Guerra de Ucrania – Día 26

La 26ª jornada de la Guerra de Ucrania ha sido especialmente intensa, si no en movimientos, sí en noticias. Desde el ataque con un misil Iskander al centro comercial «Retroville» de Kiev, a los incidentes de Jersón o las noticias sobre el número real de bajas rusas, han sido muchas las informaciones impactantes en una jornada marcada tanto por lo ocurrido en el campo de batalla, como por las importantes decisiones tomadas en la UE.

La jornada comenzaba con la noticia de la destrucción del centro comercial «Retroville» de Kiev. En un primer momento no estaba claro si se había tratado de un ataque con misiles o con bombas de aviación. Posteriormente se sabría que el medio empleado por Rusia había sido un misil balístico Iskander. Las imágenes del centro comercial, completamente destruido, tardarían poco en hacerse virales. Al mismo tiempo, comenzaría también el habitual cruce de acusaciones entre partidarios de uno y otro bando. Posteriormente, el mismo Ministerio de Defensa de la Federación Rusa publicaría un vídeo en el que se daba su versión de los hechos y en la que se mostraban imágenes de vehículos militares ucranianos entrando en los aparcamientos cubiertos del centro comercial y operando desde las inmediaciones de «Retroville». El asunto aquí no es tanto si era un objetivo militar legítimo (eso queda para la justicia internacional, pues la guerra siempre sigue una dinámica propia bastante alejada de términos morales o legales), sino si: 1) su destrucción era útil a los intereses rusos y; 2) si se eligió un arma escasa y con un alto coste (Iskander) por algún motivo en concreto.

Respecto al primer punto, parece evidente, más allá de que el centro fuese utilizado o no por los ucranianos para fines militares, que por su ubicación, en la propia capital y la espectacularidad de las imágenes -que sin duda pensaban difundir-, además de por el daño económico (es uno de los barrios más modernos de Kiev, en pleno crecimiento), servía para enviar un mensaje. Visto el grado de destrucción alcanzado, queda claro (por si no lo estaba), que Rusia podría golpear cualquier otra instalación en Kiev o donde necesiten hacerlo, lo que incluye edificios del Gobierno central. En el caso del segundo punto, el hecho de optar por un Iskander, más allá de la mayor dificultad de cara a su derribo, tiene también un fin en cierto modo propagandístico, a la vez que de señalización, al igual que ocurría ayer con el uso del misil hipersónico Kinzhal.

Vídeo del impacto de un misil Iskander contra el centro comercial «Retroville» de Kiev. Fuente – Ministerio de Defensa de la Federación Rusa.

No ha trascendido el número de bajas ucranianas y tampoco hay información sobre la realidad del uso militar de esta instalación. Hemos publicado una fotografía en la que se veían cuatro camiones aparcados bajo la zona del gimnasio. Ahora bien, realmente no sabemos si ucrania operaba con cuatro o con cuarenta, por decir una cifra al azar. En cualquier caso, parece difícil que lo que allí se hacía justifique el empleo de este tipo de armas y que la elección, como hemos explicado, tenga más que ver con el mensaje que se lanza. Por supuesto, su uso también podría ser consecuencia de la escasez de otros tipos de municiones inteligentes, que ya empezarían a faltar en los depósitos rusos, aunque no parece demasiado creíble. No obstante, en las últimas horas se ha detectado el uso en Kiev de misiles antibuque 3M-51 «Alfa» que, aunque cuentan con capacidades secundarias de ataque a tierra, no es su uso más lógico, lo que apoyaría en cierto modo la teoría de la escasez de municiones guiadas.

El otro tema candente del día es el de las bajas rusas. Sobre las ucranianas hay poco que decir, pues la falta de información es abrumadora y es mucho el interés por dar una imagen de que la resistencia se está llevando a cabo a un coste aceptable. Sobre Rusia, en días pasados hablábamos de las sesgadas estimaciones ucranianas, que hoy hablaban de 15.000 muertos rusos y dábamos por más acertadas las ofrecidas por los EE. UU. (entre 6.000 y 8.000 muertos hace ya unos días). Hoy la noticia ha sido la publicación, en el diario pro-Kremlin Komsomolskaya Pravda, de una noticia en la que se decía, textualmente que «9.861 soldados rusos murieron en Ucrania y 16.153 heridos». Por supuesto, es posible que se trate de un hackeo y no de una filtración, habrá que esperar para saberlo. De ser cierta, en cualquier caso, la cifra sería abrumadora para 26 días de guerra.

Otro aspecto que no hemos podido aclarar es el relativo al ultimátum a Mariúpol, rechazado por el Gobierno ucraniano y del que hablamos ayer. Los medios occidentales hablaban de ultimátum para la rendición. No obstante, las únicas referencia que hemos podido encontrar en fuentes rusas no hablaban de eso, sino de un plazo hasta las 05:00 AM para contestar acerca de un alto el fuego temporal y del establecimiento de corredores humanitarios. En cualquier caso, ya poco importa, pues los combates en la ciudad han seguido con la misma crudeza de los días previos. Además, el Gobierno de Zelensky tiene claro que el tiempo que Mariúpol aguante es tiempo que el resto de ciudades rusas, incluso a pesar de los bombardeos y ataques artilleros, están relativamente a salvo.

Bombardeo sobre las instalaciones de «Azovstal». Fuente – Azov.org.ua.

Hoy, en otro orden de cosas, hemos visto el primer incidente en el que las tropas rusas han abierto fuego hiriendo a uno de los manifestantes que protestaban en Jersón contra la ocupación de la ciudad. No se sabe por el momento cuál ha sido la suerte de este hombre, que tenía una herida en el muslo, aunque parece que ha sido estabilizado en el mismo lugar. Es extraño que el Gobierno de Ucrania, a través de sus servicios de inteligencia, no esté haciendo lo posible por fomentar este tipo de acciones utilizando agitadores, ya que sin duda le reportarían beneficios en términos de imagen, al poder vender en el extranjero la «sangrienta represión rusa». Parte del mérito de que no ocurra hay que concedérselo a las tropas rusas que, al menos por el momento, están actuando con muchísima contención (y aunque pueda no entenderse, el hecho de que el disparo fuese en la pierna, es buena muestra de ello).

Más allá de esto, la guerra en el norte y el noreste del país sigue estancada, produciéndose los únicos cambios al sur y al este. En Berdyansk hemos visto cómo el buque de desembarco «Orsk», de la clase Alligator, dejaba en el puerto de la ciudad algunos blindados BTR-82A. Si unimos este dato con lo visto en días previos, como las góndolas con carros de combate, todo indica una vez más que Rusia pretende reforzar el dispositivo que avanza en dirección a Zaporiyia / Dnipró, en donde se decidirá buena parte de esta guerra.

Por teatros, la cosa está como sigue:

  • Norte: Prosiguen los bombardeos, pero las fuerzas rusas siguen a distancias de entre 15 y 25 kilómetros de Kiev y sin capacidad, por el momento, de completar el cerco. En Rivne, el gobernador del óblast ha hablado de un ataque a un centro de instrucción mediante dos misiles. El Ministerio de Defensa ruso afirma que habrían muerto más de 80 «nacionalistas» y «mercenarios». Hay quien apunta a que los ucranianos habrían reconquistado varias localidades al oeste de Kiev, poniendo en peligro los suministros de los BTGs en la zona.
  • Noreste: Sin cambios. Prosiguen los bombardeos sobre Járkov y Sumy. En esta última ciudad los bombardeos habrían provocado una fuga de amoníaco en la planta química de Pat Sumykhimprom, aunque no ha trascendido que se haya producido ningún intoxicado.
  • Este: Las tropas de la autoproclamada República Popular de Donestk continúan avanzando poblado a poblado, en una lucha de trincheras. La línea de frente está en pueblos como Stepnoye y Slavnoye. Esta noche habrían tomado la aldea de Solodke, algo más al oeste. Hoy hemos podido ver nuevas trincheras excavadas por los ucranianos en Uspenivka, aún más al oeste, lo que es indicativo de que no se plantean replegarse a corto plazo, a la espera de lo que ocurra en el frente sur.
  • Sur: Continúan los combates en Mariúpol, así como los bombardeos. Hoy se ha publicado un vídeo en el que se apreciaba cómo volaban por los aires varios de los pabellones de «Azovstal». También se han visto más imágenes de carros de combate rusos adentrándose en la ciudad. Sin noticias de Nikolayev, más allá de los bombardeos. Tampoco de los movimientos en dirección a Zaporiyia desde el oeste.
Mapa de situación – ISW.

Contexto internacional, diplomacia y sanciones

A nivel institucional como habíamos venido anunciando se prevé una semana intensa. Hoy, ha habido tres reuniones del Consejo de Asuntos Exteriores

A primera hora de la mañana se han reunido los Ministros de Asuntos Exteriores para tratar la Guerra en Ucrania en el que han intercambiado opiniones sobre las posibles acciones de la Unión Europea para intentar detener el conflicto. Durante este primer encuentro también han intercambiado informal con el Viceprimer Ministro y el Ministro de Exteriores de Moldavia.

Si bien como ha dejado claro el Alto Representante Josep Borrell hoy no era un día para tomar decisiones, sí ha habido un interesante intercambio de opiniones respecto del sector de la energía por varios Estados miembros.

En relación con esto último, la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen ha mantenido una reunión con un grupo de representantes de la industria energética y la European Round Table for Industry para discutir cuestione relacionadas con la seguridad energética. Ha afirmado que su apoyo es necesario para diversificar los proveedores de energía en Europa y agradecido su apoyo para la transición hacia energías limpias. También se ha reunido con el Presidente español Pedro Sánchez para abordar estas cuestiones y preparar el Consejo Europeo de esta semana, quien a su vez se ha reunido también con el Presidente Macron.

No obstante, el Alto Representante sí ha afirmado que finalmente se ha logrado al acuerdo político que permita duplicar la financiación y suministro de material letal y no letal a Ucrania a través del Fondo Europeo de Ayuda a la Paz (European Peace Facility). Por tanto, la cifra total ascendería cuando se adopte de manera formal como habíamos anticipado ya a 100 millones de euros.

La segunda de las reuniones era la más esperada desde antes de que se iniciase el conflicto, ya que estaba previsto que se adoptase la Brújula Estratégica (Strategic Compass) por los Ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de la Unión de manera conjunta. Si bien, como afirma el Alto Representante no es una respuesta directa a la Guerra forma parte de la respuesta de la Unión Europea al escenario internacional.

La tercera de las reuniones del Consejo es a la que han acudido únicamente los Ministros de Defensa de los 27 y también su contraparte ucraniana, Oleksi Reznikov. Está previsto como en ocasiones anteriores abordar cuestiones de defensa relacionadas con el transcurso de la guerra y también con el suministro de la ayuda requerida.

Por su parte, el Presidente del Consejo Europeo Charles Michel se ha reunido mediante videoconferencia con los líderes de Rumanía, Irlanda, Eslovaquia, Letonia, Hungría y Luxemburgo. También ha instado al Primer Ministro británico Boris Johnson para que se alinee aún más con la Unión Europea respecto de la agresión de Rusia. Es cierto que el Reino Unido se ha alineado con las sanciones adoptadas, pero no ha estado exento de críticas como también hemos ido plasmando en reportes anteriores. Ambos líderes también han discutido sobre la creación del Fondo de Solidaridad para Ucrania, petición que elevarán a los socios del G7.

Moviéndonos a las declaraciones de hoy por parte de Ucrania y de Rusia, cabe destacar la del Presidente Zelenski en virtud de la cual afirma que Ucrania no puede aceptar las exigencias de Rusia. En particular, afirma en una entrevista que no pueden cumplir con los ultimátums rusos,  aludiendo a que su cumplimiento implicaría la aniquilación total del pueblo ucraniano. Así es como verían cumplido el ultimátum, añade. Alude así a las peticiones de Rusia para que Ucrania entregue enclaves como Kharkiv, Mariupol o Kiev, manifestando que ni la población de esas ciudades ni él como presidente pueden hacer eso.

En este sentido, también se ha dirigido el presidente Zelenski en un comunicado a los residentes de las ciudades ucranianas por separado para animarlos en la lucha instándoles a que “¡Expulsen a estos esclavos! ¡Expulsen a los ocupantes!”. Esto además se une al vídeo publicado ayer que se acompañaba de un mensaje esperanzador para el pueblo ucraniano:

También se ha comunicado que durante la evacuación desde Mariupol a Zaporiyia al menos cuatro niños han resultado heridos al haber sido alcanzados los autobuses en los que viajaban por un ataque ruso. Del mismo modo, debe destacarse que ocho personas han perdido la vida en el bombardeo contra un centro comercial en Kiev.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos fija hoy la cifra de víctimas civiles en 925 personas, mientras que 1496 personas han resultado heridas desde el inicio de la guerra.

Por su parte, el asesor de la Presidencia de Ucrania, Mikhailo Podolyak, ha comunicado que Rusia intenta de manera persistente justificar su agresión basándose en mentiras e historias sobre laboratorios biológicos, batallones nazis o bombardeos en Donetsk con artillería pesada causando miles de víctimas.

De otro lado, el Ministro de Asuntos Exteriores Dmytro Kuleba se pronuncia nuevamente sobre la postura de China manifestando lo siguiente en su perfil de Twitter:

“Durante décadas, las relaciones entre Ucrania y China se han basado en el respeto, la comprensión y el beneficio mutuos. Compartimos la posición de Pekín sobre la necesidad de encontrar una solución política a la guerra contra Ucrania y hacemos un llamado a China como potencia mundial para que desempeñe un papel importante en este esfuerzo.”

Este ha sido también un tema que han abordado algunos representantes europeos a su llegada a las reuniones del Consejo, expresando que esperan que China se ponga del lado correcto de la Historia apoyando a Ucrania.

Moviéndonos hacia las declaraciones de Rusia, subrayar la que ha hecho su Ministerio de Exteriores. Concretamente, habría convocado al Embajador de Estados Unidos John Sullivan para advertirle de que debido a las declaraciones realizadas por el Presidente Joe Biden – precisamente calificó a Vladímir Putin como criminal de guerra la semana pasada – las relaciones bilaterales entre sus países se encuentran “al borde del colapso”.

En otro orden de cosas, se ha conocido hoy que Suiza ha confiscado una propiedad de lujo en el cantón de Berna que creen que pertenece al oligarca, Petr Aven. Al parecer este sería un confidente cercano del Presidente ruso. Igualmente, esta acción podría considerarse como una respuesta a la petición del gobierno ucraniano para que Suiza endureciese sus sanciones y emprendiese acciones contra los oligarcas en su territorio.

También cabe destacar que un tribunal de Moscú ha ordenado el cierre de Facebook e Instagram en Rusia al considerar a Meta, su empresa matriz, como una “organización extremista”.

Por último y también a modo “anecdótico”, también son numerosas las personalidades públicas que están involucrándose en la recaudación de ayuda para Ucrania. Así, el Presidente ucraniano agradecía hoy públicamente a los actores Ashton Kutcher y Mila Kunis por haber recaudado 35 millones de dólares que serán enviados a Flexport y Airbnb para ayudar a los refugiados.

Be the first to comment

Leave a Reply