Guerra de Ucrania – Día 50

La guerra de Ucrania cumple sus primeros 50 días de duración con pocos avances sobre el terreno, pero con importantes novedades. La más relevante de las últimas horas ha sido la relativa al crucero lanzamisiles Moskva, el buque insignia de la Flota del Mar Negro, el buque de guerra de mayor desplazamiento hundido en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Por razones todavía sin aclarar, habría sufrido un incendio y la explosión de municiones a consecuencia del mismo, teniendo que ser evacuado completamente. Mientras los ucranianos aseguraban desde antes de que hubiese un comunicado oficial por parte rusa, que el incendio era el resultado de un ataque con misiles antibuque Neptune, el Ministerio de Defensa ruso desmentía posteriormente esta versión, así como las noticias relativas al hundimiento, aunque posteriormente han terminado por admitirlo. Más allá de esto, cabe señalar los pequeños avances rusos en dirección suroeste por el eje de avance de Izyum.

Ayer por la noche, mientras terminábamos de redactar el informe relativo al 49º día de la Guerra de Ucrania, comenzaron a inundar las redes sociales los rumores relativos a un ataque ucraniano sobre el crucero lanzamisiles «Moskva» (Proyecto 1164 Slava/Atlant) de la Armada Rusa. Según los primeros mensajes, tanto en Telegram como en Twitter, una pareja de misiles de crucero antibuque Neptune (un clon del Kh-35 ruso con hasta 280 kilómetros de alcance) habrían impactado en una de las bandas del buque. Después la información se afinaría, especificando que se trataría del costado de babor. Sin embargo, no había ningún tipo de confirmación visual sobre el incidente y el Ministerio de Defensa ruso, así como los medios oficiales del país, guardaban silencio.

Como hemos ido relatando a lo largo de las semanas, han sido varios los incidentes que, replicados por medios ucranianos, han terminado finalmente en nada, incluyendo supuestos ataques sobre corbetas y fragatas. Sin embargo, en este caso había cuando menos algo de verdad, ya que finalmente el Ministerio de Defensa ruso reconocería un incendio a bordo que habría hecho explotar algunas municiones y habría obligado a evacuar el buque por completo. Más tarde, ya por la mañana, informarían sobre la flotabilidad, asegurando que no estaba en peligro y afirmando que el Moskva estaría siendo remolcado a puerto, negando así los rumores de hundimiento. Los canales pro-ucranianos en Telegram y varias cuentas en Twitter seguían hablando sin embargo del supuesto hundimiento.

Alcance máximo de los misiles Neptune desde la costa ucraniana (exceptuando Crimea, obviamente). Autor @Orion_int.

El problema del incidente es que plantea muchas dudas y todas ellas con implicaciones bastante preocupantes para Rusia. En primer lugar, resulta difícil saber cómo lograron los ucranianos los datos sobre el objetivo en un área tan extensa. Se ha hablado de que un drone TB-2 habría sido el responsable de detectar el buque e, incluso, de atacar algunos de sus sistemas, inutilizándolos, tras lo que habría facilitado los datos de tiro a los misiles antibuque. Aun así, parece complicado que lo hayan conseguido por sus propios medios, por más que no sea imposible.

Por otra parte, en el caso de que los ucranianos no hayan alcanzado el buque con sus misiles el que estuviesen al tanto del problema que el Moskva estaba sufriendo prácticamente en tiempo real dice mucho o del acceso a las comunicaciones rusas que tienen o de la capacidad de sus servicios de inteligencia. En cualquier caso, bien porque en unas horas veamos al buque entrar en puerto, bien porque no lo haga nunca, pronto saldremos de dudas sobre parte de lo ocurrido. Sea como fuere, y a falta de aclarar las razones del incendio y el posterior hundimiento, ya ha sido reconocido por las autoridades rusas. Sería el buque de guerra de mayor porte hundido en una acción de combate en Europa desde la Segunda Guerra Mundial y una auténtica catástrofe para la Armada Rusa.

Cambiando de tercio, en las últimas horas las Fuerzas Armadas ucranianas han continuado con su campaña de sabotajes dirigida a dificultar el traslado de efectivos por parte de Rusia hacia el este de Ucrania. Hoy hemos sabido que posiblemente una patrulla de Operaciones Especiales ha logrado dinamitar un puente en la carretera M-03 al norte de Izyum, en una zona dominada por Rusia. Con la explosión, además de la plataforma del puente, han volado varios vehículos rusos, lo que indica que posiblemente quien activó el explosivo estuviese esperando el momento oportuno para hacerlo.

Y es que Rusia sigue teniendo problemas para hacer llegar sus unidades al teatro de operaciones. Hoy hemos visto imágenes de largos convoyes en Bilokurakyne, todavía lejos de la línea de frente. De ahí el empeño no sólo por ralentizar la acumulación de medios rusos y por cortar sus líneas de suministros, sino también por obligar al Ejército ruso a mover sus plataformas por determinados puntos siempre al alcance de su artillería. Esta, una y otra vez, golpea en zonas concretas a sabiendas de que son puntos de paso obligado, como ha ocurrido en las últimas horas (y sería el tercer ataque de este tipo en unos pocos días) al norte de Izyum.

Cuando consiguen llegar, los avances continúan siendo lentos o inexistentes pese a la innegable superioridad artillera rusa y a causa de la enmarañada red de trincheras que jalonan toda la JFO. Así, tomar cada ramal requiere de largas preparaciones artilleras y siempre bajo la posibilidad de un contraataque ucraniano facilitado por la propia disposición de las trincheras, como explicamos en su día. No obstante, consiguen avances, como la toma de Borova -aún por confirmar por parte ucraniana- y con avanzadillas que se habrían adentrado en puntos tan al sur como a los alrededores de Limán.

Se prevé pues una guerra larga, en la que cada vez tendrán un mayor peso los medios que Occidente, con los Estados Unidos a la cabeza, sean capaces de suministrar a Ucrania en el marco de una guerra proxy que sigue amenazando cada día con escalar. Además con derivadas como la futura adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN, que tendrán como respuesta un despliegue ruso de armas nucleares cada vez más al Oeste, no sólo en Kaliningrado, sino previsiblemente también en Bielorrusia.

Más allá, y quizá peor, con la posibilidad de que China termine por intervenir de forma decidida si atisba un peligro real para Rusia, pues no puede permitirse que este país caiga quedando sola frente al conjunto de Occidente. Así las cosas, si Rusia no es capaz de imponerse en un plazo relativamente corto y su industria bélica y su economía comienzan a resentirse de forma seria por las sanciones, Beijing se verá obligada a asistir a Rusia de alguna forma.

Respecto a los cambios en cada frente, en las últimas horas las novedades más importantes de la guerra de Ucrania han sido las siguientes:

  • Óblast de Járkov: Las tropas rusas habrían logrado tomar el raión de Borova, aunque no hay confirmación por parte ucraniana por el momento. Se trata de un punto importante, pues permite controlar uno de los puentes sobre el río Oskil en la región y además avanzar desde el este de dicho río hacia Sloviansk. Más al sur, los ataques exploratorios rusos habrían llegado hasta Limán, aunque no parecen haber penetrado las defensas ucranianas.
  • Óblast de Lugansk: Prosiguen los bombardeos sobre Rubizhne, Sievierodonetsk, Lysychansk y Popasna.
  • Óblast de Donetsk: Prosiguen los combates en Mariúpol, en donde tras el intento de ruptura y la reunión de los defensores ucranianos en Azovstal, los rusos y sus aliados habrían tomado la planta siderúrgica Ilych. Más al norte, la línea de frente se mantiene estable en Marinka, Pisky, Avdiivka y Niu-York, que siguen siendo bombardeadas por las tropas rusas y los milicianos. Sin cambios territoriales. Fuentes de inteligencia estadounidenses han afirmado que Rusia tiene aproximadamente 55 BTGs en el sur de Ucrania, aunque no queda claro si se refieren con ello a la zona este o a todo el sur, incluyendo Zaporiyia, Donetsk y Nikolayev, algo que sería más probable.
  • Óblast de Zaporiyia: Las tropas rusas han bombardeado varias posiciones ucranianas cerca de Orejov con municiones incendiarias.
  • Óblast de Jersón: Sin novedad.
  • Óblast de Nikolayev: Se ha avistado artillería ucraniana en tránsito desde el oeste al este del país, incluyendo obuses autopropulsados.
Mapa de situación actualizado a 14 de abril de 2022. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

En primer lugar, puede afirmarse que continúan las reacciones de Rusia ante el anuncio de la futura solicitud de adhesión de Suecia y Finlandia que comentábamos ayer, el endurecimiento de sanciones y la nueva ayuda militar anunciada por Estados Unidos para Ucrania, o calificar sus actos como genocidio.

En este sentido, Rusia ha amenazado con desplegar armas nucleares en el Báltico si Finlandia y Suecia se adhieren a la OTAN. Esta advertencia la ha realizado el ex-Presidente y Primer Ministro ruso y actual Vicepresidente del Consejo de Seguridad, Dmitry Medvedev, a través de Telegram, afirmando que estas adhesiones significarían que “la longitud de las fronteras terrestres de la Alianza con Rusia se duplicarán con creces” y “naturalmente, estas fronteras tendrán que ser fortalecidas”. Para ello, aumentarían “drásticamente” sus defensas terrestres y aéreas, y desplegarían fuerzas navales en el Golfo de Finlandia.

Por otro lado, Rusia ha aumentado su listado de individuos sancionados. En particular, estas medidas están dirigidas contra 398 miembros de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y 87 miembros del Senado de Canadá. 

Esta represalia ha venido motivada principalmente por la declaración tanto del Presidente Joe Biden como del Primer Ministro Trudeau en la que califican los actos de Rusia en Ucrania como genocidio, así como por el endurecimiento de las sanciones (también contra individuos, por ejemplo, miembros de la Duma). No obstante, según Interfax el Ministerio de Exteriores ruso habría afirmado “teniendo en cuenta las sanciones que Estados Unidos introduce constantemente, se planean más anuncios de contramedidas rusas en un futuro próximo”.

Del mismo modo, continúan las expulsiones de diplomáticos. En este caso, Rusia ha expulsado al embajador adjunto de la República Checa en Moscú, al igual que este país hizo con su homólogo ruso el mes pasado. Además, en este caso concreto puede destacarse que ambos gobiernos expulsaron al personal de la Embajada del contrario el año pasado tras conocer que agentes rusos habían estado implicados en la explosión en el almacén de Vrbětice en 2014 y en la que fallecieron dos personas.

Sin embargo, la Embajada checa reanuda la actividad en Kiev y el Ministerio de Exteriores señala que es uno de los muchos pasos que está dando su país para mostrar su apoyo a Ucrania aunque la ayuda que el país reclama incansablemente es la militar. En particular, esta podría ser la “lista de deseos” del Presidente Zelenski:

Por su parte, el Ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Reznikov, ha hablado en los últimos días con 11 de sus homólogos para abordar distintas vías en las que estos países pueden ayudar a Ucrania.

En otro orden de cosas, la Viceprimera Ministra de Ucrania, Iryna Vereshchuk, ha confirmado un intercambio de prisioneros organizado por ambas partes. En particular, informa que las tropas rusas han puesto en libertad a 30 personas (22 militares y 8 civiles). Este sería el cuarto intercambio de prisioneros llevado a cabo desde el 24 de febrero.

También ha informado de que se reanudan las evacuaciones de civiles a través de 9 corredores humanitarios en diferentes localidades:

  • Desde las ciudades de Mariupol, Berdiansk, Tokmak y Enerhodar hasta Zaporozhye, debe realizarse la evacuación en transporte personal
  • Severodonetsk – Bakhmut
  • Lysychansk – Bakhmut
  • Popasna – Bakhmut
  • Girske – Bakhmut
  • Rubizhne – Bajmut

Igualmente, debe destacarse que el Fiscal de la Corte Penal Internacional Karim A. A. Khan también a raíz de su visita a Bucha expresa: “Ucrania es una escena del crimen. Estamos aquí porque tenemos motivos razonables para creer que se están cometiendo delitos dentro de la jurisdicción de la Corte Penal Internacional. Tenemos que atravesar la niebla de guerra para llegar a la verdad”.

Asimismo, el Fiscal de la Corte se ha reunido hoy con el Primer Ministro ucraniano, Denys Shmyhal para abordar las consecuencias de la agresión de Rusia y la necesidad de investigar los crímenes que se están cometiendo. Según el Presidente de Polonia, Andrzej Duda, “esto no es una guerra, es terrorismo” y así lo expresó durante su reciente visita a Kiev.

Además, no solo la Corte Penal Internacional, la fiscalía ucraniana y la Unión Europea se encuentran ya involucradas en la investigación, ya que, por ejemplo, Amnistía Internacional también está recopilando pruebas para que los perpetradores de los crímenes puedan ser llevados ante la justicia. Las pruebas serán de lo más diversas, desde imágenes vía satélite, declaraciones de testigos, pruebas forenses, resto de armamento etc.

El Comité de Investigación de Rusia también ha publicado hoy que ha abierto varios casos penales relacionados con las torturas que habrían sido infligidas a militares rusos por las tropas ucranianas capturados en las óblasts de Zaporizhia y Nikolaevskaya. Asimismo, el Presidente del Comité ha ordenado investigar el bombardeo del convoy de automóviles civiles que trataban de ser evacuados en el óblast de Járkov del que supuestamente serían responsables las tropas ucranianas.

También debe ponerse de manifiesto que la Organización para la Cooperación y Seguridad en Europa (OSCE) ha publicado un informe de sus expertos del Mecanismo de Moscú (Moscow Mechanism) en el que se describen claros patrones de violaciones del Derecho Internacional Humanitario por parte de las fuerzas armadas rusas en Ucrania.

Por otro lado, puede destacarse que el número de desplazados internos como de refugiados sigue al alza. A fecha de ayer, el portal del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados registraba más de 4,7 millones de ciudadanos ucranianos ahora son refugiados y tienen como principal destino Polonia.

La Unión Europea, por su parte, a través del Mecanismo de Protección Civil ha establecido un centro logístico en Polonia para canalizar el apoyo y ayuda ofrecida a estas personas.

El Comité Internacional de la Cruz Roja ya han entregado en lo que va de semana alimentos y artículos de higiene a aproximadamente 5.000 personas en Pavlohrad, en la óblast de Dnipropetrovsk. 

De otro lado, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, señala que “la guerra en Ucrania también ha lanzado un ataque silencioso contra el mundo en desarrollo”. Esto se debe precisamente a lo que él califica como “una crisis tridimensional”, ya que los precios de los alimentos, la energía y los fertilizantes se están disparando debido a la fuerte presencia tanto de Rusia como de Ucrania en estos mercados. Por tanto, la guerra entre ambos países aumenta el riesgo de inestabilidad en todo el mundo.

Por último, una noticia que si bien ha pasado desapercibida puede iniciar el proceso de transformación del modelo de gobernanza de las Naciones Unidas y, en particular, del Consejo de Seguridad.

La Embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, ha emitido una “Declaración sobre la Resolución de la Asamblea General de la ONU sobre el Veto del Consejo de Seguridad de la ONU”. Una Resolución de la AGNU que es copatrocinada por Estados Unidos junto con otros países y encabezada por Liechtenstein.

Tal y como señala Thomas-Greenfield, esta medida innovadora convocaría automáticamente una reunión de la Asamblea General después de que se haya emitido un veto en el Consejo de Seguridad. Añade que se trata de una responsabilidad que se encomendó a los 5 Estados que cuentan con un asiento permanente en el seno de este órgano y expresa la preocupación de Estados Unidos respecto de Rusia:

“Estamos particularmente preocupados por el patrón vergonzoso de Rusia de abusar de su privilegio de veto en las últimas dos décadas, incluidos sus vetos para matar a una misión de observadores de la ONU en Georgia, bloquear las medidas de rendición de cuentas y las investigaciones sobre armas químicas en Siria, impedir el establecimiento de un tribunal penal en el derribo del vuelo MH-17 sobre Ucrania”.

Por tanto, como se pone de manifiesto en la Declaración, esta Resolución de la AGNU sobre el veto sería un paso significativo en pro de la rendición de cuentas, la transparencia y la responsabilidad de todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

Be the first to comment

Leave a Reply