Guerra de Ucrania – Día 212

La última jornada de guerra en Ucrania hasta el momento ha estado protagonizada por los ataques rusos con drones suicidas de origen iraní sobre distintos puntos de la geografía ucraniana. Si bien en algunos casos las tropas ucranianas han logrado algún derribo, lo cierto es que no disponen de medios adecuados para combatir esta nueva amenaza y tardarán un tiempo en entrar en servicio. La movilización, por su parte, sigue su curso, lo mismo que la batalla por Limán, hacia donde los ucranianos continúan avanzando en un día en el que han comenzado a realizarse las consultas sobre la adhesión a Rusia en las zonas conquistadas.

Antes de entrar en materia con la actualidad de la guerra, queremos hacer un par de puntualizaciones respecto a las explicaciones que dimos ayer acerca de que el uso de armas nucleares es posible sobre Ucrania. Especialmente en lo concerniente al abanico de opciones en poder de Rusia, en caso de querer escalar el conflicto verticalmente.

En primer lugar, es obligado decir que si bien Rusia difícilmente extendería su uso contra la Unión Europea o los Estados Unidos, dada la capacidad de represalia de estos últimos, a la que se unen los arsenales franceses y británicos, sí que podría lanzar ataques estratégicos convencionales contra estructuras vitales dentro de la UE. Sin embargo, estos ataques no llegarían de forma repentina, sino que antes se embarcaría en una campaña en la Zona Gris cada vez más intensa. Dicha campaña podría tomar muchas formas. Por ejemplo, minando puertos desde buques pesqueros o mercantes, lanzando ciberataques (aunque hasta ahora no se hayan demostrado demasiado capaces), atacando el comercio marítimo de forma encubierta, etc. Es decir, que en todo momento el proceso será gradual, antes de llegar al empleo del arma atómica, ni siquiera sobre Ucrania.

En segundo lugar, en el caso de llegar a emplearse armas atómicas sobre Ucrania, esto tampoco implica necesariamente que la guerra se detenga. Occidente tiene un abanico teórico de opciones para que la guerra continuase, aunque pueda parecer una locura en vista de las posibles consecuencias. Incluso ex ante, podrían decir suministrar armamento nuclear a Ucrania, en forma de nuclear sharing. El problema en estos casos es que, como dijimos ayer, todo es especulación por situarnos en terreno desconocido. No obstante, la idea con la debemos quedarnos es la de que -al menos en teoría- hay opciones de seguir luchando contra Rusia y posibilidades de infligirle una derrota, siempre que se esté dispuesto a asumir el coste y sin que una guerra nuclear degenere en un holocausto mundial como muchos temen. De hecho, sí, incluso las guerras nucleares pueden llegar a ganarse , por más que sigamos pensando en términos como la Destrucción Mutua Asegurada.

Mientras tanto, además, la comunicación entre Rusia y los Estados Unidos parece haber sido constante, lo que a priori invita a pensar que unos y otros saben con bastante certeza en qué peldaño de la escalada estamos y es garantía de que las decisiones que se tomen por una y otra parte, aunque supongan el uso de armamento más contundente o más violencia, sigan siendo racionales. No debemos olvidar que la disuasión -al final la garantía última frente a cualquier intención de llevar a cabo acciones inasumibles por el contrario-, comienza siempre por el empleo de un lenguaje claro y comprensible para el interlocutor. Ahora bien, en este caso concreto -y aunque parezca paradójico por razones parecidas-, es posible que se haya tratado de advertencias vagas enmarcadas en lo que se conoce como ambigüedad estratégica. Es decir, que los Estados Unidos evitan por una parte comprometerse con Ucrania, mientras por otra siembran en Rusia dudas acerca de una posible respuesta por parte de Washington.

Dicho lo anterior, y hablando precisamente de posibilidades, hoy Rusia ha empleado con más intensidad que en ningún otro momento desde su recepción los drones suicidas de factura iraní. Se han reportado ataques contra Krivói Rog, el puerto de Ochakiv u Odesa. A pesar de que alguno de los drones ha sido derribado y al menos otro ha podido caer por problemas técnicos (podría haber sido también un derribo), en general se han demostrado capaces de alcanzar sus objetivos, supliendo en parte a los carísimos misiles, que Rusia debe reservar para el caso de un conflicto mayor y que ya comienzan a escasear.

Recordemos que la industria militar de Irán lleva años diseñando y produciendo drones que le otorgasen la capacidad de atacar a gran distancia, objetivos estratégicos, con la vista puesta en Israel. No hay más que recordar ejercicios como «Camino a Jerusalén-I» para ver que en este tiempo han avanzado bastante en su propósito, logrando alcances importantes y también una precisión aceptable, lo que conlleva ciertas garantías de batir los objetivos marcados. Para ello, emplea drones de largo alcance, aunque lentos, ruidosos y fácilmente detectables en muchos casos incluso a simple vista, como hemos podido ver hoy.

Sin embargo, la defensa antiaérea ucraniana no es capaz de cubrir todo el país y menos ahora que se concentra en apoyar las operaciones ofensivas, tratando de crear una burbuja de protección que cubra a las tropas en el frente contra aviones y helicópteros rusos en misión de ataque a tierra. Así pues, quedan muchos espacios abiertos en Ucrania que hacen posible que estos drones sean utilizados incluso contra objetivos estratégicos, aunque hoy no parece haber sido el caso, pese a haber atacado una base militar, sin grandes daños.

De hecho, el ataque sobre Odesa, que parece haber afectado a zonas portuarias, lo que nos indica es que Rusia no tenía la voluntad de ir directamente a por las infraestructuras críticas que alberga la ciudad, como la gran cantidad de depósitos de hidrocarburos que se reparten por la misma. Más bien han sido utilizadas al modo en que los nazis emplearon las bombas volantes, buscando sembrar el pánico entre la población y, en este caso, demostrar que son capaces de atacar en profundidad también por este medio. También, hacer ver a los ucranianos que no son los únicos capaces de lanzar ataques sobre lugares como Sebastopol.

Ucrania, que ya había pedido ayuda a los Estados Unidos e Israel para hacer frente a los UAVs y UCAVs iraníes usados por Rusia, al menos durante un tiempo tendrá que convivir con ellos, hasta que se implementen medidas capaces de conjugar la amenaza. Está por ver el uso que Rusia decide hacer de los mismos.

Por lo demás, la movilización ha continuado con normalidad, aunque se han seguido produciendo casos puntuales de convocados renuentes, de reclutas alcohólicos y cosas por lo demás ordinarias. Hay dudas acerca del número total de convocados, e incluso ha trascendido una posible lista con nombres y apellidos, aunque no podemos confirmar que sea verídica.

Persisten mientras tanto las dudas sobre los límites de edad. Si bien se había publicado que sería máximo de 35 años para los soldados y de 45 para los suboficiales, parece que en el caso de los oficiales no habría límite alguno. Además, han trascendido ya los nombres de varios políticos rusos que bien habrían pedido o bien habrían sido convocados para ir al frente.

Lo que sí parece confirmarse es algo que anunciábamos en informes anteriores y es que el periodo de entrenamiento al que serán sometidos los rusos movilizados, será de apenas 15 días. Esto, siendo suaves, es totalmente insuficiente y conducirá, independientemente de que Rusia pueda imponerse en el campo de batalla, a un gran número de bajas. Cualquier soldado occidental, antes de una misión de paz -no ya de una guerra-, además del curso básico que la habilita como MPTM en el caso de España y que dura alrededor de tres meses, recibe formación básica en sanidad, en comunicaciones, diversas armas y varias cosas más. Ni más ni menos que lo que los instructores europeos están haciendo con los reclutas ucranianos.

Imagen de los últimos movimientos ucranianos en la zona de Limán. Al norte, han rodeado la presa sobre el Oskil para alcanzar Yatskiv’ka y avanzar en dirección a Lozove. Al sur del mapa, siguen tratando de aislar por completo Limán. Fuente – Elaboración propia a partir de un mapa de Suriyak.

Cambiando ya de tercio, para pasar al análisis de lo ocurrido en el campo de batalla durante la jornada, comenzamos una vez más por Járkov. Allí las tropas ucranianas han tomado Yatskiv’ka y avanzado hacia Lozove, al este de Oskil, una zona en la que parece que podrían haber roto las líneas rusas. Hacia Limán, también siguen con el intento de rodear la localidad por el norte y podrían haber aislado al BARS-13 ruso en las inmediaciones de Drovysheve, aunque es un extremo por confirmar. Además, se habría seguido luchando en las zona este de Kupiansk, manteniendo por ahora los ucranianos su cabeza de puente.

En dirección a Bakhmut hoy las tropas rusas habrían atacado Spirne sin éxito. No se han reportado enfrentamientos en ninguna de las zonas habituales, como Soledar o Bakhmuts’ke. Pese a la voladura de un puente que comentamos ayer, no parece que se haya combatido cerca de esa zona de la ciudad. Desde Gorlóvka, por su parte, se han producido intentos de avance rusos hacia el noroeste, concretamente hacia Shumy y Zaitseve, manteniéndose el frente estático.

Zona de trincheras ucranianas en Shumy. Pese a los ataques recurrentes, hasta que Rusia no logre reunir una masa de maniobra suficiente, resulta casi imposible que avancen más allá de Gorlóvka, dada la acumulación de posiciones defensivas ucranianas en toda la región.

En el caso de Donetsk, hoy se han producido intentos de avance rusos y milicianos hacia el norte de Avdiivka y también hacia Opytne, intentando rodear la anterior por el sur. Por las mismas razones que desde Gorlóvka, se hace difícil pensar que las tropas rusas puedan hacer alguna ruptura, dada la cantidad de trincheras y posiciones fortificadas, así como de campos de minas, uno de los elementos que se han demostrado más efectivos en este conflicto para ralentizar el avance del contrario. Precisamente hoy, aunque ha sido al sur, en Jersón, se ha podido ver una mina AT2 DM1399, un modelo muy avanzado y potente que es diseminado por cohetes lanzados desde MLRS M270, MARS o HIMARS.

Pasando al sur del país, y para finalizar, se han producido bombardeos ucranianos sobre puestos de mando rusos en Genichesky y Kakhosvky, en la región de Jersón. También sobre Chornovaivka. No hay noticia alguna sobre avances ucranianos en este frente. Por su parte, Rusia, además de los ataques con drones iraníes de los que hemos hablado más arriba, ha bombardeado Nikolayev y Zaporiyia.

Mapa de situación actualizado a 23 de septiembre de 2022. Fuente – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

A nivel institucional hoy debemos comenzar por el plano humanitario. El grupo de expertos de la Comisión de Investigación sobre Ucrania bajo el mandato del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha concluido que Rusia ha cometido crímenes de guerra en Ucrania. La Comisión ha centrado su investigación por el momento en las regiones de Kiev, Chernígov, Járkov y Sumy visitando 27 pueblos y conversado con 150 víctimas y testigos. 

A esto se une que la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Michel Taylor, ha trasladado al Consejo de Derechos Humanos con sede en Ginebra que Rusia habría deportado por la fuerza a entre 900.000 y 1,6 millones de ucranianos.

Pasando a otras cuestiones, el primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, ha comentado durante una rueda de prensa en Nueva York: “la movilización rusa y los falsos referéndums no pueden cambiar nada para nosotros [ucranianos]. Haremos todo lo posible para liberar nuestros territorios. Nuestros socios están listos para apoyarnos.”

Por su parte, Alexander Lukashenko ha aseverado que no habrá movilización en Bielorrusia. 

Del lado europeo, el ministro de Exteriores de Chequia, Jan Lipavský, ha declarado que los rusos que abandonen su país por temor a ser objeto de movilizaciones no estarían en situación de cumplir con las condiciones para que les sea otorgada un visado por razones humanitarias. Debe recordarse que, además, Chequia fue el primer Estado miembro de la UE en prohibir las visados de turista para los ciudadanos rusos. 

Desde los países bálticos han anunciado también que no otorgarán asilo a los rusos que huyan de la movilización militar, mientras que Finlandia opina de forma contraria. De igual forma pensaría Alemania que ya afirmó ayer que daría la bienvenida a los nacionales rusos que deserten. 

A este tema le ha seguido el relativo al pago de la reconstrucción y recuperación a largo plazo de Ucrania pues sus autoridades reiteran que estos costes deben sufragarse mediante la confiscación de los activos rusos que suponen ya entre 300 y 500 mil millones de dólares. En palabras del primer ministro ucraniano: 

“La recuperación a largo plazo de Ucrania costará cientos de miles de millones y no debe ser financiada por los contribuyentes ucranianos ni por los contribuyentes de nuestros socios. Tal reconstrucción a gran escala debería llevarse a cabo con fondos rusos”. 

Otro de los temas a los que se ha referido el político ucraniano es a la central nuclear de Zaporiyia. Ha insistido en que “debería crearse una zona de seguridad de 30 kilómetros alrededor de la ZNPP [central nuclear de Zaporiyia]”. Por tanto, pretende que las tropas rusas se retiren tanto de Zaporiyia como de Energodar. Ha enfatizado además que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA) “planea ampliar su misión en la planta”, siendo este uno de los pasos para lograr la desmilitarización. 

«Con sus acciones en la central nuclear de Zaporiyia, Rusia ha puesto a toda Europa al borde de un desastre nuclear. La seguridad de nuestras instalaciones nucleares es uno de los desafíos clave para todos en el Mundo.”

Este asunto ha sido discutido en Naciones Unidas con el presidente de Francia, los primeros ministros de Japón y Nueva Zelanda, los jefes de asuntos exteriores de Reino Unido, Alemania e India, con el Alto Representante de la UE, así como con el director de la IAEA. 

Shmyhal, además, se ha reunido con su homólogo iraquí, Mustafa Al-Kadhimi, para discutir sobre desafíos globales relacionados con la agresión de Rusia. Le ha trasladado que espera que Iraq siga apoyando la soberanía e integridad territorial de Ucrania especialmente en el marco de Naciones Unidas, pero también le ha agradecido los esfuerzos diplomáticos de Bagdad dentro del grupo de contacto de la Liga Árabe sobre la situación en Ucrania. 

Asimismo, durante su encuentro ha enfatizado la necesidad de ejercer presión sobre Rusia para continuar con la Iniciativa de granos y “evitar que descarrile”. Por el momento, 200 barcos ya han zarpado de los puertos ucranianos con rumbo especialmente a África y Asia. 

Sobre la crisis alimentaria el director del Programa de Alimentos de Naciones Unidas, David Beasley, ha vuelto a advertir que el mundo se enfrenta a “una tormenta perfecta sobre otra tormenta perfecta” instando a los donantes -especialmente a los de las naciones del Golfo y multimillonarios- a que donen unos días de beneficios para hacer frente a la crisis de suministro de fertilizantes. Así, defiende que se ayudaría a evitar una escasez generalizada de alimentos el año que viene. 

En otro orden de cosas, Oleksii Reznikov, ministro de Defensa ucraniano, se ha reunido en las últimas horas con su homólogo italiano, Lorenzo Guerini, en Kiev, justo antes de las elecciones italianas. También con su contraparte canadiense, Anita Anand. En esta última conversación han discutido la próxima ayuda que destinarán a Ucrania y los pasos adicionales para fortalecer a las tropas ucranianas. 

Igualmente, Ucrania y Polonia establecerán una Plataforma de Coordinación a nivel gubernamental para ayudar a determinar las áreas prioritarias de cooperación y los instrumentos financieros necesarios para ayudar así a las empresas y a las organizaciones intergubernamentales para atraer recursos de manera más efectiva -incluso para la recuperación de Ucrania. 

Por último, debe comentarse que la primera dama ucraniana Olena Zelenska ha aprovechado su paso por Nueva York para presentar la recién creada fundación que lleva su nombre. Esta tendría como objetivo “restaurar el capital humano de Ucrania para que todos los ucranianos se sientan física y mentalmente sanos, protegidos y capaces de ejercer su derecho a la educación, el trabajo y la construcción de un futuro en Ucrania”. Durante la presentación, la propia Zelenska ha destacado que por el momento han organizado 20 convoyes que han permitido evacuar a 550 niños enfermos a hospitales de Europa, EE. UU. y Canadá, han adquirido más de 80 ambulancias tipo C, brindan ayuda humanitaria a orfanatos, etc. 

Be the first to comment

Leave a Reply