Guerra de Ucrania – Día 216

Un día más, la guerra de Ucrania gira en torno a los avances ucranianos en dirección este desde el río Oskil y también en torno a la movilización rusa. A la espera de que el mal tiempo -la temida raspútitsa– frene las operaciones en las próximas semanas o al menos las ralentice, y de que la llegada masiva de los hombres llamados a filas por el Kremlin ayuden al Ejército ruso a reforzar sus posiciones defensivas, en el Estado Mayor ucraniano tratan de aprovechar la ventana de oportunidad para recuperar cuanto territorio sea posible y para mejorar su posición en preparación de las próximas fases del conflicto.

En las últimas horas las Fuerzas Armadas ucranianas han continuado ampliando la brecha en las líneas rusas al este de la presa de Oskil. Han logrado recuperar localidades como Sandryholove -que se confirma- Ridkodub y Novoselivka. Además, desde Bilohorivka han lanzado ataques en dirección norte y durante todo el día han ido apareciendo rumores sobre combates en Kreminna que, no obstante, no se han podido confirmar, por lo que conviene tomarlos con cautela.

Los avances de los últimos días colocan a las AFU en buena posición para llegar hasta Makiivka -al este- en los próximos días, así como hacia Borova -al norte-. Unido al ataque en dirección a Kreminna y Zarichne –podrían haber cruzado el Donets desde Yampil además de desde Bilohorivka– los movimientos ucranianos dejan a la guarnición de Limán en una situación cada vez más comprometida y con una única vía de escape todavía hábil: la carretera entre Limán y Makiívka paralela al río Zherebets’.

Los ucranianos, tras los últimos avances se han colocado en situación de amenazar cualquier vía de escape de los defensores de Limán, especialmente la vía Zarichne-Kreminna. Esto dejaría como única ruta más o menos hábil, aunque peligrosa, la que va de Zarichne a Makiívka. Fuente – Elaboración propia a partir de un mapa de David Batashvili.

Aunque los avances en estos días están siendo mucho más lentos que en las primeras fases de la ofensiva de Járkov, esto no deja de ser lógico. A cada kilómetro que avanzan aumentan las distancias respecto a las bases de partida, deben preocuparse de montar nuevos puntos de reabastecimiento por el camino y también de dejar tropas que les permitan asegurar el control sobre los territorios retomados. Esto último incluye proteger las GLOC propias, que podrían verse amenazadas por incursiones de las unidades SOF rusas, por ejemplo.

Sin embargo, rápidos o lentos, están demostrando ser consistentes y sostenidos en el tiempo, todo un logro en términos operacionales -precisamente el aspecto más cuestionado hasta la fecha respecto de las capacidades ucranianas-, pues hablamos de un frente que supera de largo los 100 kilómetros de norte a sur. Además, la ofensiva ha tenido efectos a nivel estratégico al forzar a Rusia a decretar la movilización parcial, que todavía no ha logrado traducir en fuerzas para frenar a las AFU, a pesar de haber enviado ya los primeros nuevos reclutas a primera línea.

Mientras espera que la llegada de nuevos hombres alivie su situación, ahora precaria en Járkov, Rusia ha atacado hoy con misiles la ciudad de Járkov, pero también Odesa, Zaporiyia, Ochakiv o Krivói Rog. En algunos casos, los ataques podrían haber sido responsabilidad de los drones iraníes Shahed-136, que según fuentes ucranianas tendrían un coste unitario de apenas 20.000 dólares, frente a los centenares de miles o incluso millones que cuestan algunos misiles. Es cierto que la capacidad destructiva unitaria no es la misma, pero en conjunto están siendo una herramienta muy útil para Rusia.

Respecto a la movilización, ha seguido su curso, llegando los primeros autobuses con reclutas a Crimea hace unas horas. No obstante, es muy posible que en algunos puntos del frente ya se hayan recibido parte de los movilizados, dándose el caso del que podría ser el primero de ellos apresado, apenas tres días después de llegar al área de operaciones tras ser llamado a filas en Rostov. El dato, que no pasa de mera anécdota, sirve sin embargo una vez más para apuntalar la idea de que los ciudadanos rusos movilizados no jugarán más papel que el de carne de cañón, aportando como único valor añadido la masa, por más que no sea desdeñable.

De hecho, se espera que en pocos días los territorios en los que Rusia ha organizado referendos sean aceptados como parte de la Federación. El día 30 el propio Putin se dirigirá a la Duma y sería lógico que se aprovechase la ocasión para liquidar el tema, lo que habilitaría al Kremlin para decretar también una movilización en estas regiones, llamando a filas a los hombres en edad de combatir. Esto, además de la inmediatez, permitiría aliviar la presión sobre la ciudadanía del resto del país, que en parte sigue abandonando Rusia en dirección a otros países.

Respecto al resto de novedades ocurridas hoy en el conjunto del frente, Rusia ha atacado con artillería Staryi Karavan, Ozerne, Sieversk, Spirne, Rozdolivka y Vesele en Járkov. Los ucranianos, en la zona de Kupiansk, habrían logrado completar la recuperación de la localidad de Kupiansk-Vuzlovyi, en la ribera este del Oskil y ligeramente al sur de Kupiansk. Además de esto, como hemos explicado al principio, han ampliado la brecha al sur de Oskil no solo hacia el este sino posiblemente también hacia el sur –Serednje– y están cada vez más cerca de alcanzar la línea defensiva que se espera que Rusia monte entre Zarichne y Troits’ke.

En dirección a Bakhmut la jornada ha sido de combates continuos, con las fuerzas milicianas, rusas, de Wagner y los chechenos –que no dejan de enviar refuerzos al frente, con la intención de llegar a los 15.000 uniformados-, presionando desde Ivano-Dar’ivka al norte, hasta Zaitseve al sur, ya desde Gorlóvka. Así, a lo largo del día se han reportado combates en dirección a Vyimka desde Berestove, a Soledar y Bakhmuts’ke, a Vesela Dolyna y a Kuroyamka, además de a las dos localidades citadas anteriormente. Sin embargo, pese a que Rusia avanza poco a poco en dirección oeste al menos por el sur, el términos generales no parece haber posibilidad a corto plazo de tomar ningún objetivo importante. De hecho, no son pocos los que siguen criticando la fijación con Bakhmut, una presa irrelevante.

Desde Donetsk hoy los ataques rusos y milicianos se han dirigido contra Kam’yanka, al norte de Avdiivka y contra Permovaits’ke, con el resultado habitual. Los bombardeos habrían afectado a Avdiivka, Vodiane, Opytne, Krasnohorivka, Maryinka y Novomykhailivka.

Al sur, en Jersón y Zaporiyia no se habrían producido novedades, más allá de los bombardeos habituales.

Mapa de situación actualizado a 27 de septiembre de 2022. Fuente – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

A nivel institucional debemos destacar que el presidente ucraniano Volodímir Zelenski ha hablado por teléfono con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, a quien le ha agradecido la condena contundente de los “referéndums ilegales de Rusia”. El punto central de la conversación ha sido la discusión sobre la situación actual sobre el campo de batalla, así como el mayor apoyo de los Aliados a las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Stoltenberg le ha dejado claro a Zelenski que los miembros de la OTAN “son inquebrantables en su apoyo a la soberanía y el derecho a la autodefensa de Ucrania”. Asimismo, ha subrayado que los tierras en las que se están llevando a cabo los referéndums “son Ucrania”. 

Sobre este asunto cabría esperar que el presidente ruso, Vladímir Putin, se pronunciase en su próximo discurso ante la Duma el 30 de septiembre. Más concretamente, sobre la anexión de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, y de las regiones de Jersón y Zaporiyia a Rusia. 

Del lado ruso también es obligado comentar que el presidente Putin le ha trasladado a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdoğan, que “Rusia sigue lista para negociar con Ucrania, pero a medida que cambia la situación, también cambian las condiciones”. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha enfatizado además que:

“Se afirmó en las conversaciones [entre Putin y Erdoğan] que la parte ucraniana había abandonado por completo el camino de las negociaciones. Por esta razón, la operación militar especial continúa”. 

Por su parte, Dmitry Medvedev, vicepresidente del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, ha afirmado que la OTAN no interferirá si Rusia llegase a emplear armas nucleares en Ucrania y que la seguridad de Washington, Londres y Bruselas es “mucho más importante para la OTAN que el destino de una Ucrania moribunda, incluso si está provista abundantemente de todo tipo de armas.”

La ministra de Exteriores de Francia, Catherine Colonna, ha viajado hasta Kiev para reunirse con su homólogo, Dmytro Kuleba, pero también con el presidente Zelenski. La representante francesa le ha trasladado “el mensaje de amistad y apoyo de Francia” y que continuarán con su “compromiso mientras sea necesario”. Sin embargo, y hasta donde ha trascendido, no se han realizado nuevos anuncios de ayuda a nivel bilateral por parte de Francia hoy.

Moviéndonos al plano humanitario, según la Guardia Europea de Fronteras y Costas (Frontex) ha revelado que el número de ciudadanos rusos que han accedido a la Unión Europea ha aumentado desde que el presidente Putin decretó la movilización parcial. Según la propia agencia de la UE, “durante la semana pasada, casi 66.000 ciudadanos rusos ingresaron en la UE, más del 30% en comparación con la semana anterior. La mayoría de ellos llegaron a Finlandia y Estonia”. Queda aún por esclarecer cómo va a gestionar este asunto la UE en bloque toda vez que ya se conocen algunas de las posturas nacionales y existen discrepancias. 

No obstante, la cifra de ciudadanos rusos que habría accedido al territorio de Kazajstán superaría la anterior, pues asciende a aproximadamente 98.000 personas. El presidente del país sí había ordenado a su gobierno ayudar, cuidar y garantizar la seguridad de los ciudadanos rusos “debido a la situación desesperada actual”. Sostiene que se trata de una “cuestión política y humanitaria” por lo que entablará conversaciones con Rusia para discutir sobre este asunto. 

Por otro lado, se ha publicado el trigésimo cuarto informe por parte de la misión para el monitoreo de los derechos humanos en Ucrania adscrita a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas (ACNUDH). Esta publicación abarca desde el 1 de febrero de 2022 hasta el 31 de julio de 2022 y en el que ha verificado “numerosas denuncias de privación arbitraria de la vida, detención arbitraria y desaparición forzada, tortura y malos tratos, y violencia sexual relacionada con el conflicto”.

Durante este periodo han registrado un total de 12.649 bajas civiles. De un lado, 5.385 personas han perdido la vida mientras que 7.264 han resultado heridas. Por supuesto, y como se afirma desde ACNUDH, es probable que el número real de víctimas sea considerablemente mayor dado que en el informe solo se incluyen aquellos casos que han podido ser verificados. 

Asimismo, han podido verificar casos de desapariciones forzosas y detenciones arbitrarias arrojando en el informe las siguientes cifras:

A todo lo anterior se añade que los expertos han logrado verificar que los prisioneros de guerra ucranianos han sufrido “maltrato sistemático”, incluyendo tortura tanto durante su captura como cuando son trasladados. 

De otro lado, hoy han zarpado nueve barcos más desde los puertos ucranianos cargados con 345.300 toneladas de productos agrícolas. Así, la cifra total de barcos asciende a 231 cargados con 5,3 millones de toneladas.  

Por último, una de las noticias más comentadas durante la jornada de hoy ha sido la relativa a los daños sufridos por el gasoducto Nord Stream 1 en el Mar Báltico. En particular, las dos fugas registradas en un único día han sido descritas por el propio operador de la red como “daños sin precedentes” dejando tres líneas inoperativas. 

Según Dinamarca, Alemania, Polonia y Suecia las filtraciones fueron fruto de acciones deliberadas y han llegado a calificarlas como “sabotaje grave”. De otro lado, Peskov, portavoz del Kremlin, cuando la prensa le ha preguntado si el sabotaje ha sido la razón del daño ha afirmado que “No se puede descartar ninguna opción en este momento”. Asimismo, ha comentado que está muy preocupado por la situación que requiere una pronta investigación debido a que es un problema que afecta a la seguridad energética de “todo el continente”. 

Be the first to comment

Leave a Reply