Guerra de Ucrania – Día 6

Un día más, la guerra de Ucrania no ha hecho sino volverse más violenta, con un uso cada vez más importante de artillería cohete y bombas de aviación, constatándose incluso el uso de municiones de racimo. La enorme columna rusa que avanza en dirección a Kiev y mediante la cual, presumiblemente, el Ejército Ruso intentará completar el difícil cerco de la ciudad, ahondando en la estrategia de imposición de costes que parece estar siguiendo, ha seguido avanzando hasta llegar a unas pocas decenas de kilómetros de la capital. Mientras tanto, en Europa se ha celebrado en el Parlamento Europeo una sesión extraordinaria, con discursos contundentes como el de Borrell, en el que se ha hablado de términos tan alejados hasta ahora de la Unión Europea como «poder duro» o «coerción. Por último, cabe hacer mención al incidente de la base aérea de Tangarog, en Rusia, que presumiblemente ha sido alcanzada por un misil Tochka-U ucraniano.

El día de hoy ha sido la constatación de todo lo que vemos advirtiendo desde el segundo día de combates, cuando el asalto a Gostomel o los primeros intentos de entrar en ciudades se convirtieron en una trampa para los soldados rusos. Es posible que Kamil Galeev tenga razón y que Putin no tuviese un plan B más allá de su «operación especial» de decapitación. Sea o no improvisación lo que hemos visto desde el día 24, lo cierto es que ahora ya nada se deja al azar, sino que los rusos se han aferrado al manual, tirando de artillería y aviación y guardando las distancias para economizar vidas, tomando sólo aquellas áreas previamente batidas. Así, hemos visto cómo se bombardeaban las instalaciones auxiliares de la Torre de Telecomunicaciones de Kiev, cómo los MLRS golpeaban una y otra vez Járkov, ciudad sobre la que también se lanzaban municiones de racimo, igual que en Bucha, cómo las VDV a bordo de sus BMD avanzaban por el interior de Jérson, ciudad muy castigada los días previos o cuál era la intensidad de los combates en la cercada Mariupol.

Tan o más relevante que lo que ocurre en el campo de batalla es lo que sucede en la arena internacional. Hoy en el Parlamento Europeo se ha votado una resolución contra la agresión rusa a Ucrania y ha prosperado con 637 votos a favor, 13 en contra y 26 abstenciones. Es, sin duda, una de las muestras de unidad más aplastantes que se recuerdan en la cámara, en vista del número ínfimo de votos en contra. Además de condenar la agresión, el Parlamento se ha pronunciado en sintonía con las medidas restrictivas ya adoptadas y ha mostrado su apoyo a la concesión del estatus de candidato a la adhesión a Ucrania en respuesta a la petición presentada ayer por Zelensky para obtener la membresía. No obstante, la decisión debe adoptarse por unanimidad en el Consejo. Igualmente, uno de los acontecimientos del día han sido los contundentes discursos de los representantes de la UE y, en especial, del Alto Representante, de los que hemos hablado en la entradilla y que, junto a los hitos de los días previos, permiten augurar un antes y un después en la defensa europea.

Naturalmente, cuando la actual crisis amaine, volverán a aflorar las diferencias entre los 27 Estados Miembro de la UE. Diferencias que nacen de los muy distintos intereses y concepciones estratégicas, pero que la actitud rusa ha hecho mucho estos días por limar, hasta el punto de dar un nuevo y posiblemente definitivo impulso a la Europa de la Defensa. Al fin y al cabo, con los Estados Unidos centrados en Indo-Pacífico y muy poco deseosos de divertir recursos al frente europeo, la UE debe encontrar la forma de ser garante de su propia seguridad. Rusia ha dado el mejor de los argumentos para superar cualquier posible obstáculo.

Mientras tanto, el número de países dispuestos a enviar ayuda militar en forma de armas o equipos defensivos ha seguido creciendo. Incluso los rumanos han permitido que el Su-27 ucraniano que aterrizó por falta de combustible en el país en los primeros compases de la guerra, vuelva al servicio. La actitud de España, como es habitual, ha sido la de mantenerse de perfil. Así, según ha declarado la ministra portavoz, «España va a enviar armas directamente a Ucrania dentro del Fondo Europeo de Apoyo a la Paz», una forma muy sutil de decir que no vamos a enviar armas directamente a Ucrania, sino que otros lo harán por nosotros.

Otro asunto internacional, en cierto modo, es el papel de Bielorrusia. El país, dirigido por un Lukashenko que ha afirmado que no llevará a su gente a luchar en Ucrania, parece haber permitido sin embargo el lanzamiento de misiles Iskander desde su territorio. Sin embargo, no son pocos los que desconfían de él, pues casi a la vez que las agencias de prensa se hacían eco de sus declaraciones sobre Ucrania, aparecían estas imágenes, con un sospechoso mapa, que los ucranianos no han tardado en airear.

Por último, el fiscal de la La Corte Penal Internacional (CPI), Karim A. A. Khan, ha comunicado que finalmente ha decidido abrir una investigación para esclarecer los acontecimientos que están teniendo lugar en Ucrania. El objetivo será determinar si se están llevando a cabo crímenes de guerra y de lesa humanidad «cometidos por cualquiera de las partes en todo el territorio de Ucrania». Si la petición es finalmente autorizada incluiría también a la península de Crimea y a las provincias de Donetsk y Lugansk. No obstante, hay que tener en cuenta que ni Rusia ni Ucrania son Estados Parte del Estatuto de Roma, si bien Kiev si ha aceptado la jurisdicción de la Corte.

Pasando un día más al análisis de los principales hitos en el terreno militar, hoy no vamos a compartir ningún parte de bajas, ya que no se ha publicado nada realmente nuevo al menos hasta la hora de comenzar a redactar este informe diario.

Sí hablaremos sobre los mapas de situación, ya que pocos de los mapas que se están subiendo a la red parecen ser fiables, bien por optimistas, bien por todo lo contrario. Como ejemplo, sobre estas líneas podemos ver uno subido seguramente por fuentes pro-rusas. Como se ve, los rusos y sus aliados ya controlarían una buena porción del territorio ucraniano. Sin embargo, la realidad del campo de batalla no hace pensar que sea exactamente así. Para empezar porque nadie en su sano juicio avanza y avanza sin consolidar antes el terreno y este mapa ignora muchos puntos de resistencia ucranianos. Sin ir más lejos, Chernígov, que todavía no ha sido conquistada y compromete todo el esfuerzo ruso por aislar Kiev.

Este otro mapa es quizá más certero, aunque creemos que yerra en el sur, en donde los vídeos que hemos podido ver hacen constatan desde ayer que el cerco de Mariupol es firme y que las tropas rusas y de la RPD han enlazado en la práctica. Nos quedamos pues con este último, en el que se reconoce que la zona de Chernígov no ha sido controlada, pero se asume que RPD y rusos han enlazado.

  • Este: Este sigue siendo el frente en el que todo ocurre de forma más lineal, por lo que no hay mucho que contar. Como hemos ido explicando en los días precedentes, los proxies (actores delegados) rusos, esto es, las tropas de las repúblicas de Donetsk y Lugansk han avanzado de forma metódica y siguen logrando pequeñas conquistas, generalmente de aldeas o pueblos de reducido tamaño. Aquí sí hay un mapa que parece ser bastante preciso, por cierto.
  • Sur: Los rusos habrían logrado entrar en Jérson y, lo que es más difícil, controlarla. Recordemos que en esta ciudad tuvieron numerosas bajas en los primeros días y que, una vez asegurado el puente sobre el Dniéper, optaron por pasar de largo y por avanzar hacia Nikolayev. Pues bien, esta mañana se les veía moverse con BMDs por el centro de la ciudad sin aparente oposición. La situación de Nikolayev, por su parte, sigue constituyendo un misterio. Es cierto que cada poco tiempo aparece un vídeo o un testimonio de un ataque ruso, pero son siempre ataques a distancia, sean aéreos o mediante artillería. No parece que a pesar de controlar el puente de Jérson, los rusos hayan logrado llevar hasta Nikolayev medios suficientes como para intentar un verdadero asedio y mucho menos un asalto. Sea como fuere, Odessa se prepara para un hipotético ataque por tierra o por mar y hemos podido ver vídeos de los preparativos que se están llevando a cabo. Al otro lado, al este, Mariupol sigue bajo asedio, al que se han sumado las tropas de la autoproclamada República Popular de Donetsk, que se las siguen viendo contra el batallón Azov. De hecho, se combate cada vez más en el interior y las imágenes de destrucción que llegan desde allí apuntan, pese a que no se recojan en los partes, a bajas civiles. Respecto al ataque sobre la base aérea de Tangarog, en Rusia, y en la que se albergan tanto aviones de alerta temprana A-50, como aviones de reconocimiento y patrulla marítima, hay muy pocas cosas claras. Como hemos explicado en Twitter, es posible que haya sido desde Berdyansk o desde Mariupol, aunque la primera está bajo control ruso y al límite de alcance de la variante C (la de mayor alcance) de estos misiles. Se desconocen los daños causados, aunque el impacto psicológico es importante, por más que sea una victoria pírrica que sin duda tendrá su contraparte durante el bombardeo ruso a la ciudad.

Terminamos aquí este pequeño informe, con la sensación de que pese al compromiso de ayer por parte de Putin de respetar infraestructuras civiles, crear pasillos humanitarios, etcétera, la situación no deja de empeorar y nos espera una noche larga y sangrienta.

Be the first to comment

Leave a Reply