Guerra de Ucrania – Día 129

Lysychansk está ya virtualmente en poder ruso. Todavía quedan zonas de la ciudad que no han sido tomadas, pero las imágenes de milicianos en partes céntricas no dejan lugar a la duda. Al igual que ocurrió antes en Severodonetsk o en Hirske y Zolote, parece que la retirada ucraniana se habría completado antes de la caída de la ciudad, pues no hay imágenes de prisioneros, más que en cantidades anecdóticas. Mientras Rusia termina de consolidar sus posiciones en la zona, la campaña ucraniana contra los segundos y terceros escalones rusos ha seguido adelante una jornada más.

Ayer a última hora, unos minutos después de publicar nuestro informe, aparecieron las primeras imágenes que confirmaban la toma rusa de Pryvillya, información que compartimos en Twitter pero que lógicamente ya no incluimos en el reporte diario. Desde entonces, han ido apareciendo en diversas fuentes vídeos o instantáneas que corroboran el dominio ruso sobre la cercana Novodruzhevsk y posteriormente sobre partes cada vez más céntricas de Lysychansk como Nova Posta. El último vídeo que hemos podido geolocalizar hasta el momento situaba a los milicianos en el memorial a los caídos que hay en la parte nororiental de la urbe. Con todo, aun siendo sin duda la noticia más relevante de la jornada, la caída de Lysychansk no ha sido la única de un día cargado de información.

La «bandera de la Victoria» sobre un edificio administrativo de Lysychansk.

Comenzando nuestro habitual repaso en orden geográfico por el norte de Ucrania, hoy han surgido rumores del lado ucraniano que hablaban acerca de cómo en Leópolis se estarían preparando para hacer frente a un hipotético ataque bielorruso destinado a cortar las líneas de suministros procedentes de Occidente. La idea es poco creíble, como hemos explicado en más de una ocasión. Una cosa es que Rusia utilice el territorio bielorruso para lanzar sus ataques y otra muy diferente que las Fuerzas Armadas bielorrusas entren en este conflicto.

Esto último, sin ser imposible, lo creemos poco probable, tanto por su nivel de preparación, como por sus problemas materiales y especialmente por las consecuencias políticas de semejante decisión. En cualquier caso, hoy Lukashenko ha afirmado que las tropas bielorrusas habrían interceptado misiles lanzados por Ucrania, algo que también tiene poco sentido -pues sería un casus belli de manual- y sobre lo que no ha aportado pruebas.

Dicho esto, pasamos a la región de Járkov, en donde los bombardeos han sido particularmente intensos. En total, han afectado a más de una docena de localidades entre las que se incluyen la propia capital regional, pero también Zolochiv, Ruska Lozova, Zamulivka, Malynivka, Staryi Saltiv, Korobochkivne y varias otras más. El saldo de muertos y heridos civiles por el momento es desconocido, aunque el hecho de que en su mayoría hayan sido contra posiciones militares augura que no será demasiado alto.

En el eje Izium-Sloviansk se ha repetido lo visto en Járkov. A los habituales bombardeos sobre Borohodychne, Dibrovne, Krasnopillya, Dolyna o Mazanivka se han unido otros sobre Adamivka, Sukha Kamianka, Husarivka y Krynychne. También en los alrededores de la propia Izium, un día más, los fuegos han sido incesantes, especialmente en Dibrova (círculo grande), que concentra buena parte de los cuadrados rojos que se pueden ver en la siguiente captura de FIRMS. Esto es algo interesante, pues es punto de paso tanto del trazado ferroviario, como de las pistas y carreteras que conducen a Sviatohirsk (círculo pequeño), otra localidad que, como puede verse, también ha sido castigada estas últimas horas, al igual que lo fue ayer.

Pasando a Lysychansk, como hemos explicado en la entradilla, la caída de la ciudad ha sido rápida e incruenta, lo que quiere decir que apenas había defensores. Apoyan esta hipótesis la ausencia de imágenes de cadáveres, la velocidad con que una ciudad a priori bien situada para su defensa ha capitulado y también que una vez más no hemos visto prisioneros salvo de forma testimonial, cuando deberían ser miles en otras condiciones.

Esto es, quizá, lo más sorprendente de todo y posiblemente un error por parte rusa. Lo lógico en situación así es hostigar al máximo a los defensores que, en algunos casos, vienen replegándose como la 24ª Brigada Mecanizada ucraniana desde Hirske y Zolote. Dicho de otra forma, lo que suele hacerse es presionar todo lo posible de forma que los soldados que defienden el punto A sufran tal castigo y persecución que dejen de ser aptos para defender los puntos B, C, D, etc. Sin embargo aquí hemos visto cómo los ucranianos han podido replegarse seguramente ya hasta Siversk y Sloviansk con muy pocas bajas y con tiempo más que suficiente para reorganizarse, preparar nuevas posiciones defensivas y recuperarse de cara a la defensa de la nueva línea.

Línea Siversk-Soledar-Bakhmut. Autor – @Ian_matveev.

Por otra parte, además de la caída de Lysychansk, hoy se han confirmado otros dos hitos interesantes. En primer lugar, aunque ya lo hemos dicho al principio, la toma rusa de Pryvillya, al noroeste de Lysychanks y en el recodo que conforma el río Donets, así como la de Novodruzhesk. En segundo lugar, la existencia del famoso puente de pontones sobre el que tanto se ha especulado estos días pasados y que habría permitido a las tropas rusas y aliadas atacar la ciudad desde distintas direcciones. En este caso, si Rusia ha podido armar no sólo el puente, sino la operación de cruce, el fallo es totalmente ucraniano, pues podrían haber causado un buen número de bajas.

Tengamos en cuenta que difícilmente podría pasar desapercibido para los ucranianos, no sólo porque estaban en Lysychansk, a apenas 11 kilómetros, sino también en la propia Pryvillya ( 2.000 metros) o en Novodruzhesk (8.000 metros). Lo que es más, aquí toca recordar que entre la ayuda occidental, se ha incluido el acceso a imágenes de satélites comerciales, lo que permite a los ucranianos, de desearlo, monitorizar la zona a conciencia, por no hablar del sobrevuelo constante con drones de toda esta región. En cualquier caso, bien por desidia, bien por falta de diligencia, bien por ser una decisión consciente, continúa pareciendo un error, por pequeño que haya sido el número de unidades rusas que lo han utilizado, aunque sólo sea por la posibilidad de destruir pontones, que son en sí mismos equipos de valor.

Más allá de Lysychansk, las tropas rusas y aliadas habrían entrado también en Verkhnokamyanske y Bilohorivka según algunas fuentes, aunque todavía no hemos logrado la confirmación visual de esto último. En cualquier caso, si no lo han hecho es algo que ocurrirá en las próximas horas, pues los ucranianos no deberían tener ningún interés en defender estas localidades, más allá de retrasar el avance ruso.

A diferencia de jornadas anteriores, hoy no se ha informado de combates en zonas de Donetsk como Svitlodarsk, Avdiivka, etc. Sí de bombardeos por prácticamente toda la línea de frente, algo habitual. Los únicos movimientos en el sur del país se habrían producido en la región de Zaporiyia, en donde los ucranianos habrían atacado desde Pavlivka en dirección a Stepove.

Por lo demás, han continuado los ataques ucranianos sobre depósitos de suministros y municiones rusos. En las últimas horas se sumaría a la cada vez más larga lista Chornobaivka, en los accesos a la ciudad de Jersón, en donde se ha registrado otra enorme explosión. Lo mismo habría ocurrido en la zona de Popasna.

Más interesante si cabe, se ha confirmado la llegada de municiones de última generación a Ucrania procedentes de Francia o de Alemania, aunque todavía no está claro si hablamos de los BONUS que el Armée de Terre galo utiliza en sus CAESAR o bien de la munición SMArt 155 germana. Este tipo de ingenios dispersan submuniciones inteligentes asistidas por un sistema de frenado y, una vez fuera de la vaina van buscando objetivos en su descenso, detonando sobre ellos y no al contacto.

Para finalizar con la parte militar, los cambios de posiciones confirmados en las últimas horas serían los siguientes:

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Lugansk: Las tropas rusas controlarían Lysychansk, Novodruzhesk, Bila Hora y Privillya.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación actualizado a 2 de julio de 2022. Obviamente está desfasado, pues no incluye la caída de Lysychansk. Fuente – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Como viene siendo lo propio durante los fines de semana, y más aún teniendo en cuenta que esta semana ha tenido lugar la Cumbre de la OTAN, la jornada de hoy se ha presentado poco ajetreada a nivel institucional y diplomático. No obstante, de cara a la próxima semana sí deberemos permanecer atentos pues los líderes de numerosos países – incluidos los del G7- se reunirán en Lugano (Suiza) para discutir y diseñar un Plan Marshall para Ucrania.

Sobre la asistencia a Ucrania también han hablado por teléfono hoy el ministro de Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, y el Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell. Concretamente, han hablado sobre los próximos pasos de Ucrania en su camino hacia la membresía de la UE, pero también han coordinado sus posiciones de cara a la próxima reunión de los ministros de Exteriores del G20 el próximo 7 de julio. Además, ambos representantes consideran que un séptimo paquete de sanciones de la UE contra Rusia es necesario y ya están trabajando en su diseño.

Asimismo, Kuleba subrayaba que mantener el apoyo a su país es esencial para los socios europeos porque “Putin odia el bienestar de los europeos y quiere llevar la crisis a la puerta de todos los hogares europeos”. Así, sostiene que Ucrania se interpone en el camino de estos “planes maliciosos” rusos de modo que los socios al apoyar a su país se respaldan a sí mismos.

De otro lado, el pasado 30 de junio en una rueda de prensa ofrecida por el presidente Biden en el marco de la Cumbre de la OTAN  aprovechaba la ocasión para adelantar que en los próximos días anunciarían un nuevo paquete de ayuda militar para Ucrania por valor de 800 millones de dólares adicionales. Anoche se confirmaba que este paquete ascendería finalmente a 820 millones de dólares, incluidos 770 millones de dólares que procederían de la Iniciativa de Asistencia de Seguridad a Ucrania (USAI). 

En particular, el envío incluirá munición para HIMARS, dos sistemas antiaéreos NASAMS, hasta 150.000 disparos de artillería de 155mm y cuatro radares de contrabatería adicionales.

Como señala el Departamento de Defensa, Estados Unidos ha comprometido en torno a 6.900 millones de dólares desde el 24 de febrero, 7.600 millones de dólares en asistencia de seguridad para Ucrania desde el inicio de la Administración Biden y más de 8.800 millones de dólares desde 2014.

Este anuncio junto con el de Reino Unido también el día 30 de junio han sido, desde luego, los más destacados de la semana. El gobierno de Boris Johnson proporcionará 1.000 millones de libras adicionales en asistencia militar a Ucrania elevando la ayuda en este campo a 2.300 millones de libras situándose a la cabeza de donantes tras Estados Unidos.

Por el momento seguimos sin detalles de qué contendrá este nuevo envío si bien en el comunicado oficial se destaca que hasta la fecha el apoyo ha supuesto el envío, entre otros, de más de 5.000 misiles contracarro NLAW, MLRS, obuses autopropulsados de 155mm, artillería de tubo, así como UAVS por valor de 100 millones de libras. Por otro lado, la asistencia económica y humanitaria se sitúa en 1.500 millones de libras.

Del plano humanitario es de obligada mención la declaración de la coordinadora humanitaria de Naciones Unidas para Ucrania, Osnat Lubrani, que sostiene que 10.000 civiles han resultado muertos o heridos y que casi 16 millones de personas en Ucrania necesitan asistencia humanitaria y protección.

Por último, otra de las cuestiones que ha destacado Lubrani junto con otras agencias de Naciones Unidas es la crisis alimentaria y los esfuerzos que están realizando desde Naciones Unidas para lograr exportar cereales desde Ucrania por carretera y ferrocarril, pero ahora también por rutas fluviales. Por el momento consideran que alrededor de un millón de toneladas métricas por mes podrían ser extraídas y quizá llegar hasta dos, pero insiste en la necesidad urgente de tener acceso a los puertos del Mar Negro.

Be the first to comment

Leave a Reply