Guerra de Ucrania – Día 109

Las últimas 24 horas han estado caracterizadas por los bombardeos masivos en toda la línea de frente, tal y como viene siendo habitual, así como por los intentos rusos de ruptura al norte de Popasna, en donde no habrían logrado avances al ser repelidos por las fuerzas ucranianas. Fuerzas que si bien apenas son capaces de defenderse allí, parecen estar intentando fijar al mayor número posible de tropas rusas en esta zona del país mientras lanzan su propia contraofensiva al sur, por el momento sin demasiado éxito.

Esta última jornada ha sido tranquila, dentro de lo poco adecuado que resulta el adjetivo para una guerra en la que la artillería, día sí y día también, machaca campos y ciudades, dejando numerosas víctimas a su paso. Ni al norte, en la zona de Járkov, ni en Izium-Limán se han reportado asaltos rusos. En esta última zona las noticias siguen siendo confusas respecto a Borohodychne, aunque nada indica que los rusos hayan tomado realmente la localidad, pese a los rumores. Por la misma razón, aunque las cuentas más cercanas a Kiev rápidamente han lanzado las campanas al vuelo, también hay que desconfiar de las informaciones sobre una penetración ucraniana en el dispositivo ruso en Izium, que posiblemente no sea más que un contraataque local magnificado, pero sin una base real.

En Severodonetsk-Lysychansk prosiguen los combates, sin que las tropas rusas y aliadas hayan logrado por el momento vencer la resistencia ucraniana en la parte industrial al este de Severodonetsk. En las últimas horas han llegado numerosos vídeos de combates urbanos en esta localidad, aunque es difícil asegurar que todos ellos sean totalmente recientes. Del mismo modo, se ha sabido que Rusia habría intentado asaltar la planta de Azot sin que a estas horas se conozca el resultado. También se ha informado de combates, o al menos intercambios artilleros en la zona al norte del aeropuerto que, recordemos, estaría en manos rusas desde hace entre 48 y 72 horas. Del mismo modo, continúan los enfrentamientos en Toshkivka, en donde se ha podido ver a tropas chechenas tratando de avanzar hacia Lysychansk por la ribera sur del Donetsk.

En Popasna sí se han reportado intentos rusos por seguir avanzando hacia el norte, en concreto sobre las localidades de Vrubivka, Mykolaivka y Vasylivka, aunque al parecer sin resultado, lo que impide un día más que aíslen por completo Zolote e Hirske. En próximos días haremos un pequeño repaso, como hemos hecho en alguna ocasión anteriormente, a las posiciones ucranianas defensivas en la zona. Posiciones en algunos casos muy simples (trincheras sin reforzar), pero que se están demostrando sumamente efectivas pese a ser defensas estáticas.

Por último, en la región de Jersón los ucranianos siguen afirmando que están embarcados en una contraofensiva. Está claro que combates se están produciendo y que hay pequeños movimientos territoriales, tal y como explicamos ayer. También están igualmente claros los problemas ucranianos, tanto materiales, como doctrinales y humanos, estos últimos en términos de preparación de cara a implementar operaciones con unidades de entidad brigada o división.

Dicho esto, en términos estratégicos se diría que Ucrania está tratando de fijar en lo posible a Rusia en el Donbás mientras buscan como sea una victoria militar en el sur que les permita reabrir las negociaciones si no en una posición de fuerza, sí en una en la que la debilidad relativa sea menor. Esto concuerda con las declaraciones de Zelensky en las últimas semanas, afirmando que no estaban preparados para sentarse a la mesa de negociaciones. También con las divisiones entre los socios de Ucrania, al fin y al cabo actor de una guerra proxy y, como explicamos ayer, cada vez más dependiente de la ayuda exterior.

Decimos esto, porque no parece que se esté enviando la ayuda suficiente como para tratar de expulsar a las tropas rusas del este del país -algo sobre lo que somos escépticos dadas las opciones que Rusia tiene para congelar el conflicto-, sino más bien para lograr éxitos parciales. El más lógico, sin lugar a dudas, sería asegurar el sur del país poniendo el Dniéper como frontera natural, mientras tratan que el Donets haga lo propio en el Donbás. Para ello, en Jersón y Zaporiyia tendrían que lograr progresar en su contraofensiva, algo que de ser posible, todavía llevará algún tiempo.

Para finalizar con la parte militar, los cambios de posiciones confirmados en las últimas horas serían los siguientes:

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Lugansk: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación actualizado a 12 de junio de 2022. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

La jornada dominical se ha presentado más tranquila de lo habitual si bien las principales noticias se han referido nuevamente a las exportaciones ucranianas de grano, pero también a las conversaciones preparatorias de la Cumbre de la OTAN en Madrid.

En la cumbre de seguridad que está celebrándose esta semana en Singapur, hoy el viceministro de Asuntos Exteriores de Kiev, Dmytro Senik, ha afirmado que Ucrania ha establecido dos rutas para exportar cereales a través de Polonia y Rumanía. No obstante, ha admitido que las rutas no son perfectas porque crean ciertos cuellos de botella que han ralentizado la cadena de suministro.

En dicha cumbre también ha intervenido el consejero de Estado y ministro de Defensa de China, Wei Fenghe. El representante chino ha subrayado que su gobierno no está interesado en que haya un conflicto en Ucrania, pero no consideran que las sanciones puedan ayudar a resolver la crisis. Asimismo, ha destacado que China espera que Estados Unidos y la OTAN mantengan conversaciones con Rusia para lograr un alto al fuego lo antes posible. En sus propias palabras:

«Un conflicto o una guerra es lo último que China querría ver en Ucrania. Al mismo tiempo, no creemos que la máxima presión o las sanciones puedan resolver el problema. Puede causar aún más tensiones y empeorar aún más el problema».

En relación con la OTAN -y a medida que se acerque la cumbre de Madrid-, las noticias respecto de la adhesión de Finlandia y Suecia no harán más que ir en aumento. Hoy el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, se ha reunido con el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, para discutir sobre su futura membresía y, concretamente, sobre las preocupaciones de seguridad puestas de manifiesto por Turquía. Como hemos recogido en reportes anteriores, el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan considera, entre otras cosas, que Finlandia y Suecia son “nidos de terroristas” refiriéndose en particular al apoyo de estos países a los militantes kurdos.

Al respecto, Stoltenberg ha señalado: “estas son preocupaciones legítimas. Se trata de terrorismo, se trata de exportaciones de armas. (…) Tenemos que abordar las preocupaciones de seguridad de todos los aliados, incluidas las preocupaciones turcas sobre el grupo terrorista PKK [Partido de los Trabajadores de Kurdistán]”.

Entre otras demandas, Ankara ha solicitado a Helsinki y Estocolmo que levanten las restricciones a las exportaciones de armas a Turquía, así como la extradición de miembros de determinadas organizaciones kurdas que se oponen al gobierno liderado por Erdoğan. Del mismo modo, habría exigido que las organizaciones kurdas no solo en Turquía, sino también en Siria e Iraq fueran reconocidas como terroristas.

Mañana será el turno de mantener conversaciones con Suecia, por lo que el Secretario General se dirigirá hasta allí para reunirse con la primera ministra, Magdalena Andersson, si bien refiriéndose a la adhesión ha señalado que “la cumbre de Madrid nunca fue una fecha límite”.

Por último, en lo que concierte al aumento de fuerzas de la OTAN en Polonia, el jefe del departamento del Ministerio de Exteriores responsable de las relaciones rusas con Europa, Oleg Tyapkin, ha señalado que la respuesta será “como siempre” proporcionada y apropiada “con la intención de neutralizar las amenazas potenciales a la seguridad de la Federación de Rusia”.

2 Comments

  1. Muchas gracias por el esfuerzo diario en traernos la actualidad del conflicto.

    Como complemento me gustaría compartir con los lectores un podcast de 20 minutos con Michael Koffman y Ryan Evans donde analizan someramente esta nueva etapa de la guerra, posibles problemas logísticos del bando ucraniano y visión del futuro de la guerra por el lado ruso.

    https://warontherocks.com/2022/06/the-most-dangerous-phase-for-ukraine/

    Un saludo.

Leave a Reply