Guerra de Ucrania – Día 133

La jornada 133ª de la guerra de Ucrania no nos ha dejado movimientos. Sí noticias, novedades y reflexiones interesantes. Las dudas estriban en qué próximos objetivos abordará Rusia tras la toma de Lugansk y sus ciudades más importantes. También acerca del impacto que la llegada de los MLRS occidentales tendrá en la logística rusa.

Hoy, por motivos técnicos insalvables, haremos un repaso de la situación geográfica más corto del habitual y sin imágenes, pues lo estamos redactando desde el extranjero y el tipo de conexión no lo permite.

En cualquier caso no es relevante, pues no se han producido cambios de posiciones. Tan es así que el Ministerio de Defensa ruso no ha reclamado ninguna ganancia territorial desde el pasado 3 de julio, lo que respalda la idea de que las fuerzas rusas están llevando a cabo una pausa operativa precia a la reanudación de la ofensiva.

En el Sumy y Járkov no se han producido novedades de importancia más allá de los habituales bombardeos, afectando a Derhachi, Mala Danylivka, Prudyanka y Slatyne.

En Izyum-Sloviansk las tropas rusas han seguido intentando la toma de Dovhenke y Mazanivka, localidades que se sitúan unos 20 km al noroeste de Sloviansk a lo largo de la frontera Járkov y la óblast de Donetsk. Por el momento las defensas ucranianas continúan resistiendo sin excesivos problemas en la zona de la E40.

Desde Lysychansk-Popasna las tropas rusas continuaron tratando de avanzar en dirección a Siversk, pero no se han reportado avances. Sí numerosas bajas, aunque únicamente se recogen en los informes ucranianos, con lo que la fiabilidad de los datos es cuestionable y en cualquier caso es una fuente parcial. Lo más probable es que las tropas rusas estos días, al estar en periodo de descanso y rotación, no estén lanzando operaciones de envergadura, sino únicamente tratando de mantener la presión sobre los defensores. También hacia Bakhmut se mantiene la presión con ataques constantes, pero con fuerzas reducidas o, más probablemente, con unidades de reconocimiento que buscan, por si apareciesen, oportunidades de avanzar.

En el sur, la Fuerzas Armadas de Ucrania han seguido tentando las defensas rusas, por más que no estén en condiciones de lanzar una ofensiva capaz de aprovechar los éxitos tácticos, como se ha demostrado en el último meses y medio. Los bombardeos son cada vez más cercanos a Jersón, especialmente en la zona del aeropuerto de Chornobaika, al norte. No obstante, en las horas pasadas también alcanzaron un depósito de armas cercano a la estación de tren, una tónica que seguirá de aquí en adelante, tratando los ucranianos de dejar a los defensores, especialmente a su artillería, sin suministros.

Una vez dicho todo lo anterior, conviene señalar que de los aspectos más interesantes del conflicto radica, ahora mismo, en cuáles serán los próximos pasos de Rusia. Existe un acalorado debate entre quienes creen que:

  • Rusia se tomará una pausa operativa más o menos larga tras tomar Lugansk y antes de reanudar las ofensivas en el sur y en Donetsk.
  • Quienes creen que la pausa será mínima y que Rusia tratará de avanzar precisamente desde Donetsk en dirección oeste a la mayor brevedad para ganar profundidad estratégica con la intención de que la artillería ucraniana deje de golpear la capital regional y;
  • Quienes piensan que si bien Rusia puede necesitar unos días para relevar unidades y reorientar la dirección del avance desde Popasna y Lysychansk para dirigirse contra Bakhmut-Sloviansk-Kramatorsk tanto desde allí como desde Izium, será este el esfuerzo principal. Es decir, que lejos de pararse más de lo necesario o desviar esfuerzos en Jersón, Zaporiyia o Donetsk, harán todo lo posible en primer lugar por capturar las ciudades que se encuentran más a su alcance.

A nuestro juicio, la más probable es esta última opción, por más que por motivos políticos convenga poner a resguardo Donetsk. No obstante, hay que tener en cuenta que esto implicaría lanzarse directamente contra la JFO y que en cuatro meses y medio de guerra y de machaque artillero continuo, las fronteras apenas se han movido unos metros en esta zona de Ucrania.

Por otra parte, es del interés ruso seguir contando con el apoyo de los milicianos tanto de Donetsk -evidentemente dispuestos a luchar porque la línea de frente se aleje de su principal ciudad- como también de Lugansk. En este sentido, si de repente todo el esfuerzo ruso se dirigiese a zonas más al sureste o directamente al sur del país, sería muy difícil que la milicia de Lugansk, que ha venido soportando grandes pérdidas, se prestase a asumir nuevos sacrificios lejos de las fronteras de su autoproclamada república. De ahí que sea también lógico seguir avanzando desde Lysychansk, luchas en las que serían más proclives a participar.

El otro aspecto clave será el logístico. Rusia ha venido confiando en los camiones por encima de sus posibilidades. En las primeras semanas de guerra, esta decisión se demostró catastrófica, pues eran perfectamente previsibles los puntos de paso obligados en una Ucrania congelada y sin recambios tan básicos como neumáticos de repuesto, lo que forzaba al uso de las pocas carreteras de tal nombre que hay en el país y Rusia podía controlar. Recordemos que los ejes de avance eran muy estrechos y largos, lo que los hacía además muy vulnerables a los ataques de flanco y provocaba la formación de un buen número de cuellos de botella que podían ser castigados por la artillería ucraniana.

Cuando el Ejército ruso pasó a avanzar en un frente ancho -la famosa «mancha de aceite» de la que venimos hablando desde abril, pudo comenzar a beneficiarse de un mayor número de vías de suministro y también utilizar en su beneficios las redes de ferrocarril, que permitían llevar al frente un volumen de recursos mucho mayor. De esta forma, los trenes llegaban cargados a ciudades controladas por Rusia, pero a salvo de la artillería ucraniana por la distancia y desde ahí en camión se llevaban los suministros a bases intermedias entre las estaciones y el frente.

Con la llegada de los nuevos MLRS, caso de los HIMARS, dotados con munición de precisión de largo alcance (CEP de 3 a 7 metros / +70km) Ucrania está en disposición de atacar todas estas bases intermedias y depósitos de municiones, algo que hemos visto de forma intensa desde hace unos días y hemos venido comentando. Esto fuerza a los camiones que se dirigen desde allí al frente, a acercarse hasta las estaciones de ferrocarril para recoger las mercancías y no sólo les obliga a aumentar la distancia que deben recorrer hasta el frente, sino que hace más previsible su ubicación creando además nuevos cuellos de botella.

No estamos diciendo con esto último que sea una situación insalvable para Rusia, que ha demostrado capacidad para ir adaptándose a los desafíos, pero sí una dificultad añadida contra la que deberá luchar. La solución más lógica pasaría, en principio, por localizar y destruir los lanzadores MLRS ucranianos, pero ya que estos están en continuo movimiento y que operan en muchos casos de noche, careciendo Rusia de equipos adecuados para su localización, será complicado destruirlas todas. Además, si la defensa antiaérea ucrania se refuerza, como con la llegada de los NASAMS donados por los Estados Unidos, será todavía más complicado. No obstante, buscará la forma de adaptarse.

Para finalizar con la parte militar, los cambios de posiciones confirmados en las últimas horas serían los siguientes:

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Lugansk: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación actualizado a 6 de julio de 2022. Fuente – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Finalizada la Conferencia de Lugano, el próximo encuentro a cubrir esta semana será la reunión de los representantes de Exteriores del G-20 que comenzará el jueves en Bali. Mientras tanto, Indonesia como anfitrión intenta mediar con los participantes ante la asistencia del ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

Un hecho que genera divisiones en el bloque, dado que algunos socios incluso abogaban por su expulsión del grupo. El encuentro estará ineludiblemente marcado por la guerra en Ucrania y según el Ministerio de Exteriores alemán no estaremos ante una “cumbre normal” ni “las cosas serán como siempre” (“business as usual”). 

Ha sido Sergei Lavrov quien, a su vez, ha expresado hoy que las acusaciones de Ucrania acerca de que el ejército de Rusia ataca las propias ciudades rusas son mentira. Además, Lavrov subrayó que “Occidente debe reconocer su responsabilidad por las muertes de civiles en el Donbás y Ucrania” con independencia de lo que diga el presidente Zelenski.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmytri Peskov, ha comunicado a los periodistas que, por el momento, no ha habido decisiones acerca de la adhesión de Kazajstán a las sanciones contra Rusia. Insiste en que ambos países mantienen contacto regular al más alto nivel “así que no se han tomado tales decisiones”, sino que, por el contrario “ha habido declaraciones sobre la determinación de continuar impulsando nuestra interacción [Rusia-Kazajstán], responder conjuntamente a los desafíos que vienen del extranjero y reducir las consecuencias de estas acciones hostiles”.

Por otro lado, el primer ministro de Irlanda ha visitado hoy Kiev; el primero que visita Ucrania desde que comenzaron las relaciones entre ambos países. Micheál Martin reiteró al presidente Zelenski el respaldo de Dublín a las sanciones contra Moscú y también al camino de Ucrania hacia la membresía. En esta tónica afirmaba que “Irlanda apoyará a Ucrania frente a la guerra de terror inmoral y no provocada de Rusia”.

Durante el encuentro se destacó la reciente adopción de una resolución por parte del Senado irlandés que reconoce los crímenes de los ocupantes rusos en Ucrania como genocidio del pueblo ucraniano.

Asimismo, el presidente Zelenski ha reiterado que “no importa cómo se desarrolle la guerra en el campo de batalla” pues “la prioridad principal sigue siendo la seguridad del cielo”. Según afirma el líder ucraniano están esperando y tienen la confirmación “hasta ahora teórica” de que recibirán “poderosos sistemas de defensa aérea en Ucrania”. En este sentido, ha enfatizado que la lista de armamento y sistemas de defensa aérea necesarios ha sido ya preparada y entregada a sus socios.

Relacionado también con lo militar, Letonia ha anunciado que reinstaurará el servicio militar obligatorio para contrarrestar la amenaza Rusia. Algo que ya hizo el país vecino Lituania en 2015 tras la anexión ilegal de Crimea.

En otro orden de cosas, el Consejo de la Unión Europea -desde el día 1 de julio presidido por República Checa– ha acordado el mandato sobre la propuesta relativa a los permisos de conducir emitidos por las autoridades ucranianas. De este modo, los ciudadanos ucranianos podrán en un futuro próximo utilizarlos en la UE. Esta propuesta, además, se espera que sea votada por el Parlamento Europeo esta misma semana.

También en relación con el Consejo, y ante la evolución de los acontecimientos, la presidencia checa ha decidido convocar una reunión extraordinaria de energía el 26 de julio. Se espera que los ministros de Energía discutan acerca de la preparación de la UE para el próximo invierno.

Moviéndonos al tema energético, un tribunal ruso ha ordenado a Caspian Pipeline Consortium que suspenda la actividad durante 30 días. Este oleoducto es uno de los más grandes del mundo manejando aproximadamente un 1% del petróleo mundial y encargado de trasportarlo desde Kazajstán al Mar Negro. No obstante, varias fuentes han informado a Reuters de que el suministro no se ha interrumpido. 

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ante el Parlamento Europeo ha afirmado que por el momento 12 Estados miembros están afectados por las reducciones en las entregas de gas y que pronto la Institución que lidera presentará un plan de emergencia.

Igualmente, debe subrayarse que hoy el Parlamento Europeo se ha pronunciado sobre el plan de la Comisión Europea para incluir determinadas actividades nucleares y de gas en la lista de actividades económicas medioambientalmente sostenibles. Finalmente, la resolución -que no deja de ser un hito a destacar en la UE- ha logrado aprobarse por 278 votos a favor, ya que los votos en contra no han logrado los 353 necesarios para rechazar la propuesta de la Comisión.

Por último, Canadá ha sido el primer país en ratificar la adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN, toda vez que ya se han firmado los Protocolos de Adhesión.

Be the first to comment

Leave a Reply