Guerra de Ucrania – Día 34

El 29 de marzo de 2022 podría ser recordado en el futuro como el día en el que la batalla por Kiev finalizó. Si las palabras de Serguéi Shoigú, replicadas por Vladímir Medinsky se cumplen, como parecen confirmar desde el Pentágono, así será. Fracasado el intento de derrocar al Gobierno ucraniano e incapaces de cercar la capital en las semanas posteriores, los rusos han optado por concentrar sus esfuerzos en rodear el área de actuación de la Fuerza de Operaciones Conjunta (JFO). De la capacidad rusa para aislar una fracción considerable del Ejército ucraniano en dicha zona dependerá el futuro de la Guerra de Ucrania.

Si conseguimos (con gran esfuerzo) obviar durante unos minutos que la situación en Ucrania es dantesca, que hay miles de víctimas en ambos bandos, además de multitud de civiles y que, en conjunto, es una tragedia mayúscula que nunca debió haber sucedido, la guerra de Ucrania es un fenómeno muy estimulante desde el punto de vista intelectual. Especialmente ahora que estamos en un momento de transición en el que todo el mundo quiere una predicción sobre lo que va a ocurrir. Es precisamente ahora cuando hemos de ser muy conscientes de que todo lo aventurado hasta ahora podría ser erróneo, consecuencia de continuos sesgos de confirmación y también de que hay otras explicaciones plausibles a los movimientos rusos vistos hasta la fecha. Eso es lo más estimulante de este trabajo: analizar, disentir, razonar, equivocarse, reconocer los errores, repasar las premisas y así una y otra vez.

Explosión en los alrededores de Bélgorod, en Rusia. Se cree que ha podido ser un depósito de municiones en una pequeña localidad al suroeste de la ciudad.

Una de estas explicaciones plausibles, por más que no estemos de acuerdo con ella, nos la ofrece Scott Ritter, quien sostiene que lo que Rusia ha hecho hasta ahora es fijar a los ucranianos en torno a Kiev, Nikolayev, Odessa o Chernígov para, una vez tomada Mariúpol y asegurado el pasillo terrestre entre Crimea y Rusia, ir a por el Donbáss. Decimos que no estamos de acuerdo, para empezar porque la operación de Gostómel no encaja en su planteamiento y porque, como sabemos, era consistente con la doctrina rusa y soviética.

Por otra parte, incluso aunque en algunos niveles de la estrategia fuese adecuada, en otros ha sido totalmente contraproducente. Más allá del inmenso desgaste sufrido, no haber previsto la respuesta conjunta de Occidente habría sido un error garrafal. También lo habría sido el haber dejado las cartas al descubierto con la consiguiente pérdida de credibilidad del Ejército Ruso o su Fuerza Aérea derivada de los errores tácticos, los problemas logísticos, la inadecuación de un material anticuado, etc.

Además, por si esto no fuese poco, queda claro que la operación habría estado mal planeada y ejecutada desde el comienzo, de ahí el material abandonado, la falta de combustible, los problemas de mantenimiento, las luchas en inferioridad, la falta de apoyo aéreo y de fuegos de largo alcance, etc. Del mismo modo, el «signalling» -del que hemos hablado en numerosas ocasiones ya- por parte del Gobierno ruso, invita a pensar que las cosas no iban ni mucho menos como esperaban.

TOS-1 avanzando entre restos de combates.

En lo que sí creemos que acierta el autor es en lo que viene a partir de ahora y que, en lo básico, no difiere de lo que hemos venido planteando. Así, en los próximos días, seguramente después de una pequeña pausa logística necesaria para trasladar unidades, rehacer la orgánica con los restos de las unidades supervivientes y con nuevo material y hombres, etcétera, Rusia volverá a la ofensiva, esta vez buscando rodear a las unidades ucranianas que combaten en el Donbáss formando parte de lo que se conoce como JFO (Joint Forces Operation u Operación de las Fuerzas Conjuntas). El nombre viene, en realidad, del cambio de orientación que se dio a lo que entre 2014 y 2018 fue considerado como una operación «antiterrorista» a cargo del Servicio de Seguridad y Ucrania y, desde esa fecha, pasó a estar bajo control del Estado Mayor ucraniano.

Las intenciones finales de Rusia, ahora que la posibilidad de situar un Gobierno títere se han evaporado, pasan por alcanzar un éxito militar suficiente como para negociar desde una posición de fuerza. Esto obliga a infligir una derrota decisiva a las Fuerzas Armadas ucranianas de tal forma que Zelensky se avenga a renunciar al Donbáss, a Crimea y a la OTAN de forma definitiva. El problema estriba en cómo conseguirlo, ya que lo que muchos creen que Rusia podría hacer -centrarse en el Donbáss y desde allí ir avanzando hasta ocupar el territorio completo de ambas regiones-, tiene muy poco sentido. Al menos planteado de esa forma.

Mapa de situación actualizado a 29 de marzo de 2022. Autor – @JominiW.

En primer lugar, porque aunque a la larga seguramente Ucrania terminaría por ceder ante el empuje de Rusia y sus aliados, podría seguir recibiendo material y ayuda occidental, lo que convertiría los avances rusos en muy costosos. Además, el propio terreno, preparado por los ucranianos desde 2014 contra una hipotética ofensiva rusa, está sembrado de dificultades para el atacante. Con esto no queremos decir que sea imposible un ataque frontal, sino que militarmente sería demasiado oneroso y mucho menos lógico que otras opciones. No hay más que ver lo que ocurre en pequeñas poblaciones como Mariinka, en donde los avances son exasperantemente lentos, con ataques artilleros constantes y numerosos ataques y contraataques para apenas avanzar unos cientos de metros.

La opción lógica pues pasa por embolsar y destruir al Ejército ucraniano entre el Donbáss, al este y el Dniéper al oeste concentrando para ello todas las fuerzas a disposición de Moscú en el eje que planteáramos el día 12 de marzo. Embolsarlo aprovechando además que la falta de combustible y de blindados y carros de combate impedirían a los ucranianos responder con garantías a las maniobras rusas de forma que el déficit de movilidad, incluso a pesar del apoyo de inteligencia por parte de Occidente, les deje en la práctica a la defensiva, robándoles la iniciativa.

Mapa en el que se representa el eje por el que las fuerzas rusas deberían cortar en dos el despliegue ucraniano para aislar la JFO. Por supuesto, es una simplificación y admite múltiples variantes, con ataques desde el norte más al norte de Sumy e incluso por el sur, renunciando a Jersón y a cualquier zona al oeste del Dniéper, pero creemos que es suficientemente representativo.

Por la misma razón tampoco deberíamos pensar que Rusia vaya a dejar, al menos a corto plazo, de castigar al resto de Ucrania tanto con la aviación, como con los misiles, aunque por razón de su stock, el ritmo de los ataques con estos últimos seguirá disminuyendo. Será así tanto para evitar que Ucrania pueda reorganizarse y montar una contraofensiva, como para limitar los efectos de los envíos de armamento de Occidente. Esto incluye, tal y como hemos visto estos días, los ataques a depósitos de combustible como los de Leópolis, ayer o Klevan, hoy.

Por frentes, la situación hoy está como sigue:

  • Norte: Diversas fuentes indican que la retirada rusa desde Kiev está en marcha. Es de esperar que mientras las tropas se repliegan a sus posiciones de partida en Bielorrusia (o quizá ni siquiera tan al norte), se apoyen en la aviación y la artillería para cubrir su retirada. Rusia afirma haber alcanzado con un misil de crucero las instalaciones de almacenamiento de crudo de Klevan, cerca de Rivne. Sigue pues con su intento de dejar a las FFAA ucranianas inmóviles.
  • Noreste: Sin cambios en Járkov o Sumy. Continúan los bombardeos. En las últimas horas se ha producido una importante explosión en Belgorod, en Rusia. Por el tipo de explosión podría ser un depósito de municiones, aunque está por confirmar. Se desconoce si se trata de un sabotaje, un accidente o el impacto de un misil. En cualquier caso, recordemos que Belgorod es una de las zonas en las que Rusia había preposicionado material y vehículos de cara a la guerra.
  • Este: Sin cambios apreciables ni en Donetsk ni en Lugansk. Hoy hemos podido ver un vídeo de la zona de Mariinka, en la que se continúan librando combates entre trincheras, pero la situación permanece estable a la espera de liberar fuerzas de la autoproclamada República Popular de Donetsk de la toma de Mariúpol.
  • Sur: Según fuentes prorrusas, los rusos y sus aliados habrían logrado dividir efectivamente Mariupol en dos, al alcanzar la zona de la estación de tren. Quedaría una bolsa al sur, otra al norte y «Azovstal» como una suerte de isla. Según la alcaldía de la ciudad, el número de civiles muertos durante los combates ascendería a 5.000 personas, mientras que otras 100.000 continúan atrapadas en la urbe. Un ataque ruso ha alcanzado la sede de la administración regional de Nikolayev, destruyendo por completo el edificio gubernamental después de unos días de relativo alivio. Se han reportado ataques con misiles en los alrededores de Dnipró, en concreto en Cherkas’ke y en Huardiis’ka, en donde hay sendos acuartelamientos de las Fuerzas Armadas ucranianas.
Mapa de situación actualizado a 29 de marzo de 2022. Autor – @War_Mapper.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

Hoy las miradas están puestas en el inicio de la ronda de negociaciones entre las delegaciones ucraniana y rusa en persona en Turquía. La apertura de la reunión la ha realizado el Presidente Recep Tayyip Erdoğan. Ha pedido que logren un alto al fuego y enfatizado que se ha entrado en un periodo en el que se deben tener resultados concretos de las negociaciones.

Al finalizar la reunión, la delegación de Moscú ha expresado que disminuirá de manera “radical” la actividad en torno a Kiev, así como en Chernígov para así “aumentar la confianza mutua y crear las condiciones necesarias para futuras negociaciones”. No obstante, y como han matizado, no se trata de un alto al fuego.

Ucrania, por su parte, habría insistido en las garantías de seguridad fijando a los países que desearan que velen por su seguridad. En concreto, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Alemania, Italia y Turquía. Querrían así, según afirma el asesor de la Presidencia de Ucrania, Mikhailo Podolyak, un acuerdo de garantías de seguridad “con un análogo y mejorado artículo 5” del Tratado de la OTAN.

Asimismo, Podolyak ha afirmado que respecto de Crimea se ofrece “dejar clara constancia de la intención de las partes de resolver la cuestión a través de negociaciones bilaterales en un plazo de 15 años” y no hacerlo por medios militares.

También hoy el Ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha afirmado que el Presidente Putin firmará un decreto en virtud del cual se restringirá la entrada a aquellos ciudadanos que provengan de los países declarados como “no amistosos”. Por tanto, esta medida incluiría a los nacionales de todos los Estados miembros de la UE, Estados Unidos, Canadá, Japón, Corea del Sur, Canadá y Australia.

Mientras tanto, el Presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha mantenido conversaciones con los Primeros Ministros de Canadá, Países Bajos, República Checa y de Pakistán, y los Presidentes de Rumanía y Corea del Sur. En términos generales ha comentado con cada uno de ellos la situación actual destacando que se están cometiendo crímenes de guerra y agradecido el apoyo facilitado

También hoy ha intervenido ante el Parlamento y Gobierno de Dinamarca destacando la tragedia humanitaria que están viviendo, así como el nivel de destrucción. Ha hecho hincapié en la necesidad de que Europa deje de depender del petróleo ruso y que las “tecnologías y energías verdes se han convertido en la respuesta lógica y justa a este desafío”.

Del mismo modo, ha agradecido que numerosas empresas danesas como Lego, Carlsberg, Vestas, DSV, Arla Food, Maersk o Jysk hayan dejado de prestar sus servicios en Rusia. También hemos conocido hoy que Decathlon – perteneciente al Grupo francés Mulliez que también ostenta la propiedad de Alcampo – ha decidido suspender su actividad también en territorio ruso.

Asimismo, también señala que en total se han destruido 773 instituciones educativas y que unas 100.000 personas aún están en Mariupol debido al bloqueo de la ciudad. Si bien en las últimas 24 horas más de 33.000 personas habrían logrado abandonar el país. Por su parte, la Viceprimera ministra de Ucrania, Irina Vereshchuk, esperaba poder emplear hoy tres corredores humanitarios acordados para la evacuación de civiles, mencionando en especial la situación en Mariupol.

Según informa Naciones Unidas, ya se han reportado un total de 1.179 fallecimientos de civiles, incluidos, 104 niños, y 1.860 heridos, siendo 134 de ellos niños.

El Presidente de Ucrania también ha confirmado hoy que en una semana se establecerá un grupo de expertos dependiente de la Oficina de la Presidencia para monitorear y analizar el cumplimiento de las sanciones internacionales impuestas contra Rusia.

Por otro lado, continúan las expulsiones de diplomáticos rusos de las embajadas en suelo europeo. En el caso de Bélgica y Países Bajos, la medida estaría dirigida a 21 y 17 diplomáticos rusos, respectivamente, que han sido acusados de espionaje. República Checa, por su parte, solo se ha dirigido a un alto funcionario para que abandone el país mientras que Irlanda a cuatro.

El Director General de la Organización Internacional de la Energía Atómica (IEA), Rafael Grossi, se ha trasladado a Ucrania para discutir sobre la seguridad de los sitios nucleares. En este sentido, ha afirmado que el objetivo principal es adoptar medidas urgentes para garantizar que puedan continuar operando de manera segura en las centrales nucleares y reducir el riesgo de un accidente nuclear.

Mientras tanto, el viceministro de Energía de Ucrania ha intervenido en una reunión de la IEA.

Por último, puede destacarse que el Alto Representante, Josep Borrell, tras su vuelta del Foro de Doha está centrado en la preparación de la 23ª Cumbre UE-China que tendrá lugar el próximo 1 de abril. Hoy ha mantenido una videoconferencia con su homólogo, el Ministro de Exteriores/Consejero de Estado Wang Yi, destacando que uno de los puntos clave de la agenda será la situación en Ucrania junto con otras materias (por ejemplo, derechos humanos, temas económicos o medio ambiente).

Be the first to comment

Leave a Reply