Sistemas navales controlados remotamente (RPSS)

Una asignatura pendiente para la Armada Española

La Industria de Defensa nacional lleva años investigando y desarrollando sistemas navales controlados remotamente (RPSS) de todos los tamaños y para todo tipo de misiones. Mientras en otras latitudes son numerosas las armadas que están introduciendo estos sistemas en servicio y desarrollando además doctrinas específicas que permitan sacar el máximo partido a las enormes posibilidades que ofrecen, en España los avances no se suceden al ritmo deseable. Siguiendo el ejemplo de buena parte de nuestros socios, la Armada Española deberá apretar el paso si no quiere quedar descolgada en una carrera que se presenta apasionante.

Todos estamos viendo diariamente tanto en prensa especializada como en la general, un enorme y claro crecimiento de robots y aplicaciones robotizadas en los campos civiles y militares. Las nuevas tecnologías ya integradas plenamente en el concepto 4.0, han dado un gran paso para ello, las comunicaciones 5G, la nube, el Internet de las Cosas (IoT), el “Big Data”, el “blockchain”, la transformación digital con modelos y comunicaciones digitales que alcanzan al ciclo de vida completo de los productos, la Realidad Virtual y Aumentada, la Inteligencia Artifical, etc, han llevado a desarrollos de sistemas controlados remotamente, “unmmaned”, y autónomos útiles en los campos civil y militar, y en todos los escenarios posibles, aire, tierra y mar, incluyendo en este último el submarino.

De todos los sistemas controlados remotamente, son los drones aéreos, los también denominados UAV (“Unmmaned Air Vehicle”), UAS (“Unmmaned Air System”), y RPAS (“Remote Piloted Air System”), los más populares y conocidos. Su uso civil, que va desde un juguete propiamente dicho, hasta sistema de vigilancia óptica o electro-óptica (EO) avanzados, y su uso como sistema de vigilancia ISR (“Intelligence, Surveillance and Reconnaissance”) o ISTAR (“Intelligence, Surveillance, Target Acquisition and Reconnaissance”), o como un portador de armas, hacen que haya habido un crecimiento exponencial en usuarios tanto civiles, fuerzas y cuerpos de seguridad, como militares, las fuerzas armadas.

Los conocidos como drones en su forma genérica, se han desarrollado en diferentes tamaños y en diferentes configuraciones de acuerdo con las necesidades. Hoy en día coexisten mini drones del tamaño de un dedo, a los más grandes y poderosos del tamaño de un avión. Drones simples con sistemas EO para vigilancia, hasta complejos sistemas militares con cartas de pago de diferentes sensores tanto EO como de microondas para vigilancia, y para Inteligencia de Imágenes (IMINT), sistemas de Guerra Electrónica (EW) e Inteligencia de Señales (SIGINT), sistemas complejos de comunicaciones y relé de comunicaciones, y, sistemas de armas, estos últimos, auténticos sistemas de combate.

Si a esto le añadimos el concepto “enjambre” llegaremos a soluciones multidisciplinares capaces de desarrollar diferentes misiones a la vez.

De acuerdo con el Plan Director de RPAS publicado por la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa, lo drones aéreos (RPAS), están clasificados de acuerdo con el siguiente cuadro que es homologable con las clases OTAN:

Introduzco el siguiente cuadro como una ilustración de drones aéreos “Clase III” para que apreciemos por comparativa de tamaños, a donde se está llegando.

Menos conocidos, pero ahora en auge y esperando también un crecimiento exponencial, están los drones terrestres, y los drones navales.

Los terrestres, también conocidos como UGV (“Unmmaned Ground Vehicle”), y como UGS (“Unmmaned Ground System”), aunque habría que añadir la denominación más definitoria y precisa pero no usada de RPGS (“Remote Piloted Ground System”). Están en plena expansión y actualmente comienzan desarrollos de variados sistemas en distintas plataformas ya de ruedas, ya de cadenas y, actualmente investigando y desarrollando las funciones de mando y control para todo tipo de plataformas de diferentes tamaños, desde pequeños vehículos teledirigidos, a grandes plataformas como carros de combate con multitud de aplicaciones y cartas de pago que van desde portadores de sistema de vigilancia EO y de microondas, a plataformas de puro uso logístico y de transporte, hasta sistemas de combate potente que además de lo anterior, montan sistemas de armas y complejos sistemas de comunicaciones, mando y control.

Finalmente, y el fundamento de este artículo, están los drones navales que a su vez pueden ser de superficie y submarinos, los denominados como USV (“Unmmaned Sea Vehicle”) también llamados USB (“Unmmaned Sea Boat”), que en el caso submarino para funciones de vigilancia submarina y medidas contra minas (MCM) serían UUV (“Unmmaned Undersea Vehicle”). Al igual que los aéreos y terrestres, también se denominan USS (“Unmmaned Sea System”), o UUS (“Unmmaned Undersea System”), pero que más preciso y aclaratorio sería definirlos como RPSS (“Remote Piloted Sea System”) o RPUS (“Remote Piloted Undersea System”), y que también van desde pequeñas embarcaciones teledirigidas con propósitos de vigilancia, ataque (incluido terrorismo), y desactivación, hasta buques y medios submarinos de tamaño medio con todo tipo de sensores y sistemas de armas y de combate.

Antes de entrar en el fondo del artículo que nos ocupa sobre medios navales teledirigidos, y, visto el laberinto de siglas que he introducido, debo de insistir en que la denominación más precisa en cualquiera de los tipos de drones aéreos, terrestres o navales, debiera ser, RPAS/RPGS/RPSS-RPUS, ya que define claramente que son sistemas cuyas plataformas y cargas de pago son controladas remotamente (“remote piloted”), que es al fin y al cabo la denominación anglosajona del “unmmaned”, o sea, con el control humano de plataforma y medios (“human in the loop”), diferente del concepto autónomo o “autonomous”, cuyos sistemas actúan mediante uso masivo de inteligencia artificial integrada, de forma práctiamente autónoma e independiente del factor humano (“human out of the loop”).


El resto de este artículo está disponible solo para suscriptores

Si todavía no estás suscrito, aprovecha nuestra oferta


Acerca de Francisco de Paula Romero Garat 2 Articles
Capitán de navío (r). Especialista en electrónica, Guerra Electrónica y SIGINT. Retirado desde enero de 2020. Asesor Naval y de Defensa.

Be the first to comment

Leave a Reply