Guerra de Ucrania – Día 48

Las últimas horas han estado marcadas por el intento de ruptura de cerco que se habría producido en Mariúpol, en donde algunas fuentes hablan de una tentativa de escape masiva que habría terminado con varias decenas de ucranianos muertos y capturados, varios vehículos destruidos y el regreso a las posiciones iniciales del resto. También por las acusaciones a Rusia de haber empleado armas químicas en esta ciudad, algo que no se ha logrado verificar por el momento. Por lo demás, Rusia continúa acumulando fuerzas especialmente al Este de Ucrania, en donde un puente crucial habría sido destruido por los ucranianos y a la espera de que las lluvias que se anuncian para los próximos días sean insuficientes como para dificultar los avances.

La actualidad de esta última jornada ha venido protagonizada por lo acaecido en Mariúpol. En concreto en torno a la planta siderúrgica Ilyich, en donde se mantendrían atrincherados varios cientos de defensores ucranianos, sometidos a un intenso castigo por parte de la artillería rusa. Al parecer, aunque poco está confirmado, se habrían puesto de acuerdo para intentar romper el cerco ruso y aliado y tratar de alcanzar las líneas ucranianas al norte de Mariúpol. En sí misma era una operación poco menos que suicida, pues entre estas instalaciones y Vuhledar, en donde se encuentra la línea de frente, hay casi ochenta kilómetros de territorio controlado por las tropas rusas y los milicianos de Donetsk. Aun así, se entiende que ante una muerte segura y la incertidumbre del cautiverio -especialmente en el caso de los integrantes de «Azov», hayan intentado la ruptura.

Sea como fuere, aunque al parecer habrían intentando hacerse pasar por rusos, habrían sido descubiertos y sufrido posteriormente un alto número de bajas que los rusos cifran en al menos 50 muertos. También se habrían rendido 42 ucranianos. En la acción habrían perdido además (siempre según fuentes rusas) 3 carros de combate, 5 vehículos de combate de infantería y 7 vehículos de otros tipos.

De lo que las fuentes ministeriales rusas no hablan es del supuesto uso de armas químicas también en Mariúpol, algo que habrían denunciado desde Ucrania, pero que nadie ha logrado confirmar por el momento, aunque tanto las autoridades ucranianas como algunos de sus aliados (esencialmente Reino Unido y Estados Unidos), estarían intentando hacer. En el caso británico incluso se ha llegado a amenazar a Rusia al afirmar que «todas las opciones» (incluyendo el despliegue de tropas de la OTAN) estarían sobre la mesa si se descubre su uso, lo que parece una salida de tono importante por parte británica.

Mientras estas cuestiones se dirimen, lo fundamental, que es el inicio de un ataque ruso a gran escala sobre la JFO o parte de esta, sigue sin estar claro. Al menos sigue sin estar clara la fecha de inicio, con voces que animan a comenzarlo cuanto antes, en los próximos dos o tres días y otras que piensan que lo prudente es seguir acumulando fuerzas y dejar pasar las lluvias que se esperan para los próximos días y que, sin duda, dificultarán cualquier despliegue.

En relación con lo anterior, en las últimas horas los servicios de inteligencia estadounidenses habrían alertado de que el grueso de la fuerza rusa destinada a atacar el área de Sloviansk-Kramatorsk estaría todavía bastante al norte de Izyum. Se sabe además que se han producido bombardeos por parte de la artillería ucraniana sobre Borova, localidad en la que está uno de los pocos puentes que cruzan el río Oskil, por lo que aún les costará mover todo su dispositivo hacia el sur.

Hablando de puentes y de logística, en la óblast rusa de Bélgorod ha sido destruido en el distrito de Shebekinsky el puente ferroviario que conecta Bélgorod -y con ello todas las bases y áreas en las que Rusia ha posicionado material y vehículos en la zona- con Ucrania. Se cree que habría sido obra de algún equipo de Operaciones Especiales ucranianos. Sea como fuere, mientras es reparado retrasará las operaciones rusas, pues impedirá utilizar los trenes para mover material hacia el sur, a la óblast ucraniana de Járkov.

Pasando al análisis por frentes, tal y como anunciamos ayer, desde hoy lo haremos por óblast para que el lector pueda acotar mejor a qué zona nos referimos en cada momento, ya que hablar de «Este» o «Noreste» llegaba a resultar bastante confuso en algunos casos. Así las cosas, en las últimas horas las novedades más importantes de la guerra de Ucrania han sido las siguientes:

  • Óblast de Járkov: Rusia ha llevado a cabo ataques limitados al sur de Izyum aparentemente sin resultado. Según fuentes ucranianas, dos BTGs rusos habrían intentado asaltar Dovhenke y Dmytrivka en esta zona, siendo rechazados. Los bombardeos sobre la capital regional continúan, aunque no está claro el propósito exacto, más allá de la imposición de costes, ya que en principio el eje de avance ruso no buscaría un nuevo intento de tomar Járkov, sino cerrar la bolsa ucraniana hacia Kramatorsk, como explicamos ayer.
  • Óblast de Donetsk: Prosiguen los combates en Mariúpol. Tras el intento de romper el cerco que los ucranianos hicieron ayer, han seguido los bombardeos por parte de Rusia y los milicianos de Donetsk. El cerco en la zona portuaria al suroeste de la ciudad es cada vez más estrecho, aunque los avances son lentos en parte por la resistencia y en parte por la necesidad rusa de economizar vidas. Sigue sin aclararse si realmente los rusos han empleado armas químicas o si los síntomas presentados por algunos combatientes del regimiento extremista «Azov» se deben a otras razones. El Jefe de la República Popular de Donetsk, Denis Pushilin, sostiene que hasta el 80% de la ciudad habría sido despejado de defensores. Más al norte, la línea de frente se mantiene estable en Marinka, Pisky, Avdiivka y Niu-York, que siguen siendo bombardeadas por las tropas rusas y los milicianos.
  • Óblast de Zaporiyia: Sin novedad.
  • Óblast de Jersón: Continúan los ataques ucranianos sobre las posiciones rusas, aunque ni un bando ni otro ha reconocido pérdidas o ganancias territoriales.
  • Óblast de Nikolayev: Sin novedad.
Mapa de situación actualizado a 12 de abril de 2022. Autor – Nathan Ruser.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

A nivel institucional debe destacarse que hoy el Presidente Vladímir Putin se ha reunido con su homólogo bielorruso, Aleksander Lukashenko, en la región de Amur para conmemorar el Día de la Cosmonáutica de Rusia.

Tras el encuentro, el Presidente ruso nuevamente ha dejado clara su postura acerca del propósito de su “operación militar especial” en Ucrania y, en particular, en lo que concierne al Donbáss. Además, insiste en que no tiene ninguna duda en que lograrán sus objetivos y que pese a que lo que sucede en Ucrania sea “una tragedia” no tenía “otra opción” y fue “la decisión correcta”. Del mismo modo, se muestra convencido al afirmar que las potencias extranjeras no lograrán aislar a su país y que tampoco tiene intención de aislarse:

«No vamos a aislarnos. En el mundo actual, es completamente imposible aislar a nadie, y totalmente imposible [aislar] a un país tan enorme como Rusia. Por lo tanto, trabajaremos con aquellos de nuestros socios que quieran cooperar».

En cuanto a las negociaciones, el Presidente Putin agradece a Lukashenko las conversaciones organizadas en el territorio de Bielorrusia y sostiene que estas se han complicado porque Ucrania se ha alejado de los acuerdos alcanzados en Estambul los días 29 y 30 de marzo.

El asesor de la Presidencia ucraniana, Mikhailo Podolyak, al ser preguntado por las afirmaciones de Putin dijo que, si bien las negociaciones son “extremadamente difíciles” y continúan, estas están en punto muerto. Es lógico pues, como hemos explicado en más de una ocasión, el Gobierno ucraniano no tiene la percepción de estar perdiendo la guerra, con lo que la traducción de logros militares en logros políticos por parte rusa, sigue siendo difícil, si no imposible, a la espera del resultado de la campaña del Donbáss.

Por otro lado, el Presidente Zelenski durante su intervención ante el Parlamento de Lituania ha insistido en la necesidad de endurecer las sanciones que se propongan y adopten por la UE en el sexto paquete. En particular, se refiere a las medidas energéticas. Además, recrimina que cientos de empresas y bancos europeos siguen negociando con Rusia.

“No podemos esperar a la elaboración del séptimo, octavo, noveno, décimo, vigésimo paquete de sanciones contra Rusia para tomar decisiones realmente poderosas. Debemos hacer todo lo necesario ahora – en el sexto paquete de sanciones. La Unión Europea puede hacer eso. Y debe hacer eso. Debe incluir el petróleo. Debe imponer sanciones a los bancos rusos, a todos ellos, no a una parte. No se necesitan demostraciones.”

No obstante, destaca el liderazgo y ayuda lituana, y también que hayan sido el primer país de la UE en prescindir de la energía rusa aunque con Alemania se sigue mostrando más contundente. De hecho, el Presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, durante su visita a Polonia declara que, al parecer, no es bienvenido en Kiev. De este modo, el Presidente Zelenski ha rechazado la visita del dirigente alemán debido al apoyo que este prestó respecto del gasoducto Nord Stream 2 y las relaciones mantenidas con el Presidente Putin mientras formaba parte del gobierno de Schröder y de Merkel.

Se trataba de una visita conjunta en la que además del Presidente Steinmeier participarían los Presidentes de Polonia, Estonia, Lituania y Letonia para mostrar la solidaridad europea con el pueblo ucraniano.

También en relación con el endurecimiento de las sanciones puede destacarse que el Primer Ministro de Ucrania, Denys Shmyhal, ante su intervención ante los miembros del Congreso de Estados Unidos ha insistido en la necesidad de introducir un bloqueo respecto de todos los bancos e instituciones financieras rusas, incluidas Gazprombank, Banco de Moscú y Rosselkhozbank. También insta a que reconozcan a Rusia “como un Estado patrocinador del terrorismo”, imponer sanciones sobre los activos del gobierno ruso y las empresas estatales en EE. UU., embargo total sobre los principales bienes rusos (petróleo, gas, metales y recursos minerales), así como bloquear el acceso de barcos y compañías navieras rusas a todos sus puertos marítimos internos.

Del mismo modo, mientras siguen ejecutándose las sanciones de la UE ya adoptadas y esperando la siguientes, otros países siguen alineándose con las distintas medidas. En este caso, Japón ha aprobado nuevas sanciones que incluyen la congelación de activos de un total de 398 ciudadanos rusos. Entre estos, se encuentran las hijas del Presidente Putin y la esposa del Ministro de Exteriores Sergei Lavrov. También se han dirigido contra entidades, entre las que destacan los importantes bancos Sberbank y Alfa Bank.

Asimismo, en línea con otras medidas de la UE y otros países occidentales, las autoridades japonesas han impuesto la prohibición de nuevas inversiones en Rusia a partir del 12 de mayo y las importaciones de licor, madera y maquinaria. Del mismo modo, también eliminarán de manera progresiva las importaciones de carbón y petróleo procedentes de Rusia. El viernes pasado, además, comunicó la expulsión de 8 diplomáticos y funcionarios comerciales rusos.

En relación con esto último, puede destacarse que Francia ha expulsado a seis agentes rusos como resultado de una operación de contraespionaje. Según reza en el comunicado oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores galo, los agentes actuaban bajo cobertura diplomática y sus actividades resultaron ser contrarias a los intereses de Francia, por lo que han sido declarados persona non grata.

No obstante lo anterior, el Presidente Zelenski defiende que necesitan de más ayuda militar para finalizar antes la guerra y, en especial para desbloquear localidades como Mariúpol. En relación con esta cuestión, puede destacarse que vuelve a la mesa la cuestión de enviar aviones de combate a Ucrania. En particular, Eslovaquia tras haber suministrado un sistema antiaéreo S-300 estaría contemplando la posibilidad de enviar sus aviones de combate MiG-29, así como obuses autopropulsados ​​Zuzana, algo de lo que hablamos días atrás.

El asesor de la Presidencia ucraniana, Mikhailo Podolyak, por su parte hace hincapié en que sus tropas siguen bloqueadas y tienen problemas de suministros y que si el Kremlin odia algo más que Ucrania “tiene que ser la palabra Mariupol”.  Igualmente, afirma que se habrían destruido el 90% de los edificios y que se habrían perdido decenas de miles de vidas entre los civiles. Insiste en que han estado pidiendo tanques y aviones a sus socios, pero que “el mundo permanece en silencio y observa el genocidio por Internet”. Mientras tanto, el alcalde de la ciudad, Vadym Boichenko, fija la cifra de residentes civiles fallecidos en 21.000.

Por otra parte, hoy la organización católica Cáritas ha confirmado que dos de sus miembros perdieron la vida en Mariúpol en marzo junto a cinco familiares.

De otro lado, el alcalde de Bucha, Anatoli Fedoriuk, ha elevado la cifra de cadáveres encontrados a 403, pero advierte que este número seguirá aumentando y que apenas han podido identificarse 163.

Como se ha hecho hincapié en reportes anteriores, la Comunidad Internacional insiste en la necesidad de perseguir los crímenes de guerra cometidos en suelo ucraniano, especialmente ante la Corte Penal Internacional. En este sentido, si bien la UE y otros países están proporcionando ayuda en este sentido, hoy puede destacarse que las empresas AXON y Benish GPS han donado equipos especiales por valor de 4 millones de dólares al Ministerio de Interior de Ucrania para recopilar y digitalizar de manera efectiva las pruebas de tales ataques.

Por último, también hemos conocido que el Banco Mundial está preparando una ayuda de 1.500 millones de dólares para apoyar la continuación de los servicios gubernamentales esenciales ucranianos durante la guerra, pero también para ayudar a Moldavia.

4 Comments

  1. Suena «extraño» que el presidente de Ucrania pida a los países miembros de la UE que no compren gas ni petróleo a Rusia para no subvencionar la guerra si él mismo está comprándolo.
    Enhorabuena y gracias por vuestro trabajo.

Leave a Reply