Guerra de Ucrania – Día 43

Mientras el traslado de tropas rusas desde Bielorrusia prosigue, comienzan a intensificarse los combates en el este, especialmente en Izyum y sus alrededores. Rusia, además de carros de combate, vehículos blindados y la omnipresente artillería, está moviendo hacia su territorio también cazabombarderos y aviones de ataque a tierra. Al otro lado del mundo, en los EE. UU., por el contrario, comienzan a hablar abiertamente sobre una posible victoria ucraniana en esta guerra.

Sea o no posible esto último, el Ejército ruso continúa trabajando en la reorganización y transporte de sus unidades. Según el Ministerio de Defensa de Ucrania, la última gran unidad que hasta el momento está siendo trasladada en tren desde Bielorrusia hasta Valuyki sería el 35º Ejército de Armas Combinadas, al que vimos combatir en los alrededores de Kiev en las semanas precedentes, además de sufrir un duro castigo.

Hablando de bajas, los servicios de inteligencia occidentales hablan de hasta 29 BTGs rusos laminados. Unidades que habrían perdido en estas semanas de combate una parte más que sustancial de sus efectivos, quedando en algunos casos del tamaño de poco más de una compañía. Estas cifras, aunque puedan parecer aterradoras, no son descabelladas en vista tanto de los abundantes documentos gráficos, como de que el reparto de bajas siempre es desigual y unas unidades reciben mucho más castigo que otras. Así las cosas, si entre una quinta y una sexta parte de los BTGs rusos habrían quedado completamente inutilizados para llevar a cabo operaciones de combate, eso quiere decir que hay una parte sustancial del total que apenas llegaron a entrar en juego o no lo hicieron en absoluto.

De cara a las próximas semanas, el alto mando ruso tendrá que encontrar la forma adecuada de cubrir bajas y de fusionar los restos de las unidades más castigadas de forma que vuelvan a formar conjuntos homogéneos. No obstante, mientras este proceso se lleva a cabo, ya comienzan a sentirse algunos de los efectos del mayor apoyo ruso a los milicianos de Donetsk y Lugansk.

Sin lograr avances espectaculares, pues de hecho son mínimos, está aumentando la intensidad de los combates en algunas zonas del Donbáss. Hoy se han reportado enfrentamientos cerca de Novomykhailivka, en la óblast de Dónetsk. Allí según el Ministerio de Defensa ruso, la aldea de Solodke habría sido conquistada a los ucranianos. Sigue así el paso de Stepne o Taramchuk, tomadas días atrás. Sin embargo, un poco más al norte, en Mariinka, los ucranianos continúan aprovechando las intrincadas y bien pensadas trincheras, para aguantar el empuje de los prorrusos. Siguen con la táctica de abandonar las primeras líneas de trincheras cuando son muy castigadas para, una vez los milicianos están en ellas, contraatacar aprovechando que no tienen defensa desde el oeste, ya que están pensadas para defenderse en una dirección.

Más al norte, en la óblast de Lugansk, los combates se han centrado hoy en la localidad de Novotoshkivs’ke, que todavía resiste, al menos el centro, pues hemos podido ver un vídeo publicado por el canal ruso RIA Novisti de un refugio subterráneo capturado por los milicianos de Lugansk y el Ejército ruso, localizado en las inmediaciones de esta población. Si logran sobrepasar esta villa, podrán aumentar el cerco de Sievierodonetsk y la amenaza sobre Kramatorsk.

BTR-4 ucraniano haciendo fuego sobre dos carros de combate rusos.

Dejando momentáneamente de lado el campo de batalla, dos apuntes. Por una parte, la inteligencia ucraniana habría sacado a la luz documentos rusos en los que se llama a los comandantes de las unidades a restringir el acceso a Internet de la tropa, controlando las comunicaciones mediante teléfonos inteligentes y demás. Al parecer, sería un elemento que afectaría directamente a la moral de la tropa dada la cantidad de testimonios disponibles sobre bajas y prisioneros rusos, que precisamente los ucranianos se encargan de aprovechar, como hemos visto -y denunciado en algunos casos- desde el primer día de guerra.

Por otra, son cada vez más las voces, incluso entre reconocidos analistas, que hablan sobre la imposibilidad de una derrota ucraniana en el este. No, al menos, tal y como hemos explicado en días pasados, sin una movilización. Hay que pensar que Ucrania puede seguir movilizando muchas más tropas que Rusia, que tiene acceso a material moderno y que buena parte de los medios rusos más punteros ya han sido o destruidos, o consumidos en buena medida como es el caso de las municiones inteligentes. Dicho esto, todo sigue apuntando hacia un estancamiento en el frente y hacia la prolongación en el tiempo de las sanciones, lo que hará la economía rusa más y más dependiente de China y llevará a la formación de bloques económicos más estancos y posiblemente enfrentados.

Mapa de situación a 7 de abril de 2022. Fuente – Ministerio de Defensa de Francia.

Por frentes, los principales movimientos de las últimas horas, serían los siguientes (en los próximos días repensaremos la forma de presentar los datos, para dar una imagen más adecuada de lo que realmente sucede sobre el terreno):

  • Norte: Sin cambios.
  • Noreste: Se han reportado bombardeos sobre Járkov, cuyo cerco sigue poco a poco aflojándose a medida que los ucranianos pueden trasladar refuerzos y suministros a través de Poltava.
  • Este: En la óblast de Donetsk se ha informado de bombardeos en Vuhledar, Mariinka, Pisky, Avdiivka y Novabakhmutivka, localidad que no está claro si ha caído del lado ruso. En Lugansk, las milicias apoyadas por efectivos del Ejército ruso han bombardeado Sievierodonetsk, Lysychansk y Kreminia. Rubizhne y Popasna, disputadas desde hace días, siguen resistiendo, produciéndose los combates dentro de las propias localidades y en las trincheras que las protegen.
  • Sur: Continúan los combates en Mariúpol sin cambios perceptibles desde ayer. El Ministerio de Defensa de Ucrania reclama haber logrado dañar una línea ferroviaria entre Crimea y Melitopol, lo que dificultaría el suministro de las unidades rusas que combaten tanto en Mariúpol, como en la óblast de Zaporiyia. En la óblast de Jersón, los ucranianos reclaman haber reconquistado Dobryanka, lo que reduciría el eje de avance ruso en dirección a Krivói Rog en el que, en cualquier caso, los rusos llevan un tiempo ya a la defensiva.
Mapa de situación actualizado a 7 de abril de 2022. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

En primer lugar, debe destacarse que por el momento no hay ni siquiera rumores sobre la posible fecha en la que las delegaciones ucraniana y rusa vuelvan a reunirse en persona. No obstante, hoy el Ministro de Exteriores ruso, Sergey Lavrov, ha afirmado que en la última ronda de negociaciones por vía telemática, celebrada ayer, Kiev habría presentado un proyecto de acuerdo en el que sus propuestas difieren de las manifestada la reunión presencial celebrada en Estambul el pasado día 29 de marzo. Podría ser la consecuencia lógica de la percepción ucraniana de estar ganando la guerra, lo que les llevaría a aumentar sus pretensiones o, más bien, a rebajar el nivel de las cesiones que estaría dispuesta a realizar.

Además, Lavrov añade que “a pesar de todas las provocaciones, la delegación rusa continuará el proceso de negociación” acusando a las autoridades ucranianas de que su incapacidad para lograr un acuerdo señala su intención de prolongar y socavar las negociaciones. La prueba para el Ministro ruso sería “el hecho de que el régimen de Kiev está controlado por Washington y sus aliados, que están presionando al Presidente [Zelenski] para que continúe con las actividades militares”.

El Ministro de Exteriores Dmytro Kuleba por su parte ha reafirmado hoy que Turquía sigue siendo un verdadero socio para Ucrania en el que pueden confiar. Además, su homólogo turco, Mevlüt Çavuşoğlu, ha asegurado seguir brindando su apoyo a Ucrania. Kuleba destacaba que acudía a la reunión de la OTAN para discutir “tres cosas muy importantes: armas, armas y armas”. Los Aliados han acordado aumentar el apoyo a Ucrania y el Secretario General Jens Stoltenberg ha afirmado que se está suministrando a este país “una amplia gama de sistemas de armas”. Pero que, además, han discutido otras posibles medidas, entre las que se incluiría la asistencia en seguridad cibernética (algo que probablemente ya estén haciendo, en cualquier caso).

El Presidente Zelenski ha concretado que necesitarían en particular sistemas de defensa aérea, sistemas y proyectiles de artillería, vehículos blindados “y otras cosas que todos en Occidente conocen muy bien”.

Como en otras ocasiones, al margen de la “gran reunión” que se lleve a cabo en el seno de la OTAN – en esta ocasión la de los Ministros de Exteriores – suelen mantenerse otros encuentros como del G7 o a nivel bilateral. Por ejemplo, el Alto Representante Josep Borrell se ha reunido hoy con los Ministros de Exteriores del G7 y de Ucrania, y, por separado, con los Ministros de Exteriores de Japón y Australia, y el Secretario estadounidense, Blinken.

El principal objetivo ha sido el de discutir como seguir “presionando a Rusia”, el endurecimiento y alineación de los distintos países con las sanciones adoptadas y propuestas, si bien ya son más de 40 países los que las secundan. Además, Josep Borrell señala que para seguir apoyando a Ucrania lo importante son las “cuestiones prácticas” por lo que deben suministrar más recursos, más capacidades para que puedan seguir resistiendo, buscar un mayor aislamiento de Rusia y adoptar más sanciones.

Destacaba que «Ucrania necesita menos aplausos y más armas» y, en consecuencia, Josep Borrell ha propuesto hoy que se aumente la ayuda militar de la Unión Europea a Ucrania a través del Fondo Europeo de Ayuda a la Paz en 500 millones de euros adicionales. De este modo, si la medida llega a aprobarse – ya cuenta con el visto bueno del Presidente del Consejo Europeo Charles Michel – estarían destinando un total de 1.500 millones de euros al suministro de armas para ayudar a que Ucrania resista la agresión. Debe recordarse que es la primera vez que la UE suministra material letal y no letal a un país en guerra y que el Fondo no se concibió para este tipo de situaciones.

Por su parte, el Ministro de Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, se refiere especialmente a Australia y Canadá por la ayuda enviada, aunque especialmente a este último dado que intensificará su apoyo proporcionando de manera adicional asistencia militar, financiera y humanitaria.

En relación con esta última cuestión, continúan las peticiones para endurecer las sanciones procedentes tanto de dentro como de fuera de la UE, pero también las reacciones en distintos Estados miembros.

De una parte, el Parlamento Europeo ha votado hoy una Resolución en la que se pide que se adopte un embargo “completo e inmediato” respecto del carbón, gas, petróleo y combustible nuclear. La Resolución ha contado con una amplia mayoría de votos a favor, 413, 93 en contra y 46 abstenciones.

El mismo Zelenski ha pedido hoy ante el Parlamento de Chipre que también se tomen medidas por parte de la Unión Europea respecto del gas y petróleo lanzando la pregunta acerca de “cuántos crímenes más son necesarios para conseguir el embargo de los combustibles”.

De otra, cada vez son más los Estados que dan un paso al frente tomando medidas más contundentes para reducir la dependencia energética respecto de Rusia. El Gobierno de Estonia ha confirmado que se desharán del gas ruso antes de que finalice el año fomentando tres acciones concretas:

  1. Construir las infraestructuras necesarias para recibir GNL en la ciudad de Paldiski.
  2. Incrementar las reservas a partir de fuentes alternativas.
  3. Cooperar con países vecinos.

También Estados Unidos ha anunciado un endurecimiento de sus sanciones, con independencia de las adoptadas en colaboración con el G7 y la Unión Europea:

  1. Bloqueo total a Sberbank, la institución financiera más grande de Rusia, y a Alfa Bank, el banco privado ruso de mayor importancia.
  2. Prohibición de nuevas inversiones en la Federación de Rusia.
  3. Bloqueo total sobre las principales empresas estatales rusas críticas.
  4. Medidas restrictivas individuales dirigidas a las élites rusas y a sus familias. En esta categoría estarían incluidos las hijas adultas del Presidente Putin, la mujer e hija del Ministro Lavrov, y los miembros del Consejo de Seguridad de Rusia (incluidos el ex presidente y primer ministro de Rusia Dmitry Medvedev y el primer ministro Mikhail Mishustin).
  5. Prohibición de pagos de deuda con fondos sujetos a la jurisdicción de Estados Unidos por parte de Rusia.
  6. Compromiso de apoyo a sectores esenciales para el desempeño de actividades humanitarias.

Del mismo modo, debe ponerse de manifiesto la votación y resolución histórica adoptada en la Asamblea General de Naciones Unidas por la que se ha decidido la expulsión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos. Finalmente, la resolución ha podido aprobarse con 93 votos a favor, 24 en contra, 58 abstenciones y 18 países que no han participado en la votación.

Una votación mucho más controvertida que las anteriores dado el alto número de abstenciones entre las que cabe destacar la de Méjico, Egipto, Catar, Pakistán, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. De los países que no han participado en la votación puede destacarse a Azerbaiyán, Líbano, Marruecos, Turkmenistán y Venezuela.

Es importante identificar a estos países dada la advertencia que realizó ayer Rusia y que plasmamos en el reporte. El Representante ruso ante las Naciones Unidas amenazó a los países de cara a la votación de hoy enfatizando que las abstenciones y la no participación también se recibirían como “un gesto antipático” en Moscú.

En relación con la situación humanitaria, el Presidente Zelenski sigue reafirmándose, en esta ocasión ante el Parlamento de Grecia, en la urgente necesidad de evacuar a los más de 100.000 civiles que continúan atrapados en Mariúpol. En particular, insta a Grecia para que use su influencia como miembro de la UE para organizar “el rescate” de la ciudad.

Debe recordarse que Grecia, junto con Francia y Turquía iban a emprender una misión humanitaria “excepcional” para evacuar la urbe y proporcionar asistencia humanitaria, pero no parece que hayan recibido el visto bueno del Kremlin. Al mismo tiempo, además, siguen aumentando las necesidades de la población, así como la inseguridad alimentaria.

Por último, la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha registrado ya un total de 3.838 bajas civiles. 1.611 personas han perdido la vida, incluidos 131 niños, y 2.227 han resultado heridas, incluyendo 191 niños.

2 Comments

Leave a Reply