Guerra de Ucrania – Día 202

Después de la intensidad de las jornadas anteriores, el día de hoy ha sido de relativo descanso. Las Fuerzas Armadas ucranianas continúan consolidando el terreno ganado en la última semana y tratando de imponerse en Limán, en donde resisten los milicianos y los cosacos. También están progresando en dirección este, hacia Bilohorivka, muy cerca de Lysychansk. Al sur, hay rumores sobre rupturas en la zona de Davydiv Brid aparecidos en canales prorrusos y temor a una ofensiva ucraniana sobre Zaporiyia, mientras continúan las dudas acerca del próximo paso de Rusia y los Estados Unidos preparan un nuevo paquete de asistencia militar a Ucrania por valor de 600 millones de dólares.

En las últimas horas, las Fuerzas Armadas ucranianas han continuado el proceso de consolidación iniciado hace 48 horas, una vez anunciada la retirada rusa de buena parte de Járkov. Según algunas fuentes, el listado total de localidades recuperadas en esta semana larga, asciende a trescientas, teniendo en cuenta siempre que en muchos casos se trata de pequeños asentamientos o aldeas con un puñado de habitantes.

Además de lo anterior, Ucrania mantiene en marcha las operaciones destinadas a rodear por completo Limán, antes de un hipotético asalto, con la toma de localidades como Borohodychne, en donde el Ejército ruso perdió en los meses pasados una gran cantidad de material. También intentan progresar también en dirección a Lysychansk. En este eje habrían tomado la totalidad de Bilohorivka en las últimas horas, sin que haya todavía ningún tipo de confirmación que permita pensar que los rumores sobre operaciones de importancia al este del Oskil o al norte del Donets en esta zona sean ciertas. Al menos, no por ahora, pues los comentarios sobre el tema son incesantes en canales de ambos bandos, lo que hace pensar que hay algún tipo de trasfondo de verdad en todo ello.

Las preguntas clave en este sentido son: 1) ¿qué va a hacer Rusia si es que va a hacer algo antes de que los ucranianos comiencen a operar seriamente en Lugansk? ¿Dónde puede llegar la ofensiva ucraniana antes de agotarse por sí misma o antes de que Kiev decida que es mejor invertir esas tropas en objetivos más interesantes para el devenir de la guerra (estratégicos)?

Respecto a la primera cuestión, siguen las dudas, pues si bien desde Moscú afirman que la movilización total no está sobre la mesa, existen opciones intermedias para lograr parte de los efectivos que necesitan si esperan tener alguna oportunidad de enderezar a su favor el curso de la guerra. Una de ellas es movilizar a los varones en edad de combatir en regiones concretas.

Sobre la segunda, no está en absoluto claro. Ucrania, pese a la espectacularidad de los avances y al derrumbe ruso en Járkov, apenas ha reunido un puñado de carros de combate como punta de lanza, junto con unas decenas de blindados con alguna pegada y un blindaje significativo, siendo la mayor parte de los vehículos de tipos más ligeros, como MRAPS o pick ups. Se han aprovechado de la mayor coordinación, entrenamiento, preparación, capacidades en cuanto a inteligencia y superioridad doctrinal, pero no está claro que cuenten con los medios logísticos ni la masa humana en la zona para presionar en toda la línea al este del Oskil como pretenden algunos, más allá de incursiones SOF y de animar a los partisanos a acciones de resistencia.

Además, los intereses ucranianos están tanto al este, como hemos explicado en más de una ocasión, sino al sur, en donde sí tienen la oportunidad de asestar un golpe estratégico a Rusia, bien sea reforzando la ofensiva sobre Jersón, bien sea lanzando otra sobre Zaporiyia, si logran alcanzar por ejemplo Melitópol. Quizá por eso en los canales prorrusos se debate ya abiertamente sobre esta posibilidad y se advierte sobre la acumulación de medios ucranianos en la región de Zaporiyia, mientras las cuentas proucranianas hablan de retirada rusa en la zona, una vez más sin aportar datos, más allá de declaraciones de como las del alcalde de Melitópol.

Por supuesto, puede tratarse de otra maniobra de desinformación, o de una exageración, pero las declaraciones de representantes estadounidenses, o del propio Gobierno ucraniano apoyan la idea de que las ofensivas seguirán sucediéndose. Además, si Ucrania apenas ha reunido para Járkov una fracción del material recibido en los últimos meses, por fuerza gran parte debe estar disponible para operaciones en el sur. De hecho, en realidad sabemos muy poco sobre el proceso mediante el cual se llegó a la conclusión de que en lugar de una gran ofensiva en el sur debían lanzarse operaciones simultáneas en Járkov y Jersón, aunque hablaremos sobre ello en profundidad en una serie de artículos que comenzaremos a publicar mañana.

Mientras esto se decide, desde Rusia continúan llegando testimonios enfrentados. Desde peticiones de una movilización total y una declaración de guerra por parte del Partido Comunista, a peticiones de destrucción de las infraestructuras críticas por parte de Margarita Simonyan y los contertulios de su programa. Sin embargo, el generalato no parece muy a favor de esa movilización, conscientes seguramente de los problemas que implica y sobre los que hemos abundado en alguna ocasión, mientras aparecen más supuestos documentos que de ser ciertos anunciarían una futura movilización parcial en Crimea. Ni siquiera la recepción de armamento foráneo, como los drones iraníes de los que hoy se han tenido las primeras noticias parece que puedan remediar los problemas rusos, que tienen mucho que ver con su incapacidad para tomar decisiones rápidas, el anquilosamiento o la corrupción.

Más allá de esto, ha sido un día de intensos combates, que pasamos a resumir comenzando por los intercambios artilleros en el norte de Ucrania, en donde habrían resultado alcanzadas Atynske y Stukalivka en la región de Sumy. En el caso de Járkov se ha informado de ataques artilleros sobre Kozacha Lopan, Baranivka y Kupiansk, realizados por parte rusa, mientras que los ucranianos habrían lanzado drones o misiles sobre Bélgorod, en territorio ruso.

A diferencia de otros días, hoy la artillería rusa sí ha estado activa en el eje Severodonetsk-Sloviansk, con bombardeos sobre Pryshyb, Bilohorivka, Kramatorsk, Slovyansk, Staryi Karavan, Starodubivka, Spirne, Rozdolivka e Hryhorivka. Siguen las dudas en la zona sobre la situación de Kreminna, abandonada por Rusia, pero por el momento sin testimonio de haber sido retomada por Ucrania. No obstante son varias las localidades que estarían en una suerte de tierra de nadie, mientras Ucrania intenta llenar el vacío dejado por el Ejército ruso.

En dirección a Bakhmut se han registrado combates en Zaitseve y Bakhmuts’ke y al este de la propia ciudad, aparentemente sin éxito.

En la zona de Donetsk, se ha combatido hoy en dirección a Vodiane y Krasnohorivka, así como en Avdiivka manteniéndose la situación de días anteriores. Los bombardeos han afectado a múltiples puntos de la línea de frente. Por el momento, aunque se esperaba que parte de la reacción rusa se produjese en esta zona, no se ha detectado la llegada de nuevas unidades.

Al sur, concretamente en Zaporiyia, en donde ya hemos visto que se rumorea que podría producirse una ofensiva, se han registrado bombardeos sobre al menos una decena de localidades. En el caso de la región de Jersón, los ucranianos han hablado de un intento ruso por golpear a las tropas ucranianas en el entrante de Davydiv Brid, dirigiéndose desde la zona de Tamaryne en dirección noreste hacia Shchasyve, terminando por retirarse. Además de lo anterior, hoy se han registrado explosiones en las inmediaciones del aeródromo de Melitópol, así como en Jersón. Las aeronaves rusas estacionadas en la base aérea de Saki, atacada el pasado mes, han reanudado sus vuelos.

Mapa de situación actualizado a 13 de septiembre de 2022. Autor – Andrew Perpetua.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

A nivel institucional y diplomático las noticias más destacadas del día han sido la presentación al presidente de Ucrania un paquete de recomendaciones sobre garantías de seguridad junto con la llamada entre el canciller alemán Olaf Scholz y el presidente ruso Vladímir Putin. 

El documento con las recomendaciones sobre las garantías de seguridad para Ucrania ha sido confeccionado por el Grupo de Trabajo Internacional dirigido por Andriy Yermak, jefe de la oficina del presidente, y el exsecretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen. Este paquete de garantías contendría las siguientes recomendaciones clave: 

“– La mayor garantía de seguridad para Ucrania radica en su capacidad para defenderse de un agresor según el artículo 51 de la Carta de la ONU. Para hacerlo, Ucrania necesita los recursos para mantener una fuerza defensiva significativa capaz de resistir a las fuerzas armadas y paramilitares de la Federación Rusa.

– Esto requiere un esfuerzo de varias décadas de inversión sostenida en la base industrial de defensa de Ucrania, transferencias de armas escalables y apoyo de inteligencia de los aliados, misiones de entrenamiento intensivo y ejercicios conjuntos bajo las banderas de la Unión Europea y la OTAN.

– Las garantías de seguridad deben ser afirmativas y claramente formuladas; establecen una serie de compromisos asumidos por un grupo de garantes, junto con Ucrania. Deben ser legal y políticamente vinculantes sobre la base de acuerdos bilaterales, pero reunidos en un documento de asociación estratégica conjunta, llamado el Pacto de Seguridad de Kiev.

– El paquete de garantías incluye medidas preventivas de carácter militar, financiero, infraestructural, técnico y de información para prevenir nuevas agresiones, así como medidas que deben tomarse inmediatamente en caso de una nueva usurpación de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. Además, la estructura del Pacto de Seguridad de Kiev incluye un paquete completo de sanciones contra el estado agresor, y también puede incluir componentes adicionales, como acuerdos para proporcionar a Ucrania sistemas modernos de defensa aérea/antimisiles, acuerdos regionales sobre seguridad en el Mar Negro, y otros.

– El Pacto reunirá a un grupo central de países aliados con Ucrania. Esto podría incluir EE. UU., Reino Unido, Canadá, Polonia, Italia, Alemania, Francia, Australia, Turquía y los países nórdicos, bálticos y de Europa Central. 

–Las garantías de seguridad no reemplazan la ambición de Ucrania de unirse a la OTAN. Esta aspiración está salvaguardada en la constitución ucraniana y es una decisión soberana de Ucrania. Ucrania también está en el camino hacia la membresía en la UE. Como miembro de la UE, Ucrania se beneficiará de la propia cláusula de defensa mutua de la UE. Tanto la pertenencia a la OTAN como a la UE reforzarán la seguridad de Ucrania a largo plazo. Las garantías esbozadas hoy de ninguna manera socavan estos objetivos, pero garantizarán que Ucrania tenga lo que necesita para defenderse en cualquier circunstancia.”

Esperan que se convierta en la base de lo que han denominado el “Kiev Security Compact” o “Pacto de Seguridad de Kiev” y al que esperan que se unan aliados y socios de Ucrania mencionados anteriormente. 

En segundo lugar, durante su conversación con el presidente ruso, el líder alemán le ha pedido a Rusia que retire sus tropas de Ucrania y reconozca la soberanía e integridad territorial del país, dado que, “de lo contrario, una solución diplomática es inconcebible”. 

En paralelo, ha sido el propio Kuleba quien ha expresado públicamente las “señales decepcionantes” de Alemania debido a la negativa a suministrar Leopards y Marders. De hecho, Rheinmetall ha restaurado 16 IFV Marder para exportarlos a Ucrania, pero aún no cuentan con la autorización del Bundestag. No obstante, pese a no contar con la licencia de exportación han comenzado el proceso de restauración de 14 unidades más. 

La ministra de Defensa alemana, Christine Lambrecht, argumenta la posición del gobierno afirmando: “Ningún país ha entregado vehículos de combate de infantería o carros de combate construidos en Occidente hasta ahora. Hemos acordado con nuestros socios que Alemania no adoptará tales medidas de manera unilateral”.

Mientras tanto al otro lado del Atlántico Washington estaría preparando un nuevo paquete de ayuda a Ucrania por valor de 600 millones de dólares.

Por otro lado, el ministro de Defensa de Finlandia, Hanno Pevkur, se ha desplazado hasta Kiev para reunirse con su homólogo, Oleksii Reznikov, así como con el ministro de Exteriores, Dmytro Kuleba. Reznikov ha subrayado que Finlandia “siempre ha puesto a las personas por encima de todo” y que en estos momentos lo que están haciendo por ellos es suministrarles “el hospital móvil más moderno”. Pevkur por su parte ha afirmado que su enfoque para ayudar a Ucrania ha sido no esperar si necesitan ayuda y hacerlo lo más rápido posible, reafirmando que continuarán enviando ayuda. 

A colación por el tipo de ayuda mencionada, Suecia ha anunciado que donará 500.000 vacunas contra el covid-19 a Ucrania. Igualmente, puede comentarse que gracias a la iniciativa de la primera dama ucraniana Olena Zelenska ya se han recaudado más de 6,4 millones de dólares procedente de 55 países para adquirir ambulancias tipo C. Las primeras 18 ambulancias ya se han trasladado a las regiones de Sumy, Járkov, Nicolaiev, Chernígov y Rivne, aunque han señalado que desde ayer han encargado 82 unidades. 

Igualmente, el Alto Representante y vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell, ha llamado a Dmytro Kuleba para trasladarle su “admiración y respeto” por las fuerzas de defensa de Ucrania. Asimismo, el ministro de Exteriores ha pedido más armas, sanciones y ayuda económica, mientras que Borrell habría explorado “otras formas en las que la UE puede ayudar a Ucrania y acercar la paz”. 

Igualmente, también el gobierno ucraniano ha pedido más armamento a Australia. Más concretamente, quieren que Canberra les provea con hasta 12 obuses después de que proporcionarse seis obuses M777 de 155 mm en abril. 

Por otro lado, el presidente Zelenski ha hablado por teléfono con el primer ministro italiano Mario Draghi sobre los desarrollos en el campo de batalla y discutido sobre la situación en Zaporiyia. Asimismo, han tomado nota la de la importancia de que ambos países potencien su cooperación en defensa. 

Por último, a modo de seguimiento de la cuestión, finalmente el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, así como miembros de la delegación rusa, han recibido sus visados por parte de Estados Unidos para poder asistir a la 77ª sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas justo en el día en el que se ha inaugurado el periodo de sesiones. No obstante, la semana estrella de la Asamblea será durante la semana del 20 al 26 de septiembre, contando con la presencia de jefes de estado y de gobierno, así como diplomáticos de alto nivel de varios países.  

1 Comment

  1. Enhorabuena por el seguimiento serio y documentado que estáis haciendo de toda la guerra. Gracias a ello los lectores de Ejercitos estamos entre los mejor informados de España. Un gran trabajo!

Leave a Reply