Guerra de Ucrania – Día 83

Tras la caída de Azovstal, la guerra ha seguido su curso. La tendencia de los últimos días se ha mantenido, con bombardeos constantes especialmente en el este. En lugar de seguir presionando en Severodonetsk o intentando sucesivos cruces del Donetsk, las tropas rusas y aliadas estarían concentrándose en Popasna, Avdiivka o Vuhledar. Zonas todas ellas en las que el Ejército ruso se beneficia del trabajo de los milicianos o los mercenarios de Wagner, ahorrando así vidas propias. Zonas también en las que pueden sacar mayor partido a la artillería, atacando a distancia. Del lado ucraniano, prosigue el secretismo en torno a la operación más arriesgada y enigmática de cuantas han emprendido hasta la fecha: el cruce del río Donets desde Staryi Saltiv.

La actualidad de las últimas 24 horas ha estado copada por la rendición de la guarnición de Azovstal, ahora ya sí confirmada por el propio Zelenski, por los debates en torno al futuro de los defensores y por los detalles sobre las condiciones en que se encontraban en los últimos días. Por más que los periódicos dediquen páginas y páginas al tema, la importancia de la caída de Azovstal desde el punto de vista militar es ya totalmente secundaria. Habría sido mucho más importante de haberse producido unas semanas atrás, pero lo cierto es que la mayor parte de unidades envueltas en los ataque sobre la planta ya habían abandonado Mariúpol.

Los puntos calientes del campo de batalla son otros. En primer lugar, la región de Járkov, en donde los ucranianos hace días que no ofrecen información detallada sobre las operaciones en marcha, tal y como hemos venido explicando. Se sabe, más por reportes desde el lado ruso que otra cosa, que habrían comenzado una ambiciosa operación días atrás desde Járkov en dirección este, cruzando el río Donets por Staryi Saltiv, localidad cuya presa los rusos no podían dinamitar completamente en su retirada y, al parecer, tampoco han podido aprovechar para bloquear a los ucranianos con la artillería y la aviación.

La operación, en cualquier caso, sería de profundo calado -lo que obviamente no quiere decir que vaya a lograr sus propósitos-, seguramente con la intención de amenazar en primer lugar Prykolotne y de ahí Kupyansk y las líneas de suministros rusas desde Valuyki. Decimos que la operación ha de ser de calado, porque los ucranianos difícilmente invertirían en estas condiciones el tiempo y el esfuerzo necesarios para cruzar un puente dañado -para lo que han necesitado el concurso de sus ingenieros- si no esperasen alcanzar un objetivo importante.

Por supuesto, una opción es que tal y como se ha anunciado recientemente, estén dirigiéndose hacia el norte, a Vovchansk. Sin embargo tiene poco sentido, más allá de confundir y divertir a parte de las tropas rusas, mientras se dirigen en realidad al este y al sureste. El objetivo fundamental, por pura lógica, debería ser Kupyansk, poniendo en peligro los abastecimientos de todo el eje de proyección ruso hacia Izium. Incluso la artillería podría amenazar Valuyli, ya en territorio ruso, como hemos visto que ocurría en Bélgorod.

Otro aspecto interesante que apenas hemos tratado últimamente es el de la llegada de nuevo material al campo de batalla. Hoy el Presidente francés Macron ha prometido a Zelenski que su país aumentaría los envíos de armamento. Sin embargo, lo más interesante sería la supuesta llegada de un nuevo lote de carros de combate T-90M a las tropas rusas, así como los primeros avistamientos de los archifamosos BMPT en Lugansk, lo que parece aventurar una próxima entrada en combate. Posiblemente no tengan un gran impacto en el desarrollo de las operaciones, pero sí que indican, como la llegada también de 4×4 amaz-Vystrel con la torreta BM-30-D, que Rusia está necesitada de todo tipo de medios con los que cubrir las abundantes bajas sufridas en estos 83 días de combates.

Por la misma razón, la apuesta por la artillería en detrimento de la infantería, es cada vez mayor. Lo mismo que el recurso a los voluntarios chechenos, a los mercenarios de Wagner o a los milicianos de Donetsk y Lugansk (que están teniendo en ambos casos un desempeño bastante aceptable). Todos ellos son, en caso de producirse, bajas más aceptables que las del Ejército ruso, cada vez más difíciles de justificar en casa y de cubrir.

En relación con lo anterior, la nueva estrategia rusa, consistente en buscar pequeñas ganancias incrementales, antes que penetraciones en profundidad, parece estar dando resultados sobre el papel, con pequeños avances en algunas zonas como en Orikhove, al este de Hirske o como vimos en días pasados a propósito de los alrededores de Popasna. Amparándose en la artillería y recurriendo al tipo de tropas de las que hemos hablado antes (voluntarios, milicianos y mercenarios), toman ora una línea de trincheras aquí, otra otra allá. Sin embargo, tal y como denuncian abiertamente personajes como «Strelkov» y cada vez más fuentes rusas (blogueros, influencers, etc) en términos generales la «segunda fase» (según la cuenta rusa) de la «operación militar especial» está siendo realmente un fracaso, al menos hasta ahora. El frente sigue estancado, no se ha «liberado» un solo gran asentamiento y lo peor de todo, para los intereses rusos, es que no parece que estén en posición de hacerlo en breve salvo quizá en Limán y siempre que la ofensiva rusa desde Járkov fracase.

Todo indica que siguen abocados a los asaltos frontales previa preparación artillera, que pese a que unidades como el 20º Ejército estén tratando de reconstituirse, Rusia está cada día un poco más lejos de lograr una operación de cerco completa sobre ninguno de los grandes núcleos urbanos del Donbás y que la artillería ucraniana y los ataques sobre las líneas de comunicaciones rusas seguirán limitando cualquier posibilidad de lanzar operaciones de envergadura. Sobre esto último, un apunte curioso: pese a tenerlo bajo su poder desde tiempo atrás, Rusia no ha conseguido todavía reabrir el puerto de Mariúpol al tráfico, para lo que van a iniciar ahora las tareas de desminado. Por el momento han logrado retirar el pecio de un buque ucraniano hundido, aunque todavía queda al menos otro, así como las minas. Huelga decir la necesidad que Rusia tiene de dicho puerto para el abastecimiento de sus tropas al sur.

Para finalizar con la parte militar, como cada día, resumimos los movimientos y cambios de posición por regiones.

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Lugansk: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación actualizado a 17 de mayo de 2022. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Concluyen las dos sesiones del Consejo en su formación de Exteriores y Defensa que se han realizado entre ayer y hoy, respectivamente. Sin embargo, como ya se adelantó en el reporte anterior, todo indicaba que no podría adoptarse el sexto de paquete de sanciones de la UE a Rusia y así fue.

Sin embargo, al término del Consejo de Defensa el Alto Representante Josep Borrell ha vuelto a confirmar que la ayuda militar a Ucrania por parte de la UE a través del Fondo Europeo de Ayuda a la Paz ascenderá a 2.000 millones de euros, si bien no hay que olvidar las aportaciones individuales de los Estados miembros. Sin embargo, Borrell afirma que no dará la cifra concreta de las aportaciones de los 27 por separado, pero que esta es mayor de lo que la gente cree, y que la Unión seguirá apoyando a Kiev.

“Este apoyo está marcando la diferencia en el campo de batalla [y] en las capacidades del ejército ucraniano. Necesitamos sostener sus esfuerzos. Tenemos que reponer recursos y reservas. Este apoyo es crítico porque la guerra está en un punto de inflexión.”

En relación con esta cuestión, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha hablado hoy por teléfono con su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, sobre la situación sobre el terreno, incluida la evacuación de Mariúpol, y la seguridad alimentaria, con especial énfasis en lograr la exportación de cereales ucranianos. Además, hablaron sobre las garantías de seguridad que Francia puede ofrecer a Ucrania, y Macron ha reafirmado su apoyo en especial para proveerles de equipos de defensa, combustible, ayuda humanitaria, financiera y económica, pero también para luchar contra la impunidad de los que han perpetrado los ataques.

Por otro lado, Borrell ha comunicado que la Misión de Asesoramiento de la UE en Ucrania (EUAM Ucrania) ha vuelto hoy a Kiev donde apoyará a las autoridades ucranianas a través de actividades civiles, apoyando la gestión de las fronteras, así como la investigación y enjuiciamiento de crímenes de guerra. En relación con esto último, la UE también ha lanzado el Grupo Asesor de Crímenes Atroces (ACA) (Atrocity Crimes Advisory Group) junto con Estados Unidos y Reino Unido para coordinar los recursos internacionales que respaldan tales investigaciones. Estados Unidos ha lanzado también el Observatorio de Conflictos (Conflict Observatory) para capturar, analizar y facilitar en código abierto las pruebas de los crímenes de guerra perpetrados por Rusia y otras atrocidades en Ucrania. También el fiscal de la Corte Penal Internacional, Karim A. A. Khan, ha anunciado el despliegue de un equipo forense y de investigación integrado por 42 personas en Ucrania destacando la fuerte cooperación del gobierno de Países Bajos.

En otro orden de cosas, el viceministro de Exteriores ruso, Andrey Rudenko, en una entrevista con la agencia TASS ha expresado que en estos momentos no están teniendo lugar negociaciones entre las delegaciones rusa y ucraniana. Es más, afirma que Ucrania ha abandonado el proceso de negociaciones y que no han ofrecido una respuesta al proyecto de tratado propuesto por Rusia.

Asimismo, el Ministerio de Exteriores de Rusia ha comunicado que su país se retira del Consejo de Estados del Mar Báltico. Las autoridades rusas consideran que en el seno de este foro los países de la OTAN y de la UE rechazando “el diálogo igualitario y los principios sobre los que se creó esta estructura regional del Báltico, y gradualmente convierten al consejo en un instrumento de lucha política contra Rusia”. Pese a lo anterior, el Ministerio insiste en que su retirada no afectará a la presencia de Rusia en la región y que “los intentos de alejar a nuestro país [Rusia] del Báltico están condenados al fracaso”.

No puede obviarse que hoy el Parlamento de Finlandia en una votación histórica – 188 votos a favor y 8 en contra – ha aprobado la adhesión de su país a la OTAN. Posteriormente, de manera telemática el Presidente finlandés, Sauli Niinistö, ha adoptado la resolución final sobre la petición de la membresía por lo que a esto le seguirá el envío de la misma al Cuartel General de la OTAN en Bruselas. De hecho, la primera ministra de Suecia, Magdalena Andersson, ha confirmado la voluntad de ambos gobiernos de enviar de manera simultánea sus peticiones. 

De otro lado y en relación con Mariúpol, la viceprimera ministra ucraniana, Iryna Vershchuk, ha confirmado a través de su canal de Telegram que durante el día de hoy continuaría la operación humanitaria desde Azovstal. Además, expresa la intención del gobierno ucraniano de que una vez la condición médica de sus 52 militares se estabilice, los cambiarán por prisioneros de guerra rusos. No obstante, la Duma considerará prohibir el intercambio de prisioneros de guerra rusos por aquellos miembros del Regimiento Azov de Ucrania que hubieran sido capturados.

Por último, la misión de Naciones Unidas para el monitoreo de los derechos humanos en Ucrania ha registrado ya un total de 7.814 bajas civiles, 3.752 fallecidos y 4.062 heridos. También la Organización ha subrayado que más de 6,4 millones de personas en Ucrania han recibido ayuda humanitaria desde que comenzó la invasión.

Be the first to comment

Leave a Reply