Guerra de Ucrania – Día 100

Ucrania ha enviado refuerzos a Severodonetsk, contra todo pronóstico, incluyendo elementos de la «Legión Extranjera» y también voluntarios georgianos. Se sigue hablando de contraataques y de luchas en partes cada vez más céntricas de la ciudad e incluso de la intención ucraniana de tratar de cortar la carretera de Met’olkine. Más allá de eso, las tropas rusas han seguido intentando progresar hacia el norte de Popasna y habrían intentado avanzar hacia Barvinkove y Sviatohirsk sin éxito.

Se cumplen cien días de guerra. Posiblemente muchos crean que la fecha merece algún tipo de entrada especial o que tiene algún significado. Los humanos, como cazadores que somos, estamos dotados de forma innata para encontrar patrones y marcar hitos, pues de ello ha dependido nuestra supervivencia durante mucho tiempo. Sin embargo, el monstruo de la guerra no entiende de fechas y mañana, igual que ayer, seguirá aplicando su cruda lógica sin importar otra cosa que el aguante de los contendientes medido en recursos, hombres y voluntad.

Puente entre Severodonetsk y Lysychansk.

Dicho esto, hoy hemos asistido a un hecho sorprendente. Si ayer comentábamos que se rumoreaba que las tropas ucranianas habían lanzado algún contraataque en Severodonetsk, hoy se ha confirmado no sólo que las luchas en esta ciudad continúan, sino que están llegando refuerzos, entre ellos miembros de lo que se conoce como la «Legión Extranjera» y también componentes del batallón de voluntarios georgianos.

En principio, y a falta de más datos, estarían tratando de empujar a las tropas rusas y aliadas desde la parte industrial de la ciudad, al este de la misma, en dirección oeste, quizá con la intención de recuperar o poner en jaque el control ruso sobre la carretera de Met’olkine (T-1306) y la de Mezhove (P-66), vitales para la llegada de suministros y refuerzos en el caso ruso. Lo iremos viendo en las próximas jornadas, en cualquier caso, si es que el empeño ucraniano tiene éxito.

La lógica dicta que los ucranianos deberían, antes que recuperar calle por calle, tratar de cortar las carreteras que abastecen a las tropas rusas, especialmente la de Met’olkine.

Por de pronto, cabe plantear dos cuestiones: 1) ¿Cómo es posible que el puente que conecta Lysychansk con Severodonetsk siga en pie? y; 2) ¿Qué sentido tiene el contraataque ucraniano y la llegada de refuerzos a Severodonetsk en lugar de reforzar Lysychansk, en principio en una posición mucho más favorable a los defensores?

La primera cuestión es totalmente inexplicable. No se entiende que la Fuerza Aérea rusa o la artillería no hayan volado cualquier punto de cruce del Donetsk embolsando completamente a los ucranianos. Si la idea era utilizarlo a posteriori, intentando cruzar para lanzar un ataque frontal sobre Lysychansk, sería si cabe más estúpida, por utilizar un término relativamente suave y más después de la experiencia de Bilohorivka.

Para la segunda, la única explicación racional que se nos ocurre, es que efectivamente se haya detectado una debilidad en el empeño ruso y, como consecuencia, la oportunidad de dar un golpe importante, en forma de desgaste de alguna de las mejores unidades, como es el caso de los chechenos, por más que en ocasiones sean motivo de burla por sus vídeos (el famoso «batallón TikTok»).

Lo que está claro es que Ucrania está aprovechando la posibilidad de maniobrar por líneas internas en un área relativamente reducida (triángulo azul), para mover tropas allí a donde más falta hacen, sean los alrededores de Popasna, sea Izium o sea Niu-York, por decir tres lugares al azar. Algo que Rusia está lejos de hacer, debiendo recorrer distancias mucho mayores para llegar a los mismos puntos, si pretende trasladar refuerzos de una parte del frente a otra.

Con todo, nos siguen faltando elementos de juicio para entender por completo cuál es la estrategia ucraniana y de qué información disponen -teniendo en cuenta la que se les suministra desde Occidente- para lanzar apuestas como la de Severodonetsk en lugar de replegarse a líneas más lógicas. Decimos esto, además, teniendo en cuenta que el material que se les suministra desde Europa y Estados Unidos no es exactamente «a fondo perdido», sino que está sujeto al logro de una serie de objetivos. No queremos decir que sean objetivos exactos del estilo «expulsar a Rusia de territorio ucraniano antes de fin de año» como hoy ha expresado el Ministro de Defensa ucraniano, sino más bien queremos decir que las potencias occidentales no se embarcarían hasta el punto que lo han hecho en ayudar a Ucrania si supiesen que su estrategia es suicida. Al fin y al cabo, como no nos cansamos de repetir, esta no es una guerra entre Rusia y Ucrania, sino una guerra proxy librada en Ucrania.

Más allá de esto, a lo largo del día se han producido intensos combates una vez más en las inmediaciones de Sviatohirsk, con intentos ucranianos por hacerse con esta localidad por el momento sin éxito. En cualquier caso, el objetivo del esfuerzo ruso en este área no es esta ciudad, sino Sloviansk, de ahí que estén reuniendo recursos en la zona y tratando de asegurar también el este y sudoeste de Limán. De hecho, en este punto habrían seguido logrando pequeños avances en dirección al Donets. Una vez aseguren la zona, es de esperar que traten de superarlo por algún punto, para lo cual necesitarán acumular previamente material de ingenieros y fuerzas como para asegurar el paso.

También, desde el saliente de Izium, se ha reportado un intento de avance ruso en dirección a Barvinkove, a la altura de Nova Dmytrivka, aunque se desconocen los detalles y según el Estado Mayor ucraniano, habría fracasado.

Por último, en la región de Jersón sigue siendo escasa la información respecto al cruce del río Inhulets por parte ucraniana. Es cierto que se siguen reportando fuertes enfrentamientos y que el Mando Sur de las Fuerzas Armadas ucranianas sigue defendiendo que han liberado una veintena de asentamientos en esta óblast, pero las pruebas por el momento son nulas, de ahí que no contabilicemos los avances.

Para finalizar con la parte militar, como cada día, resumimos los movimientos y cambios de posición por regiones.

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Lugansk: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación a 3 de junio de 2022. En amarillo el territorio recuperado por Ucrania desde el punto álgido de la ofensiva rusa. Autor – Nathan Ruser.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Finalmente, coincidiendo con la jornada número 100 del conflicto se ha logrado la unanimidad necesaria en el Consejo – tras el respaldo de los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre de los días 30 y 31 de mayo – para la aprobación del sexto paquete de sanciones.

Un paquete que, además, de contener las medidas que hemos recogido en reportes anteriores tales como el controvertido embargo sobre el petróleo, la expulsión de otros tres bancos rusos del sistema SWIFT y la prohibición de tres emisoras estatales rusas adicionales, también se dirige contra individuos y entidades. Del mismo modo, también se ha introducido la prohibición de servicios de consultoría, así como restricciones adicionales de importaciones de productos químicos. Medidas que se combinan con la eliminación de tasas y cuotas arancelarias sobre las importaciones ucranianas durante el periodo de un año, y que han sido bienvenidas por el presidente Zelenski.

También el líder ucraniano  ha publicado hoy un vídeo en sus redes sociales en el que reafirma que su país no se detendrá ante la invasión rusa: “Hemos defendido a Ucrania durante 100 días. La victoria será nuestra”.

Sobre el sexto paquete de sanciones, ayer conocíamos que un contratiempo de última hora era la negativa de Hungría para incluir al líder de la iglesia ortodoxa rusa, Cirilo I, en la lista de sancionados. De no haberle borrado de la lista, Viktor Orban, habría vetado la adopción del paquete de sanciones.

Concretamente, se han incluido a 65 personas y 18 entidades más relacionadas con Rusia. Entre los enlistados figuran, entre otros, los responsables “de permitir esta guerra injustificada y los crímenes de guerra cometidos en Bucha y Mariúpol”. Especial referencia debe hacerse a la inclusión del coronel Azatbek Omubekov, y del coronel general Mikhail Mizintsev, ambos apodados el “Carnicero de Bucha” y el “Carnicero de Mariúpol”, respectivamente. También figuran aquellos que participaron en la creación del “Comité de Salvación por la Paz y el Orden” en marzo de 2022, políticos, propagandistas, empresarios y familiares de las personas ya sancionadas. De las entidades que ahora pasan a estar sancionadas podría destacarse el Depósito Nacional de Pagos, el depósito de valores más grande de Rusia.

En consecuencia, con la publicación de este nuevo paquete en el Diario Oficial de la UE, 1.158 personas y 98 entidades están sometidas a medidas restrictivas.

Además, la Unión Europea ha adoptado medidas restrictivas contra 12 individuos y 8 entidades bielorrusas más. El Alto Representante ha señalado que esta decisión se dirige contra personas “destacadas responsables de violaciones continuas de los derechos humanos o de socavar gravemente la democracia y el estado de Derecho en Bielorrusia”. Están incluidos funcionarios estatales, empresa y sus familias, miembros del poder judicial y propagandistas. En cuanto a las entidades, las medidas se dirigen, entre otras, contra Belaruskali y Belarusian Potash Co. -principal empresa de producción de potasa y su división de exportación-, la empresa estatal de radiodifusión y televisión Belteleradio, pero también otras empresas dedicadas a la fabricación de tabaco y vehículos de transporte público.

Por lo tanto, las medidas restrictivas de la UE a Bielorrusia se aplican a un total de 195 personas y 35 entidades que estarán sujetas a la congelación de activos, prohibición de disponer de fondos, y prohibición de viajar en el caso de las personas físicas.

Por otro lado, la Comisión Europea por su parte ha propuesto que los 26,2 millones de euros que inicialmente iban a destinarse a Rusia y Bielorrusia a través del Instrumento de Vecindad, Desarrollo y Cooperación se transfieran a Ucrania y Moldavia. La Comisaria de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira, sostiene que esta financiación puede destinarse al desarrollo de los servicios de salud, reforzar la capacidad institucional de las autoridades de ambos países, desarrollar proyectos de educación e investigación, o financiar plane de inclusión social y programas de formación laboral para refugiados.

Moviéndonos al lado ucraniano, el ministro de Defensa, Oleksii Reznikov, ha participado hoy en el Foro Internacional GLOBSEC en Bratislava junto con sus homólogos eslovaco y búlgaro, Jaro Nad y Dramomir Zakov. El principal tema de discusión en este panel ha sido la entrega de apoyo militar a Ucrania, discusión que el ministro ucraniano ha calificado de “brillante y constructiva”. No obstante, ha puesto el acento en la velocidad, dado que consideran que este es un asunto vital a la hora de recibir el armamento.

En paralelo debe destacarse que finalmente hoy en Alemania se ha logrado la aprobación del desembolso adicional de 100.000 millones de euros para invertir en la recuperación de sus capacidades de defensa.

En lo que respecta a la seguridad alimentaria y las exportaciones ucranianas, conviene subrayar que Kiev ha acusado a Turquía de comprar trigo robado por Moscú. Concretamente, lo estarían haciendo a través de Crimea, territorio ilegalmente anexionado por Rusia en 2014.

Mientras tanto, el ministro de Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, ha confirmado que su país está listo para crear las condiciones necesarias para reanudar las exportaciones desde el puerto de Odesa. No obstante, sostiene que la pregunta es cómo asegurarse de que Rusia no abuse de la ruta comercial para atacar la ciudad portuaria, ya que no tienen garantías por parte de Rusia hasta el momento. Asimismo, informa que buscan soluciones con las Naciones Unidas y sus socios.

De otro lado, pero relacionado con esta cuestión, el presidente Putin se ha reunido con el presidente de Senegal y líder de la Unión Africana, Macky Sall, tal y como estaba previsto. En su encuentro Sall ha instado a Putin a que sea consciente de que los países africanos son “víctimas” del conflicto en Ucrania y que los suministros de alimentos deberían estar “fuera” de las sanciones impuestas a Moscú. El líder senegalés ha confirmado que Putin le ha trasladado su voluntad de facilitar las exportaciones de cereales ucranianos.

Al respecto, en una entrevista de televisión, el líder ruso ha manifestado: “Apoyaremos el transporte pacífico, garantizamos la seguridad de los accesos a estos puertos, apoyaremos la llamada de embarcaciones extranjeras y su tráfico en el Mar de Azov y el Mar Negro en cualquier dirección». También hoy la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zakharova, ha insistido en que Rusia considera que lo que debe hacerse no es discutir acerca de si estallará una tercera guerra mundial, sino cómo prevenirla enfatizando que el derecho internacional y las Naciones Unidas deben servir como una “red de seguridad”.

Volviendo al plano humanitario, el coordinador de crisis de Naciones Unidas, Amin Awad, ha recalcado que al menos 15,7 millones de personas en Ucrania necesitan asistencia y protección urgentes. Especialmente, hace referencia al próximo invierno dado que millones de personas quedarán expuestas debido a la destrucción de centrales eléctricas y depósitos de combustible.

En otro orden de cosas, por el momento 500 pacientes ucranianos necesitados de tratamiento médico han sido transferidos a hospitales europeos a través del mecanismo de protección civil de la UE. En particular, los principales países de acogida son actualmente Bélgica, Alemania, Dinamarca, España, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Portugal, Rumanía y Suecia. Sin embargo, no han corrido la misma suerte dos reporteros de la agencia Reuters que han resultado heridos ni su conductor que finalmente ha fallecido mientras se dirigían a Severodonetsk.

Por último, caso distinto es el de los niños que están siendo trasladados forzosamente a Rusia. Los fiscales encargados de investigar los casos de crímenes de guerra están tratando de articular una formula para incluir los casos de las deportaciones forzadas de niños a través de una acusación por genocidio. 

1 Comment

  1. Si nos hacemos la pregunta de por qué sigue en pie el puente entre Severodontesk y Lischiansk, cabría preguntarse también por qué no han sido destruidos los puentes sobre el Dnieper, impidiendo la llegada del armamento occidental, o dificultámdola en gran medida.
    Un rápido vistazo a la geografía de Ucrania nos permite ver que el país está cortado en dos por ese enorme río, y que si se destruyesen los puentes, toda la parte oriental de Ucrania sufriría graves problemas para el aprovisionamiento, o se alargarían terriblemente las rutas. Pero resulta que los puentes de Kremenchung y Cherkassy, por ejemplo, no han sido atacados, ni con aviones, ni con cohetes. Y tampoco los grandes nudos ferroviarios.
    Como no creo, ni por asomo, que esto se deba a una gigantesca negligencia o una incompetencia suicida, doy en pensar que, por algún motivo, los rusos no tienen inconveniente en que las fuerzas ucranianas del frente reciban refuerzos, provisiones, armas y municiones, incluidas las procedentes de la ayuda occidental. Es más: parecen promoverlo.
    Por eso me pregunto y pregunto aquí: ¿No será que la estrategia rusa consiste precisamente en eso y no la estamos interpretando correctamente?
    ¿No será que «desmilitarizar» Ucrania consiste en destruir completamente sus fuerzas armadas y para eso es necesario permitir que lleguen al frente de batalla, aunque ello supongo asumir pérdidas propias?
    No olvidemos la gran diferencia: Ucrania ya lucha con todo lo que tiene y Rusia aún no ha decretado siquiera una movilización parcial.
    El tema de los puentes hace tiempo que me ha llevado a esta sosopecha.
    Gracias de antemano por cualquier opinión al respecto.

Leave a Reply