Guerra de Ucrania – Día 53

La hasta el momento última jornada de combates ha sido testigo de contraataques ucranianos en la óblast de Járkov, en donde habrían recuperado un par de poblados. También de un ultimátum por parte rusa a los defensores de Mariúpol, que siguen encerrados en Azovstal y que han rechazado una vez más deponer las armas, algo que además Kiev no ha autorizado. Por último, los rumores sobre un próximo referéndum en Jersón de cara a la creación de una república independiente, siguiendo el ejemplo de Donetsk y Lugansk, no han dejado de crecer e incluso hay quien marca como posible fecha el 9 de mayo, coincidiendo con el Día de la Victoria. Todo mientras desde los EEUU se habla de enviar hasta 600 drones Switchblade y Rusia ha bombardeado las instalaciones de la World Central Kitchen del chef español José Andrés.

En las últimas horas los movimientos más importantes se han dado en la óblast de Járkov, en donde los ucranianos aseguran haber recuperado al menos dos poblaciones (Bazaliivka y Leb’yazhe), aunque no hay confirmación visual por el momento. Se trata de puntos importantes, pues permiten aumentar la amenaza sobre el eje de avance ruso desde Izyum en dirección sureste. Recordemos que las líneas de suministro rusas parten de Bélgorod y de ahí a Kupyansk para alcanzar el saliente de Izyum, que los rusos buscarían ampliar hacia Sloviansk-Kramatorks-Barvinkove. También que los ucranianos han estado atacando durante los días pasados a las columnas rusas que transitaban por dicha ruta, dificultando cualquier operación y complicando la llegada de abastecimientos, hombres y plataformas al frente.

Hablando de logística, en las últimas horas hemos podido ver la imagen superior, que se corresponde con una trinchera en el Donbáss bombardeada por la artillería rusa. Imágenes similares hemos visto durante estas semanas en poblaciones como Mariinka o Avdiivka, pues son una constante. El número de impactos en este caso supera de largo el centenar si no más, aunque el daño en la trinchera es mínimo, dada la dificultad de lograr impactos directos.

Esto provoca, tal y como hemos venido explicando, que para cada pequeño logro, se requieran un número desorbitado de municiones. Llevar tal cantidad de disparos al frente implica un tránsito continuo de camiones que, en muchos casos, deben pasar por puntos obligados en donde se forman atascos y que son relativamente fáciles de localizar y atacar llegado el caso. Sin entrar en la dificultad que entraña la propia organización de semejante cadena logística, lo cierto es que es intrínsecamente débil.

A falta de otras posibilidades, pues no hay tantas carreteras en la región, ni posibilidad real de lanzar los suministros por aire, ni de sostener las líneas a campo traviesa, el abanico de oportunidades que se abren a los ucranianos, que entre otras cosas parece que podrían recibir hasta 600 drones Switchblade más, es enorme.

La solución para los rusos, como para cualquier otro ejército (lo vimos en Nagorno-Karabaj) pasaría por el recurso a las municiones inteligentes, hablemos de bombas de aviación con kit de guiado, de proyectiles de artillería guiados o de municiones merodeadoras. Tal y como se ve en esta otra imagen, tomada en Irak, gracias a las municiones guiadas los Estados Unidos habrían logrado una efectividad muchísimo mayor con un gasto de municiones ridículo. Por supuesto, cada una de ellas es mucho más cara que su contraparte «tonta», pero al final el ahorro es considerable tanto en tiempo, como en servidumbres logísticas ya que el número de municiones a transportar es muchísimo menor y, por consiguiente, en dinero. Eso por no hablar de vidas, o del progreso en las operaciones y las posibilidades que esto ofrece, toda vez que no es necesario estar semanas ablandando posiciones antes de proceder al asalto. Pensemos que si las informaciones ucranianas que hablan de hasta 22 BTGs rusos concentrados en las inmediaciones de Izyum son ciertas, estaríamos hablando de miles y miles de uniformados dependiendo de una única línea de suministros…

Relacionado con esto, está el asedio de Mariúpol. Hoy hemos sabido que Rusia había dado un ultimátum a los defensores ucranianos que resisten en Azovstal, creando incluso pasillos seguros para aquellos que quisieran rendirse. Más allá de que los defensores no contaban con el permiso del Gobierno ucraniano para deponer las armas, no parece que estén dispuestos a dejar de luchar, toda vez que no esperan demasiada clemencia por parte rusa, chechena o de los milicianos de Donetsk. En especial los integrantes del regimiento extremista «Azov», lógicamente.

El asunto aquí es que dada la intrincada red de túneles y posiciones defensivas ucranianas, a pesar de que el bombardeo lleva en marcha largas semanas, no logran infligir el daño suficiente como para rendir unas instalaciones por lo demás inmensas, pues son una ciudad en sí mismas. Quizá de tener a su disposición municiones de precisión y planos precisos, podrían acelerar el proceso, pero por el momento no ha sido así y no parece haber solución más allá de seguir con el lento y costoso proceso de tomar parcela a parcela el recinto.

Esto tiene una segunda derivada y es que el tiempo que Rusia ha perdido en Mariúpol, manteniendo allí numerosas unidades bloqueadas y con un gasto enorme en hombres, municiones y vehículos, lo ha perdido de avanzar hacia el norte desde esta óblast, amenazando Dnipró y Zaporiyia o, al menos, impidiendo que los ucranianos reforzasen la JFO. Quizá con el tiempo, como nos recordaba hoy un seguidor en Twitter, la decisión de tomar Mariúpol a toda costa sea estudiada en las academias como un error de libro.

Respecto a los cambios en cada frente, en las últimas horas las novedades más importantes de la guerra de Ucrania han sido las siguientes:

  • Óblast de Járkov: A lo largo del día de hoy han continuado los bombardeos sobre la capital de esta óblast, afectando incluso a un centro comercial y a las instalaciones de la organización World Central Kitchen del cocinero español José Andrés, en donde habrían muerto 2 trabajadores. Los ucranianos habrían lanzado un contrataque al noroeste de la ciudad, recuperando Bazaliivka y Leb’yazhe mientras que los rusos afirman haber tomado las pequeñas aldeas de Andriivka y Mala Komyshuvakha, ampliando ligeramente el saliente de Izyum. De esta forma, mientras las tropas rusas intentan progresar en dirección SE, los ucranianos se centran en amenazar las líneas logísticas rusas, sabiendo que las unidades en el frente sin suministros terminarán por perder su capacidad de combate.
  • Óblast de Lugansk: Prosiguen los bombardeos sobre Rubizhne, Sievierodonetsk, Lysychansk y Popasna.
  • Óblast de Donetsk: Prosiguen los bombardeos sobre Azovstal incluso empleando Tu-22M3. Más al norte, la línea de frente se mantiene estable en Marinka, Pisky, Avdiivka y Niu-York. En Avdiivka se han intensificado en las últimas horas, aunque el bando ruso no ha logrado avances.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin novedad.
  • Óblast de Jersón: Sigue en marcha la operación ucraniana que buscaría amenazar la capital regional que, recordemos, está al norte del Dniéper y en la que las tropas rusas seguirían construyendo posiciones defensivas.
  • Óblast de Nikolayev: Bombardeos sobre Nikolayev y algunas localidades de los alrededores.
Mapa de situación a 16 de abril de 2020. Autor @JominiW.
Mapa de situación actualizado a 17 de abril de 2022. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

La jornada de hoy ha estado marcada por el ultimátum de Rusia a Ucrania para que los combatientes que resisten en Mariúpol se rindan. Concretamente, el Ministerio de Defensa ruso ha pedido la rendición de los soldados que se continúan en la fábrica metalúrgica de Azovstal, ya que será “su única oportunidad” para salvar sus vidas.

Ante esta situación, el Presidente Zelenski advierte que si las tropas rusas eliminan a sus efectivos en Mariúpol, esto supondría “el fin de las negociaciones de paz”. Conversaciones que, por el momento, se encuentran “en punto muerto” como informamos en un reporte anterior. Sin embargo, hemos tenido noticia de que el oligarca ruso Roman Abramovich ha viajado hasta la capital ucraniana para intentar reactivar las negociaciones ejerciendo de mediador, pero aún no se conocen más detalles acerca de la próxima vez que se reunirán las delegaciones de manera presencial.

Una vez expirado el plazo de 7 horas otorgado a dichos soldados, el Primer Ministro ucraniano, Denys Shmyhal, ha confirmado en una entrevista realizada por ABC “This Week” que Mariúpol sigue asediada, pero que no ha caído. Además, “lucharán hasta el final” dado que aún mantienen soldados en la localidad.

Shmyhal defiende que solo Kherson “está bajo el control de las fuerzas militares de Rusia” y que Ucrania continuará tratando de detener la guerra por la vía diplomática. Sin embargo, y enfatizando nuevamente la idea anterior señala que “si a los rusos no les gustase tener negociaciones, lucharemos hasta el final”.

Además, el Presidente Zelenski en una entrevista concedida a la CNN ha expresado que no está dispuesto a ceder territorio en la parte oriental del país con el objetivo de poner fin a la guerra con Rusia y que están preparados para luchar en la región del Donbáss. El líder ucraniano considera que “esta batalla podría influir en el curso de toda la guerra”.

No obstante, tanto Zelenski como Shmyhal han declarado que la situación en la ciudad portuaria es “inhumana” de modo que, aunque la ciudad resista, los residentes que siguen allí están sufriendo dado que “no tienen agua, ni comida, ni calefacción ni electricidad”.

Los problemas de suministro también se han hecho patentes en otras regiones como se ha comentado en reportes anteriores, pero hoy el Ministerio de Energía ucraniano confirma que durante las últimas 24 horas se ha logrado reestablecer el suministro eléctrico a aproximadamente 11.300 consumidores. En la región de Chernígov a 5.100 consumidores, en Kharkiv a 3.000 y en Donestk a 1.500. En la región de Kiev la suma asciende a 2.200 consumidores.

Además, no solo se ha reestablecido el suministro eléctrico, sino que también se ha realizado lo propio con el de gas a 7.000 consumidores. Las zonas más complicadas para reanudar el suministro serían las regiones de Zaporizhia, Kiev, Chernígov, Sumy, Mykolaiv y Kharkiv. Pese a lo anterior, 666.000 consumidores siguen sin electricidad y más de 265.000 sin suministro de gas.

No solo se trata de que no dispongan de luz y gas, sino que también están haciendo frente al desabastecimiento de alimentos. El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PNUD) alerta, por ejemplo, que en el caso de Mariúpol más de 100.000 ciudadanos están al borde de la hambruna. En dicha localidad además de no tener acceso a luz y calefacción tampoco tienen acceso a alimentos, agua ni medicinas.

Asimismo, desde que comenzase la agresión de Rusia, Mariúpol ha estado en el punto de mira siendo una de las localidades que más obstáculos ha encarado para poder evacuar a la población civil. Incluso cuando se han habilitado corredores humanitarios, los civiles han tenido que valerse de sus propios vehículos para abandonarla.

En este sentido, debe destacarse que tras varios días operativos, la Viceprimera Ministra de Ucrania Iryna Vereshchuk informó que hoy no estarían operativos ninguno de los 9 los corredores humanitarios habilitados en las jornadas precedentes.

En vista de todo lo anterior, las autoridades ucranianas siguen reclamando ayuda tanto humanitaria, como financiera y militar. Concretamente, Zelenski insiste en que es necesario acelerar el proceso de entrega de la ayuda militar, ya que desde que les comunican la decisión y se aprueba el suministro a nivel nacional transcurre demasiado tiempo.

Destaca que, pese al gran apoyo de Estados Unidos, Reino Unido y Polonia, estos aún pueden hacer mucho más. También subraya la ayuda de otros Estados de la UE como República Checa y Eslovaquia.

También en relación con qué armas suministrar a Ucrania – una cuestión que se ha comentado constantemente a lo largo de estos 53 días de guerra – el Presidente ucraniano ha expresado que no “tendrán problemas con las armas, cualquier arma, una mejorada”.

Además, ya no solo es qué armamento enviar y cómo tramitar el suministro, sino que una de las cuestiones más complejas es lograr que la ayuda llegue a destino. Hecho que se puso de relieve ayer cuando un avión ucraniano que transportaba armamento occidental fue derribado por las tropas rusas.

En lo que respecta a la Unión Europea, la Presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, ha anunciado que en el próximo paquete de sanciones – sería el séptimo – se dirigirán contra el petróleo y los bancos rusos. En particular, se prevé la imposición de medidas restrictivas contra Sberbank, el mayor banco ruso que por el momento la UE no había sancionado pese a que Estados Unidos y Reino Unido sí lo habían hecho anteriormente. Esta entidad supone el 37% de todo el mercado bancario de Rusia, de ahí la futura importancia de la medida.

En el caso de la energía, el embargo total sobre las exportaciones de petróleo y gas rusos sigue siendo una cuestión polémica y controvertida dado las distintas posturas de los 27. Como hemos venido comentando, países como Alemania y Austria por el momento se han mostrado reacios, mientras que otros como Estonia o Lituania han decidido deshacerse de los combustibles rusos. Sin embargo, Von der Leyen ha declarado también – como ya lo hiciera anteriormente el Alto Representante Josep Borrell – que “la principal prioridad es reducir los ingresos de Putin”.

Por último, Janez Lenarčič, el Comisario de Gestión de Crisis de la Unión, ha anunciado ayuda humanitaria adicional por valor de 50 millones de euros para financiar proyectos humanitarios en Ucrania (45 millones) y Moldavia (5 millones). Computando esta última cifra, la ayuda humanitaria de la UE asciende a 143 millones de euros desde que comenzó la guerra. Además, formaría parte del paquete de 1.000 millones de euros anunciados en la campaña “Stand Up For Ukraine” cuyo evento tuvo lugar el 9 de abril. El objetivo es precisamente el de poder sufragar las necesidades humanitarias más urgentes de la población cómo servicios médicos de emergencia, acceso a agua potable, higiene, alojamiento, etc.

Be the first to comment

Leave a Reply