Guerra de Ucrania – Día 82

La gran noticia de las últimas horas ha sido sin duda la supuesta caída de Azovstal. Así lo habría confirmado el comandante del batallón Azov, a la espera de más noticias sobre el destino final de la guarnición, aunque hay testimonios que hablan no de rendición, sino de apenas un intercambio de heridos ucranianos por prisioneros rusos. La otra noticia del día habría estado en la óblast de Sumy, en donde según algunos reportes, tropas rusas habrían intentado cruzar la frontera al norte de esta región, siendo rechazados por los ucranianos. Es poco lo que se sabe, pues apenas hay datos sobre los combates o la entidad de la unidad o unidades rusas implicadas. El análisis en cualquier caso es claro; Rusia no estaría buscando atacar Ucrania, sino simplemente fijar tropas ucranianas lejos de Izium, Limán y Severodonetsk-Lysychansk, evitando así que pueda reforzar la zona en la que realmente intenta avanzar. Más allá de esto, Suecia, ha decidido solicitar formalmente la adhesión a la OTAN en base a un informe de seguridad presentado el pasado día 13 y en el que se concluye que la entrada en la Alianza constituye la mejor garantía de seguridad para el país nórdico.

Después de meses de resistencia, la guarnición de Azovstal se habría rendido según algunas fuentes. Así lo habría confirmado el comandante del batallón extremista en las redes sociales, a través de un vídeo. El destino de los defensores no está del todo claro, aunque el corredor humanitario ya estaría abierto tras establecerse un alto el fuego. Parece que una parte de ellos, en concreto los heridos, serán atendidos en hospitales rusos, mientras el resto permanecerían en prisión preventiva a la espera de una futura decisión sobre su destino. Hay que aclarar que por el momento no hay confirmación por parte del Gobierno ucraniano, por lo que hay que tomar la información con la debida precaución. Lo que sí habría comenzado es la evacuación de heridos. De hecho, otras fuentes afirman que esto es lo único que se habría negociado realmente; la devolución de prisioneros a Rusia a cambio de la evacuación de heridos desde Azovstal.

Si realmente la noticia es cierta, terminaría así uno de los episodios clave de esta guerra, pues más allá de filias y fobias está claro que los militares ucranianos, milicianos y civiles atrapados durante este tiempo en la antigua siderúrgica no solo se han convertido en un mito, sino que han cumplido una labor crucial para la defensa ucraniana al fijar en torno a la fábrica un gran número de tropas durante un largo periodo de tiempo. Quizá algún día sepamos el número total de víctimas de uno y otro lado. Mientras tanto, sólo queda especular.

Llegados a este punto, en cualquier caso, el papel que las unidades todavía empeñadas en la toma de Azovstal puedan jugar en otros frentes difícilmente será determinante. La mayor parte de unidades se habían ido retirando paulatinamente, por lo que no serán más de unos pocos BTGs los que Rusia pueda destinar a otros esfuerzos si se confirma la rendición y finalmente logran un control absoluto de Mariúpol.

La otra noticia del día, en lo militar, ha estado en la región de Sumy. Sin tropas rusas desde que se retiraran semanas atrás, hoy se habrían librado algunos combates en la frontera entre esta óblast rusa y las fronteras rusas. En concreto habría sido en las inmediaciones de la localidad de Shostka y por el momento se desconoce la entidad y número de las unidades implicadas. Los ucranianos afirman que los invasores habrían sido rechazados por la Guardia de Fronteras, algo en principio extraño.

En cualquier caso, todo indica que no sería más que una maniobra de distracción rusa destinada a fijar unidades ucranianas lejos de las áreas en las que se está combatiendo con mayor intensidad, como Izium, Limán o Severodonetsk. Es más, no sería descartable que en próximas jornadas se volviesen a vivir episodios similares, aunque difícilmente los rusos podrán lograr ninguna sorpresa dada la superioridad ucraniana en cuanto a ISR gracias a la inestimable ayuda occidental.

Más allá de esto, los ucranianos han volado una presa al suroeste de Popasna, concretamente sobre el río Luhan, con la intención de dificultar los avances rusos. También de canalizarlos, ya que al obligar a transitar por una serie de caminos practicables, es más sencillo controlar sus movimientos y en su caso, batir a las unidades que los utilicen.

Recordemos que en las inmediaciones de Kiev, en el río Irpin, esta táctica funcionó a la perfección a los ucranianos. También que se llegó a comentar que la presa de Oskil estaría igualmente minada, aunque de ser cierto por el momento sigue intacta y bajo poder ruso desde hace un tiempo.

Por lo demás, ha sido un día de combates generalizados. Las tropas rusas y los milicianos tanto de Donetsk como de Lugansk se han lanzado al ataque sobre Borivske, al este de Lysychansk, sobre Toshkivka, ligeramente más al sur, sobre los alrededores de Hirske desde Nizhnie y Novotoshkivsk, sobre Pylypchaty desde Popasna y sobre Novoselivka desde Troitske. En resumen, se han librado combates en prácticamente todo el este ucraniano, con especial virulencia en la óblast de Donetsk.

Respecto al resultado, lo cierto es que no se han admitido avances por el momento, por lo que la situación permanece estancada. Lo único que podríamos catalogar de pequeño avance ha sido un movimiento ruso al norte de Abdiivka, tratando de rodear quizá esta localidad, pero no consta que las tropas rusas y milicianas hayan tomado ningún poblado o villa sino más bien se habrían posicionado en el terreno entre estos.

Hay que tener en cuenta, tal y como hemos comentado en varias ocasiones, que toda esta zona está plagada de trincheras y posiciones defensivas de diversa índole y que necesitan un importante trabajo previo de «ablandamiento». Además, dado que las defensas ucranianas están escalonadas, la artillería rusa y miliciana debe batir no sólo la primera línea de trincheras, sino también la segunda. Todo de forma que en caso de lanzar un ataque exitoso sobre la primera línea, pasadas las horas la posición no sea recuperada por los defensores ucranianos que avancen desde la segunda.

Por último, hoy hemos sabido que Zelensky ha destituido al hasta ahora responsable de las Unidades de Defensa Territorial ucranianas, Yurii Halushkin -en el puesto desde el 1 de enero-. Ha sido reemplazado por el general de división Ihor Tantsiura. Aunque no se han hecho públicos los motivos de esta decisión, al parecer pretenden sacar mejor partido de una institución que pese a haber sido claves en lo que llevamos de guerra, mantienen demasiadas diferencias entre unidades tanto en entrenamiento como en rendimiento. Esta noticia podría estar relacionada también con otra de unas semanas atrás, en la que se hablaba de un decreto gubernamental en virtud del cual los integrantes de esta fuerza podrían ser empleados en regiones distintas a la de residencia.

Para finalizar con la parte militar, como cada día, resumimos los movimientos y cambios de posición por regiones, que hoy también se reducen a cero, pues no se ha constatado la toma de ninguna localidad por ninguno de los bandos.

  • Óblast de Járkov: Sin movimientos.
  • Óblast de Lugansk: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: Sin movimientos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa con el territorio recuperado por Ucrania desde el punto álgido de la invasión. Autor – Nathan Ruser.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Hoy se ha celebrado una reunión del Consejo de Asuntos Exteriores a la que también ha acudido el ministro de Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, en la que el tema principal son las negociaciones para lograr la unanimidad y, con ello, la aprobación del sexto paquete de sanciones. Paquete que recordemos incluye un embargo gradual sobre el petróleo ruso y al que Hungría, Eslovaquia y Austria están poniendo trabas dada su dependencia de Rusia.

Por otro lado, también han discutido acerca de la concesión a Ucrania del estatuto de candidato oficial a la Unión Europea. Aunque la decisión para proceder a la apertura o no de las negociaciones en este sentido corresponde al Consejo, en primer lugar la Comisión Europea deberá emitir su dictamen. Al igual que hemos recogido en varios reportes, se espera que se pronuncie en junio y que también en el Consejo Europeo de ese mismo mes se aborde la cuestión por los jefes de Estado y de Gobierno de los 27.

Mientras se han escrito estas líneas, la reunión en el Consejo continúa y no se sabe a ciencia cierta si finalmente lograrán aprobar el sexto paquete de sanciones incluyendo el embargo sobre el petróleo. En este sentido se pronunciaba Dymtro Kuleba, ministro de Exteriores de Ucrania, a la salida de la reunión y confirmando que únicamente un país continúa bloqueando el veto sobre el petróleo. Todo lo que hemos visto en días anteriores lleva a pensar que efectivamente se trata de Hungría.

El representante ucraniano también ha destacado la determinación del Alto Representante Josep Borrell para tratar de lograr un acuerdo entre todos los Estados miembros y subraya que la reputación de la Unión Europea está en juego. Pero también la unidad, ya que “la UE no puede romperse” y “tienen que mantenerse unidos” buscando las posibles soluciones para adoptar las decisiones.

Asimismo, ha adelantado que la UE está lista para trabajar en un séptimo paquete de sanciones una vez adopten el sexto, y que incluso algunos ministros de Exteriores le han hecho llegar propuestas concretas que se podrían incluir. En este sentido, afirma que una de las medidas puede resumirse en “acabar con las exportaciones rusas”.

Del mismo modo, también ha anticipado una de las decisiones previsibles para el día de hoy. Los Estados miembros han apoyado también la propuesta de Borrell de destinar 500 millones de euros adicionales al Fondo Europeo de Ayuda a la Paz (European Peace Facility) para transferir armamento a Ucrania. De este modo, el montante total destinado por la UE para comprar y enviar armas a Kiev asciende a 2.000 millones de euros.

En la reunión también han abordado las relaciones comerciales entre la UE y Ucrania, y la situación de riesgo de inseguridad alimentaria mundial. Así, el representante ucraniano ha confirmado que la Comisión Europea ayudará a las autoridades ucranianas a construir rutas alternativas para lograr desbloquear las exportaciones de productos agrícolas ucranianos. En este punto puede recordarse que fue también la Comisión Europea quien propuso una suspensión de los derechos de exportación de los productos y bienes ucranianos, especialmente los agrícolas, y las normas de competencia en el mercado durante un año. Esta medida destinada a aliviar la economía ucraniana, y también lograr una salida de sus productos, también la están barajando países como Canadá.

Otra de las noticias del día – también esperada – ha sido el anuncio por parte del Gobierno de Suecia de solicitar su ingreso en la OTAN. Tras la evaluación de la cuestión, el gobierno sueco ha llegado a la conclusión de que obtener la membresía de la Alianza es “la mejor manera de proteger la seguridad de Suecia a la luz del entorno de seguridad fundamentalmente cambiado tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia”. En este sentido, la primera ministra Magdalena Andersson ha dejado claro en la rueda de prensa que “estamos dejando atrás una era y entrando en una nueva”.

En este sentido, y siguiendo con la senda iniciada por el Reino Unido hace apenas unos días, Noruega, Dinamarca e Islandia han firmado una declaración conjunta para proteger a Finlandia y Suecia en caso de ataque. El primer ministro de Noruega, Jonas Gahr Støre, ha afirmado que su país junto con Dinamarca e Islandia “está lista para ayudar a sus vecinos nórdicos por todos los medios necesarios en caso de que sean víctimas de una agresión en su territorio antes de obtener la membresía en la OTAN”.

Ocurra lo que ocurra con la adhesión, el Presidente turco Erdogan declaró el día 13 que Turquía «no dirá sí» a la entrada de ambos estados en la Alianza. Esta organización funciona en principio por unanimidad, con lo que habrá que ver hasta qué punto el veto turco impide la integración de los dos países o si finalmente cede a las presiones especialmente de los Estados Unidos.

Mientras tanto, hoy se ha celebrado una cumbre de los Estados miembros del Tratado de Seguridad Colectiva en Moscú (OTSC), esto es, Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Rusia. En este encuentro el presidente Vladímir Putin ha afirmado que la expansión de la OTAN sí es un problema, ya que se está empleando la Alianza como una herramienta de la política exterior de un país, Estados Unidos. Sin embargo, al no disponer Rusia de disputas territoriales abiertas con Finlandia y Suecia, el líder ruso ha expresado:

«En lo que respecta a la expansión, incluidos los nuevos miembros Finlandia y Suecia, Rusia no tiene problemas con estos estados, ninguno. Y, en este sentido, no existe una amenaza inmediata para Rusia de una expansión para incluir estos países».

Al parecer habrían adoptado una declaración del Consejo de Seguridad Colectiva en honor al 30 aniversario del tratado y el 20 aniversario de la organización. Todo ello con el objetivo de confirmar la determinación de los miembros de la OTSC de continuar cooperando en distintas áreas de desarrollo militar y de defensa, así como aumentar la acción coordinada en el escenario internacional.

Las declaraciones que han trascendido también han sido las del presidente de Bielorrusia, Alexander Lukansheko al advertir que los “oponentes y enemigos” de la OTSC están sacudiendo sistemáticamente las bases y las relaciones de la Alianza. En base a lo anterior, el presidente bielorruso está pidiendo al resto de socios de la Organización que intensifiquen la cooperación para resistir las presiones extranjeras. 

Moviéndonos al lado ucraniano, el presidente Volodímir Zelenski ha reafirmado nuevamente a través de su canal de Telegram:

“Estamos en el epicentro de la confrontación de dos ideas: la idea democrática europea de que la libertad y la vida de todos importa y la cruel idea tiránica de que sólo importa quien puede someter a otras personas. Eso es lo que tenemos que parar juntos. Todos en Europa.”

Por su parte, el jefe de la Oficina de la Presidencia, Andriy Yermak se ha reunido con el jefe de la Oficina de Política Internacional del presidente de Polonia, Jakub Kumoch con el propósito de discutir acerca del fortalecimiento de la cooperación entre ambos países en materia de seguridad tanto ahora como en el marco de la futura arquitectura de seguridad una vez alcanzada la paz.

Por último, el gobierno de Ucrania ha firmado un contrato de préstamo por valor de 100 millones de dólares con Japón con vencimiento en treinta años y con un periodo de gracia de diez. Igualmente, el presidente Zelenski se ha reunido de manera telemática con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, como preludio a su participación en la reunión de ministros de Finanzas del G7. Esta es la reunión del G7 que sigue a la del pasado fin de semana en Alemania. El líder ucraniano ha afirmado que actualmente el déficit mensual del presupuesto estatal de su país asciende a 5.000 millones de dólares estadounidenses, instando así al FMI a que agilice el proceso de envío de ayuda.

Be the first to comment

Leave a Reply