Guerra de Ucrania – Día 61

Cumplidos dos meses de guerra en Ucrania, el conflicto no deja de ofrecer sorpresas. El incendio vivido hoy en Bryansk, localidad rusa a 100 kilómetros de la frontera ucraniana, es buena muestra de ello. Las llamas habrían afectado a dos depósitos de combustible, uno civil y otro militar. Aunque las causas todavía no están claras, es posible que el incidente se deba a un ataque con misiles balísticos “Tochka-U”, aunque hay quien sostiene que puede ser obra de drones. Más allá de Bryanks, Rusia estaría acumulando medios blindados y acorazados tras la línea de frente, especialmente en el sur, en las inmediaciones de Velyka Novosilka y en la región de Jersón, según la inteligencia ucraniana con la intención de atacar Zaporiyia, intentando romper la dinámica que hemos visto hasta ahora en la guerra y sobre la que acabamos de publicar un artículo.

El día se iniciaba con la noticia de un gran incendio sobre la ciudad rusa de Bryansk. Posteriormente, a medida que aparecían nuevas imágenes, vídeos e informaciones, incluso de medios rusos, íbamos conociendo que no era una sino dos las instalaciones en llamas. En concreto, según confirmaba más tarde el Ministerio de Emergencias ruso, se trataría de un depósito de combustible civil y de otro militar, en este caso situado dentro de un gran almacén no sólo de hidrocarburos, sino también de municiones: el 120º Arsenal de la Dirección de Misiles y Artillería rusa. Como es ya costumbre, desde las autoridades rusas se afirmaba que el incidente se había saldado sin víctimas y que bomberos de diferentes ciudades de la óblast estaban colaborando en las tareas de extinción. Al igual que con lo ocurrido en Bélgorod semanas atrás, Ucrania no se ha pronunciado, evitando reclamar el suceso como un ataque.

Ahora bien, hay al menos un vídeo en el que se escucha lo que parece un reactor antes de la explosión y la distancia entre Bryansk y la frontera rusa hacen pensar que podría haberse tratado de un ataque con misiles balísticos «Tochka-U», cuyo alcance máximo es de 135 kilómetros. Aun así, sería un lanzamiento extremadamente complejo y obligaría a mover el vehículo lanzador prácticamente hasta la línea fronteriza, tal y como puede verse en la siguiente imagen.

Otra posibilidad pasa por drones TB-2. De hecho, en Rusia afirman haber derribado uno de estos aparatos en Kursk después del incidente de Bryansk. Ahora bien, hay dudas sobre las imágenes aparecidas en varios canales de Telegram, así como en Twitter.

También se ha comentado que el ataque pudiera ser obra de los nuevos drones «Phoenix Ghost» que Ucrania podría haber recibido ya como parte del segundo gran paquete de ayuda militar estadounidense. Ahora bien, es poco lo que sabemos de estos ingenios más allá de que tienen capacidad para vuelo diurno y nocturno y una persistencia de hasta seis horas. De hecho, no conocemos el alcance, ni sabemos si pueden emplearse otros drones como relé, o satélites, etc. Por lo tanto, conviene ser cautos respecto a ello.

En cualquier caso, independientemente de cómo se haya producido el incidente, lo que parece claro es que no ha sido fortuito, pues ha implicado a dos instalaciones separadas entre sí. Además, no sólo tendría una finalidad puramente militar (operativa) al complicar el suministro de crudo a las tropas rusas que avanzan sobre Járkov, sino también estratégica (política), al dirigirse contra las exportaciones rusas de hidrocarburos a Europa. Más allá de cómo pudiera ser interpretado por Rusia (hay quien habla también de ataque de falsa bandera para justificar un futura declaración de guerra a Ucrania que permitiría movilizar las reservas, algo que también se comentó cuando el ataque a Bélgorod), atacar el sistema de oleoductos y gasoductos a Europa parece una pésima idea y una escalada innecesaria.

Bryansk es un punto de paso del sistema de ductos ruso hacia Europa. Fuente –

Porque una vez más, el mayor riesgo de esta guerra no está en el campo de batalla, que tiende al estancamiento, sino fuera. Declaraciones como las del Secretario de Defensa estadounidense Lloyd Austin, son innecesarias. Afirmar que lo que los Estados Unidos quieren es debilitar tanto militarmente a Rusia como para que no quieras hacer cosas como las que ha hecho al invadir Ucrania, aunque pueda ser un objetivo legítimo, solo puede tener una lectura en Moscú y únicamente puede incitar a la paranoia y reforzar el sentimiento de «fortaleza asediada» por parte de las élites rusas en el poder. La lógica y la experiencia nos dicen que hay que dejar siempre una salida honorable a los enemigos. En este caso, Rusia, por más que culpable tanto de la invasión, como muy posiblemente de crímenes de guerra y de lesa Humanidad (algo que en cualquier caso corresponde demostrar a otros), sigue siendo una potencia nuclear con una idea muy clara de su papel como tal y, como consecuencia, dispuesta a defenderlo en cualquier circunstancia.

Con esto no queremos decir, obviamente, que se deba permitir que conquiste Ucrania, ni nada parecido, sólo señalamos lo obvio: hacer declaraciones de este tipo no es el mejor de los caminos para lidiar con una crisis de esta envergadura. Quizá fuese más sensato intentar congelar el conflicto llegados a un punto, que no intentar humillar a Moscú. Al fin y al cabo, han pasado de la estrategia de decapitación a la de imposición de costes y de ahí a la de acaparar tierras. Si llegado el momento deben ponerse a la defensiva, sabedores de que pueden llegar a perder parte de lo conquistado, pero no perciben una amenaza inmediata y «vital» a su seguridad o papel como gran potencia, será más fácil que congelen el conflicto o incluso que negocien con Kiev una salida, aún temporal. La otra opción, la de buscar una salida «definitiva», debilitando a Rusia, aislándola y terminando con cualquier aspiración de control futuro sobre Ucrania, sin ser imposible, es muy arriesgada.

Más en un momento de incertidumbre, cuando todos esperan que el día 9 de mayo haya algún tipo de anuncio importante relacionado con el conflicto por parte de Moscú, cuando el Ministerio de Defensa ruso no deja de hablar de «provocaciones» occidentales y cuando se han reportado explosiones en la sede del Ministerio de Seguridad en Tiráspol, Transnistria.

En cualquier caso, hacer un análisis en detalle de cuestiones tan complejas excede en mucho lo que es posible en un informe diario como este, más allá de constatar que el riesgo de escalada sigue aumentando en lugar de disminuir.

Dicho esto, pasamos al análisis de los movimientos militares. En primer lugar, los bombardeos se han repartido por toda la geografía ucraniana, desde Odessa a Leópolis, de Kozyatyn a Zhmerynka y de Umán a Korosten. Además, entre estos destacan los ataques sobre diversas estaciones de tren en la línea Kozyatyn – Zhmerynka – Fastiv, con la intención de evitar la llegada de refuerzos y suministros a las tropas ucranianas en el este del país. A diferencia de ayer, no se han reportado intentos de asalto, aunque se habla de acumulación de fuerzas rusas, especialmente de medios blindados y acorazados en las regiones de Jersón y Zaporiyia con la intención de lanzar asaltos en los próximos días. Los ucranianos han llegado a afirmar que la intención sería avanzar hacia Krivói Rog, aunque es pronto para decirlo. En cualquier caso, sí parece claro que Rusia está reconstituyendo BTGs con unidades y refuerzos procedentes de toda Rusia, intentando recomponer aquellas unidades más castigadas de la mejor forma posible. Podría, con este esfuerzo, haber llegado a recuperar 6 o 7 BTGs, aunque no parece que puedan ser suficientes para avances rápidos y se duda de su cohesión y capacidad como unidades.

En lo concerniente al análisis por regiones, en las últimas horas se habrían producido los siguientes movimientos:

  • Óblast de Járkov: Continúan los bombardeos sobre Járkov y otras localidades de la región como Sloviansk, Limán, Druzhkivka, etc. Los ucranianos habrían tratado de avanzar hacia el este desde Chuguev sin éxito. Todavía más al este siguen los combates en Lozove. Derribado un Su-34 ruso.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin movimientos.
  • Óblast de Jersón: Sin movimientos.
  • Óblast de Nikolayev: Ucrania afirma haber restablecido el control sobre cinco localidades colindantes con el eje de avance ruso en dirección a Krivói Rog y Zelenodolsk.
Mapa de situación actualizado a 25 de abril de 2022. Autor – Nathan Ruser.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

La semana ha comenzado con noticias sobre la visita anunciada de los secretarios de Estado y de Defensa, Antony Blinken y Lloyd Austin, respectivamente, a Ucrania. Como resultado del encuentro, Estados Unidos proporcionará más ayuda militar a Ucrania. En particular, la administración Biden proporcionará más de 300 millones de dólares adicionales en financiación militar extranjera. De otro lado, ha aprobado también una venta de municiones por valor de 165 millones de dólares heredadas del Pacto de Varsovia y otras municiones no estándar.

De este modo, Austin expresaba que “Él [Zelenski] tiene la mentalidad de que ellos quieren ganar, y nosotros tenemos la mentalidad de que queremos ayudarlos a ganar”.

No obstante, en el caso de la venta de municiones, en el comunicado oficial de la Agencia de Cooperación para la Seguridad de la Defensa (Defense Security Cooperation Agency) se hace expresa referencia a que la venta propuesta tanto del equipo como del apoyo suministrado “no alterará el equilibrio militar básico en la región”. En particular, el Gobierno ucraniano habría pedido:

Otro anuncio ha llegado de manos de Italia. Al parecer el Gobierno de Draghi tendría previsto enviar un gran paquete de ayuda militar a Ucrania que, entre otras cosas, incluiría obuses autopropulsados M109 de 155 m, carros ligeros Centauro y blindados IVECO LMV. No obstante, no se ha producido aún la confirmación oficial.

También el secretario de Defensa, Ben Wallace, ha anunciado que el Reino Unido enviará una pequeña cantidad de vehículos blindados Stormer equipados con lanzadores de misiles antiaéreos a Ucrania.

Por otro lado, la primera ministra de Estonia, Kaja Kallas, se ha desplazado hoy hasta Berlín para reunirse con el canciller Olaf Scholz y con la ministra de Defensa, Christine Lambrecht. Al término de su reunión con Lambrecht ambas han anunciado que suministrarán de manera conjunta un hospital de campaña a Ucrania. También se espera que la ministra de Defensa canadiense, Anita Anand, viaje a Alemania esta para discutir el apoyo a Ucrania. 

En relación con Alemania, el ministerio de Exteriores de Rusia ha declarado a 40 diplomáticos alemanes como persona non grata como respuesta a la expulsión de diplomáticos rusos de su territorio.

También se ha reunido hoy la viceprimera ministra de Ucrania para la integración europea y euroatlántica, Olga Stefanishyna, con el secretario general del Servicio Europeo de Acción Exterior, Stefano Sannino. En su encuentro han abordado la situación actual de Ucrania, así como del apoyo político, militar y material ofrecido al país.

Asimismo, debe prestarse especial atención al viaje de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen a la India. Tras la visita del primer ministro Johnson, Von der Leyen, le ha dado el relevo para reunirse con el primer ministro Modi con el objetivo de estrechar los lazos entre la UE e India.

Han abordado el futuro de la región del Indo-Pacífico y la presidenta ha reafirmado el compromiso de la UE para profundizar en sus relaciones con toda la región, incluida la ASEAN. Del mismo modo, y en relación con lo anterior, todas las iniciativas de la Comisión Europea se enmarcarían en la estrategia “Global Gateway” dirigida a la inversión en infraestructura global limpia y sostenible. Por tanto, un punto clave de las reuniones mantenidas ha sido el relativo al sector energético y cómo colaborar más estrechamente en este sentido. Un lugar relevante en las conversaciones ha sido el papel de la tecnología como desafío al que enfrentarse de manera conjunta. De hecho, Von der Leyen y Modi han acordado establecer un Consejo de Comercio y Tecnología UE-India para abordar desafíos comerciales, económicos y tecnológicos clave.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, por su parte se ha reunido con el presidente de Turquía, Recep Tayipp Erdoğan en Ankara. Ambos han reafirmado que su objetivo común es detener la guerra lo antes posible y han hecho hincapié en la necesidad urgente de brindar un acceso seguro a los corredores humanitarios para evacuar a los civiles y también introducir la ayuda humanitaria en el país.

También la coordinadora humanitaria de Naciones Unidas, Osnat Lubrani, ha publicado que su equipo ha vuelto a Kiev y están organizando la visita del Secretario que tendrá lugar a finales de esta semana.

Sin embargo, pese a la insistencia de la Comunidad Internacional y de las autoridades ucranianas, Kiev ha asegurado que no han logrado un acuerdo con Moscú para el establecimiento de un corredor humanitario seguro que permita la evacuación desde Mariúpol, incluyendo Azovstal.

Mientras tanto, la Misión de la Oficina de los Derechos Humanos en Ucrania ha registrado desde el día 24 de febrero al 24 de abril un total de 5.718 bajas civiles. De un lado, 2.265 personas han fallecido, incluidos 195 niños. De otro, 3.050 personas han resultado heridas, incluidos 296 niños, principalmente como consecuencia de los bombardeos y ataques aéreos.

Debe destacarse que la oficina del Fiscal de la Corte Penal Internacional participará en el equipo conjunto de investigación (JIT) creado con el apoyo de Eurojust por Lituania, Polonia y Ucrania el pasado 25 de marzo. Hoy han firmado el acuerdo de participación con el propósito de “realizar todos los esfuerzos para recopilar pruebas de manera efectiva sobre los principales crímenes internacionales cometidos en Ucrania y llevar a los responsables ante la justicia”.

En relación con esto último, el jefe de la Oficina del Presidente de Ucrania, Andriy Yermak, en una reunión interna sobre la necesidad de llevar a los responsables de los ataques en su país antes la justicia que se ha iniciado el “Libro de los torturadores”. Este consiste en una recopilación de información sobre los criminales de guerra ruso que consideran que están involucrados en atrocidades en Ucrania.

Por último, en el día de hoy ha partido la primera “misión de asistencia completa de expertos en seguridad, protección y salvaguardias a Ucrania” encabezada por Rafael Mariano Grossi, director general de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA). En particular, se dirigen a la central nuclear de Chernóbil para entregar equipos, realizar evaluaciones radiológicas y restaurar los sistemas de monitoreo.

Be the first to comment

Leave a Reply