su homólogo turco, el presidente Recep Tayyip Erdoğan como al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, sus esfuerzos para lograr la extensión de la Iniciativa de Granos del Mar Negro. Durante sendas conversaciones, Zelenski les ha trasladado que Ucrania sigue siendo el garante de la seguridad alimentaria mundial. De un lado, en el caso de la conversación con el presidente de Turquía también han discutido sobre cooperación en los ámbitos de la defensa y la energía. De otro, a Guterres le ha agradecido el apoyo a la iniciativa Grano desde Ucrania, así como la participación en el Consejo ucraniano de Coordinación para la Protección de la Infancia. 

De igual modo, el presidente Putin ha hablado con Erdoğan sobre los detalles de la creación del centro gasístico en Turquía, toda vez que en octubre Ankara aceptó la iniciativa de Moscú. Según el dirigente turco, el centro debe establecerse lo antes posible y el lugar más adecuado sería la región de Tracia.

El ministro de Exteriores, Dmytro Kuleba, ha agradecido a Polonia que hayan garantizado acceso a los expertos ucranianos a la zona en la que cayeron los restos de misiles en Przewodów, y señala que continuarán su cooperación de manera abierta y constructiva, “como los amigos cercanos hacen”. 

Por último, cambiando de tercio, el Defensor del Pueblo ucraniano, Dmytro Lubinets, ha expresado su sorpresa por la magnitud de las torturas que las fuerzas rusas habrían infligido a los residentes de Jersón: “Nunca había visto tal escala de (violaciones de derechos humanos) antes. Y visité personalmente todas las cámaras de tortura (rusa) en diferentes provincias de Ucrania”. A esto se suma que, según el Servicio Estatal de Emergencias, casi el 30 por ciento del territorio de Ucrania estaría minado.

Sobre los prisioneros de guerra se ha pronunciado hoy el viceministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Ryabkov, afirmando que Moscú espera lograr un resultado positivo en sus conversaciones con Washington para intercambiar prisioneros, incluido el traficante de armas ruso convicto Viktor Bout. Asimismo, Ryabkov ha señalado que Rusia está lista para mantener conversaciones de alto nivel sobre el tratado START. 

Sin embargo, el viceministro ha dejado claro que su país no tiene nada que negociar con Estados Unidos respecto a Ucrania. 

Be the first to comment

Leave a Reply