Guerra de Ucrania – Día 80

A lo largo de las últimas horas los ataques por una y otra parte han sido la norma. Mientras que por una parte seguiría con su retirada desde Járkov, el Ejército ruso junto a los milicianos de Lugansk habrían logrado tomar la villa de Oleksandropillia, al norte de Popasna. También estarían bombardeando con crudeza tanto Limán como sus alrededores. Por el contrario, los ucranianos aseguran haber atacado Nenuchka, al sur, además de haber anunciado una contraofensiva en la zona de Izium que estaría en marcha a estas horas. Por otra parte, se sigue negociando la evacuación de heridos en Azovstal en un día en el que Rusia ha cortado el suministro de electricidad a Finlandia alegando problemas de pago.

Las últimas 24 horas han vuelto a ser intensas, aunque los movimientos en realidad han sido nimios. Intensas por tanto debido al grado de violencia puesto en práctica por ambas partes, especialmente en forma de intercambios artilleros. Por lo demás, como casi cada vez que se da una noticia sobre un avance, en el caso de los de hoy siguen contándose por apenas centenares de medios o un par de kilómetros a lo sumo.

En la zona de Járkov, las noticias siguen estando relacionadas con la retirada rusa. Claro está, que se pueda constatar un repliegue hacia sus fronteras no implica que automáticamente los ucranianos estén en disposición de avanzar. En su caso, recuperar cada villa o poblado implica una labor previa de acumulación de medios y suministros para una vez dentro, poder asegurar su futura defensa. Además, a cada avance, por pequeño que sea, le acompaña una extensión de esas mismas líneas de suministro. Por último, aunque el Ejército ruso esté abandonando determinadas posiciones, estamos viendo también cómo dejan a los milicianos de Lugansk para defenderlas, lo que implica que hay que luchar por cada palmo de terreno. Respecto a esto último, aunque se entiende desde el punto de vista del Estado Mayor ruso, que no puede permitirse derrochar más vidas y vehículos después de los últimos descalabros, debe estar generando no pocas suspicacias entre la milicia de Lugansk, tratada como carne de cañón.

En la imagen, captada por la NASA, se representan los incendios provocados por los combates en Drobyshevo. Fuente – NASA.

Ya en Izium, hoy el Estado Mayor ucraniano ha anunciado el inicio de una contraofensiva en la zona. Resulta curioso, toda vez que llevan tiempo atacando esta ciudad desde el este y el oeste. Es posible que, más que recuperar terreno, la intención pase por aliviar la presión sobre Limán, que sigue siendo bombardeada intensamente y ha sigo testigo de intentos de asalto en las últimas horas. El problema más acuciante estaría en Dobryshevo. Esta localidad, al noroeste de Limán, habría caído ayer según fuentes prorrusas en manos del Ejército ruso. Hoy la situación sobre el terreno no está tan clara y parece que los ucranianos siguen asentados allí mientras la niebla de la guerra se empeña en ocultarnos la realidad. En cualquier caso, aunque hace no tantos días parecía que la caída de Limán podía ser inminente, siguen aguantando más o menos dentro del mismo perímetro los embates rusos.

Por supuesto, cuando se habla de Izium hay que tener en cuenta que para los ucranianos siempre implica la posibilidad de hostigar las líneas de suministros rusas. También de influir sobre la reorganización de las fuerzas rusas después de las fuertes pérdidas de días pasados en los sucesivos intentos de cruzar el río Donets. Una apuesta arriesgada que, por cierto, nos ha dejado una de las imágenes más inexplicables en lo que llevamos de conflicto. Por otra parte, aunque sabemos que nominalmente entre Izium-Limán y Lysychansk-Severodonetsk son varios los ejércitos rusos cuyas unidades están implicadas (1º, 2º, 20º y 41º), cabe pensar que ahora mismo la entidad de muchas de ellas no se asemeja en nada a la del inicio del conflicto. En este sentido, Dvórnikov se ve obligado a hacer más con menos cada vez.

Por el contrario, Ucrania todavía puede seguir generando nuevas fuerzas o completando las plantillas de las existentes con nuevos reclutas y material. Lo que nos lleva a los movimientos que se han dado en las últimas jornadas del lado ucraniano. En concreto, la 4ª Brigada de Respuesta Rápida ha sido replegada desde Severodonetsk hasta Rubizhne, de forma que pueda cubrir cualquier posible ataque procedente del río Donetsk. También habría llegado a la zona como refuerzo el 15º Regimiento Eslavo de la Guardia Nacional. Por otra parte, el Bon. «Donbáss» ha sido trasladado al sur algo más al sureste, para reforzar la zona de Popasna de la mano de la 24ª Brigada Mecanizada.

Precisamente en Popasna, después de los ataques de rusos y milicianos de ayer es en donde también se habría producido algún pequeño movimiento, al tomar los rusos Oleksandropillia, una villa situada en una llanura entre Popasna y Komyshuvaka. Es de esperar que la toma de esta segunda localidad, dada la orografía, sea más compleja, sin olvidar que el objetivo de estos ataques es Hirske y la carretera R-66 a su paso por esta localidad.

En Donetsk, después de muchas semanas en las que la artillería rusa y de las milicias ha estado batiendo Velyka Novosilka con varios asaltos fallidos, han sido los ucranianos los que han lanzado un ataque hacia el sur, en dirección a Nenuchke, aunque todavía no se conoce el resultado.

Para finalizar con la parte militar, como cada día, resumimos los movimientos y cambios de posición por regiones:

  • Óblast de Járkov: Contraofensiva ucraniana en Izium.
  • Óblast de Lugansk: Los rusos habrían tomado Oleksandropillia, al norte de Popasna, tras los ataques de ayer.
  • Óblast de Donetsk: Las tropas rusas siguen atacando con dureza Azovstal, bombardeando desde el aire y haciendo un uso intensivo de la artillería contra las instalaciones.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Las tropas ucranianas estarían tratando de hacerse con Nenuchka.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación actualizado a 14 de mayo de 2022. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Como viene siendo habitual, en fin de semana la actividad institucional disminuye. Aun así, hoy ha concluido el encuentro del G7 y la Unión Europea en Alemania en el que han anunciado su apoyo a Ucrania “hasta la victoria”, lo que deja clara la poca disposición a negociar, pese a las maniobras de Scholz y Macron en ese sentido.

Reunidos en Weissenhaus, los líderes del G7 y el Alto Representante Josep Borrell en nombre de la Unión Europea, han hecho un llamamiento para que Rusia cumpla con lo dispuesto en la Orden de medidas provisionales emitida por el Tribunal Internacional de Justicia de Naciones Unidas el pasado 16 de marzo, acate las resoluciones de la Organización y ponga fin a su agresión militar, incluyendo la retirada de tropas de todo el territorio de Ucrania reconocido internacionalmente.

Así pues, reafirman su sólido apoyo a Ucrania para satisfacer sus necesidades humanitarias y financieras presentes y también durante el periodo de reconstrucción del país. En lo que se refiere al apoyo militar, han afirmado que continuarán con su asistencia militar y de defensa mientras sea necesario.

En su comunicado, el G7 y la Unión Europea también han insistido en los riesgos que conlleva esta situación y el bloqueo de los puertos Ucranianos para la seguridad alimentaria y el incremento en los precios mundiales tanto de los alimentos como de las materias primas. Además, ad intra subrayan que esta situación exacerba las necesidades humanitarias de la población ucraniana.

En respuesta el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, ha expresado lo siguiente: “La UE ha evolucionado de una plataforma económica constructiva, tal como fue creada, a un jugador agresivo y beligerante que ya muestra sus ambiciones mucho más allá del continente europeo.» Además, acusa a la Unión de seguir “el camino que la OTAN ya ha trazado, lo que confirma la tendencia hacia la fusión con la Alianza del Atlántico Norte y, de hecho, servirá como apéndice”.

Esta acusación debe interpretarse en relación con el anuncio también que realizó el Alto Representante Josep Borrell ayer acerca de la propuesta a los Estados miembros de adoptar un cuarto tramo de ayuda militar por valor de 500 millones de euros a través del Fondo Europeo de Ayuda a la Paz.

Por otro lado, si ayer el canciller Scholz hablaba por teléfono con el presidente Putin, hoy ha sido el turno del presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, quien ha afirmado: “La conversación fue directa y sin rodeos, y se desarrolló sin agravantes. Se consideró importante evitar las tensiones”. Asimismo, la oficina de Niinistö ha comunicado que el Presidente le ha trasladado a Putin “cómo las demandas rusas a finales de 2021 con el objetivo de evitar que los países se uniesen a la OTAN y la invasión masiva de Rusia a Ucrania en febrero de 2022 han alterado el entorno de seguridad de Finlandia”. Del mismo modo, ha recalcado que Finlandia desea gestionar las relaciones con su vecino ruso “de una manera correcta y profesional”.

Putin, por su parte, le ha trasladado a su homólogo que considera un “error” que Finlandia se uniese a la OTAN. Más concretamente, según el Kremlin:

“Vladímir Putin enfatizó que abandonar la política tradicional de neutralidad militar sería un error, ya que no hay amenazas para la seguridad de Finlandia. Tal cambio en la política exterior del país puede tener un impacto negativo en las relaciones ruso-finlandesas”.

Debe ponerse de manifiesto que esta conversación llega en el día en el que Rusia ha suspendido el suministro eléctrico a Finlandia a través de la empresa estatal RAO Nordic. Pese al aumento que ocasionará en los precios, las autoridades finlandesas advierten de que no hay que preocuparse por un posible desabastecimiento.

Mientras tanto, el primer ministro Boris Johnson y su homólogo noruego, Jonas Støre, han firmado una Declaración conjunta para promover la cooperación estratégica bilateral entre el Reino Unido y Noruega. Ambos líderes han insistido en que ni la OTAN ni la región nórdica representan una amenaza y que la política de “Alto norte, baja tensión” había creado décadas de estabilidad y prosperidad para la región. Del mismo modo, han discutido sobre la necesidad apremiante de incrementar el suministro de energía sostenible y subrayado que su colaboración en esta materia no tiene límites.

Conviene destacar que esta Declaración firmada con Noruega, sigue a las dos Declaraciones de Solidaridad firmadas por Johnson con Finlandia y Suecia, respectivamente, para garantizar la defensa mutua entre sus países.

Por otro lado, el presidente Volodímir Zelenski, se ha reunido hoy con una delegación del Senado estadounidense en Kiev. En este encuentro el líder ucraniano ha insistido en que Rusia estaría cometiendo genocidio contra su pueblo y ha destacado el papel especial que está jugando Estados Unidos al aumentar la presión para la imposición de sanciones contra Rusia. En particular, el gobierno de Zelenski ha dado una buena acogida a la adopción por parte del Congreso estadounidense de las leyes que prohíben la importación de petróleo ruso y la suspensión de las relaciones comerciales tanto con Rusia como con Bielorrusia.

Por supuesto, no han faltado referencias a la Ley de Préstamo y Arriendo recientemente firmada por el presidente Biden. En este sentido, Zelenski espera que pronto den luz verde al montante adicional de 39.600 millones de dólares que se destinará a asistencia militar.

Por último, según el portal de Naciones Unidas que monitorea los desplazamientos de la población ucraniana, la cifra de refugiados ya ha superado los 6,11 millones. El principal destino de los refugiados ucranianos sigue siendo Polonia donde ya han llegado más de 3,3 millones desde que comenzase la invasión.

Be the first to comment

Leave a Reply