Guerra de Ucrania – Día 134

Un día más, la jornada se presenta sin cambios en el campo de batalla, mientras Rusia anuncia una pausa operativa que tiene mucho también de atrición y necesidad de dar relevo a sus hombres. Mientras los movimientos y los intentos de asalto dejan de ser noticia, la artillería continúa su labor. La actividad internacional, por su parte, viene hoy marcada por la cumbre del G-20 en Bali, Indonesia, con asistencia de Serguéi Lavrov incluida pese a que muchos de los miembros de la organización desean que Rusia sea expulsada.

Al igual que en los días anteriores, este último día de guerra en Ucrania ha estado marcado por la supuesta pausa operativa que estaría llevando a cabo Rusia. Una pausa necesaria, pero también forzada por el agotamiento, que es la otra cara de la moneda tras la atrición sufrida frente a Severodonetsk y Lyschansk. Según Putin, Rusia todavía no ha hecho nada serio -una forma de decir que no ha empleado todas sus fuerzas- en Ucrania. Según los datos, en estos cuatro meses ha consumido una fracción significativa de su poder militar, incluyendo un elevado número de vidas.

En las últimas jornadas, pese a los intentos tras la caída de Lysychansk por avanzar, Rusia ha chocado con unas defensas ucranianas bastante limitadas en zonas como Spyrne -desde luego no tan firmes como las que hay más hacia el oeste y suroeste-. Lo mismo en Borohodychne y otras poblaciones en el eje de Izium o hacia Avdiivka. La pausa operativa es pues necesaria, pues tampoco puede tener ningún interés en seguir dilapidando capital militar en acciones que no prometen progresos significativos.

Una pausa operativa que, además y por las razones que explicamos en el informe de ayer –publicado esta mañana por razones técnicas– de implicar algo más que rotación de unidades, reaprovisionamiento, recepción de nuevos vehículos y plataformas o descanso del personal. El daño que los apenas nueve MLRS dotados con munición GMLRS están haciendo es palpable y solo puede multiplicarse en las próximas semanas.

Para adaptarse, Rusia tendrá que adoptar algunos de los principios básicos de la «guerra distribuida», como por ejemplo dividir los depósitos de municiones y suministros actuales en otros más pequeños y esparcidos por el territorio de forma que: 1) no sea tan evidente para Ucrania su ubicación y; 2) el daño a causar justifique mucho menos cada ataque, ya que la rentabilidad de los mismos será menor.

Claro está, por otras razones será difícil que con eso sea suficiente, ya que para mover las cantidades fabulosas de munición que Rusia está empleando depende del ferrocarril y este es un objetivo estático que siempre va a poder ser atacado y que además, ahora puede serlo con precisión. De hecho, no solo el propio tendido, algo que no tiene mucho sentido como vimos cuando Rusia trató de hacer lo mismo con las líneas ucranianas -se requiere mucha precisión, el daño es limitado y puede ser reparado relativamente rápido-, sino algunas de las instalaciones que permiten su funcionamiento, como las subestaciones eléctricas.

Por otra parte, hay un aspecto de la «pausa operativa» que no hemos aclarado en informes anteriores y es que también supone una oportunidad de oro para Ucrania a la hora de seguir formando personal, de seguir recibiendo material, de reforzar defensas -aunque en las más cercanas al frente el martilleo constante de la artillería rusa lo dificulta- y de enmendar algunos errores.

Pasando al repaso por sectores del frente, en las últimas horas la situación no ha cambiado respecto a ayer, aunque sí se han producido numerosos ataques artilleros por toda la línea de frente, tal y como pone de manifiesto la siguiente captura de FIRMS, que muestra los fuegos activos en las últimas 24 horas en el este del país.

Ni en Sumy ni en Járkov se ha reportado actividad alguna fuera de lo normal. Los ataques artilleros rusos en Járkov han seguido la tónica de jornadas anteriores, sumándose a ellos algún ataque de la aviación rusa en la línea de frente. Lo más significativo realmente es que ni unos ni otros parecen estar pensando ahora en cambiar el status quo en la zona.

En el eje Izium-Sloviansk ha ocurrido poco más o menos lo mismo. Se continúa luchando en Borohodychne, las tropas rusas han seguido castigando con su artillería todas las localidades que se interponen en su camino desde la zona de Sviatohirsk a Sloviansk y sin embargo, todo sigue igual. Se calcula que el punto más cercano controlado por Rusia respecto a esta última localidad está a entre 16 y 20 kilómetros, todo un mundo para las distancias que estamos manejando en este conflicto.

En Donetsk la situación permanece estática, como en días anteriores. Las tropas rusas han intentado tantear una vez más las defensas ucranianas en distintos puntos, desde Bakhmut a Vulhedar, sin éxito.

Por último, en el sur, si bien no hay cambios resulta interesante ver la siguiente imagen editada por @DefMon3, en la que queda patente cómo es la artillería rusa la que está logrando anular cualquier posibilidad de éxito ucraniana, golpeando precisamente en aquellos puntos y ejes de avance en los que estos tenían puestas más esperanzas y han consumido más recursos en las últimas semanas.

Para finalizar con la parte militar, los cambios de posiciones confirmados en las últimas horas serían los siguientes:

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.

  • Óblast de Lugansk: Sin movimientos.

  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.

  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.

  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.

  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.

Mapa de situación actualizado a 7 de julio de 2022. Fuente – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

A nivel institucional la polémica sigue rondando la cumbre de los ministros de Exteriores del G-20 que ha comenzado hoy. Concretamente, tanto la ministra de Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, como el secretario de Estado americano Antony Blinken, han confirmado que no se reunirán con su homólogo ruso, Sergei Lavrov. Además, Baerbock insiste en que no se debería permitir que Rusia asista a la reunión.

Esto también ha sido confirmado por el viceministro de Exteriores, Sergei Ryabkov, afirmando que “dadas las circunstancias, los contactos existentes a través de las embajadas y las llamadas telefónicas esporádicas son suficientes para que podamos trabajar en detalle en los temas de actualidad”.

Sin embargo, el líder de Exteriores ruso sí se reunirá mañana, al menos, con sus homólogos de Turquía y China. Según informa el Ministerio ruso, “se espera que se preste especial atención a restaurar el crecimiento económico, abordar las consecuencias de la pandemia de coronavirus e implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible a la luz de la transición energética y la transformación digital”. Además, también discutirán sobre el fortalecimiento del multilateralismo garantizando la seguridad alimentaria y energética.

Por su parte, el Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, se ha reunido con el representante de Exteriores chino, el consejero de Estado Wang Yi para hablar sobre las relaciones UE-China. Borrell ha pedido a China “que desempeñe un papel más constructivo al abordar la guerra de Rusia contra Ucrania y detener la desinformación sobre cuáles son las causas y las desastrosas consecuencias económicas mundiales del ataque de Rusia”.

Asimismo, el jefe de la diplomacia europea se ha reunido con los líderes de Exteriores de India, Senegal, Sudáfrica, Argentina, Brasil y Corea del Sur con quienes ha conversado acerca de la situación y apoyo a Ucrania, y cuestiones bilaterales como intensificar la cooperación entre dichos países y la UE. 

Otra de las noticias del día ha sido el anuncio de dimisión por parte del primer ministro Boris Johnson por la amplia pérdida de apoyo político, si bien ha hablado por teléfono con el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, para reiterar el apoyo de Reino Unido. El Premier le ha trasladado que su país “continuará brindando ayuda defensiva vital durante el tiempo que sea necesario” y que continuará trabajando con los socios para lograr el desbloqueo de las exportaciones de grano.

Por su parte, el asesor de la presidencia ucraniana, Mikhailo Podolyak, ha dado las gracias a Johnson por haberse “dado cuenta de la amenaza del monstruo de la Federación Rusa y estar siempre en la vanguardia para apoyar a Ucrania”.

Relacionado con el grano ucraniano, el Ministerio de Exteriores de Ucrania ha afirmado que las autoridades de Turquía han permitido que un buque ruso que transportaba grano ucraniano saliese del puerto de Karasu. Han calificado la situación de inaceptable y han convocado al embajador de Turquía. Así, el portavoz de Exteriores, Oleg Nikolenko, afirmaba en Twitter:

“Lamentamos que al barco ruso Zhibek Zholy que estaba lleno de grano ucraniano robado se le permitiese salir del puerto de Karasu a pesar de las pruebas penales presentadas a las autoridades turcas”. 

De hecho, The Wall Street Journal ha publicado hoy que ha encontrado pruebas de que hay una red de contrabando rusa encargada de transportar grano robado hacia Oriente Medio.

En otro orden de cosas, la financiera estadounidense JPMorgan ha publicado que la recesión económica rusa este año será más leve de lo esperado en un inicio pues solo se espera una caída de 3,5% del PIB. Asimismo, señalan que el sector manufacturero y el gasto del consumidor parecen estabilizarse.

No obstante, el mayor banco ruso, Sberbank, ha pronosticado que el PIB de Rusia caerá un 7% en 2022 y un 10,3% en 2023. Además, ha insistido en que si el país no adopta medidas de reforma en mitad de las sanciones occidentales sin precedentes, la economía rusa volverá a los niveles de 2021 dentro de una década.

Siguiendo con la noticia que recogíamos en el informe anterior acerca de la orden que dio un tribunal ruso al Caspian Pipeline Consortium de suspender la actividad durante 30 días, hoy el presidente de Kazajstán ha pedido a su gobierno que diversifique las rutas de suministro de petróleo.

También en relación con la energía, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha afirmado que Rusia no ha tomado aún una decisión específica sobre el futuro del proyecto internacional de Sakhalin-1. Más concretamente, se trata de un consorcio para la producción de petróleo y gas en la isla Sakhalin y del que actualmente forman parte tres empresa Rosneft, la japonesa SODECO y la india ONGC Videsh después de que la estadounidense ExxonMobil se retirase del proyecto en marzo como consecuencia de la invasión de Rusia a Ucrania.

La noticia llega después de que el jefe del comité de energía de la cámara baja del Parlamento ruso dijera que Sakhalin-1 estaría bajo la jurisdicción de Moscú al igual que ocurrió la semana pasada con el proyecto Sakhalin-2.

Otra noticia que debe destacarse a modo de seguimiento es la relativa a Finlandia, ya que finalmente ha aprobado la ley para poder construir barreras en la frontera con Rusia. Esto implica que, ante circunstancias excepcionales, Helsinki podrá cerrar la frontera de 1.300 kilómetros, por ejemplo, a solicitantes de asilo.

Por último, la fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, ha comunicado que está recibiendo informes de que al día se están cometiendo entre 200 y 300 crímenes. Por el momento, las autoridades ucranianas están investigando más de 21.000 crímenes de guerra y crímenes de agresión.

Be the first to comment

Leave a Reply