Guerra de Ucrania – Día 88

La última jornada, hasta el momento, de la guerra de Ucrania, no ha visto avances por ninguna parte. A lo largo del día los combates han sido constantes, tratando Rusia de ampliar sus ganancias territoriales en Popasna, así como el cerco sobre Limán y Severodonetsk, las dos ciudades ucranianas en situación más precaria en estos momentos.

A diferencia de las pasadas 48 horas, en las que las tropas rusas y aliadas lograron un avance de alrededor de 20 kilómetros desde Popasna amenazando la carretera T-1302, en las últimas 24 no se han reportado movimientos. Si bien es cierto que los combates han proseguido, las tropas ucranianas habrían logrado mantenerse sobre el terreno. De hecho, como explicamos dos días atrás, parece confirmarse que en la brecha de Popasna Rusia no tendría un control real sobre buena parte del territorio que se le asigna en algunos mapas de situación, de ahí que hoy se hayan reportado combates en localidades como Trypillya, Lypove, Volodymirivka o Vasylivka, que marcamos en el mapa que podéis encontrar a continuación.

Combates reportados en el 22 de mayo de 2022. Fuente – Elaboración propia a partir de un mapa de @Suriyak.

El problema aquí es que en demasiadas ocasiones se toman lo que son avistamientos de unidades de reconocimiento, escaramuzas o ataques artilleros por combates. Sin embargo, salvo en las localidades que enumeramos en días pasados, sigue sin haber muestra alguna de que los rusos controlen todo este territorio, lo que no obsta, obviamente, para que no pueda ser así. Sin embargo, la orografía sigue mandando y resulta difícil que los rusos puedan tomar el control de zonas elevadas a las primeras de cambio.

En cualquier caso saldremos de dudas pronto, pues ahora mismo parecen estar en una pequeña pausa logística. No olvidemos que, si de verdad piensan consolidar la ruptura y alcanzar Soledar o Artmivsk -y por supuesto la carretera-, tendrán que mover cantidades ingentes de camiones, así como obuses tanto remolcados como autopropulsados, por no hablar de blindados, carros de combate, etc. De hecho, tendrán que montar depósitos de municiones seguramente en Popasna, desde donde abastecer a las unidades más adelantadas. Proceso, por cierto, que en el caso del Ejército ruso es bastante penoso, en el sentido de que sus cargas no están siquiera paletizadas, con todo lo que eso supone en necesidad de mano de obra y tiempo para mover las enormes cantidades de munición y demás suministros que se necesitan para abastecer a varios BTGs.

Altimetría de la zona de Popasna. Fuente – John Helin.

Distintas son las cosas en Limán y en Severodonetsk. La primera de estas ciudades sigue en una situación crítica, mientras desconocemos hasta qué punto ha podido ser evacuada, en vista de su aislamiento. Respecto a la guarnición, sin duda dispondrán de numerosas armas contracarro, armas individuales, ametralladoras medias y pesadas y hasta donde se sabe, todavía artillería. No obstante, al estar rodeados y con el enemigo a las puertas, es más complicado que puedan sacar de ella todo el uso.

Del lado contrario, para los rusos tampoco es sencillo tomar una de más de 20.000 habitantes mientras los ucranianos amenazan sus líneas de suministro desde Izium, lo que seguramente les impida concentrar tropas suficientes como para lanzar un asalto. Además, otra parte de las tropas y medios con las que contaban para tomar esta localidad fue trasladada a otras partes del frente, como Severodonetsk e incluso Popasna, lo que hace cualquier avance particularmente difícil.

En el caso de Severodonetsk -y especialmente de Lysychansk-, como puede verse en el mapa que hay bajo estas líneas, también la orografía favorece a los defensores, por lo que por muy crítica que sea la situación -que lo es-, el coste en vidas para los atacantes será alto. Además con la posibilidad de dejar el río Donets una vez más como línea divisoria entre ucranianos y rusos.

Mapa altimétrico de Severodonetsk-Lysychansk. Fuente – @HeliosRunner.

En términos generales, no obstante, hay que aclarar que la guerra sigue estancada en la práctica. La dificultad rusa para lograr siguiera una ruptura total en Popasna, como ocurrió antes en Izium, sumada a la incapacidad ucraniana para expulsar a los rusos de Járkov, así lo indica. Hay que tener en cuenta que no estamos hablando de operaciones encaminadas a arrebatar al otro grandes porciones del territorio bajo su control, sino que en todos los casos, incluso en los de Limán, Severodonetsk o Lysychansk, hablamos de fracciones mínimas de Ucrania.

Quizá, si la tan cacareada contraofensiva ucraniana se materializa, veamos algún cambio significativo por ejemplo en la óblast de Jersón, aunque parece difícil por ahora que Kiev pueda aspirar a mucho más que llegar a las orillas del Dniéper. Al respecto, hemos de aclarar que el mapa que publicamos ayer sobre los tres ejércitos ucranianos sumando 34 BTGs fue posteriormente corregido por su autor, ofreciendo una disposición mucho más lógica y cercana a lo que propusimos en estas páginas. De esta forma, las tropas ucranianas se centrarían precisamente en llegar al Dniéper, una barrera formidable en la situación actual, para después dirigirse al este del país.

Hablando de supuestos, hoy Zelensky ha declarado que buscarán la forma de romper el bloqueo a los puertos ucranianos, en referencia a Odesa y a la exportación de cereales y otros productos agrícolas, indispensables tanto para la economía ucraniana, como para evitar una crisis alimentaria mundial como la que se está gestando. Ha sugerido que podrían hacerlo por la fuerza, aunque cuesta imaginar cómo podrían llevar a cabo esto último.

Disposición de las fuerzas ucranianas de cara a una hipotética contraofensiva. Autor – @DefMon.

Una posibilidad pasa por contrarrestar el bloqueo naval ruso mediante una «burbuja A2/AD» gracias a la artillería de costa -especialmente a los misiles antibuque-, así como antiaérea, para evitar la acción de la aviación naval e incluso derribar misiles rusos en vuelo. Desconocemos los cálculos del Estado Mayor ucraniano, pero quizá gracias a la llegada de misiles antibuque occidentales y demás fuese factible asegurar un estrecho pasillo, siempre que se logren limpiar de minas las aguas. No obstante, por ahora lo ponemos en duda, pues parece difícil que puedan llevarlo a efecto a corto plazo.

Por último, os recomendamos nuestro último artículo relativo a la guerra de Ucrania, centrado en el desastre vivido por las tropas rusas en Bilohorivka, durante su intento de cruzar el río Donets. En él ponemos en contexto tanto el intento de cruce, como los errores rusos y los aciertos ucranianos, en una acción que será estudiada sin duda en todas las academias militares en los cursos venideros.

Para finalizar con la parte militar, como cada día, resumimos los movimientos y cambios de posición por regiones.

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Lugansk: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

En línea con lo plasmado en el reporte de ayer, desbloquear las negociaciones entre las delegaciones ucraniana y rusa no será una tarea fácil. Nos encontramos con una Ucrania que pese a querer apostar por la vía diplomática también se ha ido enrocando en su posición llegando a descartar un alto al fuego.

El descarte de un alto al fuego junto con la negativa de realizar cualquier concesión territorial a Rusia se basa para las autoridades ucranianas en la intensificación de los ataques por parte de las tropas rusas. A esto se suma que el Parlamento ucraniano (Rada) ha aprobado por mayoría absoluta una prórroga de noventa días de la ley marcial y de la movilización general. Por tanto, estará en vigor hasta el próximo 23 de agosto, un día antes de la celebración del Día de la Independencia de Ucrania.  

El jefe de la Oficina del Presidente, Andriy Yermak, ha dejado claro que la guerra debe terminar con la completa restauración de la integridad territorial y la soberanía de Ucrania, es decir, “en nuestra victoria”. Además, realiza un paralelismo histórico aludiendo a que la guerra actual en su país son las “Termópilas de Europa”. 

Al igual que en su día hiciese el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, Mario Draghi ha propuesto su plan para lograr un acuerdo de paz basado en cuatro puntos:

Por propia iniciativa, el primer ministro italiano ha hablado con el presidente Zelenski por teléfono. En dicha conversación han hablado sobre la “cooperación defensiva”, la necesidad de acelerar la aprobación del sexto paquete de sanciones y de desbloquear los puertos ucranianos.

También en el día de hoy el presidente de Polonia, Andrezj Duda, en su intervención ante los representantes parlamentarios ucranianos ha dejado claro que es Ucrania quien debe decidir su propio futuro. Además, Duda ha reafirmado que tras la masacre de Bucha “que las cosas sigan como de costumbre con Rusia es imposible”.

En su discurso ante la Rada, el presidente Zelenski ha subrayado la relación de hermandad entre Polonia y Ucrania, y ha agradecido el apoyo absoluto recibido también anunciando que a los ciudadanos polacos en Ucrania se les otorgarán los mismos derechos que los refugiados ucranianos están recibiendo actualmente en Polonia. De hecho, es el Estado miembro que mayor presión migratoria está sufriendo como consecuencia de la guerra.

Zelenski fundamenta su decisión, entre otras razones, en que entre sus países “no debe haber fronteras ni barreras”, ya que “las naciones ucraniana y polaca no se han separado mentalmente en mucho tiempo”. El líder ucraniano también ha agradecido a su homólogo polaco su predisposición para visitar las capitales europeas junto con la presidenta de Eslovaquia, Zuzana Čaputová, con el fin de presionar para que Ucrania obtenga la condición de candidato oficial a la UE.

Si bien el gobierno polaco apoya de manera rotunda la concesión del estatus de candidato oficial a Ucrania y su adhesión a la UE – al igual que otros Estados miembros como Portugal, España o Italia – en el caso de Francia la situación varía. Como hemos ido recogiendo en reportes anteriores, el presidente Macron aboga por la creación de una “comunidad política europea”, alternativa que ya ha sido rechazada por Ucrania máxime cuando Zelenski ya ha confirmado que Macron les pidió que hiciesen concesiones sobre su soberanía.

En este sentido, y defendiendo la iniciativa de su presidente, el ministro de Exteriores francés Clement Beaune ha afirmado que “tenemos que ser honestos”, ya que, si se le dice a Ucrania que se unirán a la UE en seis meses, un año o dos años, “estarías mintiendo”. Así pues, Beaune estima que la adhesión se produzca en 15 o 20 años y que no quiere ofrecer a los ucranianos falsas esperanzas.

En relación con la cuestión energética, debe ponerse de manifiesto que desde el día de hoy Lituania cesa sus importaciones de petróleo, gas y electricidad procedentes de Rusia. Debe recordarse que es fue el primer país de la UE en dar un paso al frente anunciando que se desharía completamente de la energía rusa debido a que desde 2014 fueron allanando el terreno para poder tomar esta decisión. Su ministro de Energía, Dainius Kreivis, declaró a este respecto que:

“Este es un hito extremadamente importante no solo en el camino de Lituania hacia la independencia energética. Esta es una expresión de nuestra solidaridad con la Ucrania en guerra: no podemos permitir que nuestro dinero financie la maquinaria militar rusa”.

Mientras tanto, el canciller Olaf Scholz en su primer tour por África se ha desplazado hasta Senegal, ya que Alemania desea intensificar los proyectos relacionados con el gas y la energía renovables con el país africano. De este modo, el Bundestag está buscando otros proveedores para poder diversificar su suministro y, a su vez, reducir su dependencia de Rusia. Por su parte, el presidente de Senegal, Macky Sall, ha declarado que su país está listo para abastecer el mercado europeo con GNL. En este sentido, su pronóstico es que la producción de GNL de Senegal ascenderá a 2,5 millones de toneladas en 2023 y llegará a los 10 millones en 2030. Por último, es obligado destacar que Macky Sall, en esta ocasión en su condición de presidente de la Unión Africana, tiene previsto viajar a Moscú y Kiev en las próximas semanas.

Be the first to comment

Leave a Reply