Guerra de Ucrania – Día 12

La duodécima jornada de la guerra de Ucrania ha estado marcada por la diplomacia. Desde la publicación por parte rusa de un listado de países hostiles o inamistosos, en el que se incluía a los Estados miembro de la UE, los Estados Unidos e incluso Taiwán (lo que daría lugar a una divertida controversia), a la disputa por los corredores humanitarios o la preparación de las conversaciones que el próximo jueves llevarán a efecto los ministros de exteriores de Ucrania y Rusia. En el plano militar, no hay ningún avance significativo, permaneciendo la situación estable mientras Ucrania se desangra y la economía rusa se resiente cada vez más por unas sanciones que no dejan de crecer.

El día amanecía con un rumor sorprendente: los ucranianos habrían logrado golpear la base aérea de Jersón, al este de la ciudad del mismo nombre, aunque no se especificaba el cómo: si con misiles, artillería, etc. Algunas cuentas de Twitter y canales de Telegram hablaban de hasta una treintena de aeronaves de guerra rusas (unos decían que helicópteros y otros que aviones de combate, dañados). Pasadas las horas, la única información sobre el incidente ha sido la confirmación, por parte del Estado Mayor ucraniano de que habría sido el resultado de una operación llevada a cabo por una unidad de infantería naval, pero no han ofrecido imágenes que lo corroboren. De ser real, supondría un duro varapalo para Rusia.

Mientras la situación en el campo de batalla permanece estancada, las discusiones siguen girando alrededor del establecimiento de corredores humanitarios, tema que permanece enquistado. Si en días pasados veíamos cómo Rusia no los respetaba, hoy ha sido Ucrania el país que ha rechazado la propuesta rusa al respecto. Esta buscaba que los ucranianos evacuados desde Járkov, Kiev o Mariupol pudiesen abandonar Ucrania, sí, pero dirigiéndose hacia territorio bielorruso o ruso. Aunque resulta difícil pensar que Rusia se jugase el poco crédito internacional que le queda actuando contra estos refugiados una vez en su territorio, se entiende que para el Gobierno de Zelensky sea imposible aceptar que sus naturales huyan de una guerra al país que la ha iniciado. Además, esto tendría dos derivadas que también van contra los intereses ucranianos. Por una parte, Rusia podría hacer campaña con el trato dado a los refugiados. Por otra, tendría a su disposición una herramienta más con la que presionar a Kiev.

Este y otros asuntos se debatirán en la tercera ronda de jornadas, que está teniendo lugar mientras redactamos estas líneas y, seguramente, también el próximo jueves, cuando se reunirán los ministros de exteriores ucraniano y ruso en Turquía.

De cara a la tercera ronda de negociaciones entre las delegaciones ucraniana y rusa, el portavoz del Kremlin Dmitri Peskov habría anunciado a la prensa las exigencias para que se produzca un alto al fuego con carácter inmediato.

Tres serían fundamentalmente las peticiones por parte de Rusia. En primer lugar, este alto al fuego se produciría si Ucrania reconoce la independencia de las provincias de Donestk y Lugansk, así como que la península de Crimea forma parte de Rusia. De otro lado, también exigirían un cambio en la Constitución de Ucrania para garantizar que el país no se unirá a ningún “bloque”. Por esto último debe entenderse especialmente la OTAN y la Unión Europea.

Esta reacción sin duda estaría motivada también por los últimos acontecimientos y no únicamente nos estamos refiriendo a las sanciones de la Unión Europea a Rusia. Como ya adelantamos, la petición de Ucrania para que se le conceda el estatus de candidato oficial para obtener la membresía de la UE no sería bien acogida por el gobierno ruso. Petición sobre la que únicamente se ha pronunciado el Parlamento Europeo como institución, pero que tendrá que ser abordada en las próximas reuniones. Tengamos en cuenta que, dado que la razón de fondo por la que Rusia ha ido a la guerra, ha sido un problema de seguridad, la entrada en de Ucrania en la UE solo podría exacerbarlo. La razón: una vez dentro, Ucrania quedaría automáticamente amparada por el artículo 42.7 del Tratado de la Unión Europea, una cláusula de defensa mutua que obligaría al resto de Estados miembros a asistir a aquel que sufriese un ataque. Además, los pasos dados estos días por gobiernos como el polaco, el italiano o el alemán, todos los cuales han anunciado importantes aumentos en sus presupuestos de defensa, invitan a pensar que en el futuro próximo el desequilibrio militar entre la UE y Rusia será la norma… pero no a favor de Rusia.

En cualquier caso, tal y como decíamos, la cuestión de la futura adhesión a la UE ha sido sacada de nuevo a la palestra por el presidente Zelenski en sus conversaciones telefónicas con sus homólogos italiano y lituano, así como con el presidente Charles Michel. Entre las materias tratadas también destacan las agresiones contra civiles y el “terrorismo nuclear”.

También ha conversado Zelensky con el Primer Ministro Johnson sobre estas dos últimas cuestiones así como del refuerzo de las sanciones aplicadas a Rusia. Asimismo, el Primer Ministro de India Narendra Mori le ha agradecido a Zelenski la asistencia dada a sus ciudadanos en Ucrania, así como el compromiso de entablar un diálogo pacífico. Por último, el Presidente ucraniano ha reclamado que se boicoteen las exportaciones rusas, incluyendo las energéticas, decisión que Estados Unidos, la UE y el Reino Unido aún no han tomado. También ha vuelto a insistir en su petición de que se cierre el cielo de Ucrania y ha pedido una vez más aviones de guerra, tema que ya hemos tratado en días anteriores y que cada vez tiene menos oportunidades de prosperar.

Por su parte, el Alto Representante tras la reunión informal del Consejo en su formación de Ministros de Desarrollo en Montpellier ha anunciado que se concederá una ayuda de 100 millones de euros para Ucrania y Moldavia con carácter inmediato para hacer frente al “enorme problema humanitario” tras haberse activado el Mecanismo Europeo de Protección Civil.

En la reunión también habrían hablado no solo acerca de las medidas de emergencia para apoyar a Ucrania, sino también en el marco de la programación de un nuevo instrumento de Vecindad, Desarrollo y Cooperación Internacional de la Unión Europea. 

También relacionado con cuestiones puramente humanitarias, las nueve agencias de la Unión Europea dedicadas a Justicia y Asuntos de Interior han publicado hoy su compromiso para actuar en línea con lo decidido tanto en el Consejo de los días 3 y 4 de marzo, como en el Consejo extraordinario de 27 de febrero. Su compromiso es para con el apoyo humanitario, la gestión de las fronteras exteriores de la UE, el respeto de los derechos fundamentales, política de visado, recepción de personas que huyen de la guerra, etc. Cabe recordar que por primera vez se ha activado el mecanismo de protección temporal para personas desplazadas.

Por otro lado, hoy también se ha hecho pública la lista de países y territorios “no amistosos” (“unfriendly» countries) del Kremlin. Las consecuencias principales de este decreto serán precisamente que los ciudadanos y empresas rusas, el propio Estado, sus regiones y municipios que cuenten con obligaciones en divisas con acreedores extranjeros incluidos en la lista, podrán pagarlas en rublos. Igualmente, las operaciones con valores o bienes inmuebles con estos países “no amistosos” o sus ciudadanos, así como la concesión de préstamos en rublos en los que participen entidades procedentes de estos países requerirán una autorización especial del Kremlin. En principio, este nuevo procedimiento temporal se aplicaría a los pagos que superen los 10 millones de rublos al mes o una cantidad equivalente en moneda extranjera.

En ella figuran principalmente aquellos Estados que han impuesto sanciones a Rusia o bien se han alineado con sanciones impuestas por otros Estados o la Unión Europea. Por tanto, figuran los siguientes: Estados Unidos, Canadá, los veintisiete Estados miembros de la Unión Europea, Reino Unido (incluyendo las dependencias y territorios de ultramar de Jersey, Anguilla, Islas Vírgenes Británicas y Gibraltar), Ucrania, Montenegro, Suiza, Albania, Andorra, Iceland, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, San Marino, Macedonia del Norte, Japón, Corea del Sur, Australia, Micronesia, Nueva Zelanda, Singapur y Taiwán.

Respecto de este último cabe hacer una precisión pues si bien en el comunicado oficial aparece “Taiwán (China)” el debate público ha girado en torno a si la diplomacia rusa ha cometido un desliz. Del comunicado podría llegar a deducirse que, bien Rusia está reconociendo a Taiwán como país o bien señala a China como país no amigo. Sea como fuere, pese a que la lista está dirigida a países y territorios, la cuestión está dando mucho que hablar pues Rusia ha distinguido entre “Taiwán” y “China” y eso ya de por sí hace saltar las alarmas.

Esto último, no obstante, chocaría con lo manifestado por el Ministro de Asuntos Exteriores Wang Yi en la rueda de prensa de hoy. Esto sería así ya que afirma que la amistad de China con Rusia es “sólida como una roca” y que las perspectivas de cooperación son muy amplias. Además, ha mostrado su predisposición para ejercer de mediador entre Ucrania y Rusia. Por el momento, y pese a la especulación en redes, no hay confirmación oficial. Lo mismo aplica para Israel tras las conversaciones del Primer Ministro Bennett con Putin y Zelenski.

Además, hoy mismo el Alto Representante también ha mantenido su segunda conversación con Wang Yi desde que comenzase la invasión. En particular, Josep Borrell le ha trasladado su agradecimiento por la posición mantenida en el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de las Naciones Unidas, así como la disposición de China a apoyar el cese de las hostilidades y el diálogo pacífico. Sin embargo, no ha sido el Alto Representante el que ha mantenido una conversación con Putin, sino Charles Michel. El Presidente del Consejo Europeo le ha pedido el cese de las hostilidades, así como que garantice la seguridad de las instalaciones nucleares y un paso seguro para que puedan recibir la ayuda humanitaria en Ucrania. Quizá lo más destacable es que han acordado seguir manteniendo el contacto.

Por otro lado, Von der Leyen en su periplo por los Estados miembros se ha reunido hoy con el Primer Ministro Mario Draghi para discutir el nuevo paquete de medidas de ejecución de las sanciones con el objetivo de lograr el efecto deseado. Además, en su rueda de prensa conjunta, la presidenta señala que ante la imprudencia del Kremlin respecto de los civiles, están trabajando en nuevas sanciones.

A este respecto anuncia que mañana la Comisión Europea presentará sus propuestas para reducir la dependencia de los Estados miembros de la UE de los combustibles fósiles rusos. Como señala, esto implicaría: 1) diversificar los proveedores, cambiar al GNL y al gas de gasoducto; 2) Repotenciar la UE invirtiendo en energías renovables; y 3) mejorar la eficiencia energética. Estas medidas son acordes con lo ya adelantado por la Comisión, por ejemplo, en sus visitas a España y a Alemania el pasado fin de semana. Igualmente, hace hincapié en la necesidad de proteger a los consumidores y empresas más vulnerables mientras a nivel estructural nos preparamos para un aumento “masivo” de las renovables en nuestro mercado eléctrico.

En otro orden de cosas, debe destacarse el decreto húngaro anunciado por su Primer Ministro Viktor Orban en virtud del cual no permitirá que los envíos de armas letales crucen el territorio de Hungría hasta llegar a Ucrania. No obstante, sí permite el envío de armas a través de Hungría para que lleguen a otros Estados miembros de la OTAN, así como el despliegue de tropas de la Organización en el oeste del país.

Por último, hay que subrayar que Nueva Zelanda también ha decidido endurecer las sanciones a Rusia y sus oligarcas. Para ello anuncia que su Parlamento adoptará un proyecto de ley y que será “el primero de su clase” ya que el país carece de un marco legal para aprobar sanciones unilaterales más amplias y solo suele actuar en este sentido cuando se lo pide el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Como señala la Primera Ministra Jacinda Ardern, al contar Rusia con derecho de veto deben actuar por su cuenta para apoyar a Ucrania.

Además,  American Express se une a Visa y Mastercard al suspender sus operaciones en el territorio ruso y bielorruso.

Pasando al análisis militar, hoy hemos visto una imagen sorprendente: un Su-35 armado con misiles aire-aire R-77-1 y R-73 \ R-74 y misiles aire-superficie Kh-31 para misiones de supresión de defensas aéreas enemigas (SEAD). No se sabe si es algo puntual o si, por el contrario, Rusia está empleando estos aparatos para esas misiones a falta de una alternativa mejor. Lo que está claro es que siguen sufriendo derribos y desde luego, no sólo por MANPADs, tal y como se ve en este vídeo en el que un Su-30 es derribado por lo que parece un SA-8 Gecko.

Unido al tema SEAD, aunque hay que decir que en este apartado ni Rusia ni la Unión Soviética acumularon nunca el mismo tipo de saber hacer que los EE. UU., con una experiencia y especialización que datan de décadas, hay otros apartados que siguen resultando sorprendentes. No hemos visto en ningún momento entrar en servicio los afamados BMPT «Terminator», ni tampoco UGVs como los Uran-9 ni tampoco una cantidad sustancial de drones aéreos. Resulta curioso, dada la experiencia que, se supone, habían acumulado en conflictos como el sirio. También hay que decir que la de Ucrania quizá no es el tipo de guerra más adecuada para el uso de algunos de estos sistemas, pero es que tampoco se ha reportado un uso masivo de medios de guerra electrónica.

Hablando de medios, son cada vez más los analistas que coinciden en que Rusia habría desplegado ya en Ucrania el cien por cien de la fuerza movilizada en torno a Ucrania en las semanas previas al inicio de la invasión. Cualquiera que nos haya ido leyendo, habrá caído en la cuenta de que el mapa de situación apenas ha cambiado en días. Es cierto que ayer, según se cree, los rusos y las fuerzas de la RPL llegaron a contactar, pero no parece que el Ejército ruso esté ahora mismo en posición de lograr la ruptura que se esperaba desde Kursk hacia Kiev. Por supuesto, podría hacerlo en los próximos días, pero parece difícil que veamos grandes cambios a corto plazo. Más bien se diría que la guerra corre el riesgo de eternizarse si unos y otros no encuentran una salida diplomática. Al fin y al cabo, con o sin avances, Rusia está en posición de seguir infligiendo daño a Ucrania de forma indefinida, siempre que mantenga las distancia y no continúe acumulando bajas.

Respecto a estas, especialistas en OSINT hablan (son datos con confirmación visual) de 120 MTBs, 79 AFVs, 121 IFVs, 49 APCs, 255 camiones, 35 vehículos de ingenieros, 21 sistemas antiaéreos, una decena de aviones de combate y otra de helicópteros y varios sistemas más. Cifras escalofriantes.

Dicho esto, por frentes la situación está como sigue:

  • Norte: Sin cambios.
  • Noreste: La única noticia relevante sería la recuperación, por parte de los ucranianos, de la ciudad de Chuguev, al sureste de Járkov, aunque no hay confirmación visual.
  • Este: Sin cambios.
  • Sur: El único cambio (sin confirmación visual), sería la supuesta conquista de Mangush, al noroeste de Mariupol, por los rusos. Estrechan así un poco más el cerco a la ciudad que, por lo demás, continúa aguantando. La acción sobre la base aérea de Jérson habría que ponerla en duda, pues tampoco hay imágenes que la avalen por el momento. Cuando haya disponibles imágenes satelitales, saldremos de dudas seguramente.

Be the first to comment

Leave a Reply