Guerra de Ucrania – Día 1

De madrugada, con el lanzamiento de salvas de misiles de crucero Kalibr y misiles balísticos Iskander, daba comienzo la guerra de Ucrania. Estos primeros ataques, destinados a descoyuntar las defensas antiaéreas y los puestos de mando ucranianos, así como distintos aeródromos militares, serían el preludio de una operación terrestre con cuatro ejes de avance. En la primera jornada, las tropas rusas lograrían avanzar especialmente en el flanco sur ucraniano, desde la península de Crimea y lanzarían un sorprendente asalto helitransportado sobre el aeródromo Antonov de Hostomel, al noroeste de Kiev.

Durante los primeros compases de la guerra de Ucrania, las fuerzas armadas rusas han lanzado al parecer más de un centenar de misiles de crucero y balísticos en dos oleadas. La primera, de madrugada y la segunda, seguramente tras evaluar los daños causados con la primera, a eso de media mañana. Una vez erosionadas seriamente tanto las capacidades de mando y control como las de defensa aérea ucranianas, se lanzaba una operación terrestre con cuatro ejes de avance claros:

  • Norte: desde Bielorrusia en dirección Kiev, con tropas rusas cruzando el área de exclusión de Chernóbil y un asalto helitransportado que buscaba hacerse con el aeropuerto Antonov de Hostomel. La idea, seguramente, sea la de contar con una cabeza de puente cerca de Kiev mediante la cual enviar suministros y tropas de refresco por vía aérea empleando los IL-76 en servicio en la Fuerza Aérea Rusa.
  • Noreste: Desde Kursk y Belgorod han avanzado tropas en dirección a Karkov, la segunda ciudad ucraniana en importancia tras Kiev. Se han reportado combates en los alrededores de la ciudad, pero no parece que se haya intentado entrar en la misma por parte rusa. Precisamente desde esta zona han llegado las primeras imágenes de bajas en ambos bandos y de prisioneros rusos.
  • Este: desde las autoproclamadas repúblicas de Donestk y Lugansk se han producido avances en todas las direcciones, con la intención de «recuperar» el territorio completo de estas regiones. Recordemos que Rusia ha reconocido a ambas no por su extensión a fecha de ayer, sino por su territorio entero.
  • Sur: El escenario en el que Rusia ha logrado avances más impresionantes. Desde la península de Crimea las tropas rusas han conseguido avanzar en dos ejes. El primero de ellos, en dirección norte, ha permitido llegar a Jérson, cruzando el río Dniéper y consolidando una cabeza de puente que permitirá en los próximos días moverse o: 1) bien hacia el noroeste o el este, en dirección a Nikolayev con la intención de tomar Odessa. Esta ciudad y su importante puerto han sido objeto de bombardeos e incluso han llegado informaciones que luego no se han confirmado sobre un hipotético bombardeo; 2) Bien dirección oeste, hacia Mariupol, en donde también se han dado intensos combates y que ha sido blanco de ataques con misiles y al parecer aviación.

Por supuesto, ha habido actividad en escenarios secundarios, como la isla de las Serpientes, un islote de carácter estratégico que parece haber sido conquistado por Rusia y que será clave para situar sistemas de escucha, control del tráfico marítimo, antibuque y antiaéreos. Además, Rusia parece haberse consolidado en algunos puntos fuertes, como la ciudad de Sumy o Jérson, que sin duda servirán para establecer puntos logísticos sobre los que hacer proseguir el avance.

Respecto a las bajas, son difíciles de estimar. A media tarde, se hablaba ya de al menos 7 cazabombarderos y 7 helicópteros, así como una veintena de carros de combate y blindados rusos destruidos y decenas de muertos. No obstante, la falta de información por parte rusa es casi total. Aun así, hemos podido ver en redes sociales unas cuantas imágenes de vehículos rusos ardiendo, así como carros de combate y también de prisioneros.

En el lado ucraniano, salvo por un Su-27 que ha aterrizado en Rumanía al no poder tomar tierra en ningún aeródromo ucraniano, parece que la gran mayoría de su Fuerza Aérea ha quedado reducida a cenizas, como las bases aéreas. Las imágenes de columnas ucranianas destruidas han sido numerosas a lo largo del día. Varias de ellas parecían haber sido abandonadas por sus ocupantes una vez iniciado el ataque, seguramente por parte de la aviación rusa.

Sukhoi Su-27 interceptado por aviones F-16 rumanos ya en la base aérea de Bacau. Fuente – Digi24.

En otro orden de cosas, sorprende la escasa utilización de medios de guerra electrónica por parte de Rusia, así como de ataques cibernéticos, si bien es cierto que ayer sí que se reportaron varios de estos. Las redes móviles e internet han sufrido fallos en diversos puntos, pero no ha sido algo masivo, aunque en estos momentos parece que empiezan a fallar en la propia capital. También ha permanecido fuera de servicio la web del Ministerio de Defensa ruso y, de hecho, en el momento de escribir estas líneas, sigue fuera de combate. Es de esperar que el uso de medios de guerra electrónica vaya a más en los próximos días, pues todo apunta a que el grueso de unidades rusas todavía no ha entrado en combate pese a los avances logrados.

Queda por dilucidar si la estrategia ucraniana ha sido la de concentrar sus fuerzas en torno a Kiev y a unos pocos puntos más, abandonando cualquier intento de defender todo el territorio y evitando así repetir los errores del ejército afgano frente a los talibanes, por poner un ejemplo reciente. Es difícil saberlo, pues el Ministerio de Defensa del país ha estado todo el día haciendo llamamientos a la población para que tome las armas y, de hecho, han estado repartiendo armamento a todos los que se han presentado voluntarios, siguiendo así la orden dada por el Presidente Zelensky.

En estos momentos, parece que los combates prosiguen en el aeropuerto Antonov, en la que ha sido sin duda la acción más espectacular y arriesgada del día. Una treintena de helicópteros han desembarcado allí a infantería ligera. En un principio pensábamos que la intención del alto mando ruso era que las columnas blindadas que avanzaban desde Bielorrusia en dirección sur y que debían recorren unos 150 kilómetros, enlazasen y reforzasen este contingente. No ha sido así y, de recibir refuerzos, ha sido por vía aérea. Se sabe que ha habido más de un ataque y contraataque e incluso los ucranianos han llegado a publicar que habían recuperado totalmente el control del aeródromo. El mapa de situación, a las 21:00 horas, seguía siendo más o menos el siguiente.

La noche puede marcar la diferencia, otorgando una ventaja a los rusos que, a priori, gozan del control del cielo y de medios de visión nocturna en mayor cantidad. Es previsible que veamos más oleadas de misiles de crucero pero, especialmente, que el uso de la artillería se vuelva mucho más intenso según pasen las horas. Con ello, desgraciadamente, aumentará de forma exponencial el número de bajas. Por la misma razón, si los llamamientos del gobierno ucraniano surten efecto y se crean fuerzas de voluntarios en defensa de pueblos y ciudades, es de esperar que la cifra de muertos crezca sobremanera.

Dicho esto, Michael Kofman publicaba hoy un mapa en el que dibujaba con notable precisión las principales líneas de avance ruso en función del despliegue de unidades que habíamos podido ir analizando en las semanas previas. Que se cumplan las previsiones de Kofman de aquí en adelante, es difícil de saber, pero creemos que ese mapa constituye una buena aproximación a lo que pueden ser los próximos movimientos rusos.

Además, si los objetivos son los que ahí se marcan, tendríamos una Ucrania práctica o totalmente continental al quedar aislada del mar en caso de no conseguir repeler la agresión rusa en Odessa y Mariupol. También un este del país bajo control ruso. Un control que se extendería a la capital, Kiev. Como consecuencia, las líneas de avance y los objetivos esperados permiten suponer que los planes rusos pasan por forzar un cambio de gobierno en Kiev, mantener algunas áreas como rehén, reforzar su control del mar Negro convirtiendo de paso el mar de Azov en un lago ruso y evitar, en cualquier caso, que la Ucrania que todavía conocemos entre en la órbita de la OTAN y la UE.

Dejando de lado el desarrollo del conflicto en el apartado militar, han comenzado a aprobarse sanciones contra Rusia, hemos visto el hundimiento de los mercados financieros y también un aumento en el precio del crudo. Los Estados Unidos han expulsado al número dos de la embajada rusa en Washington y el Reino Unido ha aprobado toda una batería de medidas que afectan a las élites, empresas e instituciones financieras rusas. En la Unión Europea parecía haber problemas para aprobar algunas de las medidas, como la expulsión de Rusia del sistema SWIFT por las resistencias de Alemania e Italia. En cualquier caso, todo transcurre según el guion previsto, con múltiples declaraciones condenatorias, como las de Scholz, Macron o Sánchez, pero sin ningún atisbo de ayuda militar a Ucrania, como es lógico. Polonia ha ido más allá, al permitir la llegada de numerosos refugiados ucranianos por múltiples puntos de su frontera.

Por último, hemos de aclarar que en este resumen de la primera jornada de la guerra de Ucrania hemos dejado de lado muchísimas informaciones por considerarlas contradictorias. Hay informes de ataques rusos por tierra a numerosas ciudades, de asedios, de ataques y contraataques, pero en muchos casos es muy difícil discernir lo que es cierto de lo que no, por lo que hemos preferido centrarnos en las noticias confirmadas, especialmente en aquellas de las que hay geolocalización y vídeos o bien información oficial contrastada.

3 Comments

Leave a Reply