El Futuro del VCR-105 Centauro

Punta de lanza de la Caballería

En algo más de 20 años de servicio, el Centauro español ha prestado unos excelentes servicios.

El VCR-105 Centauro ha sido la punta de lanza de la Caballería española durante las dos últimas décadas. Un vehículo en su día puntero que, sin embargo, ha ido quedando progresivamente desfasado debido a una inversión insuficiente, lo que ha hecho imposible implementar las necesarias mejoras. Esto ha llevado a una situación, como veremos, en la que toca plantearse seriamente si conviene modernizar tanto las barcazas como el armamento, implementar una nueva torre de 120mm sobre el chasis del 8×8 Dragón o bien hacer lo propio, pero eligiendo un cañón de 105mm. Sobre todo esto y más hablaremos a lo largo de las siguientes líneas.

Como sabemos, en 1994, con vistas a dotar al Regimiento de Caballería Ligero de la FAR, llegaron a la Brigada de Caballería Castillejos II un carro ligero francés AMX-10RC 6×6 y un italiano Centauro 8×8, para realizar un estudio comparativo con la idea de decidir cual de ellos era el más adecuado para cubrir las necesidades existentes. Tras finalizar el plan de pruebas, fue seleccionado el vehículo italiano, que demostró unas mejores cualidades, sobre todo porque era mucho más moderno y sofisticado.

En consecuencia se adquirieron 22 ejemplares, 2 para la Academia de Caballería y 20 para el Regimiento Lusitania 8, que fueron entregados a partir de 2000. Al mismo tiempo, se efectuó otro plan de pruebas, cuya finalidad era estudiar a posibilidad de que sustituyeran a los AMX-30 EM2 de las unidades ligeras acorazadas de la Brigada de Caballería, poniéndose especial énfasis en su empleo como elemento esencial de apoyo a los VEC, lo que finalizó con la compra de otros 62 ejemplares.

Por último, repasaremos cual será el futuro de los Centauros, viendo las posibles acciones que se puedan hacer, en lo referente a su modernización o sustitución por otro vehículo mejorado.

Tras algo menos de 20 años en servicio, el VRC-105 Centauro ha prestado unos excelentes servicios en el Ejército español, a pesar de que, por razones políticas, en ningún caso se permitió que fuera usado en operaciones desarrolladas en el extranjero. De hecho, aunque un pequeño número de vehículos (creo recordar que eran cuatro) llegaron a pintarse de blanco para ir a una misión ONU, finalmente, fue prohibida su utilización pues, al verlo, el Ministro de Defensa del momento afirmó que “tenía un aspecto demasiado agresivo”. Sin comentarios.

Pero, antes de continuar, repasemos de forma somera un poco de su historia en España. Para ello, debemos remontarnos a los años 90, especialmente a 1994, año en el que se recibieron en la, entonces Brigada de Caballería Castillejos II, un carro ligero francés AMX-10RC 6×6 y un Centauro 105 8×8 italiano, para ser sometidos a un plan de pruebas comparativo, que sirviera para seleccionar el modelo más adecuado para el Regimiento de Caballería Ligero de la FAR (Fuerza de Acción Rápida) Lusitania nº 8, si bien, estaba claro que existía una clara predilección por el vehículo italiano, sobre todo porque era mucho más moderno y sofisticado que el francés. De hecho, entre ambos carros ligeros había un desfase de 13 años (1979 a 1992), lo que quedó claramente demostrado en las distintas pruebas. Es más, como ya veremos más adelante, entre los 22 primeros Centauros adquiridos en la 1ª fase y los 62 usados durante la 2ª, se encontraron algunas diferencias que tuvieron que ponerse al día, tras realizarse los acuerdos pertinentes.

Tras el plan de pruebas de la primera fase, se llegó a la conclusión de que el Centauro era superior al AMX-10RC, especialmente por su posterior entrada en servicio (unos 13 años). Tareas de mantenimiento realizadas en 1994, sobre el AMX-10RC francés, en el taller del Regimiento España 11.
La principal finalidad de la segunda fase del programa era estudiar la posibilidad de que el Centauro sustituyera, en el futuro, a los AMX-30 EM2 de las unidades ligeras acorazadas de la Brigada de Caballería.
El AMX-10RC fue uno de los primeros carros ligeros sobre ruedas con cañón de 105 mm, y ya ha recibido diferentes modificaciones en los últimos años, a pesar de lo cual, todavía ofrece prestaciones mucho más pobres que el Centauro.

Plan de pruebas de la primera fase del Centauro

Estaba dividido en 4 apartados, dedicados a estudiar la potencia de fuego, movilidad, organización de la barcaza y logística, de los que se concluyó que el AMX-10RC era inferior al Centauro, por diferentes causas, resumibles en:

  • Potencia de fuego:
    • La Dirección de tiro del AMX-10RC fue considerada obsoleta o, al menos, muy anticuada; el cañón, de bajo retroceso, estaba muy al límite de sus posibilidades y sólo podía usar sus municiones, desarrolladas expresamente que, además, eran menos potentes que la mayoría de las utilizadas por la OTAN; carecía de sistema de estabilización para el tiro en movimiento, y su conjunto de visión nocturna (de TV de bajo nivel luminoso) era poco eficaz; el jefe de vehículo no disponía de un segundo sistema de visión nocturna específico, ni de un periscopio independiente y estabilizado, que sí integraba el Centauro; por último, presentaba algunos problemas de puntería con altas temperaturas (elementos muy simples y sin algunos sensores como el meteorológico.
    • El Centauro, disponía de unos elementos mucho más eficaces, aunque con algunas limitaciones. Por ejemplo, su estabilización solo posibilita realizar el tiro a baja velocidad y terreno bastante llano, a pesar de lo cual, permite realizar el seguimiento y la puntería sobre el blanco, lo que es muy positivo en un vehículo de reconocimiento. La Dirección de Tiro es bastante completa y dispone de un periscopio independiente para el jefe de carro que, además, incluye un visor nocturno intensificador de luz, que complementa la cámara térmica del tirador (de primera generación, sustituida más tarde en todos los vehículos españoles), que también está a disposición del jefe. Además, dispone de capacidad hunter killer o cazador asesino.
  • Movilidad:
    • Los complejos grupos mecánicos del AMX-10RC proporcionan resultados modestos en carretera y grandes limitaciones en terrenos blandos, lo que reduce la velocidad máxima a 85 km/h, al tiempo que sus evoluciones todo terreno, especialmente con malas condiciones como lluvia, nieve, barro, etc, son bastante menos ágiles que en el caso del Centauro. De todas formas, el principal problema detectado en las pruebas, se refirió al hecho de que, para efectuar los giros utiliza, como caso totalmente excepcional, el mismo sistema de los blindados de orugas, es decir, frenar las ruedas del lateral para el que quiere girar; obviamente, este funcionamiento provoca un excesivo desgaste de los neumáticos, sobre todo cuando se mueve por terrenos duros, como carreteras.
    • En el caso del Centauro, aparte de su tracción 8×8, el posible uso del equipo de regulación de presión de los neumáticos, o el giro a voluntad del último eje (retrovirado),  facilita sus evoluciones en terreno variado. Además, sus ruedas tipo runflat (el AMX-10RC también las puede montar) favorecen los movimientos con graves daños durante recorridos no excesivamente largos, pero suficientes en la mayoría de las ocasiones. En resumen, con los sistemas utilizados por los blindados de ruedas actuales, especialmente los de configuración 8×8, lo cierto es que su movilidad por terrenos normales o con dificultades de tipo medio, es muy parecida a la que ofrecen los vehículos sobre orugas.
  • Organización del casco:
    • El diseño de la barcaza del AMX-10RC, con el grupo motriz en popa, dificulta la alimentación de las municiones así como el desarrollo de versiones derivadas que, para su configuración habitual, deben montar el grupo motriz en la proa, lo que facilita la instalación de los distintos elementos y sistemas.
    • El Centauro, al disponer de un grupo motriz posicionado delante, provee una mayor protección al frente y, además, puede ser municionado de forma más fácil, utilizando la puerta de acceso trasera. Por otra parte, la cámara posterior puede ser muy útil para realizar diferentes cometidos, además del transporte de municiones, que es el habitual. Así, sirve para puesto de mando, transporte de personal para 4 tripulantes adicionales, transporte de cargas determinadas o de equipos de transmisiones, etc.
  • Logística:
    • Desde este punto de vista, el AMX-10RC exige un tiempo muy elevado para llevar a cabo las principales tareas de mantenimiento y, por supuesto, de reparaciones. En consecuencia, su vida útil de servicio será inferior a lo recomendado y permanecerá averiado durante un tiempo excesivo.
    • Por supuesto, en la época de las pruebas, a partir del chasis del Centauro ya se estaba desarrollando una familia acorazada para el Ejército italiano, que se llamó Freccia o Flecha, actualmente en plena producción, que ya cuenta con una elevada gama de versiones (VTT, cazacarros con lanzamisiles Spike, reconocimiento con cañón de alta velocidad de 60 mm, porta-morteros de 120 mm, pieza ATP de 155 mm, VDAA con cañón automático de 76 mm, ambulancia, etc).
Las pruebas de movilidad demostraron que el vehículo italiano poseía una movilidad muy superior a la del modelo francés. Obsérvese el contravirado de las ruedas traseras.
Como quedó demostrado en las pruebas, contrariamente a lo que afirmaba el CIO, el Centauro no puede ser transportado en el avión C-130 Hércules (ni por anchura ni por peso).
Puede hacer fuego en movimiento, pero con muchas limitaciones; sin embargo, es capaz de mantenerse apuntado al blanco en todo momento, lo cual es muy positivo para un blindado de reconocimiento.

El resto de este artículo está disponible solo para suscriptores

Si todavía no estás suscrito, aprovecha nuestra oferta


4 Comments

  1. Lo mejor del artículo no es el futuro del Centauro (que también) es en mi opinión la pésima organización de las unidades en España y la situación del arma de Caballeria…….muchos dicen que el Carro Combate es un medio anticuado a esos yo les preguntaría si tiene sentido y consideran el futuro una brigada paracaidista para hacer operaciones estilo Marker Garden…….¿que ocurre cuando una unidad ligera se enfrenta a una unidad pesada?…….si algún día tenemos un fregado de verdad necesitaremos fuerzas pesadas y acorazadas, las ligeras están bien para ir repartir caramelos de misión pero no para un rival de entidad

    • Esta claro, yo añadiría a los problemas el presupuesto, porque este después influye en la organización y después están las decisiones políticas, que hacen y deshacen volviendo locos a los profesionales.

  2. Gracias al Coronel por su artículo…..me encanto su programa en por TierraMaryAire espero vuelva pronto para hablar del Pizarro, de la caballera, del programa fallido de 8×8 de hace años (que no gano SBS) y del actual del Dragon etc…..es una suerte para aficionados como yo poder leerlo en esta revista o escucharlo en ese Podcast

  3. Hola a todos: Estoy de acuerdo con la práctica totalidad de comentarios expresados por los lectores y creo que, como ya he citado en numerosas ocasiones en mis artículos, los principales problemas existentes de forma endémica en nuestro Ejército, no serán solucionados hasta que los principales partidos políticos existentes, se pongan de acuerdo de una puñetera vez en las necesidades reales y en las posibilidades económicas, de manera que se marque un plan, a corto y medio plazo, que nos permita disponer de un Ejército que cubra perfectamente nuestras necesidades y en el tiempo previsto. Además, con vistas a la adquisición de materiales, deberemos comprar los equipos realmente necesarios y que, aunque se ayude a las empresas españolas, eso no debe entrañar que su calidad no sea la realmente exigible, o a un precio totalmente excesivo, lo que, por ahora, es la norma habitual. El permanente lanzamiento de nuevos programas desde hace ya tantos años, ninguno de los cuales ha sido finalizado, ni alcanzado una mínima cantidad de los objetivos previstos es, simplemente, lamentable, penoso y, al final de cuentas, vergonzoso para un Ejército moderno y eficaz.

Leave a Reply