Guerra de Ucrania – Día 203

Con la ofensiva ucraniana en Járkov agotándose progresivamente, la actual jornada ha visto entre otras cosas cómo la aviación rusa golpeaba con sus misiles diferentes puntos de la geografía del país, centrándose en las infraestructuras críticas. El punto más interesante del mapa continúa siendo Limán, en donde los milicianos y los cosacos resisten, mientras persisten las dudas sobre la situación al este del Oskil, pese a que no hay prueba alguna constatable de presencia ucraniana.

La última jornada de guerra de Ucrania hasta el momento ha estado marcada mas por las discusiones en torno al alcance y resultado de la ofensiva ucraniana sobre Járkov que por los movimientos que se han producido sobre el terreno. El proceso de consolidación sigue y por sí solo es suficiente para mantener ocupadas a una fracción nada desdeñable de las tropas ucranianas implicadas en la ofensiva, lo que por fuerza limita las posibilidad de seguir explotando la retirada rusa.

Volviendo sobre las discusiones, estas tienen que ver con la forma en que Ucrania concibió la propia ofensiva y el número y tipo de unidades y materiales implicados, así como sobre el resultado -si realmente es un gran éxito operacional, si lo es estratégico o si por el contrario solo ha sido una acción afortunada que se ha magnificado-. Sobre todo ello publicaremos en breve una serie de artículos, aunque conviene, al menos para que los no suscriptores se sitúen, colocar el debate en sus coordenadas.

Respecto a la primera cuestión, se debate si Ucrania realmente pretendía la ofensiva de Járkov, si fue una decisión de última hora motivada por el descubrimiento de un importante «vacío» en el despliegue ruso en la zona de Izium-Kupiansk y también si cuando la iniciaron esperaban el tipo de desplome ruso que se ha visto.

Respecto a la segunda, las discusiones giran en torno a si lo que ha resultado determinante ha sido el «puño acorazado» ucraniano, o si por el contrario se han empleado muy pocos medios pesados y ha sido un éxito de las unidades ligeras. También sobre si parte del resultado ha sido consecuencia de la formación de una burbuja de protección antiaérea suficiente, que ha impedido a los rusos lanzar misiones de interdicción o han sido otros los medios más relevantes, como la artillería dotada con municiones guiadas, tanto cohete como obús.

Por último, en relación con la tercera pregunta, es otro tema sujeto a debate, pues dependiendo de dónde pongamos el foto de atención, la respuesta puede ser muy diferente. Así, si asumimos que el centro de gravedad ruso es la opinión pública o la estabilidad del régimen, el golpe podría haber sido estratégico. Si creemos por el contrario que, en términos de la guerra de Ucrania, lo más determinante es el número de bajas que Rusia parece incapaz de reemplazar, el resultado habría sido insuficiente, dada la escasa cantidad de muertos y prisioneros causada por los Ucranianos a los rusos en los escasos combates y durante la retirada.

Después de avances fulgurantes, la ofensiva ucraniana está teniendo problemas para controlar el conjunto de Oskil, así como para tomar Limán o Kreminna. Autor – Andrew Perpetua.

Más allá de esto, a lo largo del día todavía Ucrania ha sido capaz de recuperar alguna pequeña localidad, aunque el que sería el objetivo principal en esta fase de la ofensiva, esto es, Limán, continúa aguantando. No hay reportes de intentos de asaltos directos por parte ucraniana, con lo que es posible que intenten ablandar las posiciones milicianas y cosacas con la artillería, o que esperen que el cerco sea por sí mismo suficiente para forzar una rendición.

Al fin y al cabo, los ríos Oskil y Donets siguen siendo obstáculos formidables, lo que justifica las dudas sobre si realmente Ucrania está operando más allá de estos y a qué nivel. No hay más que ver cómo las informaciones en torno a localidades como Kreminna, relativamente accesibles desde Bilohorivka, han ido cambiando o cómo todas las informaciones fruto de la euforia que hablaban de combates en Lysychansk han desaparecido, al menos por el momento.

Y es que si asumimos que Ucrania ha empeñado entre nueve y diez mil hombres en esta ofensiva, junto a un número limitado de medios logísticos y de blindados, tenemos también la medida de sus limitaciones a la hora de tomar rápidamente localidades que estén mínimamente defendidas. De hecho, es posible que la ofensiva ucraniana esté muriendo de éxito en el sentido de que han logrado tomar tanto terreno en tan poco tiempo que hasta que no puedan desplazar Unidades de Defensa Territorial para su control, las tareas de consolidación se han «tragado» a las tropas que podrían estar presionando para tomar puntos importantes como la citada Limán, Oskil o Kreminna.

Dejando las especulaciones de lado, el de hoy también ha sido un día en el que Rusia ha respondido con misiles, en forma de represalia, a los avances ucranianos. Así, se han registrado varias explosiones en Krivói Rog, en Synelkove, en Zaporiyia y al parecer sobre Odesa, en este caso por acción de la artillería antiaérea. También se ha reportado la voladura de al menos una presa sobre el río Inhulets, en una maniobra dilatoria -o de castigo, todavía es pronto para decirlo- que recuerda a las que llevaron a cabo los ucranianos en su día al oeste de Kiev.

También ha sido un día de combates en el este del país. De hecho, hoy se ha combatido incluso en dirección a Siversk desde Berestove y Verkh’okam’yans’ke, lo que constituye toda una novedad después de semanas bastante apáticas en este sentido.

También se ha combatido en dirección a Bakhmut. Allí las tropas rusas, las milicias, Wagner y los voluntarios chechenos han intentado romper un día más las defensas ucranianas en dirección a Soledar, al noreste y hacia Opytne y Zaitseve al sur. Como es habitual, no se han producido ganancias o estas han sido mínimas y no han supuesto la toma de ninguna nueva localidad.

En el caso de Donetsk, los asaltos milicianos y rusos habrían sido al norte una vez más hacia Avdiivka y al sur hacia Novomikhailivka, manteniéndose la situación estática.

Respecto al sur, la ofensiva ucraniana está prácticamente estancada o bien progresa muy despacio en los tres ejes. Además, en torno a Davydiv Brid, la voladura de una presa que hemos comentado antes podría afectar a la cabeza de puente, dificultando su mantenimiento al llevarse por delante los pontones, aunque es un extremo que no ha sido confirmado por ahora.

Mapa de situación actualizado a 14 de septiembre de 2022. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

A nivel europeo, el día ha estado centrado en el discurso del Estado de la Unión Europa (SOTEU) pronunciado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en el Parlamento Europeo en Estrasburgo.

Un discurso dedicado a la guerra en Ucrania, a la respuesta de Europa a la invasión de Rusia, así como a las consecuencias de la misma. Von der Leyen ha aseverado que la UE no va a levantar las sanciones debido a que “es el momento de mantenernos firmes y no de hacer política de apaciguamiento”. En el mismo sentido se ha pronunciado sobre la ayuda financiera a Ucrania destacando que hasta el momento la UE ha aportado más de 19.000 millones de euros. 

Como no podía ser de otro modo, una de las cuestiones centrales del discurso ha sido la energética en un doble sentido. De un lado, la Comisión se ha propuesto trabajar con Ucrania para “asegurar el acceso sin trabas de este país al mercado único y viceversa” y la presidenta viajará hoy mismo a Kiev para poder tratar este asunto con el presidente Zelenski. 

De otro lado, la Comisión ha enfatizado que por el momento las reservas de gas de la UE gracias al almacenamiento conjunto se sitúan en un 84 por ciento al tiempo que ha recordado las medidas “de emergencia y temporales” para mitigar la crisis energética que hizo públicas hace una semana. De hecho, el ejecutivo europeo planea recaudar más de 140.000 millones de euros procedentes de empresas energéticas para proteger a los hogares y las empresas ante las subidas de los precios. 

Continuando con la energía, Von der Leyen ha destacado que con el lanzamiento de la estrategia RePowerEU la UE ha duplicado su objetivo en lo relativo a la producción de hidrógeno verde. EN particular, sostiene que “el hidrógeno puede marcar un antes y un después para Europa” de modo que el camino sería producir 10 millones de toneladas cada año hasta 2030. En consecuencia y para poder lograr dicho objetivo, ha anunciado que se creará un nuevo Banco Europeo del Hidrógeno que contribuirá a garantizar la compra de hidrógeno. 

También ha habido novedades en materia de medio ambiente y migración, o referencias a la gobernanza económica, al Plan de Recuperación y a los Fondos Next Generation EU adoptados como respuesta a la pandemia de covid-19, el anuncio de una “Ley Europa de Materias Primas Fundamentales” incluyendo una estrategia respecto de las tierras raras, si bien estos y otros temas escapan del propósito de este informe diario. 

No obstante, sí puede destacarse especialmente que Von der Leyen ha secundado al Parlamento Europeo al afirmar que cree que ha llegado el momento de celebrar una Convención Europea, es decir, acometer una reforma de los Tratados de la UE, y apoya la propuesta francesa de promover una Comunidad Política Europea. En sentido negativo sí podríamos señalar que la gran ausente en el discurso de hoy, a diferencia del anterior SOTEU, ha sido la Defensa. 

A todo lo anterior debe añadirse que, en presencia de la primera invitada que ha albergado la presentación de las prioridades de la Comisión Europea en los diez años que lleva celebrándose este acto, la primera dama de Ucrania Olena Zelenska, la Von der Leyen ha anunciado que la Comisión Europea destinará 100 millones de euros para la reconstrucción de 74 escuelas ucranianas. 

Posteriormente, en su reunión con la presidenta, Zelenska le ha pedido a la Unión Europea que apoye el Programa Nacional de Salud Mental y Apoyo Psicosocial que está implementándose para ayudar a la población afectada por las hostilidades de Rusia. 

Del mismo modo, la primera dama ucraniana ha reiterado que su país “está lista para hacer todo el trabajo necesario para acercar el inicio de las negociaciones” de adhesión a la UE. 

Moviéndonos a la actividad institucional en Ucrania, el primer ministro Denys Shmyhal ha anunciado que recibirán la cantidad de recursos energéticos que necesitan para afrontar la próxima temporada de calefacción. Ha concretado que hasta el momento se han bombeado más de 13.200 millones de metros cúbicos de gas a las instalaciones de almacenamiento ucranianas y el 1 de octubre se espera acumular entre 14.500 y 15.000 millones. Además, cuentan con un acuerdo con Estados Unidos en virtud del cual suministrarán 2.000 millones de metros cúbicos durante el cuarto trimestre de 2022 y el primero de 2023. 

En cuanto a las reservas de carbón, estas se sitúan en 2,2 millones de toneladas, una cifra superior a la de años anteriores. 

De igual modo, Shymhal ha comentado que espera atraer 17.000 millones de dólares entre lo que resta de 2022 y 2023 para destinarlos a la recuperación del país, si bien 3.400 millones son necesarios para este año. Ha señalado, además, que el déficit presupuestario para el próximo año está fijado en más de 3.000 millones de dólares. 

Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional ha acordado asignar otros 1.400 millones de dólares en fondos a Ucrania. Recordemos además que la Comisión Europea transferirá los 8.000 millones de euros comprometidos próximamente. De un lado, 5.000 se proporcionarán para finales de septiembre y los 3.000 restantes se espera que se suministren a finales de octubre o principios de noviembre. 

Por su parte, el ministro de Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, se ha reunido de manera conjunta con sus homólogos lituano e irlandés, Gabrielus Landsbergis y Simon Coveney, respectivamente. En Odesa ha reafirmadoel papel vital de las exportaciones de cereal ucraniano para garantizar la seguridad alimentaria mundial. Del mismo modo, han discutido acerca de un mayor apoyo militar de la UE a Ucrania y en hacer que Rusia rinda cuentas por los crímenes cometidos. 

Además, han sido los primeros ministros de Exteriores a los que Kuleba ha podido mostrar el paquete de garantías de seguridad presentado ayer por el Grupo Yermak-Rasmussen. 

Sobre las garantías de seguridad se ha pronunciado el vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitry Medvedev, considerando que el borrador propuesto equivale a “aplicar el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte a Ucrania”. Así, ha enfatizado que este proyecto de garantías de seguridad “son esencialmente un prólogo de una tercera guerra mundial” y que, “por supuesto, nadie proporcionará ninguna ‘garantía’ a los nazis ucranianos”. 

En otro orden de cosas, 5.000 militares ucranianos han completado el curso de entrenamiento y capacitación dirigido por el Reino Unido en el que participan otros países socios de Ucrania como Países Bajos, Canadá, Suecia, Finlandia o Nueva Zelanda. 

Además, tras la visita de ayer de los ministros de Defensa de Dinamarca y Estonia a Kiev, Copenhague ha confirmado que también entrenará a soldados ucranianos en su territorio (al igual que España, por ejemplo). Además, Dinamarca había confirmado ya su participación en el programa de entrenamiento británico a través del envío de 130 instructores. 

Be the first to comment

Leave a Reply