Guerra de Ucrania – Día 250

Cuando se alcanza la cifra -tan redonda como trivial- de 250 días de combate, Rusia ha respondido al ataque a Sebastopol con una nueva campaña de lanzamiento de misiles que ha afectado no solo a la infraestructura eléctrica ucraniana, sino también a la relacionada con el agua, dejando buena parte de Kiev sin suministro. Además, unidades rusas habrían atacado un remolcador civil que arrastraba una barcaza cargada de grano en Ochakiv, lanzando un aviso, mientras un convoy compuesto por más de una decena de graneleros se dirige hacia los Estrechos Turcos pese a las amenazas rusas. Sobre el terreno, las tropas rusas han logrado nuevos avances en Pavlivka y desde Pisky.

Sin noticias de movimientos de consideración sobre el terreno, mas allá de los avances rusos en Pavlivka y desde Pisky, la actualidad de la jornada ha venido dada por las represalias rusas tras el ataque a la base naval de Sebastopol dos días atrás. Así, Rusia habría lanzado decenas de misiles de crucero sobre distintos puntos de Ucrania, incluyendo las ciudades de Kiev, Zaporiyia, Kremenchuk, Dnipró o Járkov. Los ucranianos aseguran haber derribado 44 de los 50 misiles de crucero lanzados por Rusia, aunque resulta difícil de creer toda vez que se ha hablado de hasta 18 impactos. Además, se habría producido un pequeño incidente internacional, en este caso con Moldavia, dado que los fragmentos de uno de los misiles rusos derribados habrían caído sobre Naslavcea, dentro de territorio moldavo, dañando una vivienda aunque sin provocar víctimas.

No obstante, también es cierto que tras acelerarse la entrega de sistemas antiaéreos a Ucrania, han podido desplegar baterías cubriendo algunos de los puntos más importantes del país, con lo que aun no siendo ciertas las cifras aportadas por Kiev, el número de derribos seguirá creciendo seguramente. Esto impondrá un coste a Rusia, ya que algunos de los misiles de crucero que emplea son sumamente caros, incluso en comparación con los misiles antiaéreos con los que Ucrania los neutraliza.

La solución para Rusia pasa pues por los drones iraníes, siempre que logre poner en el aire una cantidad suficiente como para saturar las defensas. Ahora bien, tampoco se puede olvidar que incluso estos tienen limitaciones relacionadas con la escasa carga bélica que transportan.

Sobre los ataques de hoy, además de seguir destruyendo la infraestructura eléctrica ucraniana, quizá la consecuencia más relevante se haya producido en Kiev, en donde hasta el 80% de la ciudad habría quedado sin suministro de agua corriente durante la mañana debido a los ataques rusos. No es la primera vez, como hemos ido relatando, que Rusia busca atacar esta infraestructura, pero sí es hasta el momento el ataque más contundente y añade un grado más a una campaña que se había centrado en electricidad e hidrocarburos.

Respecto a las consecuencias del ataque a Sebastopol, por ahora nada se sabe a ciencia cierta. Por el momento Rusia no ha dado pruebas de que los buques atacados, en especial la fragata «Almirante Makarov» –que para mas inri estaba fuera de puerto– estén en buenas condiciones. Mas bien ha impuesto un silencio absoluto, con el peligroso precedente del crucero «Moskva», sobre el que todavía se desconoce incluso el número de víctimas mortales. Así pues, no es de extrañar que los rumores se hayan desatado, sin que esto implique que el buque se haya hundido.

Tampoco disminuye el desconcierto a raíz del ataque. Tengamos en cuenta los precedentes. En los últimos años se han llevado a cabo ataques con lanchas a control remoto cargadas de explosivos en Yemen, en algunos casos con éxito. Rusia puso redes en la base naval de Tartus (Siria), pero también en Kronstadt, en el Báltico, por seguridad. Además, está el ejemplo claro del USS «Cole», atacado mediante una lancha suicida por una célula de Al-Qaeda en octubre del 2000, lo que costó la vida a 17 marinos estadounidenses.

Por supuesto, -y esto es crucial- hay una diferencia de grado importante entre este último ejemplo y lo visto hace dos días. El número de sistemas autónomos (human-in-the-loop) implicados ha sido relativamente alto, sumando posiblemente 16 unidades entre UCAVs y USVs. Dicho esto, y aunque el ataque de hace dos días es un salto importante en relación con lo visto hasta ahora, tampoco se trata de un ataque en enjambre formado por sistemas hiper-sofisticados manejados por inteligencia artificial y diseñados para el combate colaborativo como cabe esperar en un futuro cercano.

Por el contrario, eran un grupo de embarcaciones y drones aéreos controlado remotamente cada uno por un operador y que actuaban con escasa coordinación, persiguiendo cada uno su objetivo -quizá incluso objetivos de oportunidad sin mucha preparación previa, lo que explica que no se hayan atacado buques importantes como los LST atracados en la base-.

En resumen, que sorprende casi tanto como la audacia ucraniana, la inoperancia rusa. Es cierto que como ya hemos explicado es muy difícil localizar y en su caso acertar sobre embarcaciones muy pequeñas, maniobreras y sin apenas superficie de reflexión al radar. Sin embargo, el problema aquí es otro y es que no se tomaron las medidas necesarias incluso sabiendo que este ataque podría producirse tarde o temprano. Es más, han tenido semanas para tomar medidas de última hora, toda vez que habían descubierto una lancha similar a las utilizadas en este ataque.

Pensemos lo que ocurrirá el día en que en lugar de 9 USV controlados por otros tantos operadores a través de enlace BLOS por Starlink y con una cámara diurna/nocturna como único elemento que permite al operador tener cierta conciencia situacional (además de la posición GPS), hablemos de otra cosa. Por ejemplo de los mismos 9 buques dotados con IA human-on-the-loop, con un sistema de reconocimiento óptico, una librería de datos con la silueta de los buques rusos archivada, capacidad de adoptar tácticas colaborativas, de discriminar objetivos en función de su importancia, etc. Puede parecer todo muy lejano, pero está a la puerta de la esquina y, aunque en muchos aspectos puede parecer una vuelta de tuerca a lo que hemos visto, no lo es.

Siguiendo con el ámbito marítimo, pero cambiando de tercio, no cabe más que hablar del convoy formado por doce buques graneleros civiles que ha partido del puerto ucraniano de Odesa, Chornomorsk y Pivdenny en dirección a Turquía. La discusión aquí gira en torno a la protección del convoy, pues las amenazas rusas y los toques de atención –con el ataque a un remolcador civil ucraniano que arrastraba una barcaza cargada de grano cerca de Ochakiv incluido– no se han hecho esperar.

En estos momentos, las primeras embarcaciones del convoy –que en principio debía contar con 14 buques o así se lo han notificado Turquía, Ucrania y la ONU a Rusia– se encuentran aproximadamente a mitad de camino entre los puntos de partida y los Estrechos Turcos por el momento sin mayor novedad. Cuesta pensar que Rusia se arriesgue tanto a dañar las relaciones con Turquía –con quien mantiene una estrecha relación comercial y quien es también intermediario– como a acercar sus buques a las costas ucranianas ahora que el país dispone de un buen número de misiles antibuque modernos.

Sea como fuere, más allá de este convoy habrá que resolver la cuestión en el futuro, pues parte de los aliados de Ucrania parecen poco dispuestos a que el bloqueo naval produzca una hambruna o a que una Rusia con cada vez menor credibilidad en el ámbito naval chantajee a la comunidad internacional con la guerra económica.

Situación del convoy de buques graneleros a las 20:29 horas del 31 de octubre de 2022. Fuente – vesselfinder.com.

Sobre el terreno, la jornada de hoy nos deja una vez más una violencia extrema, pero escasos cambios relevantes. Al norte, en Járkov, se habría producido un intento ruso sobre Zelene, una localidad fronteriza al noreste de la capital regional y cercana a Ternova, que también fue atacada en varias ocasiones en las semanas previas. Un incidente por lo demás sin consecuencias y provocado con la intención de fijar tropas ucranianas lejos del frente.

Del lado ucraniano, han seguido intentando avanzar en la zona entre Svatove y Kreminna, lanzando ataques hacia Ploshchanka y y Chervonopopivka, localidades ambas situadas en plena P66. Se desconoce si han tenido éxito en su iniciativa, aunque es bastante posible que estén a las puertas de dichas poblaciones y que intenten un asalto en las próximas horas.

Además de lo anterior, hoy se han producido combates en los alrededores de Siversk, con ataques rusos sobre Bilohorivka y en dirección a Spirne, en ambos casos encabezados por Wagner Group, que cada vez ha ido ganando más relevancia en esta zona. No se han reportado cambios de posición y los ucranianos siguen a las puertas de Verhn’okam’yanka.

Elaboración propia a partir de un mapa de David Batashvili.

En Bakhmut la situación ha sido más tranquila que en días previos. Apenas se ha registrado un ataque sobre Bakhmuts’ke, así como otro desde Gorlóvka en dirección a la intersección entre las carreteras T0513 y T0516. En ningún caso se han registrado cambios de posición.

Diferente es la situación en Donetsk, en donde las tropas rusas y milicianas han logrado nuevas ganancias en dirección a Vodyane -continúan luchando parcela a parcela literalmente-. Además, se han registrado ataques sobre Kam’yanka y el norte de Avdiívka, así como sobre Mariínka y Novomykhailivka.

Más interesante ha sido la jornada en dirección a Vuhledar, en donde las tropas rusas han logrado avanzar hacia el interior de Pavlivka y también han atacado sobre la T0509 por Mykils’ke.

De Jersón no hay información fidedigna, ni motivo para creer que se hayan producido movimientos. Queda cada vez más claro, según pasan los días, que Rusia no tiene ninguna intención de abandonar la orilla occidental del Dniéper y que, pese a la precariedad de algunas posiciones, tampoco su logística ha sido destruida por el momento, con lo que se augura una lucha larga.

Situación en Pavlivka y Mykils’ke. Autor – DefMon3.

Por último, merece la pena dedicar unas líneas a hablar sobre la intensidad de los combates. Pese a que los frentes están parados, unos y otros no dejan de acumular bajas, a un ritmo que se ha incrementado en fechas recientes. Hoy sin ir más lejos se han perdido en total cuatro helicópteros. Un Mi-8 ruso (operador por Wagner) y otro ucraniano han sido derribados. Además, lo que podría ser un sabotaje, ha provocado daños importantes a dos Ka-52 rusos estacionados en Pskov.

Además de esto, a lo largo del día han aparecido numerosos testimonios de la destrucción de blindados, carros de combate u obuses por una y otra parte, con especial protagonismo una vez más de la munición guiada de 155mm que opera Ucrania. Lo más importante, pues al final la guerra se mide en vidas perdidas, es que las cifras de supuestas bajas se siguen manteniendo particularmente altas, lo que da fe de la ferocidad de los enfrentamientos y de cómo Surovikin no está teniendo problemas en sacrificar a sus hombres intentando infligir un desgaste semejante a los ucranianos mientras prepara nuevas acciones ofensivas para fechas próximas.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Pese a la suspensión de la participación de Rusia en la Iniciativa de Granos del Mar Negro o Acuerdo de Estambul, Ucrania, Naciones Unidas y Turquía han firmado un acuerdo en virtud del cual se ha permitido que un convoy formado por 12 buques cargados con productos agrícolas ucranianos pueda transitar por el corredor marítimo. 

Estos buques, cargados con 345.500 toneladas de productos agrícolas, han partido de los puertos de Odesa, Chornomorsk y Pivdenny con destino a África, Asia y Europa. Sí debe comentarse que entre estos se encuentra el granelero IKARIA ANGEL con trigo ucraniano destinado a los habitantes de Etiopía, siendo el séptimo barco fletado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas. 

El Ministerio de Infraestructura de Ucrania ha comunicado que la delegación rusa ha sido informada, ya que el acuerdo contempla otras cuestiones. De un lado, los representantes de Naciones Unidas y Turquía prevén el trabajo de 10 grupos de inspección para controlar 40 buques, propuesta que ha sido aceptada por Kiev. 

Además, no solo se ha permitido la salida de 12 buques, sino que también se contempla que a 4 barcos más se les permita el paso a los puertos ucranianos. La razón estribaría en que estos buques ya habían pasado la inspección el día anterior a la suspensión del acuerdo con la participación de todas las partes implicadas, incluidos los representantes de Rusia. 

En palabras del coordinador de la Iniciativa de Granos “los buques de carga civiles nunca pueden ser un objetivo militar ni ser tomados como herenes” y “la comida debe fluir”. 

También se está trabajando para que las exportaciones puedan realizarse por vía terrestre como ya hemos comentado en informes anteriores. De hecho, hoy el ministro de Agricultura de Francia, Marc Fesneau,comunicaba que están analizando las posibles rutas terrestres a través de Rumanía y Polonia. 

No obstante, estas medidas serían complementarias a las negociaciones para poder reactivar el Acuerdo. De hecho, Recep Tayyip Erdoğan, presidente de Turquía, afirmaba hoy:

“Incluso si Rusia se comporta con vacilación porque no recibió los mismos beneficios, continuaremos con decisión nuestros esfuerzos para servir a la Humanidad.”

Por su parte, el presidente Zelenski ha hablado con el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, confirmando el compromiso de Ucrania con el acuerdo de exportación de cereal y enfatizando que están “listos para continuar siendo un garante de la seguridad alimentaria mundial».

Como no podía ser de otro modo, también ha informado a Guterres de “las consecuencias del terrorismo con misiles y chantaje nuclear por parte de la Federación Rusa” pidiendo una “reacción dura” por parte de la comunidad internacional. 

La reunión más destacable del día ha sido la que han mantenido el presidente y primer ministro de Ucrania con Petr Fiala, primer ministro de República Checa en Kiev. Cabe recordar que esta reunión sí reviste especial importancia, ya que República Checa ostenta la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea. 

Durante su encuentro Zelenski ha enfatizado que Rusia no debería tener lugar en el G20, Naciones Unidas y otras estructuras creadas específicamente para proteger la paz y la cooperación entre las naciones:

“Es obvio que Rusia simplemente explota cínicamente todas esas estructuras para encubrir sus crímenes. Cualquier criminal debe asumir la responsabilidad de lo que ha cometido”. 

En este sentido, Zelenski y Fiala han coordinado los pasos para aumentar las sanciones contra la Federación Rusa por terrorismo y llevarlo ante la justicia mediante la creación de un tribunal especial sobre el crimen de agresión ruso contra Ucrania. Además, trabajar en un mecanismo de compensación internacional que garantice la compensación de todos los daños causados por la invasión de Rusia a través de los activos rusos incautados. 

Por supuesto, ha habido tiempo para discutir sobre la cooperación en defensa cuyo aumento se prevé y también se centraron en fortalecer la defensa antiaérea y antimisiles, así como la protección contra drones. A esto se añade que han discutido sobre la participación de Praga en el entrenamiento de las tropas ucranianas y los proyectos para la producción y reparación de equipos militares. 

A todo lo anterior se suma que han firmado una Declaración conjunta sobre la perspectiva euroatlántica de Ucraniaen la que se definen las áreas prioritarias de cooperación entre Ucrania y la República Checa en el marco del camino a andar para obtener la plena membresía en la OTAN. Así pues, ha quedado “registrado el apoyo de la parte checa a la perspectiva de que Ucrania se convierta en miembro de la OTAN tan pronto como las condiciones lo permitan”. Zelenski tiene previsto que este tipo de declaraciones conjuntas también se firmen con otros miembros de la OTAN. 

Asimismo, Praga y Kiev han logrado acuerdo sobre el trabajo de las comisiones intergubernamentales conjuntas en todas las direcciones, en particular en la dirección del desarrollo de la cooperación industrial, científica y técnica.

De otro lado, el presidente Zelenski ha hablado con el canciller alemán Olaf Scholz para informarle de los últimos ataques aéreos por parte de Rusia y agradecerle los sistemas de defensa aérea proporcionados enfatizando que “debemos construir un escudo aéreo sobre Ucrania”. Además, ambos han subrayado la importancia de continuar adelante con la Iniciativa de Granos. 

En lo concerniente a la ayuda militar, se espera que el nuevo gobierno sueco proporcione más armamento a Ucrania tras reunión con el ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov que, además, ha sido la primera reunión bilateral que ha mantenido el recién nombrado representante de defensa sueco, Pål Jonson. Sin embargo, pese a que por el momento no se han detallado el armamento moderno que Estocolmo enviará el antecesor de Jonson identificó el sistema antiaéreo RBS 70 y el sistema de artillería Archer como los dos más relevantes.

En otro orden de cosas, y como curiosidad, la empresa turca Baykar conocida por la fabricación de los drones Barayktar TB2 ha enviado camiones de ayuda humanitaria a Ucrania .

Por último, cabe comentar que Rusia y Bielorrusia crearán centros para el entrenamiento conjunto del personal militar de las fuerzas armadas. En particular, ya habría sido aprobado el proyecto de acuerdo que serviría de base para las negociaciones entre ambas partes. Una noticia que si bien no tiene gran relevancia a corto plazo, pone de manifiesto la creciente cooperación entre Minsk y Moscú y entre los gobiernos de dos Estados que han ligado su futuro, pese a que su relación sea desigual.

3 Comments

  1. ¿No habiamos quedado que la guerra de atrición beneficiaba a Ucrania? Ahora parece que son los rusos los que la buscan. Y en Jerson todo el mundo que quiera atrición la va a tener. La muerte afila la guadaña porque se le viene trabajo.

    • No lo decía paor vosotros sino por los propios ucranianos que afirmaban hace semanas que la única forma de ganar la guerra era causar a Rusia pérdidas inaceptables puesto que no había ningún hito geográfico cuya toma fuera determinante, y en consecuencia abogaban por mantener caliente a toda costa la linea de contacto con ataques sin otro objetivo que ese.

Leave a Reply