Guerra de Ucrania – Día 92

A lo largo de las últimas horas, las tropas rusas han entrado en Limán, tomando la mayor parte de la ciudad y plantando la «Bandera de la Victoria» en los edificios gubernamentales. Los ucranianos, o al menos parte de ellos, se han retirado momentáneamente a los bosques entre esta localidad y el río Donetsk, en dirección a Schurove, al sudoeste. Mientras tanto, tanto en Sevedoronetsk como en el saliente de Popasna, las tropas rusas parecen cada vez más estancadas después de varios días sin avances significativos, habiendo sufrido durante esta jornada algún pequeño revés táctico, lo que no obsta para que no recuperen el impulso en próximas jornadas.

Desde primera hora de la mañana, el foco de atención ha estado en Limán, ciudad que según pasaban las horas iba estando cada vez más en poder de Rusia. A media mañana los reportes de distintas fuentes arrojaban un control de alrededor del 80% de la localidad y más tarde se conocía que habían alcanzado oficinas gubernamentales en la parte oriental de esta urbe (señaladas en el mapa con el icono rojo).

Según avanzaba el día, todas las noticias iban en el mismo sentido y hablaban de bombardeos, combates en las calles, evacuación de las tropas ucranianas y creciente dominio ruso. Lo más interesante, pues la caída de Limán se daba por hecho desde días atrás, pasaba por conocer cuál sería el siguiente movimiento ucraniano, existiendo básicamente dos posibilidades:

  • Defender la porción de terreno entre Limán y el río Donets, en donde todavía subsisten bajo poder ucraniano algunos villorrios como Shchurovke o Staryi Karavan y Brusivka. Se trata de una zona con bosques bastante densos que pueden ofrecer interesantes oportunidades tácticas, pero en la que los ucranianos quedarían encajonados, con el río a sus espaldas y un único punto de paso, salvo que lograsen montar algún puente provisional.
  • Retirarse hasta más allá del río Donets, tratando de aprovechar la geografía para convertirla en una barrera infranqueable como ha sido en buena medida hasta el momento y con la esperanza de que la llegada de más y más artillería desde Occidente ayudase en dicho cometido.

Hay quien cree que han optado por la primera opción, quizá con la intención de conservar una cabeza de puente, quizá porque hayan atisbado ciertas carencias rusas. O puede que simplemente sea algo momentáneo, para permitir a la mayor cantidad posible de efectivos escapar. Los pocos datos verificables indican que las tropas evacuadas lo hacían en dirección a la presa sobre el Donets. En principio es el movimiento más lógico, pues así podrían además emplear estas unidades en reforzar otros puntos críticos.

Esto nos conduce al aspecto más interesante, desde el punto de vista militar, de todo lo que estamos viendo estos días: Ucrania no parece dispuesta a grandes repliegues, por más que la lógica dicte que no deben aferrarse al terreno, contando así con mayor libertad de acción, tal y como explicamos en días previos. Esta misma situación -la de los ucranianos resistiendo a ultranza pese a haber abandonado varias localidades en días previos- se está repitiendo en distintos puntos. Además hay reportes que indican que estarían trasladando refuerzos a diversas zonas del frente: Severodonetsk, Bilohorivka, Lysychansk, Artemivsk… Es decir, que lejos de intentar evitar la posibilidad de quedar atrapados en bolsas, parecen seguros de ser capaces de aguantar, al menos a corto plazo, o se ven en la necesidad imperativa de hacerlo. En este punto puede que se estén entremezclando diversos asuntos, algunos de los cuales por falta de información, son difíciles de valorar en su justa medida.

De entre estos, los más complejos son sin duda los políticos, pues es muy poco lo que trasciende de todo lo que ocurre en Kiev:

  • Estos últimos días se ha hablado de fisuras en el Gobierno ucraniano, entre quienes creen que es el momento de hacer concesiones territoriales y quieren sostienen que la guerra no puede terminar hasta no expulsar a Rusia de la totalidad del territorio ucraniano, incluida Crimea;
  • Se han publicado encuestas que dan un apoyo del 82% de la población a la negativa a hacer concesiones territoriales, por lo que Zelensky se vería con la legitimidad necesaria para seguir adelante y;
  • Es posible que el Gobierno ucraniano no quiera ceder nada que Putin pueda utilizar para vender una victoria a su ciudadanía (por ejemplo la toma de Severodonets-Lysychansk) dando alas además a aquellos gobiernos europeos como Francia o Alemania que parecen más proclives a una salida negociada.

Entre los factores militares, posiblemente esté pesando la percepción de que el avance ruso, encabezado por las VDV y Wagner, no es ni tan abrumador ni tan consistente como lo parecía en un principio. Están teniendo notables problemas para consolidar el control sobre algunas poblaciones, la carretera entre Artemivsk y Lysychansk parece seguir abierta sin que llegue a confirmarse el control sobre Bilohorivka o Berestove, los asaltos sobre Severodonetsk no han cuajado y ni siquiera Zolote termina de ceder. Es más, en las últimas horas, las tropas rusas incluso habrían sufrido algún revés, como la explosión de un depósito de municiones provisional en dirección a Artevmisk y el ataque con artillería a un puesto de control en Bilohorivka que podría haber causado varias decenas de muertos.

Todo esto aumenta las sospechas acerca del grado de control real ruso, así como sobre el agotamiento de sus tropas. En las jornadas previas hemos comentado más de una vez que era sospechoso que se asignasen una y otra vez la conquista de tal o cual localidad sin pruebas. También, que una vez caída Popasna, los ucranianos se habrían retirado a posiciones defensivas no inmediatas, sino a varios kilómetros de distancia, lo que dejaría un espacio vacío a los rusos por el que moverse con cierta libertad. Sin embargo, una vez llegados a los confines de dicho espacio, los avances han vuelto a ralentizarse o más bien se han vuelto casi inexistentes en el saliente de Popasna.

Por supuesto, el Estado Mayor ucraniano actúa en base a una información de la que los analistas OSINT carecen en su mayoría: imágenes por satélite, inteligencia cedida desde Occidente, un conocimiento exacto de las fuerzas bajo su control, los informes que estas envían desde la línea de frente, la letra pequeña de los acuerdos y promesas hechas por los aliados, etc. Es decir, que su evaluación de la situación bien podría ser muy diferente a la nuestra, incluso sin tener en cuenta los aspectos políticos.

Sea como fuere, lo relevante para el devenir del conflicto es que hoy por hoy Ucrania no parece dispuesta a ceder por las buenas Severodonetsk-Lysychansk, lo que indica que estarían dispuestos a correr el riesgo de un embolsamiento o que están muy seguros de que el empuje ruso es insuficiente para llevarlo a cabo con éxito. Habrá pues que estar atento para ver en qué termina la apuesta ucraniana…

Para finalizar con la parte militar, como cada día, resumimos los movimientos y cambios de posición por regiones.

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación actualizado a 26 de mayo de 2022. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Durante la jornada de hoy han vuelto las visitas a Kiev, continúan las intervenciones y comunicaciones con distintos representantes nacionales, mientras llegan algunas noticias sobre las negociaciones con cuentagotas.

Comenzando por esto último, Teherán ha propuesto ejercer de mediador entre las conversaciones entre Rusia y Ucrania. Así lo ha trasladado el ministro de Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, en el Foro Económico Mundial en Davos. Al parecer, esto habría sido propuesto hace unos días a su homólogo ruso, Sergei Lavrov, ya que su país “apoya el diálogo y la diplomacia”.

Mientras tanto, el presidente Zelenski en su intervención ante los diputados de Letonia, ha puesto de manifiesto que “en Rusia, dicen abiertamente que no se detendrán en Ucrania” y que “necesitan los estados bálticos, Polonia y otros países europeos”. Esta cuestión la relaciona con el suministro de armas a su país, acción que no todos los Estados miembros de la UE – ni de sus aliados – ven con los mismos ojos. En este sentido, destaca:

“Cuando se le dice a Ucrania que no se nos deben dar todas las armas que necesitamos para ganar, en realidad significa que nuestra nación es supuestamente menos importante que otras naciones que ya han recibido o pueden usar tales armas. Cuando se nos dice que tenemos que ceder parte de nuestra tierra porque se supone que es un «compromiso necesario», significa que nuestro pueblo es considerado menos digno de que se tomen en cuenta sus intereses.”

Por su parte, el ministro de defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, ha hablado por teléfono con su homólogo danés, Morten Bodskov. Como no podía ser de otro modo, Reznikov ha destacado la ayuda del gobierno danés, especialmente “a la que se refiere al tan necesario fortalecimiento” de sus capacidades navales. Con esto se está refiriendo al anuncio realizado en el marco de la reunión bajo el formato de Ramstein del día 23 de mayo donde Dinamarca anunció el envío de misiles Harpoon a Ucrania.

De otro lado, y relacionado con lo anterior, Zelenski se ha reunido con la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, en Kiev a quien ha dado las gracias por los cincos paquetes de ayuda militar enviados, su posición ante las sanciones contra Rusia, pero también por la ayuda financiera y humanitaria. En particular, Finlandia habría entregado munición, armas contracarro y ametralladoras.

Asimismo, el país nórdico se ha comprometido a ayudar a Ucrania en su reconstrucción. Sobre esta cuestión, y en especial de su apoyo a la reconstrucción y reforma del sector educativo, la líder finesa ha hablado con el primer ministro Denys Shmyhal. En este sentido, el gobierno de Marin estaría dispuesto a proporcionar hasta 6 millones de euros y la UE aportaría hasta otros 2 millones, y también a apoyar a Ucrania en su etapa de adhesión a la Unión.

En paralelo, nuevamente sobre membresías y Finlandia, conviene subrayar el resultado obtenido ayer en las negociaciones que junto con Suecia se iniciaron en Ankara. El portavoz del presidente Recep Tayyip Erdoğan, Ibrahim Kalin, tras cinco horas de conversación manifestó que han dejado “muy claro que si las preocupaciones de seguridad de Turquía no se resuelven con pasos concretos en un plazo determinado, el proceso no progresará” para que se unan a la OTAN.

Retomando el hilo, el líder ucraniano también ha conversado hoy con el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, pero por teléfono. Zelenski le ha informado sobre la situación en el terreno y trasladado la necesidad de aumentar el apoyo a su país. Al igual que con Marin, también ha discutido sobre su adhesión a la UE.

En otro orden de cosas el Banco Central de Rusia ha comunicado su decisión de reducir su tipo de referencia en 3 puntos porcentuales al 11% anual a partir de mañana, día 27 de mayo. Según confirma el Banco ruso, los últimos datos apuntan a una desaceleración en su tasa de crecimiento, aunque subraya que su inflación está disminuyendo. Así pues, expone que en abril su inflación anual alcanzó el 17,8%, pero a partir del pasado 20 de mayo se desaceleró al 17,5%; una caída más rápida de la esperada por el propio Banco.

Pese a que el Banco de Rusia ofrezca estos datos, ya han pedido que se produzca un levantamiento de las sanciones a cambio de permitir que los barcos puedan salir de los puertos ucranianos con las exportaciones alimenticias.

Por último, conviene subrayar que la Unión Europea, Estados Unidos y el Reino Unido han lanzado el “Grupo Asesor de Crímenes Atroces para Ucrania” (ACA) con el objetivo de garantizar la coordinación eficiente de su apoyo respectivo a los esfuerzos de lograr la rendición de cuentas por los crímenes cometidos en suelo ucraniano. De este modo, el nuevo Grupo apoyará a las unidades de la Fiscalía ucraniana encargadas de esta cuestión bajo la batuta de Iryna Venediktova. Además, la Fiscal General ha sido recibida en la Cámara de los Comunes en Reino Unido.

Be the first to comment

Leave a Reply