Guerra de Ucrania – Día 103

Esta última jornada ha sido de las más confusas en más de un centenar de días de enfrentamientos. El lugar: Severodonetsk. La razón: La disparidad de testimonios sobre lo que allí ocurre tanto entre bandos, como por momentos incluso dentro del mismo bando. Más allá de eso, las tropas rusas siguen avanzando, poco a poco, en dirección a Sloviansk, objetivo en el que hoy han dado otro paso importante con la captura de al menos parte de Sviatohirsk. Todo en un día en el que la estrategia ucraniana se presenta más enigmática que nunca, como intentaremos explicar.

Antes de pasar al punto central del día, Severodonetsk, hemos de aclarar que más al noroeste, en la zona de Járkov, no se han reportado movimientos. Los combates que se libran en la zona parecen circunscribirse en las últimas horas a la zona entre Ternova y Rubizhne, como en días pasados, con amplio uso de la artillería por parte rusa para frenar cualquier posible asalto ucraniano. Se trata de una zona con un bosque denso, con el río Donets al este y con pocos puntos de paso evidentes, por lo que es relativamente fácil para los rusos mantenerse a la defensiva, incluso desde su propio territorio, como se puede ver en la siguiente imagen.

En el eje Izium-Limán-Sloviansk, parece que al fin el asalto ruso sobre Sviatohirsk estaría cuajando. Mientras redactamos este informe, las noticias que llegan hablan de un control parcial de la localidad por parte de las tropas rusas. Recordemos que el objetivo ruso sigue siendo Sloviansk y también que están destinando un buen número de recursos, especialmente artillería, a la zona.

En Severodonetsk, las informaciones han oscilado desde un increíble -por imposible de creer- «la ciudad ha sido recuperada o casi» por parte ucraniana a un «las cosas se están complicando» y de ahí incluso a «la contraofensiva ha sido una farsa» que podría estar relacionada con la visita de Zelensky a Lysychansk, todo en el mismo día. También se han visto tropas ucranianas saliendo de Severodonetsk, lo que ha venido a complicar el análisis. Por supuesto, ninguno de los extremos en aceptable.

Las imágenes por satélite, en este caso de FIRMS, así como los vídeos en los que se veía afluencia de militares del lado ucraniano, demuestran que la ofensiva ha existido y que los combates se han producido y se están produciendo todavía ahora.

El resultado de los mismos por el momento es totalmente incierto, aunque no parece que las tropas ucranianas estén en posición de expulsar a los rusos de allí en estos momentos, pues estos continúan también moviendo refuerzos a la zona y también tienen la posibilidad de hacer uso intensivo de su artillería. Además, según algunas fuentes tendrían la ansiada superioridad local.

La cuestión es la misma que venimos planteando desde hace ya semanas: ¿Qué está haciendo Ucrania? No está optando por una defensa móvil, que sería lo más adecuado tal y como expusimos hace más de un mes en el caso de que estén faltos de medios y hombres. Tampoco está aprovechando la ventaja que el terreno ofrece en Lysychansk para dejar que las tropas rusas se desgasten intentando tomar las alturas. Sin embargo, sí que está sacrificando un buen número de hombres y medios en Severodonetsk aunque, a tenor de lo que está en juego -y entiéndase la frase-, no los suficientes.

Decimos esto porque no hace tanto parecía que la decisión de replegarse a una línea más lógica estaba tomada y se habían dado los primeros pasos para ello, evacuando por ejemplo Severodonetsk. Sin embargo, parece que o bien se ha impuesto otro punto de vista en el Estado Mayor ucraniano, o bien se ha producido una injerencia política en favor de la defensa a ultranza. Esta tendría sentido, si lo que se busca es desgastar al máximo al Ejército ruso -que no olvidemos cuenta con apoyo aéreo y superioridad artillera, pero tiene un importante déficit en cuanto a infantería-. Ahora bien, lo que no se entiende entonces es la decisión de lanzar contraofensivas sin demasiadas garantías, como la de Jersón en lugar de concentrar todos los medios disponibles en el Donbás. Quizá lo hayan hecho entendiendo que si ponen en jaque las defensas rusas allí quizá puedan llegar a una posición más aceptable sobre el terreno antes de reabrir las negociaciones o bien porque necesitan aprender a luchar en ofensiva de cara al futuro y es más sencillo «practicar» contra topas rusas de segunda que hacerlo directamente en Popasna, Limán o Severodonetsk. No obstante, desde fuera parece un error en las actuales circunstancias.

En el caso ruso es más sencillo, pues desde la llegada de Dvórnikov -si es que sigue al mando, ya que hay rumores sobre su sustitución- y más exactamente desde que pasaron a concentrarse en el Donbás, siguen buscando pequeñas ganancias incrementales amparándose en la artillería, economizando hombres y viendo hasta dónde pueden llegar sin movilización -o mediante una movilización encubierta-. Al fin y al cabo, el objetivo político ruso en esta fase de la guerra puede ser tan sencillo como hacerse con Lugansk y a partir de ahí negociar utilizando los terrenos conquistados en otras zonas del país o la amenaza de continuar la guerra económica como moneda de cambio.

Seguiremos abundando sobre este tema en las próximas jornadas, pues sin duda faltan muchos datos para entender por completo las motivaciones, especialmente del lado ucraniano. Factores como la ayuda prometida podrían estar provocando que Kiev esté dispuesto a asumir más riesgos de los que desde fuera parecen razonables, por ejemplo. O quizá simplemente sepan cosas que los demás no sabemos y estén plenamente confiados en el resultado de su estrategia a meses vista.

Por último, el resto de escenarios han estado bastante falto de novedades. En el saliente de Popasna las tropas rusas han seguido intentando progresar en dirección norte sin resultado aparente. Por su parte, la contraofensiva de Jersón parece estancada. Han llegado a aparecer reportes indicando que Rusia podría haber recuperado Davydiv Brid, pero sin pruebas que lo demuestren, como tampoco hay pruebas de avances ucranianos.

Por regiones, a la hora de escribir este informe no se han constatado cambios de posición confirmados:

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Lugansk: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación actualizado a 6 de junio de 2022. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Comienza una nueva semana y, con ello, las nuevas comunicaciones entre los líderes de los países socios de Ucrania con su Gobierno, mientras Zelenski sostiene: “como presidente de un estado en guerra, tengo una prioridad: convertir la guerra en nuestra victoria”.

Durante la jornada de hoy además de ofrecer una rueda de prensa con ocasión del Día del Periodista, ha mantenido dos conversaciones con dos de sus principales apoyos en lo que a ayuda militar se refiere, así como a la relación estrecha que mantiene con ambos países. De un lado, ha hablado con el premier británico Boris Johnson acerca de la situación en el frente y ha recibido la confirmado de que recibirán un “nuevo paquete reforzado de asistencia de defensa” que incluye el envío de MLRS M270. Del mismo modo, han discutido acerca de la intensificación del trabajo sobre las garantías de seguridad para Ucrania y tal y como informa Zelenski están buscando junto con el Reino Unido nuevas formas para evitar la crisis alimentaria y lograr el desbloqueo de los puertos ucranianos.

De otro, ha hablado con el presidente de Polonia, Andrzej Duda, sobre la cooperación en defensa entre Ucrania y Polonia, pero también sobre la petición ucraniana para que le sea concedido el estatus de candidato oficial a la UE. Polonia es uno de los Estados miembros que apoya pública y firmemente su candidatura.

Conviene subrayar que, en dicha rueda de prensa, posterior a su visita ayer a las regiones de Zaporizhia, Donetsk y Lugansk ha constatado que las negociaciones sobre el intercambio de prisioneros entre Ucrania y Rusia, incluidos los combatientes de Azovstal, está en manos de la Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa ucraniano. Ha insistido en que la primera tarea ya está completada que era sacarles con vida de la siderúrgica y que ahora es el momento de la segunda parte “traerlos vivos a casa” mientras estima que la cifra de prisioneros de Azovstal en el territorio de determinados distritos de las regiones de Donetsk y Lugansk puede superar los 2.500.

Por su parte, el ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, ha comenzado la semana hablando por teléfono con su homólogo turco, Hulusi Akar. Entre otras cuestiones, han abordado los nuevos proyectos en la región del Mar Negro para garantizar la libre navegación y la seguridad de la marina mercante. También el representante ucraniano ha agradecido la asistencia humanitaria brindada por Turquía. 

Además, Reznikov se ha reunido con la nueva embajadora de Estados Unidos en Kiev, Bridget A. Brink, calificando su encuentro como un “paso importante en el fortalecimiento de la cooperación bilateral”. Así, la recién nombrada Embajadora afirmaba:

“Mi primera prioridad es ayudarles a defenderse. La segunda es ayudar a las personas que lo necesitan. Esto es especialmente importante en cuestiones humanitarias y su financiación. La tercera es apoyar el sistema de justicia en Ucrania. La cuarta es garantizar la estabilidad de tanto nuestro como su estado. Esto se aplica a las armas y la seguridad también. La prioridad número cinco es reconstruir la embajada. Quiero reconstruirla desde adentro para poder trabajar de manera efectiva con el equipo hoy”.

En lo que respecta al establecimiento de vías para desbloquear los puertos ucranianos y prevenir una crisis de seguridad alimentaria global, conviene subrayar que el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha intervenido hoy ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Ante las acusaciones de Rusia de que la Unión Europea es la responsable del aumento de los precios, de la imposibilidad de llevar a cabo las exportaciones y, en última instancia, de provocar un incremento en el riesgo de padecer una crisis alimentaria – como plasmamos en el reporte de ayer – el Presidente se ha mostrado tajante:

“El Kremlin también tiene como objetivo los depósitos de grano y el robo de grano en Ucrania mientras echa la culpa a otros. Esto es cobarde. Esto es pura y simple propaganda. Vayamos a los hechos. La UE no impone sanciones al sector agrícola en Rusia. Cero. E incluso nuestras sanciones al sector del transporte ruso no van más allá de las fronteras de la UE. [Puede salir de la habitación, tal vez sea más fácil no escuchar la verdad, Sr. Embajador]. Nuestras sanciones no impiden que los buques con bandera rusa transporten cereales, alimentos o fertilizantes a los países en desarrollo. La UE, por el contrario, está haciendo todo lo posible para ayudar a las exportaciones agrícolas de Ucrania y apoyar el sector agrícola de Ucrania para la próxima temporada.”

Insiste además en que la seguridad alimentaria mundial es una prioridad para la Unión Europea y que harán todo lo posible para “ayudar a resolver este desafío y ayudar a los países en desarrollo”. También ha respaldado el trabajo del secretario general de la Naciones Unidas, Antonio Guterres, dirigido a lograr soluciones que permitan la reapertura de rutas marítimas.

El Alto Representante Josep Borrell también se pronunció ayer en este sentido y hoy ha hecho hincapié en que Rusia ha atacado con misiles la segunda terminal cerealera más grande de Ucrania en la localidad de Mykolaiv. Así ha sentenciado: “A la luz de tales informes, la desinformación difundida por Putin para desviar la culpa se vuelve cada vez más cínica”.

No obstante, en su discurso Charles Michel también ha hecho referencia a otras cuestiones, como el aumento de refugiados y la violencia sexual, pero también ha calificado abiertamente que las atrocidades cometidas en Ucrania son crímenes de guerra.

En lo que concierne a la desinformación, el embajador de Rusia en Italia ha sido convocado por el Ministerio de Exteriores como consecuencia de que Moscú alegase que los medios italianos estaban librando una campaña de propaganda antirrusa al cubrir la guerra en Ucrania. También la emisora de Radio Free Europe/Radio Liberty (RFE/RL) en Moscú ha sido multada con 20 millones de rubos (325.000 dólares) por no borrar lo que Rusia considera noticias “falsas” sobre su operación militar. Según la agencia Interfax, la emisora se habría negado a eliminar informe que incluían un recuento de muertes entre civiles y personal ruso, “así como declaraciones extremistas sobre los rusos”.

También puede destacarse que hemos tenido noticia de que los teléfonos de funcionarios ucranianos han sido atacados por hackers informáticos rusos según ha informado Victor Zhora, jefe adjunto del Servicio Estatal de Comunicaciones Especiales de Ucrania. No obstante, ha afirmado que hasta el momento su servicio no tiene pruebas de que los dispositivos ucranianos hayan sido comprometidos.

Por último, el presidente Putin ha firmado hoy un decreto en virtud del cual se ordena el pago de 5 millones de rublos (aproximadamente 81.500 dólares) a las familias de los miembros de la Rosgvardia fallecidos en Ucrania, pero también en Siria.

Be the first to comment

Leave a Reply