Guerra de Ucrania – Día 164

Las tropas ucranianas se preparan para la defensa de Bakhmut volando puentes, signo inequívoco, a falta de otras pruebas, de que las tropas rusas están ya muy cerca de la ciudad. En Pisky, la situación es comprometida para los ucranianos, desconociéndose hasta qué punto controlan todavía partes de la localidad. En el sur del país, mientras tanto, se han seguido produciendo ataques contra las infraestructuras de transporte y acciones partisanas, condenando además la Unión Europea el uso militar que Rusia hace de la central nuclear de Zaporiyia. Los Estados Unidos, por su parte, preparan un nuevo paquete de ayuda militar por valor de 1.000 millones de dólares.

La última jornada de la guerra de Ucrania nos deja más dudas que certezas respecto a la situación en algunos de los puntos en los que se combate con mayor intensidad. Por su importancia, la localidad más destacable es sin duda Bakhmut, que es un importante nudo de comunicaciones que conecta buena parte de la región. Como consecuencia, ha sido desde hace meses un objetivo perseguido por Rusia, que sin embargo chocó con las defensas ucranianas en Soledar o Svitlodarsk, lo que evitó la toma de esta localidad cuando se intentó un avance en profundidad a través del antiguo saliente de Popasna.

La situación de Bakhmut convierte a la localidad en un centro logístico de primer orden.

Se trata de una ciudad de unos 75.000 habitantes antes del inicio del conflicto, en su mayor parte lisa y sin grandes defensas naturales. No obstante, los ucranianos han tenido tiempo de preparar posiciones defensivas, como se puede apreciar empleando herramientas como Google Maps. Se ha especulado con que algunas instalaciones singulares de la localidad, como las bodegas de champagne, puedan ser utilizadas con fines militares por los ucranianos, aunque no es del todo evidente ya que si no han podido excavar un número adecuado de salidas, serían una ratonera. En este sentido, es muy complicado que lleguen a convertirse en una suerte de Azovstal o de planta química de Lysychansk.

Puente volado por los ucranianos en Bakhmut.

A pesar de que en varios canales prorrusos se asegura que se está combatiendo calle por calle en la ciudad, hasta el momento no hay pruebas sólidas al respecto. En cualquier caso, el hecho de que los ucranianos hayan volado un puente peatonal en una zona relativamente céntrica hace pensar que la batalla es cuanto menos, inminente. La ruta de llegada rusa más evidente, una de las muchas desde las que han atacado hoy, sería desde Pokrosvs’ke, al este de Bakhmut. Sin embargo, las tropas rusas y sus aliados están tratando también de hacerse con Zaitseve y de romper las defensas ucranianas en Soledar, pequeño pueblo que lleva resistiendo dos meses, entre otras cosas porque allí se encuentra la mina de sal de Artyomsol, el principal productor de sal de Europa Central y del Este hasta la llegada de la guerra y, gracias a sus subterráneos, muy adecuada para instalar posiciones defensivas.

Principales ejes de avance rusos sobre Bakhmut. Al sur tratan de alcanzar Zaitseve para previsiblemente moverse a Opytne, mientras que desde el norte intentan tomar Soledar y avanzar desde Bakhmuts’ke para llegar al noreste de la ciudad. En azul hemos marcado la posición del puente volado por los ucranianos. No es descartable que pequeñas partidas rusas de reconocimiento hayan llegado al este de la ciudad.

La otra zona caliente en estos momentos es el oeste de la ciudad de Donetsk, con ataques rusos sobre Pisky, Krasnohorivka y Avdiivka, que es el objetivo real y la posición más firme de los ucranianos en las cercanías de la capital regional. De todos, es Pisky en donde más cerca podrían estar los milicianos de la autoproclamada república y los rusos de imponerse, aunque hay dudas razonables sobre el grado de éxito que han tenido en estos últimos días.

En varios canales prorrusos han aparecido informaciones relativas a la toma de lo que queda de esta pequeña localidad por parte rusa. No obstante, los vídeos aparecidos hasta el momento no son en ningún caso del centro del asentamiento, sino de los alrededores, por lo que es posible que los ucranianos mantengan todavía posiciones allí.

El primero de los vídeos, tomado por los propios ucranianos, mostraría una posición al suroeste de Pisky, concretamente un puente en construcción bajo el que estarían refugiados. Si se trata de la última posición ucraniana, por su localización, significaría que habrían sido definitivamente expulsados del pueblo. El segundo, mostraría a los milicianos de Donetsk corriendo entre diferentes construcciones. No obstante, tampoco sería en el interior de Pisky, sino la zona más nororiental.

Posiciones que aparecen en el segundo de los vídeos, en el que se ve a los milicianos de Donetsk en las afueras de Pisky.

Sea como fuere, parece obvio que el asentamiento está presto a caer, siendo lo más interesante saber dónde situarán los ucranianos la próxima línea defensiva.

El asunto aquí es saber hasta qué punto los milicianos y las tropas rusas tienen recursos suficientes para seguir extendiendo su control en la zona, pues el número de BTGs rusos desplegado actualmente en el este de Ucrania es mucho menor al de hace un par de meses, después de haber redesplegado en el sur gran parte de sus fuerzas. Además, como se sabe, muchas de las unidades han sufrido cierto grado de atrición, por lo que difícilmente tendrán sus plantillas al cien por cien. Por comparar, en la siguiente imagen se puede ver una estimación de finales de abril y más abajo, otra actual hechas respectivamente por @HN_Schlottman y por @DefMon3.

Si tenemos en cuenta que debido a la atrición y la falta de un periodo adecuado de reconstitución algunos de estos BTGs no tendrían sus plantillas al completo, alejándose mucho del estándar teórico de unos 800-1000 hombres, es posible que la estrategia ucraniana de aceptar pequeñas pérdidas territoriales en el este mientras intenta lograr avances en el sur no sea ninguna locura -lo que no quiere decir, obviamente, que finalmente sea un éxito ya que depende de muchos factores-.

El caso es que sin refuerzos cuesta pensar que puedan ir mucho más allá de Bakhmut si es que finalmente toman esta localidad, al menos por el momento. Ya se ha visto lo ocurrido en puntos como Siversk, más al norte y que parecía probable que cayesen rápidamente tras la toma de Severodonetsk-Lysychansk, algo que se ha demostrado una quimera, con el frente en la zona totalmente estático.

Pasando ya al repaso de la actualidad por frentes, en las últimas horas se han vuelto a producir ataques rusos al norte de Ucrania. Es el caso de Seredyna-Buda y Bilopillia en la región de Sumy y de Hai y Mykhalchyna Sloboda de la región de Chernígov. En Járkov los bombardeos han alcanzado Slatyne, Pytomnyk, Petrivka, Korobochkyne, Mospanove, Zamulivka, Verkhniy Saltiv y Lebyazhe, sin que se hayan reportado combates hoy.

En la zona de Izium, Rusia habría atacado Mazanivka, Krasnopillia, Sulyhivka, Karnaukhivka y Virnopillia con su artillería. El único intento de avance ruso se habría producido en dirección a Borohodychne, aparentemente sin éxito. Por los cambios en los bombardeos de las últimas semanas, la impresión es que el frente se está moviendo lentamente hacia el norte, acercándose los ucranianos en dirección a Dovhenke, mientras las tropas rusas mantienen una posición estrictamente defensiva, después de reducirse el número de BTGs en la zona a la mitad en fechas recientes.

Esto quiere decir que los movimientos como el ataque de hoy hacia Borohodychne buscan no tomar terreno para preparar un avance hacia Sloviansk, como era la intención rusa hace un par de meses, sino para mejorar sus posiciones defensivas.

En el eje de Lysychansk hacia Sloviansk la situación es la misma desde hace semanas. De hecho, incluso los bombardeos estarían decreciendo, habiendo afectado hoy apenas a Spirne e Ivano-Daryivka. Es posible que rusos y milicianos hayan retirado buena parte de la artillería en la zona para apoyar los avances algo más al sur, en dirección a Soledar y Bakhmut.

En esta otra zona, se han reportado combates en las direcciones que hemos señalado al principio del informe, con los consiguientes bombardeos, mientras que desde Semyhirja hacia Kodema se siguen produciendo enfrentamientos, aunque no se ha producido ningún desmoronamiento ucraniano tras la pérdida de Novoluhanske y la central térmica, como pronosticaban algunos.

En dirección a Avdiivka, Avdiivka, la artillería rusa bombardeó Niu-York, Pervomaiske, Vodiane y Opytne, mientras que la aviación habría atacado Novohradske, Pavlivka y Preschystivka. El punto cardinal de todo el esfuerzo miliciano y ruso sigue siendo Pisky, sobre el que ya hemos hablado por lo que no merece la pena repetirnos. En Avdiivka y en Krasnohorivka no se habrían producido avances.

Al sur del país, por último, ha predominado el intercambio artillero, con ataques en toda la línea de frente en Zaporiyia, Nikolayev y Jersón. Hablamos de ataques sobre Vuhledar, Pavlivka, Schevchenko, Novodanylivka, Vilne Pole, Burlatske, Zelene Pole, Zeleny Hai, Chervone, Stepove y Vremivka. La aviación rusa realizó ataques aéreos cerca de Maryinka, Mali Scherbaky, Novoandriivka, Novosilka, Temyrivka, Lymany, Prybuzke, Tavriyske, Luch, Myrne, Partyzanske, Blahodatne, Shyroke, Kyselivka, Kvitneve, Kavkaz, Bila Krynytsa, Bilohirka, Dobrianka, Osokorivka y Mykolaivka, localidades que enumeramos para que se entienda la magnitud del enfrentamiento, pues la línea de frente en esta zona tiene una longitud de unos 450 kilómetros.

La atención ahora está en el despliegue ruso al norte del Dniéper. Hoy hemos vuelto a ver a los ingenieros rusos reparando los puentes sobre este río, que los ucranianos atacan con regularidad. Por el momento, Rusia acumula tropas en Crimea, a salvo de los HIMARS (alcance máximo no oficial de unos 100 kilómetros), pero mantiene entre 20.000 y 25.000 hombres al norte del río, con unas posibilidades limitadas de ser abastecidos. De hecho, buena parte de lo más significativo ocurrido en las últimas fechas, tiene que ver con los ataques ucranianos no solo a los puentes, sino también a los depósitos de suministros y, como ocurrió ayer, a las vías de tren (aunque estas pueden ser reparadas relativamente rápido en vista de los daños).

Las otras noticias significativas relativas al frente sur tienen que ver una vez más con Energodar, utilizada para fines militares por parte rusa y que hoy ha tenido que apagar su reactor Número 4 por precaución tras fallos en el suministro eléctrico causados por los incendios de los últimos días. La UE ha denunciado la situación y exigido que se permita el paso al personal de la Agencia Internacional de la Energía Atómica, algo que por el momento no ha ocurrido por la oposición ucraniana, que explicamos en la segunda parte del informe. También con la actividad partisana, que hoy habría reclamado un ataque contra una comisaría en Berdyansk y el asesinato de un político colaboracionista en Nova Kakhovka.

Para finalizar con la parte militar, los cambios de posiciones confirmados en las últimas horas serían los siguientes:

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: Dudas en torno a la toma de Pisky por parte rusa.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación actualizado a 6 de agosto de 2022. Fuente – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Pese a ser jornada no laborable algunos anuncios y declaraciones merecen la pena ser destacados, comenzando por lo relativo a la ayuda militar a Ucrania.

Tras la conversación entre Oleksii Reznikov, ministro de Defensa de Ucrania, y su homólogo estadounidense, Lloyd Austin, Estados Unidos estaría preparando un nuevo envío de ayuda militar. En particular, los funcionarios americanos han aseverado que, si el paquete se firma tal y como está configurado ahora, tendría un valor de 1.000 millones de dólares e incluiría municiones para HIMARS y NASAMS y hasta 50 vehículos blindados de transporte médico M113. Sería uno de los envíos más cuantiosos hasta la fecha, aunque la confirmación presidencial se espera para el próximo lunes.

Sobre la asistencia de seguridad, la otra noticia a destacar es que se ha confirmado que Canadá enviará hasta 225 miembros del servicio canadiense en Reino Unido para entrenar a las tropas ucranianas.

Por otro lado,  el secretario de Defensa estadounidense viajará en los próximos días a Letonia. Allí se reunirá con altos funcionarios del gobierno y reafirmar el compromiso de su país y “su presencia persistente” tanto en Letonia como en la región báltica en general.

También en relación con Estados Unidos, la embajadora americana ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield se ha mostrado escéptica ante una posible salida negociada a la guerra entre Ucrania y Rusia durante su viaje por África. Más allá de hacer referencia a que está al tanto de que los países africanos no quieren tomar partido en la guerra y explicar el impacto a nivel alimentario debido a la invasión, ha subrayado: “Moscú y Kiev deberán encontrar formas de vivir juntos en paz. Siempre es mejor resolver los desacuerdos en la mesa de negociación y no en el campo de batalla. Desafortunadamente, no hemos visto indicios de que Rusia esté preparada para aceptar una solución diplomática”.

Tampoco han faltado las referencias a las sanciones, ya que Thomas-Greenfield ha enfatizado que defender que las sanciones de Estados Unidos se aplican a las exportaciones de alimentos y fertilizantes es desinformación. Sí ha subrayado que las cuotas a la exportación de nitrógeno y fertilizantes por parte de Rusia vigentes hasta finales de año sí contribuyen a acentuar la crisis de seguridad alimentaria.

Sobre los precios de la energía, Estados Unidos estaría tratando de lograr que Indonesia y Singapur se unan a su propuesta relativa a limitar los precios del petróleo ruso. Para ello, la subsecretaria del Departamento del Tesoro, Elizabeth Rosenberg, viajará la semana que viene a ambos países tras la ruta de la secretaria del Tesoro por Asia el mes pasado. Conviene recordar que Singapur es un importante centro petrolero por lo que habrá que seguir de cerca esta cuestión y las decisiones de todos los países a los que se está acercando EE. UU. para que se posicionen a favor de la medida.

Mientras que Estados Unidos mantiene su actividad institucional y lleva la batuta, por el contrario, la de la Unión Europea parece estar decayendo. Prueba de ello es que tras la adopción del séptimo paquete de sanciones el pasado 21 de julio, -incluyendo la prohibición sobre las exportaciones de oro ruso y la inclusión de Sberbank entre las entidades sancionadas, entre otras medidas-, y la reducción voluntaria de la demanda en el consumo de gas natural en un 15%-, la actividad está disminuyendo considerablemente. A modo de ejemplo, las reuniones en el seno del Consejo se retomarán los próximos 29 y 30 de agosto con el encuentro informal de los ministros de Defensa de la UE.

No obstante, el Alto Representante de la UE, Josep Borrell, sí ha emitido varias declaraciones en las últimas horas más allá de los comentarios relativos a la Cumbre de la ASEAN en Camboya. Concretamente, ha comunicado que los países candidatos Macedonia del Norte, Albania, Montenegro y Ucrania, Bosnia Herzegovina como candidato potencial, e Islandia, Liechtenstein y Noruega (miembros del Espacio Económico Europeo y de la Asociación Europea de Libre Comercio – a falta de Suiza) se han alineado con las últimas medidas restrictivas adoptadas por la UE relativas a la inclusión de 48 personas y 9 entidades en la lista de sanciones por ser considerados “responsables de acciones que socavan o amenazan la integridad, la soberanía y la independencia de Ucrania”.

Asimismo, se han alineado también con la decisión de incluir en dicha “lista negra” a seis personas y una entidad “sobre la base de su participación en el reclutamiento de mercenarios sirios para luchar en Ucrania junto con tropas rusas”.

De manera coherente, se han sumado a la modificación de las distintas Decisiones del Consejo que clarifican las medidas, pero también a aquella relativa a la ampliación del periodo de vigencia de las sanciones existentes hasta el 31 de enero de 2023

Moviéndonos a las relaciones turco-rusas, hoy se ha confirmado que fruto de la reunión de ayer entre los presidentes de ambos países, Recep Tayyip Erdoğan ha confirmado el acuerdo al que han llegado para comenzar a emplear el rublo como divisa en sus relaciones comerciales bilaterales.

“En la reunión en Sochi con el Honorable Sr. Putin, acordamos que el rublo sería una unidad [monetaria] en el comercio. Como vamos a comerciar con rublos, definitivamente será una fuente sustancial de ingresos tanto para Turquía como para Rusia”.

El viceprimer ministro ruso, Aleksander Novak, ha aclarado que han acordado que las exportaciones de gas a Turquía se paguen parcialmente en rublos.

Mientras tanto, funcionarios europeos se muestran cada vez más alarmados ante la intención de Turquía y Rusia de profundizar en su relación. Como se ha venido advirtiendo, Turquía -miembro de la OTAN- podría enfrentarse a represalias si ayuda a Rusia a evitar las sanciones. Por ejemplo, los países que han impuesto sanciones a Moscú podrían llegar a pedir a sus empresas que abandonen o disminuyan sus relaciones en Turquía, reduciendo incluso la financiación a las empresas turcas. Pese a lo anterior, la UE ha mantenido un perfil bajo en este sentido mientras que EE. UU. sí ha venido mostrándose más contundente con la cuestión.

De manera tangencial, puede resaltarse que el presidente Volodímir Zelenski ha celebrado una reunión dedicada a la compensación a Ucrania por los daños causados por la agresión armada de Rusia. El objetivo sería el de desarrollar e implementar un mecanismo de compensación ad hoc a través de un acuerdo internacional multilateral con socios de Ucrania para permitir trasferir forzosamente los activos rusos a favor de Ucrania.

El Consejo de Europa como organización sí dio un paso al frente en junio al adoptar una resolución que establece que promoverán y garantizarán la implementación de un mecanismo compensatorio institucional. También desde Kiev se estaría negociando con el Parlamento Europeo, la Organización para la Cooperación y Seguridad en Europa (OSCE), Naciones Unidas y otras organizaciones.

Asimismo, también Zelenski ha destacado como en otras ocasiones que están trabajando para lograr que los activos rusos congelados en varias jurisdicciones puedan emplearse para el proceso de recuperación y reconstrucción de Ucrania.

Sobre Enerdogar, Josep Borrell, ha condenado hoy en nombre de la UE las actividades militares por parte de Rusia en la central. Ha enfatizado que supone una “violación grave e irresponsable de las normas de seguridad nuclear y otro ejemplo del desprecio de Rusia por las normas internacionales”. Por último, ha añadido que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA) dependiente de Naciones Unidas debe tener acceso.

Sin embargo, esto choca directamente con la posición mantenida hasta ahora por Ucrania. La compañía nuclear estatal del país ha rechazado el acceso de los representantes de la IAEA en varias ocasiones y no les ha extendido invitación pese a los reiterados intentos, dado que considera que cualquier visita legitimaría la presencia de Rusia en la planta a ojos de la comunidad internacional.

Mientras tanto, y como hemos venido informando, el director de la Agencia, Rafael Mariano Grossi, ha insistido hasta la saciedad en que es necesario enviar una misión a la planta para verificar personalmente la situación habida cuenta también de que los contactos con el personal allí trabajando han sido “irregulares” y que la cadena de suministro de equipos y repuestos se ha interrumpido.

Moviéndonos al plano humanitario, la directora de Amnistía Internacional en Ucrania, Oksana Polkachuk, ha dimitido debido al informe controvertido publicado esta semana en el que criticaba la repuesta militar de Kiev a la invasión de Rusia. En particular, considera que: “Como resultado, sin saberlo, la organización emitió una declaración que sonaba como apoyo a las narrativas rusas. En un esfuerzo por proteger a los civiles, este estudio se ha convertido en una herramienta para la propaganda rusa”. Además, Polkachuk había advertido a Amnistía de que el informe era unilateral sin tener en cuenta de manera adecuada la posición de Ucrania.

Be the first to comment

Leave a Reply