Guerra de Ucrania – Día 70

Esta jornada de guerra ha estado marcada por una ofensiva rusas desde el saliente de Izyum y desde Yampil, en ambos casos buscando consolidar el cerco a Limán. También ataques rusos mediante misiles a la infraestructura ferroviaria ucraniana, alcanzando cerca de una veintena de objetivos repartidos por toda la geografía del país. En Azovstal han seguido los combates y se cree que algunas unidades rusas habrían logrado adentrarse en el recinto, aunque no hay más noticias por el momento. Todo mientras la Unión Europea hacía público su plan para imponer un embargo total al petróleo ruso en un plazo de seis meses.

Desde primera hora de la mañana, las noticias relativas a los combates inundaban los canales de Telegram y las cuentas de Twitter de uno y otro lado. En un principio, hacían referencia a un intento ruso de asaltar Shandryholove, en la óblast de Donetsk y a pocos kilómetros al norte de Limán. Además, prácticamente en el punto central del despliegue ucraniano que todavía aguanta al norte de esta ciudad, como puede verse en la siguiente imagen.

Posteriormente, llagaban noticias de una ofensiva bastante más amplia desde el NO buscando romper las defensas ucranianas al norte de Limán por una parte, enlazando Lozove y Krymky con Stavky. Por su parte, desde el NE de Limán seguían presionando en dirección sur hacia Ozerne y Dibrova, con noticias contradictorias sobre el resultado, por lo que todavía estamos a la espera de que se confirme el éxito o el fracaso de la maniobra rusa.

Todo indica que se estaría combatiendo al menos en las calles de Ozerne y que los bombardeos rusos llegarían más al SO, hasta Brusivka, al otro lado del río Donets y marcada en el mapa superior con estrellas rojas.

El problema será cruzar este río, caracterizado por las zonas de rápidos, por los desfiladeros y por la espesa vegetación que se puede encontrar a sus orillas, todo lo cual dificulta cualquier posibilidad de montar puentes de pontones. Es de prever que los Ucranianos tengan controladas todas las zonas en las que el paso es relativamente asequible y que puedan batirlas llegado el caso con la artillería, algo con lo que Rusia deberá tener cuidado, preparando sobremanera el terreno antes de cualquier intento.

Sobre las predicciones acerca de los futuros movimientos o, al menos, de las intenciones rusas, hoy @JominiW ha escrito en Twitter un interesante hilo, aunque hay que tomarlo con la necesaria precaución, como siempre. Las cifras que da son interesantes para evaluar la relación de fuerzas entre Ucrania y Rusia en la zona en estos momentos. En cualquier caso, independientemente de que se comparta o no su análisis sobre las posibilidades rusas de lograr cualquier avance que pueda «vender» como una victoria para el 9 de mayo -o cualquier otra fecha-, no trata el problema clave: cómo traducir las ganancias en un acuerdo de paz.

Este es un tema preocupante, pues Ucrania parece cada vez más lejos de aceptar ningún tipo de acuerdo, tanto por la ayuda occidental, como porque a medida que se ha visto capaz de aguantar las ofensivas rusas, también han crecido sus incentivos para no aceptar las condiciones que el Kremlin considera indispensables. Precisamente sobre este tema ha hablado hoy en la misma red social Antonio Barbashin, quien considera que no hay opciones buenas para Putin, pues Ucrania seguramente optaría por seguir la lucha incluso si Rusia anuncia una «victoria» y esto situaría a las tropas rusas a la defensiva durante un tiempo indeterminado mientras las sanciones internacionales siguen en vigor, ya que no habría acuerdo de paz que permitiese su derogación.

En otro orden de cosas, hoy es el primer día en el que incluso desde el lado ucraniano han hablado abiertamente de una incursión rusa en Azovstal. Si hacemos memoria, el presidente Putin dio al ministro de defensa, Shoigú, la orden de cercar y no de asaltar estas instalaciones. Sin embargo, es posible que hayan atisbado una posibilidad de tomarlas antes del día 9 y como hemos venido explicando, los ataques con artillería, aviación e incluso carros de combate se han redoblado.

Mientras esto se decide, Rusia ha vuelto a alertar a la OTAN de que los transportes de armas a Ucrania son objetivos militares y ha reforzado una vez más su campaña de ataques sobre la infraestructura ferroviaria ucraniana, con hasta 18 ataques la pasada noche a lo largo y ancho del país. El más importante de ellos quizá haya sido el del puente Amur de Dnipró. Este puente de dos niveles -para automóviles y ferrocarriles-, ha sufrido el impacto de un misil, aunque todavía no hay una evaluación de daños. Recordemos que por él pasan buena parte de los trenes que circulan en dirección oeste este por Ucrania, con toda clase de suministros para el frente, así como tropas de refresco.

Lo importante, en relación con lo anterior, es que desde hace unos días da la impresión de que la campaña aérea rusa ha cambiado de rumbo, ejecutándose al fin con eficacia y sentido común y centrándose en destruir tanto infraestructuras críticas -pero de forma sistemática- como instalaciones de producción y reparación de equipos pesados. Esto último podría ser importante, por cierto, pues Ucrania también está sufriendo un elevado nivel de atrición por averías y sin poder reparar carros de combate, blindados o incluso camiones, podría tener problemas.

Por lo demás, han seguido apareciendo vídeos que muestran a la artillería ucraniana en acción, hemos podido ver la primera imagen de un carro ruso T-90M destruido en lo que va de guerra (apenas se habrían producido entre 20 y 40 de estos carros hasta el momento) y también han llegado noticias sobre más depósitos de combustible ardiendo, tanto del lado ucraniano, como del ruso, siguiendo la tónica de días pasados. También hemos sabido que el Reino Unido enviará drones de transporte Malloy T150 a Ucrania, lo que podría plantear opciones interesantes dado su alcance (70 kilómetros) y capacidad de carga (68 kilogramos) para abastecer a unidades aisladas o en zonas contestadas.

Para finalizar con la parte militar, como cada día, resumimos los movimientos y cambios de posición por regiones:

  • Óblast de Járkov: Las tropas rusas habrían lanzado una ofensiva en dirección a Shandryholove, al norte de Limán y hacia Ozerne y Dibrova, al este de esta misma ciudad, sin que por el momento se conozca si han logrado consolidar avances o han sido rechazados.
  • Óblast de Lugansk: Sin movimientos.
  • Óblast de Donetsk: En las últimas horas Rusia ha intentado reducir con creciente intensidad la resistencia en Azovstal, bombardeando desde el aire y haciendo un uso intensivo de la artillería contra las instalaciones. Se cree que podrían haber hecho la primera incursión -según algunas fuentes incluso con carros de combate- en el interior del recinto.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación a 4 de mayo de 2002. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

La jornada de hoy está marcada por el esperado anuncio de la Comisión Europea sobre su propuesta del sexto paquete de sanciones de la UE a Rusia. Una propuesta que ahora se encuentra en manos de los Estados miembros y que deberán aprobarla por unanimidad en el Consejo.

En particular, el paquete está compuesto por cuatro medidas:

  1. Enumerar a oficiales militares de alto rango y otras personas que cometieron crímenes de guerra en Bucha y, en palabras de Von der Leyen, “que son responsables del asedio inhumano de la ciudad de Mariúpol”.
  2. Expulsar a Sberbank, el banco más grande de Rusia, del sistema SWIFT junto con otros dos bancos.
  3. Prohibir a tres emisoras estatales rusas puedan compartir su contenido por cualquiera de los medios posibles (por cable, internet, vía satélite, aplicaciones para teléfonos móviles) con el fin de combatir la desinformación y la propaganda.
  4. Embargo gradual sobre el petróleo ruso.

Sin duda, la última de las medidas restrictivas ha sido de las más debatidas y también cuestionadas por las implicaciones que lleva aparejadas. Además, una medida que debe tener en cuenta los distintos niveles de dependencia de los Estados miembros respecto de los combustibles fósiles rusos.

En el quinto paquete de medida ya se introdujo un embargo sobre el carbón de modo que ahora lo que se plantea es introducir un embargo progresivo sobre el petróleo precisamente para ofrecer a los Estados miembros un periodo de adaptación. Además, este periodo transitorio permite que no solo la UE y sus Estados miembros se adapten a la nueva realidad energética, sino que también ofrece tiempo a sus aliados para buscar rutas alternativas y, en consecuencia, minimizar el impacto en los mercados globales.

El objetivo es de lograr una prohibición total del petróleo ruso, por mar y por oleoducto, crudo y refinado. Concretamente, la Comisión Europea pretende eliminar el suministro de petróleo crudo dentro de seis meses y productos refinados para finales de este año.

No obstante, la propia Von der Leyen se muestra honesta ante el Parlamento Europeo al decir: “seamos claros, no será fácil porque algunos Estados miembros dependen en gran medida del petróleo ruso, pero simplemente tenemos que hacerlo”.

Pese a que podría esperarse que la aprobación se produjese a principios de la semana que viene, algunos Estados miembros han mostrado su reticencia o resaltado nuevamente su condición particular por el alto nivel de dependencia de Rusia. En el caso de Hungría, -uno de los Estados que ya había advertido sobre hacer uso de su derecho de veto a la hora de adoptar esta medida, el ministro de Exteriores ha reclamado una excepción para retrasar la implementación de las sanciones. En este sentido ha manifestado: “Nada que no sea una exención para el crudo suministrado a través de oleoductos conseguiría que Hungría se adhiriera a este paquete de sanciones”. Asimismo, considera que la propuesta actual de la Unión Europea “destruiría” la seguridad energética de Hungría.

República Checa y Eslovaquia también se han alineado con Hungría al reclamar un periodo de transición mayor. En particular, el primer ministro de República Checa, Petr Fiala, ha expresado hoy que están tratando de lograr un aplazamiento por dos o tres años. Eslovaquia sigue esta misma línea como también se había venido advirtiendo en reportes anteriores y su ministro de Economía ha aseverado hoy que su país desea obtener un periodo de transición de tres años.

Además, en su discurso la presidenta de la Comisión Europea también ha puesto el foco de atención en comenzar a discutir acerca de planes para ayudar a la reconstrucción de Ucrania, ya que la asistencia macrofinanciera que se está suministrando no será suficiente. Esto también está relacionado con el Fondo Fiduciario de Solidaridad para Ucrania promovido por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Buscar alternativas para lograr articular un Plan Marshall para Ucrania. No olvidemos que hay estudios que hablan de pérdidas de bienes e infraestructuras por valor de hasta 600.000 millones de dólares del lado ucraniano en lo que va de guerra.

Asimismo, hemos tenido noticia de que el Parlamento de Bulgaria ha aprobado suministrar ayuda humanitaria, financiera y técnico-militar a Ucrania, pero descarta el envío de armamento. Bulgaria es uno de los pocos Estados miembros que no ha enviado armamento a Kiev, aunque las nuevas medidas sí incluirían la reparación del equipo militar pesado ucraniano. Esto último había sido pedido expresamente por el gobierno de Zelenski.

No solo la UE ha propuesto nuevas sanciones hoy. El Reino Unido por su parte ha anunciado hoy la prohibición de prestación de servicios profesionales a Rusia. La medida incluiría servicios de contabilidad, consultoría y relaciones públicas. Al igual que la UE, también han decidido engrosar su lista de sancionados incluyendo a 63 nuevos individuos y entidades, así como continuar vetando medios estatales rusos, incluidos corresponsales de guerra, con el fin de frenar la difusión de desinformación. Según la secretaria de Exteriores británica, Liz Truss:

“Hacer negocios con el régimen de Putin es una bancarrota moral y ayuda a financiar una maquinaria de guerra que está causando un sufrimiento incalculable en toda Ucrania. Cortar el acceso de Rusia a los servicios británicos ejercerá más presión sobre el Kremlin y, en última instancia, ayudará a garantizar que Putin fracase en Ucrania.”

Otra de las declaraciones del día ha sido la del presidente estadounidense Joe Biden al afirmar que “siempre estamos abiertos [EE. UU.] a sanciones adicionales”. Añade que ha estado consultando la cuestión y que esa semana hablará con los socios del G7 “sobre lo que vamos a hacer o dejar de hacer”.

También, como se hacen eco otros medios, el presidente Biden ha vuelto a hacer referencia a que nos encontramos en un punto de inflexión a nivel internacional librando una “batalla entre la autocracia y la democracia” como ya manifestase el pasado 26 de marzo, por ejemplo, un lenguaje que nos retrotrae a la Guerra Fría y que es ciertamente preocupante por sus implicaciones y por estar alejado del realismo político.

De otro lado, el Gobierno de Australia endurece sus sanciones al incluir en la lista de destinatarios de las mismas a 110 individuos más. Estarían incluidos 76 miembros de la Duma y 34 miembros de alto rango encargados de dirigir los movimientos de Rusia en las regiones de Donetsk y Lugansk. 

En lo que respecta a Rusia, según la agencia de noticias RIA y recogido por Reuters el ministro de Defensa Sergei Shoigu ha sostenido hoy que su ejército consideraría el transporte de armamento de la OTAN en Ucrania como objetivos a ser destruidos. También el Kremlin ha anunciado hoy sanciones contra el primer ministro de Japón, Fumio Kishida, cinco de sus ministros y 57 individuos más amparándose en que Tokio está conduciendo una “campaña antirrusa sin precedentes y permite una retórica inaceptable contra Rusia, incluidas difamaciones y amenazas directas”.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, ha pedido a la Comunidad Internacional a través de su perfil de Twitter que tomen más medidas y apliquen más sanciones para hacer frente al “terrorismo de misiles” ruso.

En otro orden de cosas y moviéndonos al plano humanitario, hoy la Fiscal General de Ucrania, Iryna Venediktova, ha comunicado que se ha completado la primera etapa de la investigación de los crímenes de guerra en Irpin. Han llevado a cabo tareas de inspección de las escenas del crimen y han interrogado a 228 testigos.

También hoy el ministro de Justicia ucraniano, Denys Maliuska, se ha reunido con una delegación de Amnistía Internacional, incluida su secretaria general Agnès Callamard. La ONG ha ofrecido su ayuda para lograr llevar a los responsables de las violaciones del Derecho Internacional Humanitario y de derechos humanos ante la justicia. Ambas partes también han acordado intercambiar información sobre el registro detallado de los crímenes y así mostrarlos a la Comunidad Internacional.

En relación con esta cuestión puede destacarse que los Ministerios de Justicia de Ucrania y España han comenzado a idear un plan conjunto para intensificar su colaboración dirigida al esclarecimiento de los posibles crímenes de guerra cometidos en territorio ucraniano. Puede recordarse también que la Unión Europea a través de su Misión en Ucrania, junto con Cruz Roja Internacional y las Naciones Unidas están colaborando estrechamente con la Fiscalía y policía ucraniana para ayudarles en la recopilación y procesamiento de pruebas.

Por último, en lo que respecta a los planes de evacuación de civiles, la viceprimera ministra de Ucrania, Iryna Vereshchuk, comunicaba que hoy tratarían de continuar con la operación humanitaria desde Mariúpol hasta Zaporizhia. En particular, comenzarían a evacuar desde cuatro enclaves: Mariúpol; el anillo Lunacharsk, cerca de Berdiansk y al este de Mariúpol; Aldaba; y Vasilivka. 

Tanto Vereshchuk como Zelenski confirman que más de 150 personas han logrado ser evacuadas desde Azovstal en la ciudad de Mariúpol. Concretamente, el presidente ucraniano remarca que han llegado a Zaporizhia un total de 156 personas, incluidas mujeres, niños y bebés.

1 Comment

Leave a Reply