Guerra de Ucrania – Día 65

En las últimas horas no se han producido cambios de posición reseñables. Una vez más, las noticias verdaderamente importantes, se están produciendo lejos del frente. Así, los Estados Unidos, según ha explicado el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, ya están formando en Alemania a militares ucranianos en el uso de artillería, radares y blindados. La Unión Europea, por su parte, comenzará a implementar el embargo petrolero a Rusia en las próximas semanas, mientras ultima el sexto paquete de sanciones y la ayuda militar no deja de llegar a las fronteras ucranianas. Todo con la intención cada vez más evidente de alcanzar una victoria ucraniana, un objetivo sobrevenido cuyas consecuencias son difíciles de prever.

A lo largo de las últimas horas el frente se ha mantenido básicamente estable, con un mínimo avance ucraniano unos diez kilómetros al norte de Járkov, en donde habrían recuperado la villa de Rus’ka Lozova. Los bombardeos han seguido siendo la tónica general, incidiendo sobre los puntos en los que el frente está estancado desde tiempo atrás, con localidades como Popasna, Rubizhne, Velyka Novosilka y otras tantas siendo castigadas por la artillería y la aviación rusas.

Lógicamente, después de los avances de los días pasados, las tropas rusas deben acometer una pausa logística para municionar, dar descanso a los hombres, acumular suministros en previsión de futuros asaltos, hacer mantenimiento, etcétera. Hasta ahí, nada fuera de lo normal. El único problema para ellos es que a cada día que pasan sin lograr una ruptura clara en ningún sector del frente, conceden a las Fuerzas Armadas ucranianas un tiempo muy valioso para reclutar nuevos voluntarios, recibir armamento más capaz y formar a más y más hombres en su uso.

Precisamente los Estados Unidos, por boca de John Kirby, han afirmado que ya están formando a militares ucranianos en el uso de diversos «sistemas clave». Apenas han citado tres de ellos:

  • Artillería: en referencia a las piezas de 155mm M777
  • Blindados: seguramente refiriéndose a los M113
  • Radares: posiblemente en relación con los radares contrabatería donados a Ucrania.

Por supuesto, además de esto, aunque no lo digan abiertamente, formarán a los ucranianos en el uso de las municiones merodeadoras «Phoenix Ghost» y «Switchblade», por más que estas últimas debieran llevar ya unas semanas en uso y que los ucranianos tengan en servicio algún sistema parecido de origen ucraniano.

En Polonia, el medio local «Poska Radio» ha afirmado que el país habría entregado ya a Ucrania más de 200 carros de combate T-72, suficientes como para completar las plantillas de unos cinco batallones, por más que el país no opere de esta manera más que sobre el papel y que estas plataformas tengan como destino suplir las pérdidas, que no deben ser pocas pese a la ausencia de información oficial.

El Reino Unido, como comentamos días atrás, además de la ingente ayuda militar enviada hasta la fecha, tiene previsto ceder a Ucrania un número significativo de misiles antibuque «Brimstone», que deberían llegar a su destino en las próximas semanas.

El resto de países, aunque las ayudas sean más humildes, han prometido o enviado también cantidades sustanciales de material moderno, especialmente artillería, que se está demostrando el arma determinante en este conflicto, en especial en combinación con los drones, algo sobre lo que podéis leer más aquí y aquí.

Lo que parece, realmente, es que tal y como explican en Wall Street Journal, Occidente no hace sino aumentar la ayuda a Ucrania a medida que crecen las expectativas de una victoria ucraniana. En cierto modo, después de a exitosa defensa que las Fuerzas Armadas ucranianas (gracias a la inteligencia occidental que les permitió adelantarse a cada movimiento ruso interpretando correctamente las intenciones reales de Moscú), lograda a un coste irrisorio, se están subiendo las apuestas, aunque no está claro con qué intención, y nos explicamos.

En un inicio, parecía darse por hecho también entre los gobiernos occidentales, que Rusia lograría romper las defensas ucranianas y las Fuerzas Armadas de este país se verían obligadas a una lucha de guerrillas destinada a imponer costes a Rusia y, en el mejor de los casos, a limitar sus éxitos. Es pronto para asegurarlo, pero posiblemente la resistencia ucraniana, que desbarató el plan inicial ruso en los primeros cuatro días de conflicto, haya sido una sorpresa para la mayoría de asesores y decisores, como lo fue para nosotros. Una vez esto ocurrió, se aceleraron los planes, especialmente británicos y estadounidenses, pero también polacos y bálticos, de ayuda a Ucrania, generalmente a base de equipos individuales (imprescindibles para equipar a los reclutas). También de armas individuales y contracarro (tanto misiles como granadas propulsadas por cohete), sin duda las más sencillas de utilizar y en el caso de las últimas, las que mejor relación coste/rendimiento/facilidad de uso ofrecían. Las adecuadas tácticas ucranianas, que estudiamos días atrás, basadas en la movilidad y la ligereza, el uso masivo de pequeños drones y las armas contracarro, además de la artillería, permitieron dislocar el dispositivo ofensivo ruso, al castigar sus líneas y escalones logísticos (unido a los propios problemas rusos, que no eran pocos). Esto obligó a la postre a Moscú a decidir un cambio radical de estrategia, abandonando los intentos de conquistar Nikolayev, Chernígov, Járkov o la misma Kiev y pasando a centrarse en el Donbáss. Llegados a este punto, en las capitales occidentales parece haberse impuesto la euforia, pues se ha visto la oportunidad de infligir a Rusia una derrota definitiva en Ucrania para, acto seguido, dotar a las Fuerzas Armadas ucranianas de medios suficientes como para ejercer una disuasión efectiva.

Dicho todo lo anterior, cabe preguntarse si hay un plan de salida para estas apuestas, sin duda arriesgadas. Es decir, que no se entiende bien cómo esperan que Ucrania gane la guerra, quede bajo la órbita occidental (pues ahora mismo nadie parece estar pensando en asumir los términos rusos) y se convierta en una potencia militar sin que Rusia se vea obligada a una escalada, sea vertical u horizontal y, para más inri, quede completamente en manos de China.

Por el momento, desde los Estados Unidos afirman que no aprecian riesgo de uso de armas nucleares por parte rusa pese a la retórica del Kremlin. Eso coincide con los datos sobre operatividad de la flota rusa de SSBN (Submarinos Nucleares Lanzamisiles Balísticos), pues parecen seguir funcionando a su ritmo normal, sin que se observe un aumento en el nivel de alerta. Ahora bien, cuesta creer que la respuesta rusa a todo lo que estamos viendo, y más si Ucrania logra infligir esa derrota militar que parece buscarse, pase por aceptar los hechos consumados. Tampoco parece una solución que sea Occidente quien congele hasta cierto punto el conflicto, obligando a Rusia a empantanarse durante años en una guerra de posiciones en el Donbáss, pues su economía, con las sanciones aprobadas y por aprobar en vigor, no lo soportaría, salvo que contase con la ayuda China y terminase por integrarse en un bloque, lo que significaría un reordenamiento mundial y el paso de facto a una suerte de sistema bipolar imperfecto. Algo, por cierto, sobre lo que publicamos tiempo atrás. Por último, están las declaraciones preocupantes sobre la búsqueda de un cambio de gobierno en Rusia, que parecen una extensión del «wishful thinking» liberal buscando una vez más la imposición de la democracia y el «fin de la historia«. Sea como fuere, la situación sigue siendo cada vez más preocupante.

Para finalizar con la parte militar, como cada día, resumimos los movimientos y cambios de posición por regiones:

  • Óblast de Járkov: Las tropas ucranianas habrían recuperado la villa de de Rus’ka Lozova, unos diez kilómetros al norte de la capital regional.
  • Óblast de Zaporiyia: Bombardeos rusos empleando MLRS desde esta óblast sobre las localidades de Velyka Kostromka y Maryan’ske, que en realidad están en la óblast de Dnipropetrovsk.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Sin movimientos.
Mapa de situación actualizado a 28 de abril de 2022. Autor – @JominiW.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

A nivel institucional, siguen llegando reacciones a los ataques por parte de las tropas rusas en la jornada de ayer en Kiev mientras se encontraban en la ciudad el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, así como el primer ministro de Bulgaria, Kiril Petkov.

Recordemos que el secretario general había llegado a Kiev para reunirse con el presidente Zelenski, tras haber iniciado su viaje en Turquía al mantener un encuentro con Recep Tayyip Erdoğan y habiendo visitado al presidente Putin en Moscú.

Además, podemos recordar que por Kiev han pasado otros representantes de Estados miembros de la UE como de Polonia, Austria, Lituania, Letonia, España o Dinamarca. Del mismo modo, la presidenta del Parlamento Europeo Roberta Metsola, la presidenta de la Comisión Europea Ursula Von der Leyen, el Alto Representante Josep Borrell o el presidente del Consejo Europeo Charles Michel. También el primer ministro del Reino Unido o los secretarios de Estado y de Defensa de Estados Unidos, entre otros. Así, Kiev no ha sido atacada directamente coincidiendo con las anteriores visitas institucionales.

Aun así, la jornada de hoy no se caracteriza precisamente por haber sido intensa a nivel institucional en comparación con días anteriores. Una de las noticias que sí puede destacarse es que todo parece apuntar por lo que hemos ido recopilando en los reportes anteriores que el sexto paquete de sanciones de la UE a Rusia implicará una intensificación en lo respectivo a los combustibles rusos.

Concretamente, se esperaría que el paquete se presente y apruebe la semana que viene, e incluya un embargo gradual sobre el petróleo ruso. Esta ha sido una de las medidas que ha estado sobre la mesa desde el 24 de febrero, pero una en las que ha sido más difícil lograr el consenso. Ello se debe a que toca la política energética de los Estados miembros y que también el nivel de dependencia de cada uno de ellos respecto de Rusia puede diferir lo suficiente como para no lograr acuerdos. Por ejemplo, Lituania ha sido el primer Estado miembro en cortar los suministros rusos y, por ende, ha logrado desprenderse de su dependencia, pero para otros países esta opción no era igual de viable (por ejemplo, no llevaban años preparándose). Caso contrario sería el de Alemania – que junto con Austria – ha mostrado su negativa desde que inició la guerra a imponer un embargo total sobre el petróleo y gas rusos. No olvidemos que uno de los primeros giros de la política del Bundestag fue finalmente suspender la certificación del Nord Stream 2. Hoy, Alemania ve “manejable” un embargo total respecto del petróleo – el relativo al gas no se contempla por ahora – ya que en las últimas semanas han logrado reducir su dependencia al 12% tal y como anunció el Ministro de Energía, Robert Habeck.

Otra de las cuestiones más relevantes de esta semana era el cese del suministro de gas a Polonia y Bulgaria por parte de Rusia al haberse negado estos países a pagar en rublos. En este sentido, Alemania y Dinamarca han confirmado que seguirán pagando el gas ruso en euros, al igual que República Checa cuya dependencia del gas ruso es de más del 90%.

Relacionado con pagar en una u otra divisa, puede destacarse que finalmente Rusia ha optado por pagar su deuda en rublos eludiendo así la suspensión de pagos. En particular, se trataría del pago de dos tramos de eurobonos cuya fecha de vencimiento se encontraba próxima y que debían abonarse en dólares estadounidenses. Ha sido precisamente el Ministerio de Finanzas ruso quien ha confirmado que han hecho frente al pago de 564 millones de dólares de un eurobono de 2022, y de 84 millones de otro eurobono que vence en 2042.

Dejando a un lado las cuestiones energéticas y de pagos, otra de las medidas de las que hemos tenido noticia hoy está relacionada con Noruega. La ministra de Exteriores del país, Anniken Huitfeldt, ha anunciado que a partir de mañana cerrarán sus fronteras y puertos al transporte de mercancías rusas con la salvedad del archipiélago de Svalbard. Además, anuncia que adoptarán más sanciones como las que decidió adoptar la UE en el quinto paquete de sanciones.

Noruega cierra fronteras y puertos a las mercancías rusas vetadas por la UE. La ministra de Exteriores noruega, Anniken Huitfeldt, ha explicado que a partir del sábado adoptará medidas contra Rusia similares a las del quinto paquete de sanciones de la Unión Europea, y cerrará sus fronteras y puertos al transporte de mercancías rusas incluidas en las sanciones de la UE, aunque con la excepción del archipiélago de Svalbard en el mar Ártico.

En lo que concierne a los países nórdicos, la ministra de Exteriores de Suecia, Ann Linde, ha afirmado que es probable que el Parlamento sueco tome la decisión final sobre la membresía a la OTAN el 13 de mayo. Además, en una rueda de prensa con su homólogo finlandés, Pekka Haavisto, en Helsinki ha manifestado:

“La impresión general es que si Suecia y Finlandia solicitan su adhesión, los miembros de la OTAN lo recibirán positivamente, sobre todo porque Suecia y Finlandia serían entonces un contribuyente neto de seguridad.”

Por otro lado, los ministros de Exteriores de los países bálticos – Estonia, Letonia y Lituania – junto con Polonia reunidos en Riga han pedido que la OTAN mantenga presencia con carácter permanente en el flanco oriental.

Por otro lado, el secretario de prensa del Pentágono, John Kirby, ha anunciado que Estados Unidos ha comenzado a entrenar a tropas ucranianas en artillería, radares y blindados por los miembros de la Guardia Nacional de Florida.

Relacionado con Estados Unidos, según recoge Reuters, un alto funcionario de defensa  mantiene que su país no considera que exista una amenaza del empleo de armas nucleares por parte de Rusia.

Por último, puede destacarse que hoy se cumple el 25 aniversario de la entrada en vigor del Convenio sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción, el Almacenamiento y el Empleo de la Armas Químicas y sobre su Destrucción (CWC). La Unión Europea y Estados Unidos, por ejemplo, han aprovechado la ocasión para emitir comunicados acerca de la pertinencia y utilidad del Convenio. Además, han hecho referencia a casos concretos recientes en los que se han empleado armas químicas como el del ex agente de la KGB Sergey Skripal en 2018 y el del líder de la oposición rusa Aleksey Navalny en 2020.

1 Comment

  1. Añadiría al contexto internacional y al incremento exponencial de la ayuda militar la aprobacion del paquete de préstamo y arriendo estadounidense de 20 mil millones de dólares hasta septiembre. Si tenemos en cuenta que la ayuda dispensada hasta el momento por todos los aliados ha sido de 8 mil millones, la cifra confirmaría plenamente la hipótesis sostenida en el artículo.

Leave a Reply