Guerra de Ucrania – Día 76

Tras la intensa jornada de ayer, en la que las tropas rusas trataron de sorprender a los defensores de Severodonetsk y Lysychansk cruzado el río Donets en tres puntos, hoy el día ha sido más calmado, al menos hasta última hora. Si bien se han producido combates en la óblast de Donetsk, así como fuertes bombardeos en ciudades como Odesa, los más relevante de la jornada se estaría produciendo en el momento de realizar este informe, con un intento ucraniano por cruzar el Donets posiblemente entre Valakliya y Vesele, para amenazar así toda la logística rusa en el saliente de Izium.

Ayer, tal y como narramos, las tropas rusas trataron de dar la sorpresa, cruzando el río Donets en tres puntos, intento que terminaría en desastre una vez fueron localizados, batidos por la artillería y las unidades que habían logrado cruzar, aisladas. De hecho, según algunas fuentes se calcula que todavía quedarían alrededor de 80 rusos luchando al este del Donets y sin posibilidad de cruzarlo de vuelta al territorio bajo control ruso.

Hoy, por el contrario, es el turno de Ucrania, que parece estar embarcada en una acción similar, pero en sentido contrario, destinada a cortar las vías de abastecimiento rusas en la zona de Izium, para lo que sería fundamental cortar las vías de comunicación a la altura de Vesele. Por supuesto, no está nada claro todavía el lugar exacto por el que estarían tratando de cruzar el río, que está demostrándose una barrera formidable en las últimas semanas para unos y otros. Tampoco la entidad de las fuerzas implicadas.

Habrá que esperar pues para ver si se convierte en una operación exitosa o si los ucranianos terminan por enfrentarse a los mismos problemas que ayer sufrieron los rusos, con el agravante de que estos sí tienen cobertura aérea y una vez localizados los pontones, podrían batirlos desde el aire, como hemos visto en otras ocasiones. Ahora bien, incluso aunque el intento no prospere, los ucranianos están obligados a lanzar este tipo de ataques que sirven para aliviar la presión sobre Severodonetsk y Lysychansk al obligar a Rusia a desviar medios de avanzada para defender las líneas de comunicación, los segundos escalones, etc. Tal y como se ve en el siguiente mapa, en el que hemos trazado círculos con un radio de 40 kilómetros, ya incluso la ciudad de Bélgorod quedaría bajo alcance de la artillería ucraniana, en función de la munición empleada. Además, podrían amenazar una fracción considerable de las vías de comunicación utilizadas por Rusia para abastecer su despliegue hacia Izium.

Es la misma razón por la que las Fuerzas Armadas ucranianas están, en los alrededores de Járkov, avanzando en una dirección a priori extraña – hacia el noroeste, con la vista puesta en Vovchans’k, en lugar de priorizar la expulsión de los rusos hacia las fronteras. De elegir esta opción, maximizarían la protección de Járkov, al dejarla fuera del alcance de los ataques artilleros rusos casi por completo. Sin embargo, consideran más adecuado tomar localidades cercanas a la frontera como la anterior, que además son nudos de comunicaciones utilizados en la actualidad por Rusia en dirección a Kupiansk. Al fin y al cabo, la guerra no la está decidiendo la posesión de tal o cual ciudad, sino el control de las rutas de abastecimiento, verdadero Talón de Aquiles ruso en una guerra que además de ser proxy, es ya una guerra de desgaste.

Esto último implica que la capacidad de reponer bajas y de suplir el material perdido -la famosa atrición-, será en última instancia el factor decisivo. En este sentido, Ucrania está teniendo más facilidad para llevar hombres al frente, pues para el país se trata de una «guerra total» en la que está en juego su propia existencia como Estado, de ahí la movilización general. Además, cuenta con un importantísimo apoyo por parte de Occidente del que hemos ido hablando reporte a reporte.

En el caso ruso, mientras no haya movilización y por más «imaginación» que le echen al asunto (mercenarios de Wagner, voluntarios chechenos, daguestaníes o cosacos, traslado de tropas desde Siria…), serán cada vez menos capaces de lanzar operaciones determinantes, lo que llevará irremediablemente a que Ucrania recupere terreno. Ni siquiera el poder aéreo puede cambiar esto, como tampoco las más de 2.000 PGMs de todo tipo empleadas por Rusia han podido hacerlo hasta ahora. Ucrania simplemente es demasiado vasta y está demasiado poblada como para que el país quede paralizado con este nivel de bombardeos.

Esto nos lleva de lleno al tema de las bajas, cada vez más disociado de la realidad. Rusia afirma haber destruido hasta el día de hoy 163 aviones de combate ucranianos o 124 helicópteros, así como 2.979 blindados y carros de combate, 351 lanzacohetes, 300 sistemas antiaéreos, 1.440 obuses y morteros, 793 drones y 2.789 vehículos de otros tipos. Dejando de lado que la cantidad de aviones destruidos es notablemente mayor que la de aparatos que Ucrania alistaba al inicio del conflicto -y no ha recibido que sepamos nuevos aparatos-, es obvio que este nivel de desgaste habría sido inasumible por Ucrania.

De hecho, habría dejado de contar con nada parecido a unas Fuerzas Armadas operativas. Del mismo modo, tendría poco sentido que se limitase a pedir unos «pocos» vehículos aquí y allá o que fuese paciente con gobiernos como el alemán, que no terminan de decidirse sobre la entrega del centenar de IFV Marder. Si atendemos a la media según las cifras rusas sobre pérdidas ucranianas, tenemos que dicha cantidad de blindados durarían a Ucrania… ¡menos de 3 días! Eso se deduce de dividir los 2.979 carros y blindados perdidos entre los 75 días de guerra, lo que da una cifra de 39,72 plataformas de este tipo perdidas al día.

Por supuesto, las cifras que Ucrania da de las bajas rusas también son exageradas, aunque los informes OSINT respaldados por imágenes sigan arrojando cifras altísimas. Lo importante, no obstante, es que sean mayores o menores, Ucrania puede reponerlas e incluso beneficiarse de la llegada de material mejor que aquel con el que contaba al inicio del conflicto, algo que Rusia está lejos de poder hacer, pues las sanciones se están enfocando entre otras cosas en limitar su acceso a tecnología extranjera, vital por poner un solo ejemplo para dotar de buenas ópticas a sus carros de combate.

En resumen, que la situación sigue cambiando lentamente a favor de Ucrania, lo que obligará, pese a que en el discurso de ayer hiciese omisión al asunto, a que Rusia mueva ficha de una forma u otra.

Para finalizar con la parte militar, como cada día, resumimos los movimientos y cambios de posición por regiones:

  • Óblast de Járkov: Los ucranianos habrían recuperado Pytomnyk, al norte de Járkov, así como Ternova, al noreste.
  • Óblast de Lugansk: Intento ucraniano de cruce del río Donets en dirección este, sin información por el momento.
  • Óblast de Donetsk: Las tropas rusas siguen atacando con dureza Azovstal, bombardeando desde el aire y haciendo un uso intensivo de la artillería contra las instalaciones. Combates entre Avdiivka y Pisky sin que se hayan reportado avances por ninguna de las partes.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa actualizado a 10 de mayo de 2022. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Tras la intensidad del día de ayer con las miradas puestas en el Día de la Victoria y en el Día de Europa, hoy la situación en el plano institucional ha estado relativamente en calma.

En el seno de la Unión Europea, el foco de atención sigue puesto en Hungría. Pese a que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hablase ayer con el presidente húngaro, Viktor Orban, aun no se ha logrado su voto favorable al sexto paquete de sanciones. La Presidenta afirma que la conversación fue útil para aclarar determinadas cuestiones relacionadas con las sanciones y la seguridad energética, pero que pese a los avances aun hay trabajo por hacer.

El presidente francés Emmanuel Macron también ha hablado con Orban para tratar de desbloquear la situación y lograr que el embargo al petróleo ruso salga adelante. El ministro de Exteriores francés, Clément Beaune, ha expresado que cree que podrían lograr un acuerdo esta semana. En otro orden de cosas, Macron también ha hablado hoy por teléfono con Xi Jinping, presidente de la República Popular de China. Ambos han coincido en la necesidad de lograr un alto al fuego, respetar la integridad territorial y soberanía de Ucrania, y apoyar con asistencia humanitaria a la población y la respuesta de Francia a través de la iniciativa FARM ante el riesgo de una crisis alimentaria global. Además, ambos países han acordado profundizar en sus proyectos conjuntos en los campos de la aeronáutica y la energía nuclear civil.

Llamada que se ha producido tras la visita en la tarde de ayer al canciller Olaf Scholz en Berlín en la que ambos líderes han destacado la relevancia de la “amistad franco-alemana”. Subrayan que precisamente hoy es más importante que nunca también “como motor y fuente de inspiración del proyecto europeo”.

Nuestra amistad franco-alemana es hoy más importante que nunca, también como motor y fuente de inspiración del proyecto europeo. Ambos estamos firmemente convencidos: Europa sólo puede triunfar junta.

Mientras tanto, Alemania se prepara para vetar el gas ruso. Como sabemos, por el momento los 27 han impuesto un embargo sobre el carbón, mientras que el del petróleo está en camino. El siguiente tema que abordarán de continuar la guerra – y en sintonía con las medidas que se establezcan en la nueva estrategia energética – será abandonar y vetar el gas ruso, lo que podría provocar contramedidas por parte Rusia. Dado que Rusia ya cesó el suministro de gas a Polonia y Bulgaria, en Alemania están preparándose por si se diese esta eventualidad. Entre las medidas de emergencia entre las que están trabajando se incluiría, de ser necesario, el control de determinadas empresas críticas. Además, Alemania ya ha manifestado su intención de abandonar los suministros rusos y estima que sería dependiente de Rusia en lo que respecta al gas únicamente hasta mediados de 2024.

Por otro lado, Annalena Baerbock, ministra de Exteriores de Alemania ha visitado Bucha y posteriormente Kiev para reunirse con su homólogo, Dmytro Kuleba, y con el presidente Zelenski. La representante alemana les ha trasladado que les ayudarán, pero no solo ahora sino también cuando la guerra acabe, “cuando Vladímir Putin haya fallado en su objetivo”. Del mismo modo, el ministro de Exteriores de Países Bajos, Wopke Hoekstra, le ha reafirmado a Dmytro Kuleba en Kiev que su país seguirá apoyándoles a través de asistencia militar, humanitaria y financiera.

Por su parte, el ministro de defensa ucraniano Oleksii Reznikov ha hablado con su homólogo danés, Artis Pabriks. En particular, han abordado el tratamiento de soldados ucranianos heridos, las labores de desminado de los territorios ya desocupados, así como vías para la recaudación de fondos para la adquisición de equipo crítico.

El presidente Zelenski hoy se ha dirigido ante las autoridades de Eslovaquia y de Malta recalcando la gravedad de la situación y que “cuanto mayor sea la demora con las armas, más muertes”, pero también incidiendo en la necesidad de adoptar más sanciones.

Debe destacarse también que, tras la visita a Kiev del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, Ucrania ahora contará con un nuevo envío de ayuda militar por valor de 50 millones de dólares basado en las contribuciones que ha hecho recientemente de artillería, municiones y vehículos blindados ligeros. De este modo, el paquete incluirá:

  • 18 cámaras para drones, así como soporte técnico para las mismas.
  • Un fondo de 15 millones de dólares destinado a proveer a Ucrania de imágenes por satélite de alta resolución.
  • Hasta 1 millón de dólares en armas ligeras y municiones relacionadas.
  • Munición para los obuses M777.

También han decidido asignar 25 millones de dólares, de la contribución total de Canadá por valor de 100 millones de dólares en ayuda humanitaria, al Programa Mundial de Alimentos, y destinar 10 millones de dólares para apoyar los derechos humanos, a la sociedad civiles y las labores de desminado. Esta última cuantía se distribuirá como sigue:

  • 1,5 millones de dólares para el Fondo Humanitario y de Paz para la Mujer de las Naciones Unidas
  • 2,5 millones de dólares a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas para monitorear, documentar y evaluar las violaciones de los Derechos Humanos.
  • 775.000 dólares a Front Line Defenders para apoyar a activistas y organizaciones de derechos humanos.
  • Hasta 2 millones de dólares al German Marshal Fund de los Estados Unidos para apoyar a los actores de la sociedad civil en riesgo.
  • Hasta 1,15 millones de dólares en apoyo de emergencia digital para la sociedad civil en Ucrania.
  • 2 millones de dólares a HALO Trust para respuesta de emergencia de acción contra minas.

Por consiguiente, desde febrero Canadá ha proporcionado 245 millones de dólares en ayuda humanitaria y más de 131 millones de dólares en equipo militar, sin contar la ayuda financiera comprometida que asciende a 620 millones de dólares en forma de préstamos. En su presupuesto de 2022 han previsto proporcionar además 1.000 millones de dólares a través del FMI y desembolsar 500 millones adicionales en ayuda militar.

Asimismo, en línea con la propuesta de la Unión Europea, Canadá ha anunciado que pretende eliminar temporalmente los aranceles comerciales sobre las importaciones ucranianas durante un año y que impondrán nuevas medidas económicas. Estas incluirían sancionar a 21 individuos rusos, a 19 personas del sector de defensa ruso, y a cinco entidades por brindar apoyo directo o indirecto al ejército ruso.

Cubriendo la ayuda militar, nuevamente surgen las noticias acerca del posible suministro de aviones de combate a Ucrania. Concretamente, el anuncio ha partido del secretario de defensa del Reino Unido, Ben Wallace, al afirmar que su país brindaría asistencia a Polonia o cualquier otro país de Europa central o del este que estuviese dispuesto a suministrar aviones de combate a Kiev. Debe recordarse que los intentos anteriores fracasaron al no lograr un acuerdo con Estados Unidos.

En relación con Estados Unidos, el presidente Joe Biden ha firmado la “Ley de Préstamo y Arriendo de Defensa de la Democracia de Ucrania de 2022”. Gracias a la promulgación de esta ley, Ucrania o los países de Europa del Este podrán verse beneficiados del préstamo o arriendo de artículos de defensa estadounidenses. Decisión que como no podía ser de otra forma ha sido recibida con buenos ojos por las autoridades de Kiev que han hecho referencia al evidente paralelismo con la petición del primer ministro Churchill al presidente Roosevelt en 1941.

En otro orden de cosas, el Alto Representante Josep Borrell ha condenado los ciberataques llevados a cabo por Rusia. En esta ocasión, la UE, sus Estados miembros, así como sus socios, se refieren al ataque que ha tenido como objetivo la red satelital KA-SAT operada por Viasat. Sin embargo, este ataque no se ha producido ahora, sino horas antes del inicio de la invasión el 24 de febrero lo que según los denunciantes facilitó la agresión.

También el director de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA), Rafael Mariano Grossi, ha intervenido ante la subcomisión de seguridad y defensa del Parlamento Europeo para debatir sobre la seguridad de las instalaciones nucleares en Ucrania.

Por último, debido a la suspensión de Rusia en el Consejo de Derechos Humanos el pasado 7 de abril, la Asamblea General debía votar quien ocuparía su puesto. Ha sido finalmente la República Checa el país que ha obtenido el respaldo de otros 157 miembros, por lo que será quien sustituya a Rusia por de pronto hasta el 31 de diciembre de 2023.

Be the first to comment

Leave a Reply