Guerra de Ucrania – Día 178

Durante la mañana de hoy, las Fuerzas Armadas ucranianas han atacado el Cuartel General de la Flota del Mar Negro en Sebastopol, Crimea, empleando un drone kamikaze. Como sabemos, no es el primer ataque de este tipo y desde el punto de vista militar, tiene pocos efectos sobre el devenir de la guerra. Sin embargo estos ataques tienen implicaciones importantes en otros aspectos, como el moral o el técnico. Además, se suman a los numerosos golpes recibidos por Rusia en la península en las últimas horas, lo que ha obligado a Rusia a reaccionar, multiplicando sus embestidas por todo el este y el sur de Ucrania.

La última jornada de la guerra ha estado marcada por el ataque al Cuartel General de la Flota del Norte, situado en la ciudad portuaria de Sebastopol, la más defendida de la región. El ataque en sí no ha tenido ningún efecto práctico. Los daños en el edificio son mínimos y no se han reportado víctimas humanas. De hecho, ni siquiera es el primero, pues hace semanas ya se produjo otro en el patio de armas de este edificio, que sí dejó varios heridos. Durante la tarde-noche, además, es posible que hayan seguido los vuelos de drones o que el estrés de los operadores antiaéreos rusos haya pasado factura, pues la artillería antiaérea ha seguido muy activa en la ciudad.

Respecto al ataque, hay que tener en cuenta además que los drones kamikazes como el que han empleado para tal fin los ucranianos, tienen una capacidad limitada en cuanto a la cantidad de explosivos que pueden transportar, por lo que salvo cuando se dirigen contra polvorines o depósitos de combustible, etcétera, los daños son muy reducidos. Es decir, que no van a cambiar el curso de la guerra, por sí mismos, suponen un golpe propagandístico importante en vísperas del Día de la Independencia de Ucrania, que se celebra cada 24 de agosto desde 1991.

Sin embargo, los efectos no terminan aquí. El descrédito de los sistemas antiaéreos rusos es más que evidente y el tema será objeto de estudio sin duda. Tengamos en cuenta que Crimea, y en concreto Sebastopol, están protegidos por diversas capas que incluyen los modelos más punteros en servicio con las Fuerzas Armadas rusas. Y es que aunque Rusia no busque la invulnerabilidad con la superposición de sistemas antiaéreos, antibuque, submarinos, interceptores, buques de guerra y demás componentes de su burbuja A2/AD, lo cierto es que están demostrando una incapacidad preocupante para hacer frente a las nuevas amenazas, como las municiones merodeadoras. Lo mismo que sucede con los HIMARS, de los que los ucranianos además podrían haber recibido municiones ER, por cierto.

Esta incapacidad, que su Ministerio de Defensa no reconoce públicamente, sino todo lo contrario, tiene implicaciones profundas y en algunos casos muy preocupantes. En primer lugar, para la Estabilidad Estratégica. Cada vez que la percepción que el resto del mundo tiene sobre el poderío militar ruso se erosiona, esto es, que pierde credibilidad, la seguridad y la estabilidad internacionales se resienten, con todo lo que ello supone. Por supuesto, esto no supone que otra gran potencia vaya a tratar de invadir el territorio ruso, pues está de fondo la garantía del arsenal nuclear. Sin embargo tendrá efectos a medio y largo plazo en otros lugares en los que ahora Rusia es capaz de sostener sus intereses, pero en los que irá perdiendo gradualmente influencia y en los que el miedo a una respuesta militar dejará de condicionar la actuación de algunos estados.

En segundo lugar, porque el escaparate que supone la guerra de Ucrania está dejando en evidencia la propaganda que Rusia se ha afanado en difundir durante las últimas tres décadas tanto en medios nacionales como internacionales sobre sus desarrollos en materia de defensa. De hecho, es muy posible que esa propaganda, que solo ahora está viéndose contrastada con la realidad –aunque tuvimos un adelanto interesante en Nagorno-Karabaj-, haya condicionado los análisis de los estudiosos occidentales, algo en lo que hemos caído todos.

En relación con lo anterior, la incapacidad para hacer frente a las municiones merodeadoras, así como para proteger la península de Crimea o ciudades como Bélgorod no viene sola. Se suma a la actuación mediocre de sus carros de combate y vehículos blindados o la de su Armada y Fuerza Aérea, así como a la incapacidad para introducir en servicio los sistemas supuestamente más modernos, dejando en evidencia al conjunto de la industria de defensa rusa. Esto a su vez tendrá su reflejo en las exportaciones futuras, al menos entre clientes no cautivos y, por ende, también en los fondos que el país podrá destinar a nuevos desarrollos, lo que dificultará más si cabe -al menos potencialmente, pues siempre pueden entrar en juego factores que lo cambien todo- que ésta sea competitiva frente a la estadounidense o china, por poner dos ejemplo.

Además de esto, el día no ha estado exento de combates o intercambios artilleros, por lo que comentaremos de forma sucinta los principales hechos acaecidos hoy. Comenzando por la región de Járkov, allí se han encontrado ya 24 cadáveres entre los restos de un albergue destruido por la artillería rusa en Saltivka hace unas horas. Además, a lo largo del día se han reportado ataques aéreos sobre Zalyman y Lebyazhe, así como artilleros sobre Pryshyb, sin que se haya informado de combates.

En la zona de Izium la actividad ha vuelto a ser intensa. Se habrían producido tentativas rusas hacia Diborane, Nova Dmytrivka, Virnopillya y Dolyna, así como bombardeos sobre Dovhenke, Sulyhivka y Mazanivka. Todo indica que siguen siendo ataques destinados a fijar tropas ucranianas y testear sus defensas, más que intentos serios de retomar la ofensiva sobre la M03 hacia Sloviansk.

En el caso del eje Lysychansk-Sloviansk, los bombardeos han afectado hoy a Rozdolivka, Sydorove, Spirne y Pryshyb, mientras que los combates han vuelto a producirse en dirección a Ivano-Daryivka y Vyimka, sin que se hayan registrado avances rusos una jornada más.

En dirección a Bakhmut, en la zona norte de la ciudad han seguido los intentos rusos contra Soledar, sin que aparentemente se hayan producido cambios en la situación desde días atrás, así como sobre Bakhmuts’ke y en dirección a la intersección T0504/M06, al este de Bakhmut. Es precisamente aquí en donde se habrían producido los combates más intensos, pero por el momento sin ruptura de líneas. Al sur de Bakhmut, los intentos rusos en este caso han seguido produciéndose en dirección a Kodema, Zaitseve y Bakhmut, así como desde Gorlóvka hacia la T0513. En todos los casos como hemos explicado en alguna ocasión, con la intención de ir estrangulando la llegada de suministros a la ciudad no tanto por estas carreteras, como a través de las otras radiales, que en la medida en que las tropas rusas y milicianas avancen, quedarían cada vez más a tiro de su artillería.

En el caso de Donetsk, la situación está cambiando ligeramente respecto a los días y semanas anteriores. Hasta donde se sabe, los ucranianos continúan reteniendo una parte mínima de Pisky mientras que los rusos están alterando la dirección de los ataques, pasando de seguir un eje este-oeste a uno más sur-norte. De esta forma, intentan sortear algunas de las defensas ucranianas en torno a la E50 que comunica Donetsk con Pokrovsk, Pavlohrad y Dnipró, en dirección a Permovaist’ke. También se ha combatido un día más al suroeste de Donetsk en dirección a Novomykhalivka, un día más sin cambios.

Por último, al sur de Ucrania los únicos combates se habrían producido en dirección a Blahotdane y Tavrijs’ke, al oeste de Jersón y a Zolota Nyva, cerca de Velyka Novosilka. Los bombardeos, eso sí, han sido menores que en jornadas anteriores, afectando a «apenas» una docena de localidades. Los misiles rusos, eso sí, han alcanzado hoy Nikolayev y Voznesensk. Los MLRS ucranianos por su parte han atacado la zona del Chornobaivka, en donde se sitúa la base aérea de Jersón, mientras que mediante drones habrían golpeado el aeródromo de Bakhchysarai, al sur de Crimea, y como hemos visto al principio del informe, Sebastopol.

Para finalizar con la parte militar, los cambios de posiciones confirmados en las últimas horas serían los siguientes:

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Lugansk: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de Ucrania según FIRMS actualizado a 20 de agosto de 2022. Se percibe una disminución en el número de fuegos, lo que se asocia a una reducción en el número de ataques artilleros. Fuente – NASA.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

A nivel institucional y diplomático la jornada de hoy se ha presentado especialmente tranquila, incluso para lo que ha venido siendo habitual en fin de semana.

Lo más reseñable es que se ha confirmado el paquete de ayuda militar de Estados Unidos a Ucrania por valor de 775 millones de dólares que incluye el contenido anticipado por un alto funcionario ayer. No obstante, en el listado inicial que se comentó en el informe de ayer se han incluido equipos y sistemas de desminado, explosivos, sistemas tácticos de comunicaciones seguras, dispositivos de visión nocturna, sistemas de imágenes térmicas, óptica y telémetros láser. Por ende, se confirma que, por el momento, Estados Unidos no enviará ATACMS a Kiev.

Una ayuda que es agradecida una vez más por las autoridades ucranianas, más si cabe cuando no se están realizando nuevas promesas de envío de armamento letal ni no letal.

Por otro lado, según ha informado el director del Programa Mundial de Alimentos, David Besley, Estados Unidos también planea comprar 150.000 toneladas métricas de cereal ucraniano en las próximas semanas que se destinarán a ayuda humanitaria. Por el momento no se conoce el destino final de este próximo cargamento, aunque esta semana como recogimos sí ha zarpado el primer barco desde Ucrania con 23.000 toneladas de cereal fletado por Naciones Unidas y que se espera que atraque en Yibuti en torno al 26 de agosto. Posteriormente, se enviará por tierra al norte de Etiopía y más concretamente a las regiones de Tigray, Afar y Amhara.

Asimismo, desde Kenia Besley ha informado de que cree “que hay una alta posibilidad de que tengamos una declaración de hambruna” en las semanas venideras en la región del Cuerno de África debido a que se enfrentan a una “tormenta perfecta sobre una tormenta perfecta, un tsunami sobre un tsunami” refiriéndose al impacto patente de las sequías, el auge en los precios de los alimentos, así como de la energía.

Sobre la energía y tras toda la semana con la mirada puesta en Enerdogar hoy poco se ha dicho al respecto, si bien el presidente Zelenski en su discurso diario emitido en la noche de ayer sí hizo hincapié en que el “restablecimiento de la seguridad total en Zaporiyia y Enerdogar puede comenzar con la misión a la central nuclear”. Por tanto, si el presidente Putin ha confirmado que están listos para que se envíe una delegación de la Agencia Internacional de la Energía Atómica al área -aunque ha rechazado la iniciativa de la desmilitarización- y Ucrania también parece estar de acuerdo solo resta que se concreten los aspectos técnicos de la misión.

Por último, a modo de seguimiento de la futura adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN podemos comentar que el gobierno finlandés ha publicado el listado de los países que ya han completado el proceso de ratificación del Protocolo de Adhesión, así como su comunicación al gobierno de Estados Unidos que es el depositario de la Alianza Atlántica en su caso concreto, pero también aplicable al del país vecino. Merece la pena comentar que por el momento 23 países de 30 socios han completado el proceso y resta que lo finalicen España, República Checa, Grecia, Hungría, Eslovaquia o Turquía.

Be the first to comment

Leave a Reply