Guerra de Ucrania – Día 51

Tras el hundimiento del crucero Moskva, cuyas causas permanecen sin aclarar pese a que los EEUU afirmen que se debió al impacto de dos misiles antibuque, la guerra de Ucrania continúa su curso, con el peligro cada vez más patente de una escalada por parte rusa. El lanzamiento de misiles antiaéreos desde Bélgorod y el derribo -sin confirmación visual- de un helicóptero ucraniano, así como la supuesta intercepción de dos misiles Tochka-U que se dirigían contra la presa de Nova Jákova, en la óblast de Jersón, apuntan en esta dirección. También los avisos a EEUU para que cesen las entregas de armas a Ucrania o el empleo de bombarderos Tu-22M3 sobre Mariúpol.

La pérdida del crucero Moskva sigue copando titulares. Los medios especulan acerca de la posibilidad de que el buque llevase a bordo dos ojivas nucleares, algo que tendría su lógica pues efectivamente tiempo atrás se desarrolló una variante nuclearizada del misil P-500 Bazalt (SS-N-12 Sandbox), pero que no ha sido confirmado por Rusia por el momento.

Respecto a las causas del hundimiento, del que ya se conoce el lugar exacto, siguen sin estar del todo claros, aunque desde los EEUU han afirmado que se debería al impacto de misiles ucranianos. El hecho de que, pese a la declaración rusa, no hubiese tormenta en la zona y las olas fuesen de entre 0,5 y 1 metro, hace pensar que los daños en el buque eran mayores todavía de lo anunciado.

Lo más importante de la pérdida, no obstante, más allá de las vidas que el incidente haya podido costar y sobre lo que tampoco hay información por ahora, tiene que ver con el impacto tanto sobre las operaciones militares de la Armada Rusa en el Mar Negro, como sobre las Fuerzas Armadas rusas y la población del país.

En el primer caso, Rusia ha perdido una importante capacidad de lucha antiaérea y antibuque para la Flota del Mar Negro. Además, en caso de que el buque haya sido efectivamente alcanzado por misiles ucranianos Neptune, esto condicionará las operaciones futuras al alejar a la Armada Rusa de la costa ucraniana por seguridad. Sobre esto se llegó a publicar ayer alguna información referente a que Rusia habría ordenado a una docena de sus buques poner rumbo hacia aguas más alejadas de las costas controladas por los ucranianos por seguridad, aunque nuevamente es un dato que no puede ser corroborado por fuentes abiertas.

En el segundo caso, dado que la pérdida no puede ser ocultada a la población rusa ni a los integrantes de las Fuerzas Armadas, tendrá un impacto sobre la moral. Haya sido alcanzado por misiles ucranianos o haya sufrido un problema relacionado con el manejo de municiones o cualquier otra cosa –recordemos lo ocurrido al Alligator perdido en el puerto de Berdyansk o incluso el hundimiento del SSGN Kursk-, sin duda afectará a la imagen interna de la Armada y de las FFAA rusas. Por supuesto, y como hemos dicho en otras ocasiones, es prácticamente imposible medir algo tan etéreo, sin embargo sí es más fácil medir el rédito en términos propagandísticos que está logran Ucrania incluso hayan sus misiles alcanzado -o no- al Moskva.

En otro orden de cosas, Rusia ha atacado diversos objetivos en las últimas horas con su aviación y mediante misiles de crucero y balísticos, incluyendo la fábrica en la que se producen los misiles Neptune, lo que no deja de ser curioso. Es más, habría utilizado por primera vez en lo que va de guerra, según algunas fuentes, bombarderos Tu-22M3, en este caso para bombardear Mariúpol. Más allá de su utilidad militar -es capaz de transportar distintas combinaciones de bombas de caída libre y misiles-, es una señal interesante por parte rusa, al emplear un medio más contundente que los usados hasta la fecha (básicamente drones, cazabombarderos y bombarderos tácticos Su-34).

Esto nos lleva a un punto que venimos tratando desde hace unos días y que cada vez parece más evidente: Rusia necesita escalar el conflicto y lanzar una movilización, aunque sea parcial, tanto para suplir las numerosas bajas materiales y humanas sufridas como para compensar toda la ayuda material que el país está recibiendo por parte de Occidente y que tanto impacto están teniendo en el desarrollo del conflicto. Esta escalada podría ser bien horizontal, alistando más medios y hombres, bien vertical, pasando a emplear armamento cada vez más destructivo, incluyendo el nuclear o el químico -lo que no implica que vaya a pasar- o plataformas más contundentes, como bombarderos pesados.

No obstante, siguiendo la tradición rusa, antes de dar un paso de este calibre, necesita un casus belli que lo justifique y que pueda servir para lograr el apoyo de la población. En este sentido, hay dos incidentes sin aclarar que podrían encajar perfectamente en este esquema. El primero de ellos, el supuesto ataque con helicópteros sobre Bélgorod, en donde no se habrían registrado impactos y que, según algunas fuentes, habría concluido con el derribo de uno de ellos por parte de las defensas antiaéreas rusas, en concreto mediante un sistema AA S-400 Triumph. El segundo, el supuesto ataque con dos misiles balísticos «Tochka-U» sobre la presa de Nova Jakova en la óblast de Jersón (territorio controlado por Rusia) y que según Rusia habrían sido interceptados.

Siguiendo con esta línea, Rusia ha alertado de la hipotética intención ucraniana de atacar con misiles «Tochka-U» una zona de concentración de refugiados en la estación de tren de Lozovaya, lo que incluye dentro de la política de «provocaciones» por parte de Kiev. Si realmente vemos un ataque de este tipo -fuese real o de falsa bandera-, Rusia tendría una buena excusa para escalar. Lo mismo que si se reportan más ataques en territorio de la Federación Rusa, algo sobre lo que ya ha alertado, igual que han vuelto a alertar sobre los envíos de armas de EEUU a Ucrania llegando incluso a protestar mediante el envío de una nota diplomática formal exigiendo su cese. Sea como fuere, Rusia necesita de un motivo que le sirva para justificar la movilización y las tentaciones para aprovechar acciones ucranianas o incluso de terceros, o bien para llevar a cabo una operación de falsa bandera no dejan de crecer.

Respecto a los cambios en cada frente, en las últimas horas las novedades más importantes de la guerra de Ucrania han sido las siguientes:

  • Óblast de Járkov: Las autoridades regionales han confirmado la toma de la localidad de Borova, por parte rusa. Se trata de un punto importante, pues permite controlar uno de los puentes sobre el río Oskil en la región y además avanzar desde el este de dicho río hacia Sloviansk. Rusia continúa acumulando fuerzas en la zona.
  • Óblast de Lugansk: Prosiguen los bombardeos sobre Rubizhne, Sievierodonetsk, Lysychansk y Popasna.
  • Óblast de Donetsk: Prosiguen los combates en Mariúpol, en donde habrían sido empleados por primera vez en lo que va de conflicto bombarderos Tu-22M3 y se ha reducido ligeramente el área controlada por los defensores. Más al norte, la línea de frente se mantiene estable en Marinka, Pisky, Avdiivka y Niu-York, aunque las tropas rusas habrían tomado un puesto de control ucraniano entre Marinka y Oleksandrivka.
  • Óblast de Zaporiyia: En Melitópol se han reportado ataques partisanos a las tropas rusas, aunque se desconoce la entidad real de los mismos, pese a que las autoridades ucranianas hablan de hasta 70 rusos muertos en los últimos días.
  • Óblast de Jersón: Las fuerzas rusas habrían llevado a cabo ataques contra posiciones ucranianas en Oleksandrivka, localidad unos 30 km al oeste de la capital regional. Por otra parte, la 80ª Brigada ucraniana habría liberado varias aldeas en la región -sin especificar cuáles y sin confirmación visual-, acercando la línea de frente hacia Jersón.
  • Óblast de Nikolayev: Sin novedad.
Mapa de situación actualizado a 15 de abril de 2022. Autor – Nathan Ruser.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

La actividad institucional ha disminuido en la jornada de hoy, aun así, pueden destacarse algunas declaraciones y noticias.

En relación con lo explicado en la sección anterior, hay riesgo de que asistamos a una escalada en el conflicto. Así, el Presidente Volodímir Zelenskiv ante la pregunta sobre si está preocupado por la posibilidad de que Rusia emplee armas químicas o nucleares en territorio ucraniano ha expresado que: “No solo yo, creo que todo el mundo, todos los países deben estar preocupados porque puede no ser información real, pero puede ser verdad”.

Además, añade que considera que no deberíamos tener miedo, pero sí estar preparados. En la misma entrevista el Presidente ucraniano ha vuelto a pedir a su homólogo estadounidense, Joe Biden, que designe a Rusia como un estado patrocinador del terrorismo. De adoptarse tal decisión, tendría serias implicaciones tanto para las relaciones comerciales como en la política de sanciones.

Por parte de Rusia, hoy hemos tenido noticia de que la Embajada de Rusia en Washington envió una nota diplomática al Departamento de Estado estadounidense titulada “Sobre las preocupaciones de Rusia en el contexto del suministro masivo de armas y equipo militar al régimen de Kiev”. En esta nota cuyo contenido ha sido publicado por The Washington Post, Rusia ha acusado a los aliados de Estados Unidos y la OTAN de intentar obligar a Ucrania a que “abandone” las conversaciones con Rusia “para continuar el derramamiento de sangre”.

Por ende, y tras el anuncio del Presidente Biden del envío de armamento por valor de 800 millones de dólares, Rusia hace “un llamamiento a Estados Unidos y sus aliados para que detengan la militarización irresponsable de Ucrania, que implica consecuencias impredecibles para la seguridad regional e internacional”.

A colación de lo anterior, el Vicepresidente del Consejo de la Federación (la cámara alta del Parlamento ruso) Konstantin Kosachev ha manifestado que están interesados en preservar las relaciones con la Unión Europea, dado su papel como gran socio en términos comerciales y económicos. No obstante, sí afirma que los 27 “se han acercado mucho a la línea roja” a raíz de los pasos dados contra Rusia, es decir, las sanciones.

Por su parte, el jefe de la diplomacia europea, el Alto Representante Josep Borrell, ha condenado hoy la “decisión injustificada” de Rusia por la que se expulsa a 18 miembros de la Delegación de la Unión Europea en territorio ruso. Incide en que esta decisión “solo profundiza aún más el aislamiento internacional de Rusia”.

También Bielorrusia ha adoptado otra medida restrictiva en relación con la UE. En particular, han prohibido la entrada de vehículos a motor (automóviles y tractores) matriculados en la UE a partir del día 16 de abril. Sin embargo, esta medida no se aplicará a aquellos vehículos que hayan entrado en el país antes de dicha fecha y no se aplicará en aquellos casos en los que estos se muevan a través de áreas designadas para operaciones de carga y cambios, ni a los que transportan correo y ganado. Esta medida se ha adoptado una vez que el quinto paquete de sanciones de la UE ya entró en vigor y establecía medidas restrictivas respecto del transporte por carretera desde Bielorrusia.

En relación con la Unión Europea, hoy el Presidente Zelenski ha hablado con el Presidente Macron sobre la investigación de los crímenes en Ucrania y el curso de las negociaciones.  Asimismo, el líder ucraniano ha mantenido una reunión con su Gabinete de Ministros en la que han discutido sobre la finalización del trabajo conectado con la primera parte del cuestionario para obtener el estatus de candidato miembro a la Unión Europea. Cuestionario que fue entregado por la Presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, a Zelenski en su visita a Kiev el pasado 8 de abril.

Otras de las cuestiones abordadas en dicha reunión han sido, entre otras, las relacionadas con la ayuda humanitaria, los gastos públicos, el funcionamiento del sistema energético del país, la campaña de siembra y la política ambiental bajo la vigencia de la ley marcial.

En lo concerniente al plano humanitario, hoy han vuelto a estar operativos 9 corredores humanitarios y la propia Viceprimera Ministra ucraniana, Iryna Vereshchuk, ha confirmado que ayer tras la reanudación de dichos corredores 2.557 personas lograron ser evacuadas. La mayor parte de civiles – un total de 2.332 – viajaron a Zaporizhia desde Mariúpol y Berdiansk.

Desde el 24 de febrero hasta el día de ayer, la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha registrado un total de 4.633 bajas civiles. De estas, 1.982 han muerto, incluidos 162 niños, y 2.651 han resultado heridas, incluidos 256 niños.

Por último, el Parlamento de Ucrania (Verkhovna Rada) ha aprobado varias enmiendas a la Ley de Ucrania “Sobre la condición jurídica de las personas desaparecidas”. Lo más destacable de este texto enmendado es que estipula el establecimiento de una nueva institución: el Comisionado de Personas Desaparecidas en Circunstancias Especiales.

Be the first to comment

Leave a Reply