Guerra de Ucrania – Día 113

La guerra de Ucrania sigue girando en torno a la situación en Severodonetsk, en donde las tropas rusas estarían intentando rodear la planta química de Azot desde el oeste, mientras los ucranianos aguantan por ahora, aunque hay ya quien habla de evacuación. Más allá del campo de batalla, la actualidad de la guerra ha estado marcada hoy por la reunión a cinco entre Scholz, Draghi, Macron, Iohannis y Zelensky en Kiev, en donde los primeros han mostrado su apoyo a la candidatura ucraniana a la UE.

La zona más septentrional del frente, la que está al norte de Járkov, ha permanecido sin cambios en las últimas horas. Si bien se han reportado intentos rusos por retomar localidades como Dementiivka o Prudyanka, no parece que hayan logrado expulsar a los defensores ucranianos, aunque a estas horas persiste la duda en torno a la situación en Tsupivka.

En la región en torno a Izium, las tropas ucranianas continúan adentrándose en los bosques más al oeste de dicha ciudad. De alguna forma habrían logrado cruzar el río Donets en las semanas previas y tal es la situación que ya incluso las cuentas más cercanas a Rusia reconocen que están operando en la zona, aunque todo sea dicho, no hay evidencia de que hayan llegado a retomar ninguna población.

Esto indica o bien que la entidad de las unidades implicadas no es suficiente como para retomar pueblos o bien que su intención es otra. La más evidente sería utilizar tropas bien adiestradas -como unidades de Operaciones Especiales- para obtener inteligencia y localizar posibles objetivos, lanzar ataques artilleros sobre las concentraciones rusas en la zona, incursiones destinadas a realizar sabotajes, etc.

Mapa de situación en la zona de Izium. Autor – @DefMon3.

En las cercanías de Sviatohirsk, en donde ayer las tropas rusas se hicieron con Dolina, hoy los ucranianos afirman haber recuperado este pueblo. Lo más probable, no obstante, sea que todavía se están produciendo combates allí y que al menos una parte de su control siga estando disputada por ahora, sin que eso suponga que la progresión rusa se haya visto frenada de forma significativa.

En Severodonetsk la situación sigue agravándose. Hay informes que hablan de intentos rusos por rodear la planta química de Azot, en donde resisten la mayor parte de los ucranianos que quedan en la ciudad. El ataque se habría lanzado desde Mezhove en dirección a Synets’kyi y buscaría aislar más y más a los defensores, mientras les lanzan octavillas animándoles a la rendición. Del lado ucraniano, hay quien entiende que están realizando una evacuación gradual de parte de los hasta 2.500 militares que podrían seguir en la ciudad, así como de los civiles, aunque no hay datos que permitan confirmar este extremo y la situación de los puentes es la que es.

En el saliente de Popasna, no se han producido cambios. Las últimas horas han visto el protagonismo, una vez más, de la artillería, mientras es de suponer que Rusia trata de consolidar el control sobre el terreno ganado en los últimos días en la zona de Vrubivka y Komyshuvakha.

Más al sur, en Zaporiyia y Jersón, hoy se habrían producido movimientos, o bien no habrían trascendido. Los intercambios artilleros, eso sí, han proseguido, concentrándose en Oleksandrivka (al suroeste de la imagen) y Lyubomirivka, que están en plena línea de frente del lado ruso y cerca de Tomyna Balka, también bajo poder ruso. Es posible, ya que los datos de fuegos de FIRMS indican que algunos de los incendios se habrían producido en campo abierto, que los ucranianos hayan atacado alguna concentración de tropas rusas o posiciones defensivas establecidas en estos meses.

Por último, si ayer hablábamos de las bajas ucranianas, hoy toca decir que los Estados Unidos han respaldado la cifra de un centenar de muertos diarios, la más baja de la horquilla y cifra que parece bastante baja para la intensidad de los combates y bombardeos en curso.

Del lado ruso, hoy se ha publicado información sobre el número de bajas sufrido por la milicia de la autoproclamada República Popular de Donetsk. Allí reconocen haber sufrido bajas que, en conjunto, suponen un 50 por ciento de su fuerza de 20.000 hombres al inicio del conflicto. Así, habrían tenido hasta el pasado 9 de junio un total de 2.061 muertos en combate y 8.506 heridos de los que se desconoce el estado. aproximadamente 20.000 hombres antes de la guerra.

Por supuesto, en este tiempo se han reclutado, de forma voluntaria o por la fuerza, numerosos hombres, posiblemente en número mucho mayor que las bajas sufridas. Sin embargo, la cifra de 2.000 muertos habla a las claras sobre la crueldad del conflicto y permite aventurar que algunas de las cifras dadas para las tropas rusas quizá no estén tan alejadas de la realidad.

Para finalizar con la parte militar, los cambios de posiciones confirmados en las últimas horas serían los siguientes:

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Lugansk: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación actualizado a 16 de junio de 2022. Fuente – Ministerio de Defensa de Francia.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

La jornada de hoy ha estado marcada por la visita de los líderes de Francia, Alemania, Italia y Rumanía a Kiev, pero también por la conclusión de la reunión de los ministros de Defensa de la OTAN en Bruselas.

Los representantes de Defensa han centrado sus esfuerzos en los dos días de reunión en preparar la Cumbre de Madrid que se celebrará a finales de mes. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha resaltado que en la Cumbre se abordarán áreas clave, incluido el fortalecimiento de la disuasión y la defensa, el apoyo a Ucrania y a otros socios “en riesgo”, el nuevo Concepto Estratégico de la Alianza, la mejor distribución de la carga y recursos, así como las solicitudes de adhesión de Finlandia y Suecia. Zelenski por su parte ha aceptado la invitación de Scholz y también la de Stoltenberg, para participar en la cumbre del G7 y de la OTAN en Madrid, respectivamente.

Como recogimos en el reporte de ayer, hoy en particular han discutido sobre la escala y el diseño de la figura posición de la OTAN que, según Stoltenberg significará más efectivos desplegados en el flanco oriental, más defensas aéreas, marítimas y cibernéticas, y equipos preposicionados, entre otras cosas. Por ejemplo, Alemania ya ha anunciado que reforzará su compromiso en Lituania como ya recogimos en reportes anteriores, mientras que Francia quiere aumentar su presencia en Rumanía. Concretamente, prevé el despliegue de 1.000 efectivos dotados con un número indeterminado de carros de combate Leclerc para finales de año.

Tras la reunión celebrada ayer bajo el formato de Ramstein, el ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Reznikov, se ha reunido con sus homólogas neerlandesa y alemana, Kajsa Ollongren y Christine Lambrecht. Les ha agradecido su participación en la reunión y subrayado que ve un “progreso real” en la cooperación con ambos países que “pronto dará sus frutos”. Asimismo, se ha reunido con su contraparte noruega, Bjørn Arild Gram, para hablar de la situación en el frente y de la cooperación militar bilateral entre ambos países.

No obstante, el foco hoy ha estado puesto en la visita del canciller alemán Olaf Scholz, el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro Mario Draghi y el presidente de Rumania, Klaus Iohannis al presidente Volodímir Zelenski en Kiev. Además, como hicieran otros líderes en sus visitas oficiales, han visitado los alrededores de Kiev. En esta ocasión, han caminado por la localidad de Irpin.

El objetivo principal de la visita era mostrar un total apoyo a Ucrania, máxime cuando mañana se espera que la Comisión Europea emita su dictamen en el que se evalúa la pertinencia de conceder o no a Ucrania el estatus de candidato oficial a la Unión Europea. Todo apunta a que este será favorable, aunque la decisión final recaerá en manos de los Estados miembros.

En este sentido, Macron, Scholz, Draghi y Iohannis han confirmado al presidente Zelenski consideran que Ucrania pertenece a la familia europea por lo que están a favor de la concesión del estatus de candidato oficial a Ucrania y que así lo sostendrán en la próxima cumbre del Consejo Europeo que tendrá lugar los días 23 y 24 de junio.

La primera dama de Ucrania, Olena Zelenska, también ha hecho un llamamiento a los representantes de la Unión Europea para que otorguen dicho estatus a su país en su intervención en la conferencia internacional WomenNOW celebrada en Madrid. Ha hecho hincapié en que si alguien se pregunta qué tiene Ucrania para adherirse a la UE ella dirá que tienen lo principal, que valoran la vida humana.

Con carácter posterior a la reunión y como es habitual, han ofrecido una rueda de prensa conjunta en la que han vuelto a reafirmar su apoyo a Ucrania. En particular, Macron ha subrayado:

“Mientras sea necesario, hasta que la paz vuelva a una Ucrania libre e independiente, seguiremos comprometidos. Apoyo humanitario, económico y militar para que los soldados ucranianos marquen la diferencia sobre el terreno frente a los ataques del ejército ruso.”

Ha sido también el presidente francés quien ha aclarado -tras las sucesivas polémicas- sus condiciones para la victoria de Ucrania de modo consideran que el territorio ucraniano debe restaurarse completamente a las fronteras existentes en 2014, incluida Crimea.

Como respuesta a la reunión, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, se ha expresado a la prensa en los siguientes términos: “Espero que los líderes (…) no se centren solo en apoyar a Ucrania inyectándola aún más con armas” y “presionen al presidente Zelenski para que tenga una visión más realista del estado de las cosas”. De igual forma, ha vuelto a confirmar que las negociaciones se han estancado, si bien el principal negociador de Rusia, Vladímir Medinsky, ha comunicado que Moscú está lista para reiniciar las conversaciones, aunque no han recibido respuesta a sus propuestas anteriores. Por otro lado, Peskov también considera que Rusia y Estados Unidos deben discutir la extensión del tratado de reducción de armas nucleares START enfatizando que la operación militar de Rusia en Ucrania no es un motivo para eludir estas negociaciones.

Por otro lado, el Reino Unido ha decidido intensificar sus sanciones contra individuos rusos. En esta ocasión, y como ha explicado la secretaria de Exteriores Liz Truss, se han dirigido contra el líder de la Iglesia Ortodoxa rusa, Cirilo I, por su destacado apoyo a la guerra de Ucrania y haber “abusado repetidamente de su posición para justificar la guerra”.

En segundo lugar, la comisionada de los derechos del niño en Rusia, Maria Lvova-Belova, ha pasado a engrosar esta lista tras haber sido acusada de permitir el secuestro de 2.000 niños en las regiones de Lugansk y Donetsk facilitando sus adopciones forzadas en Rusia.

También han quedado incluidos cuatro coroneles de la 64ª Brigada Independiente de Fusileros Motorizados por haber matado, violado y torturado a civiles en Bucha. Asimismo, entre los nuevos enlistados figuran: Sergey Savostyanov, miembro de la Duma y de la élite política rusa; Alexey Isaykin, presidente y miembro de la junta del Grupo Volga-Dnepr, una empresa de transporte rusa; y los miembros del llamado “Comité de Salvación para la Paz y el Orden”, organización que colabora con las tropas rusas para apoyar la ocupación en Jersón.

Del mismo modo, cabe destacar que han optado por imponer sanciones a las organizaciones responsables del suministro de piezas de aeronaves a las Fuerzas Armadas de Myanmar para evitar que “Putin se beneficie de las ventas que financian su maquinaria de guerra”.

Además de las sanciones, hay otro tema que concierne especialmente al Reino Unido; el de sus dos ciudadanos condenados a muerte por un tribunal de la autoproclamada república de Donetsk. Al respecto, Truss ha afirmado:

“Estas personas son prisioneros de guerra. Estaban luchando legítimamente con el ejército ucraniano. Lo que Rusia ha hecho es una violación total de la Convención de Ginebra. Estamos dando todos los pasos que podemos”.

En otro orden de cosas, el Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, ha intervenido ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para pronunciar su discurso anual. Como no podía ser de otro modo, este ha estado fuertemente marcado por la situación en Ucrania poniendo el acento en la crisis alimentaria mundial y la necesidad de lograr desbloquear los puertos ucranianos y reanudar así las exportaciones ucranianas de cereales. Además, ha hecho hincapié en que todos los problemas existentes como una mayor competición entre potencias, más desconfianza y más vetos se han amplificado con la guerra de Ucrania como, por ejemplo, el incremento de refugiados. Al mismo tiempo ha subrayado que esto no es una guerra europea, sino que ataca los propios cimientos de las Naciones Unidas.

En lo que concierne a las cifras de desplazados, hoy se ha publicado el informe de Tendencias Globales por parte de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Tomando este documento como base, el Alto Comisionado, Filippo Grandi, ha puesto de relieve la magnitud de la situación actual, ya que los 89,3 millones de personas que se vieron forzadas a desplazarse por guerras alcanzados en 2021 han quedado atrás al superar ahora los 100 millones como consecuencia de la guerra de Ucrania.

Según recoge la base de datos de ACNUR, desde el 24 de febrero se han registrado un total de 5.094.531 refugiados en toda Europa, de los cuales 3.407.378 están adscritos al sistema de Protección Temporal de la Unión Europea o bien a esquemas nacionales de protección similares.

Be the first to comment

Leave a Reply