Guerra de Ucrania – Día 105

La dinámica de la guerra en las últimas horas es la misma que la de jornadas anteriores. Las tropas rusas tratan de progresar cruzando el Donets por Sviatohirsk, siguen aumentando la presión sobre los defensores de Severodonetsk, se concentran para cerrar la bolsa en Sloviansk y presionan hacia el norte de Popasna. En Jersón las informaciones sobre la contraofensiva ucraniana siguen siendo totalmente contradictorias. Mientras tanto, los MLRS comienzan a viajar hacia Europa desde los Estados Unidos…

La 105ª jornada de guerra, tras la invasión rusa de Ucrania, no ha dejado novedades reseñables en la región de Járkov, en donde se sigue combatiendo por las mismas aldeas, con especial virulencia en el caso de Ternove, pero sin cambios de posición en las últimas 24 horas.

Más al sureste, en Sviatohirsk, sí se han producido noticias que hemos de reproducir. En primer lugar, se confirma la destrucción del puente que cruza el río Donets desde esta localidad, tal y como se puede comprobar en la fotografía bajo estas líneas y en el siguiente enlace (vídeo). La otra noticia o más bien rumor, a falta de pruebas gráficas por el momento, tiene que ver con Tetyanivka, localidad al sur de Sviatohirsk sobre la que hemos hablado en días previos y que podría o estar siendo asaltada por las tropas rusas, que habrían cruzado el río utilizando pontones o podría incluso estar ya bajo su control.

La noticia, no obstante, hay que tomarla con precaución, ya que no hay prueba gráfica alguna. Sí indicios de que Rusia ha estado acumulando material para el cruce de ríos, pero no como otras veces imágenes satelitales que confirmen aún el despliegue de los mismos. Por otra parte, los datos de FIRMS siguen hablando de ataques artilleros sobre Bohorodyne y de tranquilidad en Tetyanivka. Esto no carece de lógica ya que Bohorodyne ofrece la ruta más directa a la M-03 que lleva a su vez a Sloviansk (aunque como demostrara Luttwak la lógica y la guerra tienen una relación extraña).

Hablando de acumulaciones, hay argumentos para pensar que la artillería ucraniana podría haber estado batiendo con intensidad una acumulación de fuerzas rusas en la zona de Izium. Los datos sobre incendios, una de las herramientas más útiles en manos de los analistas OSINT, dejan ver que se ha estado golpeando con fuerza una zona en concreto, localizada al noroeste de dicha localidad.

En Severodonetsk, la mayor parte de la ciudad estaría bajo poder ruso, algo confirmado por Sergei Gairdar, Jefe de la Administración Regional de Lugansk. Los ucranianos resisten en la zona industrial al oeste de la ciudad y en algunas localidades adyacentes como Borisvke. Lo más reseñable del día de hoy sería la caída de Metolkine en manos rusas (aunque no todas las fuentes lo dan todavía la toma por válida). Se trata de un punto importante pues asegura para rusia en cierta medida la carretera T-1306.

Por otra parte, las tropas rusas también estarían intentando avanzar, un día más, hacia Lysychansk desde Toshkiva, algo que independientemente de que lleguen o no a conseguir, a buen seguro les va a costar un alto número de bajas por las características del terreno. También por la precisión que están comenzando a demostrar los sistemas artilleros proporcionados por Occidente, como los CAESAR franceses.

En este sentido, salvo error, en las últimas 24 horas las tropas ucranianas habrían destruido mediante la artillería hasta tres depósitos de munición rusos en diversas partes del país, tónica que seguramente vaya en aumenta a medida que más y más municiones guiadas entren en servicio. Lo más interesante del caso no es tanto el alcance o círculo de error probable (CEP) de estas armas –el primer MLRS estadounidense podría estar ya de camino a Ucrania– sino determinar qué capacidades en cuanto a Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR) tendrá Ucrania para sacar partido a dichas armas, tema sobre el que hablaremos en próximos días, pues es un interrogante obvio.

Más al sur, en el eje de Popasna, la situación se mantiene estática. Hay fuentes pro-ucranianas que hablan de grandes pérdidas rusas en los intentos de asalto de los últimos días, pero nada concluyente, mientras la generación de fuerzas rusas continúa, tal y como avanzamos ayer.

Por último, respecto a las operaciones en marcha en la óblast de Jersón, visiones totalmente contradictorias. Hay fuentes que afirman que las tropas rusas habrían expulsado nuevamente a las ucranianas al otro lado del Inhulets. Por otra parte, las fuentes más cercanas a Kiev, hablan de éxito al rechazar el contraataque ruso. Lo que está claro es que en ningún momento se han visto en acción fuerzas realmente importantes por parte ucraniana -recordemos que se hablaba de una fuerza reunida equivalente a 34 BTGs para una contraofensiva desde distintos puntos-.

Cada día que pasa parece más que se haya tratado una operación de diversión, o de tanteo, para evaluar las capacidades defensivas rusas y de paso aprender a luchar en ofensiva que de un intento serio de retomar una parte sustancial de Jersón.

Para finalizar con la parte militar, los cambios de posiciones confirmados en las últimas horas serían los siguientes:

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Lugansk: Las tropas rusas habrían tomado Metolkine.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación actualizado a 8 de junio de 2022. Fuente – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

La arena internacional sigue marcada por las disputas en torno a la exportación de grano desde Ucrania. Hoy, desde Rusia han defendido que «se deben levantar las sanciones para que el grano ruso llegue a los mercados«, en línea con las reclamaciones de días anteriores. Por supuesto, desde Occidente se sigue dejando claro que la responsabilidad de la situación recae sobre Rusia, país que ha iniciado la guerra al invadir Ucrania y, por tanto, merecedor de sanciones.

En cualquier caso, a lo largo del día se han reunido el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov y su contraparte turca, Mevlüt Çavuşoğlu, para tratar el tema y buscar alguna salida negociada que pueda aliviar la situación del mercado alimenticio y la crisis alimentaria que se está gestando. En su intervención, Lavrov afirmó que la reunión en Ankara había sido fructífera, y añadió que los últimos contactos de Turquía y las recientes declaraciones del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, demostraban que podía haber una base para retomar las conversaciones.

El otro tema candente es, desde hace ya tres meses, el energético. Hoy el canciller alemán, Olaf Scholz, ha cerrado una posible salida a la dependencia respecto a Rusia al recordar que su gobierno sigue comprometido con la eliminación gradual de la energía nuclear a pesar de las preocupaciones sobre el aumento de los precios de la energía y la posible escasez futura debido a la guerra.

Relacionado también con la energía, Canadá ha anunciado el veto a la exportación de 28 servicios «vitales» para el funcionamiento de las industrias de petróleo, gas y química rusas. Esperan así minar la producción rusa a medio y largo plazo, ya que entienden que su industria depende de los suministros occidentales para poder extraer crudo y gas. Lo mismo para la industria química. No obstante, no está nada clara la eficacia de este tipo de medidas, tal y como explican en este artículo de Financial Times. Al menos, no a corto plazo.

Cambiando de tercio, hoy Zelenski se ha dirigido a la Conferencia Virtual de Inversores de Ucrania, asegurando que el país que preside ofrece grandes oportunidades a los inversores, especialmente a largo plazo. En concreto se refirió a la digitalización, la agricultura, las energías renovables, la cercanía a la UE y su competitividad a la hora de alojar industrias, dados los costes de mano de obra, entre otros.

Mientras esto ocurría, el ministro de Exteriores ucraniano Dmytro Kuleba, explicaba a los periodistas que pese a que Ucrania cumple, según él, con todos los criterios para ser candidato a la adhesión a la UE, habría una serie de países escépticos que estarían intentando dinamitar su candidatura y tratando de buscar soluciones ad hoc, en clara referencia a Francia y a las palabras de Macron semanas atrás.

Por otra parte, el Banco Mundial ha aprobado hoy una nueva línea de financiación para Ucrania por valor de 1.490 millones de dólares, que será empleada para pagar tanto los salarios de los funcionarios públicos como de los trabajadores sociales, tal y como ha anunciado hoy el Primer Ministro ucraniano, Denys Shmyhal.

En otro orden de cosas, la compañía estadounidense Microsoft ha anunciado durante las últimas horas que reducirá sus operaciones en Rusia a causa de la guerra. En la práctica, esta decisión supondrá el probable despido de alrededor de 400 empleados. La empresa ha argumentado su decisión «como resultado de los cambios en las perspectivas económicas y el impacto en nuestro negocio en Rusia». No deja de ser curiosa la posición del gigante de Redmond, toda vez que son muchas otras las tecnológicas que han roto sus vínculos con Rusia en los últimos meses, caso de Apple o Dell.

Respecto a las ayudas en forma de armamento, hoy el Ministerio de Defensa de Noruega ha confirmado la donación a Ucrania de 22 obuses autopropulsados M109A3GN de 155mm, así como recambios y munición. Lo que no han aclarado es si este material ha llegado ya al país, está en tránsito o será enviado más adelante.

En relación con esto, continúa generando debate la hipotética propuesta española de enviar carros de combate Leopard 2A4 almacenados a Ucrania. Dicho envío depende del beneplácito de Alemania, entre otras cosas (y sin entrar a valorar el estado de los mismos o la dificultad de entrenar a las tripulaciones ucranianas o suministrar recambios). Según algunos medios, la oposición alemana habría exigido a Scholz que facilite a España el envío de dichos carros a Ucrania. Sin embargo, y por el momento, el Gobierno germano sostiene que España aún no le ha pedido permiso alguno.

Por último, respecto a las víctimas en lo que va de guerra, la misión de monitoreo de los derechos humanos de las Naciones Unidas en Ucrania reconocen un total de 4.266 civiles fallecidos -recordemos que son los que han podido constatar de forma fehaciente-, incluyendo 272 niños. En cuanto a los heridos, las cifras que ofrecen hablan de 5.178 heridos de diversa consideración, entre los que se contarían 435 menores de edad.

Be the first to comment

Leave a Reply