Guerra de Ucrania – Día 19

Las últimas horas han sido, en Ucrania, de una violencia extrema. Además de numerosos vídeos de ataques mediante artillería cohete y misiles y desde el aire, hemos podido ver duros combates en en algunas urbes. Los rumores sobre una supuesta petición de ayuda militar de Rusia a China, las negociaciones entre ucranianos y rusos y las sanciones internacionales son otros de los asuntos que han continuado marcando la agenda del conflicto.

La noticia de las últimas horas es la supuesta petición de ayuda, tanto militar como financiera, por parte de Rusia a China. La fuente sería el diario estadounidense Financial Times, citando supuestamente a personal gubernamental. Además, posteriormente publicarían que China estaría dispuesta a ello. Por supuesto, como en todas estas noticias, el margen para la especulación es enorme, ya que no se detalla qué tipo de ayuda militar habría solicitado Rusia (suponiendo que realmente haya sido así), ni cómo podría China posicionarse del lado ruso tan claramente sin perjudicar su propia situación. Es bien cierto que a Pekín no le interesa un colapso ruso, porque esto le dejaría en una situación de total desventaja respecto a Occidente. En este sentido, China necesita que Rusia termine la guerra de Ucrania en una posición honrosa y que su economía no se desplome completamente. En cualquier caso, resulta complicado ver qué ayuda militar podría prestar al Ejército ruso, más allá de algunas municiones, recambios y en general suministros que no impliquen una escalada y el abandono de su calculada ambigüedad. En materia económica sí podría hacer más por Rusia, apuntalando su economía un tiempo frente a las sanciones, aunque esto dejaría a Rusia en una situación de auténtica inferioridad frente a China en el futuro. No obstante, parece su única tabla de salvación en estos momentos, ante la imposibilidad de lograr sus objetivos en Ucrania a un coste y en un tiempo razonables y dado lo abrumador de las sanciones.

Hablando de objetivos, creemos que es necesario volver a aclarar una serie de lugares comunes, repetidos por activa y por pasiva en la prensa generalista y entre supuestos expertos: Rusia no busca conquistar Ucrania. Ni ha movilizado fuerzas suficientes para una invasión completa (de ahí buena parte de los problemas que está viviendo en el campo de batalla), ni puede quedarse allí de forma indefinida, pues amenaza por convertirse en una larga guerra de desgaste, en la que el armamento occidental ya ha demostrado ser capaz, con un coste mínimo, de imponer un precio altísimo al Ejército ruso. No, los objetivos rusos pasaban por una rápida decapitación del Gobierno ucraniano. El hecho de avanzar sobre Ucrania desde diversos ejes seguramente fuese para imponer una serie de dilemas al Estado Mayor ucraniano, obligándole a desguarnecer Kiev, en previsión de un ataque a otras partes importantes del país. O puede que los rusos realmente, por un fallo de inteligencia, llegasen a pensar que serían recibidos como libertadores en algunas regiones de Ucrania, como Jarkov, algo que no se ha producido y considerasen suficientes sus fuerzas para avanzar rápidamente sobre Ucrania en zonas como el Este y el Noreste. En cualquier caso, aunque este extremo esté en discusión y aunque llevará un tiempo analizar las verdaderas intenciones rusas en el campo de batalla, lo que está claro es que el objetivo era controlar la política exterior ucraniana poniendo en el poder un Gobierno afín a Moscú. Sólo así se entiende el preposicionamiento en Bielorrusia y el ataque sobre el aeropuerto de Gostomel. Esto y no otra cosa casa perfectamente con la doctrina rusa y con la experiencia histórica (Checoslovaquia, Afganistán…) y no unos supuestos planes de anexión que no se sostienen. Por la misma razón, no es razonable pensar que Rusia tenga como próximos objetivos las Repúblicas Bálticas o Polonia, ni nada remotamente parecido. Por de pronto, va a costar un tiempo analizar todos y cada uno de los fallos cometidos en esta operación y después, si pueden financiarla, necesitarán de una profunda reforma militar que les permita recuperar tanto la credibilidad, como la operatividad. Ya que estamos, también será interesante analizar en qué nos equivocamos a la hora de juzgar el desempeño del Ejército ruso, algo que está dando lugar a interesantes análisis y debates.

El hecho más destacable a nivel internacional (dejando de lado el tema chino) es que hoy ha tenido lugar la cuarta ronda de negociaciones entre Ucrania y Rusia, pero en esta ocasión a través de una videollamada. El asesor de la presidencia de Ucrania, Mijailo Podoliak anunciaba en sus redes sociales que ambas partes han expresado activamente sus posturas tras 19 días de guerra, y señala como una razón principal de discordia la diferencia entre sus sistemas políticos.

Pese a que en esta ocasión las peticiones de ambos bandos no se han aireado públicamente, en términos generales Podoliak sí ha manifestado que Kiev reclamará un alto al fuego, la retirada inmediata de tropas, así como garantías de seguridad. No obstante, las conversaciones se retomarán mañana tras el anuncio de una pausa técnica para facilitar la labor de los subgrupos de trabajo y aclaración individual de algunas definiciones.

La cuestión más acuciante sigue siendo la de evacuar de manera segura a la población civil. La cifra de personas desplazadas ya habría superado los 2,8 millones y Naciones Unidas ha confirmado hoy a través de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos la muerte de 636 civiles en Ucrania, incluidos al menos 46 niños, pero subraya la probabilidad de que la cifra real es mucho mayor dados los impedimentos para constatar los fallecimientos. Respecto de los heridos, situaría la cifra por el momento en 1.125 personas, incluyendo 62 niños. El Alto Representante Josep Borrell por su parte ha afirmado hoy que, al menos, 2400 personas han perdido la vida debido al asedio de la ciudad de Mariupol.

Respecto de los ataques contra civiles, debe destacarse que el Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) ha anunciado que el próximo miércoles día 16 de marzo dictará su Orden sobre la solicitud de la indicación de medidas provisionales presentada por Ucrania en el caso relativo a «Las Alegaciones de Genocidio en virtud de la Convención para ala Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio» (Ucrania c. Federación de Rusia).

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado un total de 31 ataques contra centros sanitarios en Ucrania y señala las interrupciones que están sufriendo en las cadenas de suministros médicos, así como el material que han logrado introducir en el país. El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha vuelto a hacer un llamamiento a la paz para evitar “un huracán de hambruna y un hundimiento del sistema alimentario mundial”. En este sentido, anuncia una contribución adicional de 40 millones de dólares. Además, subraya que la guerra de Ucrania ha devuelto la guerra nuclear antes “impensable” al “reino de lo posible”.

A nivel de la Unión Europea, debe subrayarse que la Presidenta de la Comisión Ursula Von der Leyen se ha puesto en contacto con el Presidente Zelenski para hablar sobre el cuarto paquete de sanciones que estaba pendiente de aprobación por la Unión Europea junto con el G7 y que se anunció el pasado viernes.

El Alto Representante Josep Borrell en su visita a Macedonia del Norte ha anunciado precisamente que están ultimando los detalles de estas nuevas medidas que finalmente han sido aprobadas en el Coreper II (Comité de Representantes Permanentes de los Gobiernos de los Estados miembros de la Unión Europea) en el Consejo a última hora de la tarde. Como ya habíamos venido señalando, este paquete -cuya publicación en el Diario Oficial de la UE está pendiente- estaría compuesto, siguiendo la tónica de los anteriores, por medidas restrictivas dirigidas a individuos y entidades, y por medidas de carácter sectorial que afectan de lleno al desarrollo de la economía rusa.

Asimismo, como también se había anunciado el pasado viernes, una de las medidas pasa por suspender la cláusula de nación más favorecida a Rusia en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC), así como suspender el examen de la petición de accesión de Bielorrusia a esta Organización.

Volviendo al inicio de las reuniones del Alto Representante en su visita a los Balcanes Occidentales, Josep Borrell ha discutido con el Primer Ministro de Macedonia del Norte Dimitar Kovachevski sobre el impacto de la guerra en Ucrania en la región. También se ha reunido con su Ministro de Asuntos Exteriores Bujar Osmani y su Ministra de Defensa Slavjanka Petrov. Al término de los distintos encuentros ha manifestado que Macedonia del Norte se encuentra 100% alineada con la Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, incluyendo todas las sanciones adoptadas contra Rusia.

Al margen de la actividad de la Unión Europea, tal y como estaba previsto hoy ha dado comienzo la reunión de la Fuerza Expedicionaria Conjunta (Joint Expeditionary Force, JEF) en Londres y a la que han asistido los integrantes actuales de la misma (Estonia, Países Bajos, Letonia, Lituania, Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca e Islandia). El objetivo de este encuentro de dos días será el de encontrar la forma de que estos Estados puedan apoyar a Ucrania, cómo intensificar la cooperación en materia de defensa en los países nórdicos, el Atlántico Norte y la región del Mar del Báltico y cómo aumentar la capacidad de la JEF para contribuir a la seguridad de la región.

Uno de los Estados que han acudido a la reunión sí ha destacado especialmente hoy. Nos referimos al caso de Estonia, ya que se ha posicionado como el primer Estado que apoya públicamente la imposición de una zona de exclusión aérea en Ucrania. Así lo ha decidido su Parlamento (Riigikogu) en el día de hoy a través del siguiente comunicado en el que dirige esta petición a los miembros de las Naciones Unidas. Es decir, no únicamente se dirige a los Estados miembros de la UE y de la OTAN.

Adicionalmente, invita a los Estados miembros a que apoyen la solicitud oficial de Ucrania para obtener el estatus de país candidato a la Unión y pide que se le conceda a Ucrania una hoja de ruta para su adhesión en la OTAN.

Por otro lado, el Ministro de Asuntos Exteriores Yair Lapid, ha anunciado públicamente por primera vez que Israel cumplirá con las sanciones internacionales a Rusia. De este modo, ha manifestado que Israel no será una ruta para sortear o eludir las sanciones impuestas por Estados Unidos y otros Estados occidentales. Subraya además la cooperación con Eslovaquia para poder introducir en Ucrania la ayuda israelí de 100 toneladas de equipamiento médico, generadores y otros bienes.

El Ministro de Exteriores de Catar, Mohamed bin Abderrahman al Zani, por su parte, ha apelado a dar prioridad “a la voz de la sabiduría” y pide a Rusia evitar la escalada en el conflicto.

Hoy también hemos conocido la noticia de que el Banco Central de Singapur ha anunciado los detalles de las medidas financieras contra Rusia como parte del paquete de sanciones adoptado de manera unilateral por la ciudad-Estado. Además, la Autoridad Monetaria de Singapur ha aclarado que las medidas se aplican a todas las instituciones financieras de la república insular, incluidos los bancos, las compañías financieras, las aseguradoras, los intermediarios del mercado de capitales, las bolsas de valores y los proveedores de servicios de pago.

El presidente Biden también ha destacado en sus redes sociales que Estados Unidos sigue cooperando de manera estrecha con sus aliados para asegurar que los ucranianos puedan defenderse. Así, recuerda también que, a lo largo del último año, Estados Unidos ha comprometido más de 1,2 millones en asistencia de seguridad al país.

En relación con Estados Unidos, también cabe destacar la reunión mantenida en Roma entre el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca Jake Sullivan y su homológo chino, Yang Jiechi. La reunión ha girado en torno a la posible petición de ayuda militar y económica por parte de Rusia a China de la que se hacían eco varios medios en la tarde de ayer. Tanto Moscú como Pekín siguen negando la anterior, si bien es cierto que tanto antes de la reunión, como durante la misma, Estados Unidos habría dejado clara su posición junto con la advertencia de que, en caso de que China ayudase a Rusia evitando las sanciones internacionales, habría consecuencias.

En relación con el suministro de ayuda, el Secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Mathias Cormann, ha anunciado que “ha llegado el momento de pensar en un “Plan Marshall” para Ucrania” y que ya se están estudiando las posibles medidas.

Igualmente, puede destacarse que al parecer activistas alemanes del grupo de hackers Anonymus habría atacado la filial de la petrolera rusa Rosneft en Alemania haciéndose con 20 terabytes de datos.

Mapa de situación. Autor – Jomini of the West.

Por último, como cada noche, pasando al plano militar y al análisis por frentes, en las últimas horas hemos visto los siguientes movimientos:

  • Norte: Hoy hemos visto cómo la artillería ucraniana golpeaba a varios blindados rusos en las inmediaciones de Gostomel, aunque no se puede confirmar la fecha del vídeo. En Kiev han seguido recibiendo fuego de artillería y bombardeos de aviación. En el norteño barrio de Obolon, un bloque de viviendas ha sido destruido y en el centro de la capital, se han reportado bombardeos sobre el centro comercial Lavina. En Chernígov habrían resultado destruidos unos depósitos de gas de la empresa Naftogas. Sigue sin saberse a ciencia cierta si los rusos han logrado afianzarse en Irpin.
  • Noreste: Se han visto carros rusos en las calles de Izyum. Esta localidad, estratégicamente situada entre Járkov, Donetsk, Lugansk y Drnipró es clave si Rusia busca hacer una pinza sobre el dispositivo defensivo ucraniano al sureste del país, algo que explicamos días atrás. También se ha avistado un convoy con artillería autopropulsada, camiones y algún blindado en Kupyansk, seguramente en dirección a Izyum. En Járkov se han seguido produciendo ataques sobre edificios de viviendas.
  • Este: En Donestk, el impacto de un misil balístico Tochka-U ucraniano habría dejado cerca de una decena de muertos y varias decenas de heridos. El frente continúa desplazándose hacia el este, en dirección a Dnipró. No ha habido nuevas noticias sobre Avdeevka, que ayer estaba sufriendo el castigo de la artillería.
  • Sur: En Berdyansk se ha reportado tanto la entrada de buques de la Armada Rusa, seguramente para su avituallamiento. Además, se ha publicado un vídeo en el que militares rusos aparecen junto a los buques ucranianos que estaban basados en este puerto. En Melitopol han continuado las protestas. Se han visto imágenes de los bombardeos rusos en Snigurovka, en el óblast de Nikolayev y por su posición, importante para que las tropas rusas puedan avanzar hacia Dnipró y Zaporiyia cruzando el río Inhulets en dirección oeste-este.

3 Comments

Leave a Reply