Mirage 2000D RMV. Nuevos trucos para un viejo delta

El programa de actualización Mirage 2000D RMV busca llevar a los veteranos aparatos franceses al siglo XXI, aumentando tanto sus capacidades de reconocimiento como de ataque aire-tierra y aire-aire gracias a la incorporación de nuevos equipos con un coste bastante razonable. Si Francia logra llevar a buen puerto el programa, tal y como todo indica que sucederá, los veremos todavía en activo durante muchos años.

Antes de comenzar a exponer las bondades y mejoras en las capacidades que están adquiriendo los veteranos cazabombarderos tácticos franceses Dassault Mirage 2000D nos vemos en la necesidad de al menos realizar un sutil repaso a la serie de acontecimientos históricos previos, que finalmente han sido los responsables últimos en marcar las pautas de este programa. Para ello nos tenemos que remontar al origen.

Como todo proyecto de actualización de un sistema de armas contemporáneo, es la carencia, principalmente por obsolescencia en el caso que nos ocupa, la que crea una necesidad. Para la Fuerza Aérea francesa, renombrada el 11 de septiembre de 2021 como L’Armée de l’Air et de l’Espace, el origen de dicha carencia se puede fechar en el 13 de junio de 2014. Es en esta fecha cuando, de manera oficial, se retira el último de los 55 cazabombarderos Mirage F1CT, punta de lanza expedicionaria francesa por aquél entonces, si bien es cierto que su último vuelo tendría lugar el 14 de julio, Día Nacional en el país galo. El Armée de l’Air et de l’Espace se encontraba ante la tesitura de haber retirado el que por entonces era su principal vector de ataque, especialmente en el continente africano, sin un sustituto claro. Debemos señalar que ciertamente el Mirage F1CT no era el aparato más avanzado, pues para eso estaban los Mirage 2000D y los nuevos Rafale, pero sí cumplía una función que, de repente, quedaba desierta.

Con todo, el Ministerio de Defensa francés ya llevaba un tiempo trabajando en este problema. Al fin y al cabo, la planificación es importante, en especial en países con una cierta y orgullosamente asumida responsabilidad internacional. Un claro ejemplo lo encontramos en la LOI n° 2009-928 du 29 juillet 2009 relative à la programmation militaire pour les années 2009 à 2014 et portant diverses dispositions concernant la défense, más concretamente en su punto 2.5.1.4. La modernisation progressive de l’aviation de combat, donde hace referencia al concreto que estamos tratando en este pequeño trabajo. En el mismo se asume que, debido a la baja de los Mirage F1CT sumada a la reducción y ralentización en la proyectada adquisición de nuevos Rafale, se establece la necesidad de modernizar cierto número de Mirage 2000D para cubrir las carencias en las que se vería sumido el servicio aéreo a partir del año 2014.

Poco tiempo después el propio Ministerio de Defensa francés, proponía una primera estimación, estableciéndose el objetivo de modernizar 71 cazabombarderos, con los cuales se podría mantener el ritmo operacional hasta al menos el año 2030, cuando se consolidase la flota de nuevos Rafale.

Lamentablemente para los planificadores, lo cierto es que en escasas ocasiones los deseos se corresponden finalmente con la realidad fehaciente. Dicha razón obligó a marcar un propósito más modesto, todo ello fundamentado por los sucesivos incrementos en el coste de las nuevas variantes del cazabombardero Rafale, los cuales forzaban a reducir significativamente la partida presupuestaria destinada al plan de mejoras de los Mirage. Por esa época se esperaba destinar unos 10 millones de euros por cada célula puesta al día.

Tras un impasse de varios años, finalmente el Gobierno francés decidía, a finales de 2015, retomar el programa. Se vio prácticamente obligado a ello tras corroborar que las nuevas variantes de Rafale aún tardarían unos años en estar disponibles, y por ende no podría cumplirse la expectativa de tener en servicio alrededor de 225 Rafale, en sus variantes B y C, pero también incluyendo los M de la Marine Nationale, para el año 2025.

Para reemprender la tarea, se marcaron nuevos y concisos objetivos: el principal es básico y lógico, actualizar y expandir las capacidades de combate aire-tierra, aunque, como veremos más adelante, también habrá una mejora en lo relativo a las aptitudes aire-aire, que inicialmente se puede calificar como modesta, pero que en realidad crecía de forma exponencial. De manera paralela también se trabajó en su supervivencia, mejorando las medidas autodefensivas. Por otra parte, se hizo también hincapié en aumentar la operatividad de las unidades en base al uso de tecnologías más avanzadas y basadas en componentes COTS (Commercial Off-The-Shelf), tanto en equipos de software como de hardware, más baratos de adquirir y más sencillos de remplazar que los equipos puramente castrenses.

En 2016 una entente formada por las empresas Dassault y MBDA Missile Systems comenzó a trabajar en la modernización en sí. A partir de ese momento, todo el esquema de actualización pasaría a ser conocido RMV (Rénovation à Mi-Vie, literalmente Renovación de Media Vida). La intención primaria era la de entregar un primer prototipo en solo dos años. Desafortunadamente aparecieron nuevos tijeretazos presupuestarios -fechados en julio de 2017- que hibernaron de manera temporal dicha proyección. Afortunadamente para los militares franceses, en 2018 se volvió a poner el programa en marcha y la DGA-EV (Direction Générale de l’Armament-Essais en Vol) pudo comenzar las pruebas de algunos de los futuros sistemas que formarían parte de la actualización en su pequeña flotilla de aeronaves destinada a trabajos experimentales.

Con objeto de disminuir el coste final del proyecto de modernización, se tomó una dolorosa decisión: de las planificadas 71 unidades que era el objetivo de aparatos a modernizar, la cifra se redujo hasta 55, estableciendo la partida presupuestaria en 525,5 millones de euros, tal y como se puede comprobar en este documento del senado francés del año 2019. Al mismo tiempo se confirmó que los trabajos de actualización finalmente serán llevados a cabo en la planta de Dassault situada en Clermont-Ferrant.

Dassault Mirage 2000D RMV 646 con el Pod Thales TALIOS, bajo la toma de aire, y el Pod Thales ASTAC en el pilón central.

El plan de modernización

Como suele ser habitual, al menos hasta ahora y en prácticamente en todos y cada uno de los programas militares occidentales, podemos asegurar que son toda una carrera de obstáculos, con una meta que parece estar cada día más lejana. Quizás la situación que actualmente padece el continente europeo a causa de la Guerra de Ucrania nos haga abrir los ojos frente a la cruda realidad, aunque no parece demasiado factible pese a las buenas intenciones.

Volviendo al tema que nos ocupa, a día de hoy las modernizaciones de los complejos cazabombarderos en servicio, suelen basarse principalmente en dos pilares básicos: por una parte, el sistema electrónico y la aviónica asociada, y por otro, la integración de armamento avanzado, algo que hemos visto recientemente sin ir más lejos a propósito de los F-16 griegos.

En el caso que estamos tratando, no varía prácticamente un ápice dicha premisa. El objetivo del AdA era actualizar las capacidades de ataque de precisión de sus deltas. En cuanto a tema electrónico, todo se focalizó en dotar a los viejos Mirage con nuevas capacidades de ataque, para lo que los trabajos se centraron en integrar un nuevo pod de guiado que complementase y posteriormente sustituyese a nada menos que tres equipos en servicio:

  • Los Thomson-CSF ATLIS II (Automatic Tracking and Laser Integration System, con sistema dual Láser/Electroóptico), que llevan en servicio desde 1980 con el Ejército del Aire francés. Éste es un sistema que podría calificarse de primera generación, el cual únicamente puede ser utilizado en condiciones diurnas de buena visibilidad, y que en Francia era utilizado como iluminador para las bombas GBU-12.
Pod Thomson-CSF ATLIS II (Automatic Tracking and Laser Integration System).
  • También debe remplazar a su cuasi-sustituto, el sistema Thomson-CSF (aunque ahora este pasó a formar parte del conglomerado de Thales) PDL-CTS (Pod Designation Laser à Caméra Thermique Synergie) que incorporaba una cámara térmica al designador láser, además de ofrecer un sensor óptico con casi el doble de resolución que el que poseían los ATLIS.
Pod Thomson-CSF PDL-CT (Pod de Désignation Laser-Caméra Thermique).
  • Por último, debe complementar, aunque acabará por sustituir, a los más modernos Thales Damocles (que incorporan un designador láser de largo alcance, un FLIR para la navegación y una cámara de alta resolución).
Pod Thales Damocles en el Salón de Le Bourget 19-06-2009.

El sistema elegido para realizar la permuta, es conocido como TALIOS (Targeting Long-Range Identification Optronic System), también de la empresa Thales, que fue presentado en sociedad en la exhibición de Farnborough de 2014. Este equipo se considera un 2-en-1, ya que además de ser un designador láser de largo alcance y última generación, incorpora la capacidad de reconocimiento táctico dual, tanto en operaciones diurnas como nocturnas, e incluso en condiciones meteorológicas adversas, proporcionando imágenes de alta resolución a color. Todos los datos generados por el equipo, permiten ser transmitidos en tiempo real a una estación en tierra o a un puesto aerotransportado (como pueden ser los Boeing E-3F AWACS) o a los efectivos de combate en tierra, cuando se encuentran en pleno enfrentamiento con unidades hostiles. Este pod, además incorpora IA (Inteligencia Artificial), permitiendo reducir la carga de trabajo a la tripulación.

Pod Thales TALIOS EO bajo un Dassault Rafale C.

Como el objetivo final era explotar al máximo las capacidades de utilización de este equipo, éste generó paralelamente la necesidad de contar con nuevos sistemas de comunicaciones, tanto de radios VHF como para la transmisión de datos, lo que acabaría concretándose en forma del sistema Link 16, para como hemos dicho, transmitir imágenes de alta resolución en tiempo real. Equipo que también será aprovechado por el sistema de video ROVER (Remotely Operated Video Enhanced Receiver), para proporcionar conciencia situacional instantánea a las tropas en tierra, pudiendo enviar señales de video a las tropas en tierra.


El resto de este artículo está disponible solo para suscriptores

Si todavía no estás suscrito, aprovecha nuestra oferta


Be the first to comment

Leave a Reply