Guerra de Ucrania – Día 27

Esta última jornada ha estado condicionada por la rumorología en torno a la situación al noroeste de Kiev. Los rumores -que siempre hay que tomar con precaución- acerca de la complicada situación de los BTGs rusos en el área de Irpin, Bucha y Gostómel son cada vez más abundantes y merecen cierto análisis. También el anuncio de Zelensky de someter a votación cualquier posible acuerdo de alto el fuego, lo que podría servir de excusa para no aceptar ninguno, amparándose en la falta de apoyos internos.

Desde hace unos días venimos comentando la incapacidad rusa para avanzar más allá de una línea entre Gostómel, Bucha e Irpin, en dirección a Kiev. De hecho, algunos analistas apuntaban a que los rusos habrían pasado de la ofensiva, a tratar de afianzar sus propias posiciones, en espera de un conflicto más largo y de seguir golpeando la capital ucraniana desde una distancia cómoda para la artillería. Los rumores de hoy -difundidos en primer lugar por el Estado Mayor ucraniano, aspecto importante, que nos obliga a ser cautelosos-, hablan de numerosas rendiciones de unidades rusas. El motivo sería la falta de suministros, lo que les impediría tanto avanzar, como combatir, dejándolos en una posición muy vulnerable ante posibles flanqueos.

Carros de combate T-64BV ucranianos haciendo fuego sobre las tropas de la RPD en el bulevar Shevchenka de Mariúpol.

Como decimos, no es la primera vez estos días que se habla de algo parecido. De hecho, días atrás hubo noticias de contraataques ucranianos cerca de la zona de exclusión de Chernóbil, lo que podría haber comprometido las líneas de abastecimiento rusas. Además, a lo largo del día, han aparecido también noticias confusas, pese a las imágenes que lo avalan, sobre la recuperación de Makariv por parte de las tropas ucranianas. Posteriormente, han sido otras las voces que se han hecho eco del rumor, concediéndole credibilidad. Además, hay datos que apoyan cuando menos la posibilidad de que se esté combatiendo intensamente, aunque sea de forma indirecta, como el número de incendios en la zona.

Llegados a este punto, son varias las cuestiones a plantearse: 1) ¿Podría forzar la entrada de Bielorrusia en la guerra?; 2) ¿Qué impacto puede tener sobre la postura del gobierno ucraniano en las negociaciones?; 3) ¿Cuál sería la respuesta rusa ante un revés importante en el campo de batalla?

Respecto al primer punto, aunque llevamos días escuchando que su entrada en el conflicto era inminente y hemos visto movimientos de trenes con material militar en Bielorrusia, la postura oficial del régimen sigue siendo la misma. No sabemos hasta qué punto sus fuerzas armadas, precarias, podrían aportar al esfuerzo de guerra ruso en lugar de entorpecer, pero la posibilidad de participación seguirá creciendo a medida que los resultados no lleguen y máxime si se produce un descalabro con necesidad urgente de refuerzos.

El segundo punto es comprometido, ya que de la evaluación que el Alto Mando y el Gobierno ucranianos hagan sobre la marcha de la guerra y las posibilidades de aguantar e incluso lanzar contraofensivas en algunas zonas, dependerá la disposición a negociar cualquier acuerdo. El anuncio de Zelensky de que cualquier posible acuerdo deberá ser sometido a votación, más allá de su lógica democrática, incide en la idea de que Ucrania se cree en disposición de negociar desde una posición de fuerza, o no pretende negociar en absoluto, al menos a corto plazo. Es decir, que Zelensky siempre podrá ampararse en que el pueblo ucraniano o sus representantes no le dan su apoyo para firmar un acuerdo inaceptable, dinamitando así cualquier entendimiento. Por supuesto, no queremos decir que las negociaciones estén paradas, ni que no puedan culminar con éxito, pero al menos sobre el papel, desde hoy es más complicado que triunfe la vía diplomática, al menos a corto plazo.

Esto nos lleva al tercer punto. Si la guerra se estanca por completo, podría suceder que se «congelase», en el sentido que vimos desde 2014 en el Donbáss, con una buena fracción del territorio ucraniano en poder ruso, una guerra de trincheras, etc. Sin embargo, con Rusia sometida a importantes sanciones que están provocando un daño notable a su economía, las posibilidades de que Moscú opte por una solución radical, también crecen. Lo mismo para el envío de armamento cada vez más avanzado a Ucrania, algo lógico desde el punto de vista occidental, pero que no puede sino reforzar la sensación rusa de necesidad de una solución rápida del tipo que sea.

Uso de gases lacrimógenos por parte de las tropas rusas en Jersón.

Al respecto han hablado hoy varios expertos, alertando de que si el Kremlin percibe una «amenaza existencial», no dudará en intentar esgrimir la amenaza nuclear para negociar desde una posición de fuerza, poniendo fin al conflicto. No es una amenaza baladí, su doctrina es clara al respecto y hoy mismo han lanzado un nuevo señalamiento al respecto, de boca de Dmitry Peskov, el portavoz del Kremlin.

Por cierto, que hoy cabe mencionar un artículo escrito por Mijaíl Khodarenok a principios de febrero, en el que anticipaba buena parte de lo que está ocurriendo en Ucrania. Será interesante en el futuro intentar entender cómo en el mismo país pudieron hacerse evaluaciones de la situación tan dispares como la que compartimos hoy y la que llevó al Kremlin a pensar que podría ser un conflicto rápido y relativamente limpio.

Como cada día, las novedades por frentes, que hoy son las siguientes:

  • Norte: Nuevos bombardeos sobre Kiev. Posible toma de Makariv por las tropas ucranianas. Sin noticias de Chernígov o Brovary, al este de la capital, desde hace días, lo que refuerza la idea de que las tropas rusas están también estancadas en esta zona.
  • Noreste: Rumores insistentes sobre un relevo en el mando del 6º Ejército de Armas Combinadas ruso, dado el alto número de bajas y la falta de avances. Bombardeos sobre Járkov y Sumy.
  • Este: Bombardeos sobre la base aérea de Kramatorsk. Combates intensos en Mariinka, en la óblast de Donetsk. Como en otros lugares, las milicias de la RPD han roto la primera línea de defensa, retirándose a líneas posteriores los ucranianos. A media tarde habrían lanzado un contraataque para desalojar a los milicianos, siendo ahora mismo la situación incierta. Hay que tener en cuenta que las líneas de trincheras son muy intrincadas, cubriendo no solo el campo abierto, sino cruzando entre casas y diversas construcciones, enlazando en sótanos, etc. Además, después de años de construcción, su diseño está optimizado para permitir contragolpes por parte de los defensores, ya que han sido pensadas para que los avances solo sean «sencillos» en una dirección.
Mapa de situación a 22 de marzo de 2022. Autor – Nathan Ruser.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

El contexto internacional está cada vez más marcado por las implicaciones de la Guerra en la seguridad alimentaria y ya no solo la energética. A nivel de la Unión Europea la actividad, además, está concentrada en la preparación de la reunión del Consejo Europeo del próximo jueves y viernes.

Un Consejo Europeo en el que se abordará el aumento de los precios de la energía, la seguridad alimentaria, posibles nuevas formas de frenar a Rusia y cómo seguir prestando ayuda a Ucrania. Además, un encuentro en el que la defensa europea tendrá un lugar destacado, ya que ayer se aprobó uno de los documentos más esperados para este año; la Brújula Estratégica.

No obstante, sí pueden comentarse algunas cuestiones. Con motivo del Foro Humanitario Europeo (European Humanitarian Forum) la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen ha realizado un anuncio respecto de la amenaza a la seguridad alimentaria. Destaca que Ucrania es el “granero del mundo”, ya que por sí misma provee más del 50% del suministro de trigo. Debido a esto, la Unión Europea apoyará con 2500 millones de euros hasta 2024 a aquellas regiones más afectadas por la seguridad alimentaria en Europa. También dirigirá estos esfuerzos al aumento de producción de alimentos en Europa.

La Oficina de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) destaca hoy con ocasión del Día Internacional del Agua que más de 200.000 personas en Ucrania están atrapados sin agua ni electricidad. Especialmente alarmante sería la situación de las ciudades de Chernígov y Jerson, ya que a lo anterior, se suma que están agotándose los suministros tanto los alimentos como las medicinas.

Por su parte, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados fue recibido ayer también por la Presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola. En su reunión abordaron los flujos migratorios y la necesidad de establecer un Pacto de la UE sobre Migración y Asilo, así como la necesidad de garantizar que la ayuda de la UE tanto humanitaria como destinada al desarrollo se mantenga a nivel global.

Por otro lado, la Presidenta Metsola ha viajado hoy a Alemania donde se ha reunido con la Ministra de Asuntos Exteriores Annalena Baerbock y la Vicepresidenta del Bundestag, Katrin Göring-Eckardt. Las líderes han discutido sobre la situación en Ucrania, han reafirmado el apoyo de sus Parlamentos para seguir garantizando la acción conjunta y también han dado la bienvenida a la propuesta de la Ministra Baerbock sobre el establecimiento de puentes aéreos humanitarios para los refugiados. 

Moviéndonos hacia Ucrania, el Presidente Zelenski se ha dirigido hoy a los diputados italianos, si bien su tono ha sido muy distinto del empleado en su intervención ante el Parlamento alemán. Su discurso se ha centrado en la tragedia humanitaria que supone esta guerra – cuestión que también ha discutido con el Papa Francisco – y, en especial, en la destrucción de Mariupol. Destaca igualmente el impacto a la seguridad alimentaria refiriéndose a “bienes vitales” como el maíz, aceite vegetal y trigo, entre otros, ya que no lo son únicamente para Ucrania.

Una intervención muy marcada también por el agradecimiento especialmente efusivo hacia el gobierno y pueblo italiano por la ayuda prestada también en anteriores situaciones, y por cómo están recibiendo ahora a la población ucraniana. Concretamente, por el trato a los más de 25.000 niños que se han desplazado hasta allí.

Niños ucranianos jugando en el metro de Kiev, en donde se refugian de los bombardeos.

Sin embargo, la sesión plenaria no ha estado exenta de polémica debido a la ausencia de numerosos diputados. No obstante, uno de los titulares resultantes del debate con Zelenski ha sido el relativo a la afirmación por parte de Mario Draghi de que “quiere a Ucrania en la Unión Europea”. Nuevamente, insistimos en que por el momento lo único que se conoce oficialmente es que se ha abierto el proceso de revisión de la petición para obtener el estatus de candidato oficial por parte de la Comisión Europea y que el dictamen se espera para dentro de unos meses.

El asesor de la Presidencia de Ucrania, Mikhailo Podolyak, en una entrevista concedida a la BBC News Ucrania reafirma que la OTAN podría ayudar de manera más activa y no solo expresar palabras de apoyo y solidaridad.

Del mismo modo, también se pronuncia sobre las negociaciones con la delegación rusa. Afirma que ahora mismo las negociaciones se están realizando en línea y que no tienen una duración precisa como las primeras rondas. En este sentido, comenta que no eran demasiado rentables al tenerse que desplazar también. Por tanto, expresa que se están realizando constantemente en línea por numerosos grupos de asesores y que la estructura de las negociaciones en sí misma es complicada.

Además, él mismo confirma que a día de hoy todo “es especulación y nada más” pese a que ambas partes hayan dejado claras sus posturas y, por ende, no hay un compromiso aún entre las delegaciones. Vuelve a insistir en que, pese a no poder expresar los detalles de la posición ucraniana, sí puede recordar la postura del Presidente Zelenski que implica la inadmisibilidad de cualquier concesión territorial.

También advierte que la reunión entre ambos Presidentes es clave para la paz, y que muchos socios también quieren organizar el encuentro, pero que, por el momento, no hay una fecha específica.

Por último, respecto de próximos acontecimientos puede destacarse que mañana el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, intervendrá en el Parlamento Europeo. Hoy, el líder canadiense ha conversado con el Presidente Zelenski centrándose en los últimos ataques contra las infraestructuras ucranianas, la catástrofe humanitaria, así como en la importancia de las garantías de seguridad para Ucrania en este proceso para lograr la paz.

Mientras que algunos líderes siguen siendo invitados a intervenir y/o participar en reuniones de las Instituciones Europeas, otros han quedado descartados, al menos, por el momento esta semana. En particular, nos referimos al Reino Unido ya que tras los comentarios desafortunados de Boris Johnson en los que comparaba la lucha del pueblo ucraniano con la del británico en relación con el Brexit y que recogimos en un reporte anterior, no han sido invitados a la cumbre del Consejo Europeo.

Esta cumbre también reviste especial importancia, ya que asistirá el Presidente estadounidense, Joe Biden. A su vez, también acudirá a la cumbre de la OTAN el próximo jueves. Uno de los temas que tratará será el lograr un acuerdo a ambos lados del Atlántico orientado a la reducción de la dependencia energética.

De la misma manera, puede destacarse el anuncio realizado hoy por la Embajada de Estados Unidos en Kiev en el que acusa a Rusia de haber “secuestrado” a 2389 menores desde Donetsk y Lugansk, y que habrían sido trasladados posteriormente a Rusia.

Be the first to comment

Leave a Reply