Guerra Naval en el Estrecho de Gibraltar

Una posibilidad no tan remota

Hablar de guerra naval -y más de guerra naval en el Estrecho- en estos tiempos de paz es algo bastante anormal, primero porque es un término en desuso, hemos cambiado el de guerra por el de conflicto, y segundo, porque de sufrir una guerra, no sería naval sino guerra global en todas las esferas: militar, política, naval, terrestre, y gris, un espacio del que todos hablan pero que nadie es capaz de definir.

El director de la revista, Christian D. Villanueva López me pidió un artículo para el monográfico del Magreb y claro, ahí vino lo demás. No pretendo sentar unas bases completas para una estrategia nacional, la denominada Gran Estrategia o empleo de todos los recursos del Estado de los que habló Julian Corbett[1], pero sí dar algo de luz a un tema tan interesante como es la estrategia naval para el Estrecho, con qué medios debe contar España para sentirnos seguros, ahora y dentro de quince años.

Según el almirante Castex, la estrategia no es otra cosa que la conducción de las operaciones. Es el Arte Supremo de los jefes de alta jerarquía y de sus Estados mayores. La estrategia prepara los combates y se esfuerza en que estos se desarrollen en las mejores condiciones posibles y se obtengan de ellos los mejores resultados. Enlaza los unos con los otros, los coordina y domina a fin de mantenerlos en la línea directriz que ella se ha trazado, orientándolos con arreglo al desarrollo de los acontecimientos.

En febrero de este año Global Strategy publicaba un post muy interesante sobre el futuro submarino de Marruecos, algo que persigue desde hace algunos años. El autor Alberto Guerrero hacía un repaso del incremento que ha tenido la Marina de Marruecos, los últimos años y decía que el siguiente paso era dotarse de submarinos, lo que la convertiría en una de las marinas de guerra más importantes del norte de África y del Mediterráneo Occidental, en clara competencia con sus dos principales vecinos, España y Argelia[2].

Argelia también ha dado un enorme salto, junto a Francia e Israel, es una de las pocas marinas del Mediterráneo con capacidad de lanzar misiles de crucero desde un submarino, algo que el S-80 estará fitted pero no ready. El diseño del buque incorpora la reserva de volumen y peso del equipamiento para dirección del lanzamiento del misil, así como para sus interfaces principales con la plataforma, pero no los lleva en origen[3]. Los submarinos de la clase Kilo mejorada por el contrario sí son capaces de lanzar misiles Kalibr 3M-54E Club-S a una distancia de 220 kilómetros, algo que ya se ha podido observar[4].

Lanzamiento de un misil Kalibr desde un submarino (Naval News).

Actualmente, en el Mediterráneo hay siete países que tienen submarinos convencionales: España, Italia, Grecia, Turquía, Israel, Egipto y Argelia. Francia construye sus propios submarinos, todos nucleares y vende submarinos convencionales. Italia, Grecia, Turquía, Israel y Egipto, apuestan por diseños alemanes, Egipto también cuenta con 4 viejos submarinos clase Romeo de origen chino. España actualmente solo tiene 2 submarinos operativos de la clase Galerna y está construyendo 4 submarinos S-80 de manufactura nacional. Por último, Argelia cuenta con 6 submarinos todos rusos, los 4 últimos de la clase Kilo mejorada, en total 53 submarinos convencionales y 3 países con capacidad de diseñar y construirlos: Francia, España y Turquía.

Imagen que contiene juego, biombo, luz, reloj

Descripción generada automáticamente
Submarinos convencionales en el Mediterráneo (autor).

Las opciones de la Marina de Marruecos de hacerse con submarinos están encima de la mesa, los marroquís están trabajando en dos vías, Rusia y Francia. La opción rusa parece lejana, ojo que siempre ha estado encima de la mesa[5], primero porque se trataría de un sistema completamente diferente a sus unidades de superficie, principalmente francesas, y segundo porque Argelia, su claro competidor en el Mediterráneo, mantiene estrechas relaciones con Rusia. Descartada la opción rusa, solo quedaría Francia con sus Scorpene o Barracuda convencionales, algunos también hablaron del S-80 y Navantia, por qué no. Sin duda, la llegada del submarino a Marruecos sería un salto cualitativo en una Marina ya de por sí poderosa.

Submarino Scorpene (Federico Supervielle).

Según Hervé Coutau-Bégarie[6] los submarinos lanzamisiles estratégicos constituyen hoy la componente más estable de la disuasión: no son vulnerables a un primer golpe como los misiles terrestres y no tienen que enfrentarse con las defensas como los bombarderos. El almirante Pierre Lacoste también nos ilustra en su obra ‘Estrategias Navales del Presente’ sobre el uso del submarino, sin duda, otra obra necesaria para conocer mejor su funcionamiento[7].

Hervé Coutau-Bégarie (Gallica)

Los países que están dominados por el mar, según Gérard Chaliand y Jean-Pierre Rageau[8], dice Lacoste, han perseguido siempre el mismo objetivo, la preservación de los intereses ligados al ejercicio de la libertad de los mares. España sin duda se puede considerar una potencia marítima, rodeada de agua por sus cuatro costados y protegida al norte por los Pirineos, una nación marítima que ha demostrado a lo largo de la historia la importancia de este hecho.

Expansión marítima española - Escuelapedia - Recursos Educativos
Máxima expansión marítima española (Escuelapedia)

Es arriesgado creer que hoy existe un verdadero pensamiento estratégico naval en España. Si existe, es débil, vacilante o leve. No se tome esto como una crítica, al español le preocupan otras cosas y no deja de ser un exacto reflejo del acontecer general del mundo, por lo menos de Occidente que ve la guerra como algo lejano.

He ahí la tal vez la original razón de este artículo, plantear qué medios necesitamos si queremos contrarrestar una amenaza como la de un misil de crucero argelino que puede ser puesto en el aire y en segundos impactar contra cualquier ciudad del sur de España, no les vamos a hablar de guerra, sí de estrategia y también de los medios navales necesarios.

El problema no es exclusivamente militar, es multilateral, ya que son muchas las fuerzas que deben contribuir a nuestra defensa y por eso, este artículo no se podrá considerar completo al considerar solo una cara del dado de la guerra, el apartado de la capacidad naval y el submarino.

El Estrecho de Gibraltar y el Mediterráneo

Hablar de estrategia es hablar de geografía, no se concibe ninguna estrategia sin el estudio previo de nuestra geografía. La participación del Mediterráneo en la estrategia naval de España se siente fuertemente caracterizada por la influyente realidad estratégica del Estrecho. La geografía y el poder marítimo, mandan en las rutas y en los puntos de paso de la circulación marítima.

En unos apuntes de la escuela de guerra naval, leía no hace mucho que nunca como hasta hoy han sido tan grandes las interacciones entre todas las naciones, debido decía, al acortamiento relativo de los espacios y los tiempos. Nunca como hasta hoy han sido tan profundas las mutuas influencias entre la política y las armas, ni tan rápidos los cambios de este binomio. Estos apuntes curiosamente, datan de 1967 y sí entonces se hablaba de acortamiento, hoy en día tenemos que hablar de globalización e inmediatez de las comunicaciones, algo que hemos podido comprobar durante la pandemia.

Si analizamos la posición de Gibraltar observamos que tiene tres significados estratégicos que, al integrarse, aumentan las proporciones de su influencia como factor de una situación estratégica de carácter mundial, convirtiéndolo en uno de los puntos más notable de la tierra. En primer lugar, constituye una de las zonas focales del tráfico marítimo más importante del mundo. En segundo, es pivote entre el Atlántico norte, Atlántico sur y el Mediterráneo y en tercer lugar, es el camino natural entre los dos continentes que más guerras han generado: Europa y África.

Estos tres significados estratégicos del Estrecho de Gibraltar dieron lugar, en el pasado, no solamente a una lucha tenaz por su dominio, sino a un enfrentamiento continuo entre España e Inglaterra. Para comprender claramente el significado estratégico, debe tenerse en cuenta que para dominar con firmeza el Estrecho tienen que cumplirse dos condiciones simultáneamente, la primera es contar con una posición firme en tierra en la parte más angosta, y la segunda, es dominar los dos accesos, oriental y occidental.

Esta ubicación geográfica del Estrecho de Gibraltar coloca a España en una posición crucial entre dos mares y entre dos continentes. Es tal la situación de Gibraltar que de ella se desprende su significación estratégica o geoestratégica, como algunos autores les gusta denominar.

La proximidad geográfica de ambos continentes, África y Europa, tan diferentes, pero tan cercanos, nos obliga a pensar en el enorme peso especifico que tiene la porción de agua que los une, el denominado por todos Mediterráneo occidental, una masa de agua pequeña para las realidades de los grandes estrategas navales.

Intercambio de aguas entre el Mediterráeno y el Atlántico (UMA)

Estratégicamente, el Mediterráneo occidental es un mar reducido donde confluyen países como España, Francia, Italia y los del Magreb que centran este número de la Revista Ejércitos, en nuestro caso Marruecos y Argelia. Tampoco debemos olvidarnos de las grandes potencias que cuentan con submarinos nucleares y lo transitan, Francia de la que hemos hablado anteriormente con fuertes intereses en sus antiguas colonias, Inglaterra con Gibraltar, Estados Unidos con su presencia permanente en la Base Naval de Rota y Rusia, cada vez más presente en un mar que había perdido la costumbre de ver pasar unidades de la extinta Unión Soviética y que ahora con el conflicto de Siria y Libia se han retomado.

El Magreb está formado por la unión de tres países[9] que se encuentran separados del resto de África por el gran desierto del Sahara al sur y por el desierto de Libia a levante. Estos países son Marruecos, Argelia y Túnez. Tanto el desierto como las aguas que los separa de Europa y del resto del continente, constituyen verdaderas barreras intransitables que han marcado el devenir de su historia, precisamente vemos como esa zona del desierto frontera es la que ha venido ocupando grupos terrorista como AQMI (Al Qaeda del Magreb Islámica).

El resurgir de la hidra terrorista | Internacional | EL PAÍS
Zona del desierto bajo dominio de AQMI (El País)

En este artículo nos centraremos en la zona de aguas comprendidas entre el Meridiano de Ibiza y el de San Vicente, la zona del Mediterráneo que da entrada a las aguas del Atlántico y el Mar de Alborán, una zona de agua que durante la Guerra Fría solo fue empleada para hacer ejercicios y para seguir el tránsito de unidades soviéticas, nada realmente importante pero que ahora con África cada vez más inestable, se va a convertir en zona caliente.

Mapa

Descripción generada automáticamente
Mapa de densidad de tráfico (Marine Traffic)

Las relaciones de España con los países del Magreb son muy buenas, aunque leamos en la prensa noticias disparatadas como un posible conflicto con Marruecos, existen fuertes lazos diplomáticos como para decir que a priori nos parece descabellado. Sirva como ejemplo el foro informal de Diálogo 5+5. El Diálogo 5+5 es el foro activo de diálogo y cooperación más antiguo que existe entre los países europeos del Mediterráneo Occidental y los países del Magreb[10].

Foto de familia de la última cumbre de Diálogo 5+5, celebrada en octubre en Malta.
Foto de familia de la cumbre de Diálogo 5+5, celebrada en Malta (Exteriores)

Si la acción fuese contra Marruecos las bases convenientes serían Cádiz y Cartagena, por este orden, con el Arsenal de Las Palmas apoyado desde Ferrol como alero de la costa atlántica de Marruecos. Algeciras y Valencia serían nuestros puertos logísticos sin olvidarnos de Ceuta y Melilla como bases avanzadas. De dirigirse la acción contra Argelia, posibilidad aún menos probable, habría que desplazar el eje hacia levante, el centro de gravedad sería Cartagena, apoyada por Baleares y Valencia.

Las operaciones navales en el Mediterráneo estarían condicionadas por la geografía y quedarán al control de dominio terrestre aéreo, solo dejando libertad al empleo del submarino. En las aguas poco profundas, véase las inmediaciones de las costas y de los puertos, nos encontraríamos con las minas y otros elementos de obstrucción. La neutralización de estos elementos requeriría tener control de la costa. Por eso, la guerra submarina cobraría un especial interés, tanto para mantener seguras nuestras bases como para amenazar a las del enemigo.

El resto de las operaciones, serían conjuntas, fuerzas navales bien protegidas desde el aire que desarrollasen operaciones breves en el tiempo y siempre, contando con una rápida y eficaz retirada después de la acción. La protección de la isla de Alborán y nuestras posesiones en el Norte de África, en el caso de un supuesto enfrentamiento con Marruecos, sería nuestro mayor problema que deberíamos resolver con cautela como en Perejil.

Por eso, la geografía recomienda el uso del submarino, un arma que se puede emplear en cualquier momento del enfrentamiento, como disuasión y para dar golpes de mano con una Fuerza de Guerra Naval cada vez más preparada, pequeños golpes de mano sobre instalaciones en tierra, sistemas antiaéreos, de artillería o nodos de comunicaciones, todo lo que permite la operatividad del ejército.

Chart: Europe's Busiest Cargo Ports | Statista
Algeciras y Valencia, posibles puertos logísticos (Statista)

Mahan y el Poder Naval

Quien domina el mar, domina todas las cosas, decía Temístocles en el siglo V antes de nuestra era. Aunque España mantuviera durante siglos el control de los océanos Atlántico, Pacífico y el mar Mediterráneo, fue Alfred Mahan el que se quedó el premio a ser recordado como el padre de la Estrategia del Poder Naval a través de su obra ‘La Influencia del Poder Naval en la Historia[11].

En el cambio de siglo del XIX al XX, las teorías de Mahan revolucionaron el escenario mundial, con tres episodios muy importantes de la guerra en el mar, la Guerra de Cuba y Filipinas (1898), la Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905) y la Primera Guerra de los Balcanes (1912-1913). Mahan fue el primero en demostrar la gran importancia que tiene el dominio del mar, sus estudios se basaban en la historia de Inglaterra y ha tenido numerosos refractarios, empezando por el inglés Sir Julian Corbett del que hablaremos más adelante.

Alfred Mahan decía que la llave de la supremacía naval, está en el buque de línea, y el dominio del mar correspondería a la nación cuya flota de combate derrotase al oponente. Hubo discrepancias sobre esta teoría, y algunos escritores, entre los que destacó Julian Corbett, sugirieron que Mahan exageraba la capacidad de las flotas de combate. El bloqueo era aún la estrategia favorita, la doctrina se basaba en la destrucción de las fuerzas principales enemigas.

Corbett demostró más tarde[12], que dar demasiada importancia a la destrucción de la flota del enemigo confundía a los verdaderos estrategas. En su estudio sobre la Guerra Ruso-Japonesa nos dio una serie de lecciones que son de total aplicación a nuestro caso. Las condiciones geográficas de su teatro eran tan esencialmente marítimas que fueron claves las operaciones navales, empezando con el exitoso empleo sorpresivo de lanchas torpederas por los japoneses en Puerto Arturo en febrero de 1904, algo que a la postre sería decisivo para la derrota final de Tsushima en 1905[13]. Sin duda, una acción la de las lanchas japonesas que un submarino está más que capacitado a repetir. La Jeune École[14] francesa también redunda en eso, ya les hablamos de ello en el artículo sobre Irán que con muchos menos medios puede boquear Ormuz a la todopoderosa Marina de Estados Unidos (US Navy).

Según Corbett[15] la estrategia marítima, son los principios que rigen una guerra en la cual el mar es el factor sustancial, en nuestro caso lo limitamos al Estrecho de Gibraltar, hablando de Guerra Limitada. Corbett señalaba que la distinción entre una guerra limitada y una no limitada no descansaba por completo en el factor moral de Clausewitz, sino en el aislamiento estratégico del objetivo por el cual se hace la guerra, y aquí Corbett nos ponía por ejemplo la Guerra Ruso-Japonesa donde Japón consiguió aislar las fuerzas rusas de Puerto Arturo.

Más tarde, Henry Kissinger nos diría que una guerra limitada se hace para lograr objetivos políticos específicos[16], para lo cual se establece una relación entre la fuerza a emplear y el objetivo a lograr. Refleja un intento de influir en la voluntad del enemigo sin aplastarlo. Las condiciones que se van a imponer al enemigo deben ser atractivas para no continuar la lucha, es decir, luchar por objetivos específicos y no por la completa aniquilación mahaniana algo que pudimos comprobar en Perejil y la Operación Romeo-Sierra.

España desalojará la isla Perejil si Marruecos se compromete a no ocuparla  | España | EL PAÍS
Fragata Navarra y bandera en el Islote de Perejil (Armada Española)

Marruecos proclama su reivindicación sobre determinadas aguas y tierras de España: Ceuta, Melilla y los peñones e islas de la costa norteafricana, por ahora; Argelia mantiene una buena relación con España, pero no oculta sus intereses sobre su plataforma continental y unas aguas reclamadas por ambos países.

Veamos a continuación cómo debemos prepararnos.

La Marina Argelina y su capacidad submarina/antisubmarina

El actual presidente de Argelia es Abdelmadjid Tebboune, ganó las elecciones presidenciales de diciembre y es probable que permanezca en el cargo hasta 2024. Al igual que la mayoría de los países, las autoridades argelinas se están centrando en el reinicio de la actividad económica que se ha visto gravemente afectada por el coronavirus. Esto es incluso más acuciante en Argelia, ya que la caída de los precios del petróleo significa que el gobierno de Tebboune no puede extender el apoyo financiero a las empresas y a los hogares, lo que hace imposible reiniciar su economía no petrolera.

La amenaza para la seguridad de Argelia viene de los grupos islamistas militantes transnacionales, células que operan desde Libia o Malí, y es algo que es clave en su política exterior que busca establecer medidas para fomentar la paz en esos dos países y profundizar la cooperación regional sobre una base multilateral y bilateral, especialmente en seguridad.

Mantener una relación constructiva con Europa es otra de sus prioridades, aquí España ocupa un lugar preferente dada las transacciones económicas que mantienen, siendo un destino importante para las exportaciones argelinas de gas natural, algo que solo se ve empañado por la inmigración ilegal y los problemas de los derechos humanos.

China ocupa otro lugar preferente y muestra esfuerzos por fomentar un mayor vínculo comercial y de inversión con su Ruta de la Seda. Las inversiones se mantendrán a corto plazo, aunque actualmente se hayan reducido a raíz del brote de coronavirus y el impacto negativo en la economía mundial, pero no hay duda de que continuarán más adelante cuando el mundo se recupere de la pandemia. El gobierno argelino también ha tratado de impulsar sus relaciones con Turquía, con miras a aumentar el comercio y las inversiones bilaterales entre las que se encuentra la compra de material para la defensa, especialmente vehículos aéreos no tripulados UAV (del inglés unmanned aerial vehicle).

Las relaciones con Marruecos seguirán siendo tensas, ambos países planean construir bases militares cerca de la frontera que les une y sigue realizando reclamaciones territoriales, disputándose el Sáhara Occidental, aunque el conflicto entre ambos países sigue siendo bastante improbable.

La Marina Argelina cuenta con material de muy diversas fuentes, destacan Alemania, China, Italia y Rusia. Sin hacer un repaso a todas las unidades, vamos a ver las unidades más modernas que supongan una amenaza a nuestros submarinos y a nuestras costas. Para empezar, sus principales bases navales se encuentran situadas en Argel (1ª Región), Mers-el-Kebir (2ª Región), Jijel (3ª Región) y Annaba (Sede de la Guardia Costera).

En unidades de superficie destaca las fragatas clase Meko que han comprado a Alemania y que constituyen sin duda, una enorme amenaza a nuestros submarinos. Se tratan de las fragatas clase Radii, Erradi F-910 y El-Moudamir F-911, dos modernas fragatas de la familia Meko A-200 construidas en Alemania para Argelia. Se tratan de las unidades de superficie más grandes que tienen los argelinos, a excepción del buque de desembarco y apoyo logístico de la clase San Giorgio Kalaat Beni Abbes L-474.

Fragata Meko Radii, Erradi F-910 (Charly015/Bornhoit)

Las fragatas clase Radii cuentan con 120 metros de eslora, desplazan 3.500 toneladas a plena carga y pueden portar nada menos que 16 misiles antibuque RBS-15. También cuentan con un sistema de superficie-aire Umkhonto con 32 celdas de lanzamiento verticales, un cañón de 127 mm Oto Melara, dos cañones de 27 mm y tubos lanzatorpedo MU90 de Eurotorp.

Capaces de alcanzar hasta los treinta nudos, su hangar está preparado para albergar un helicóptero Super Lynx. Los medios electrónicos incluyen, un radar de vigilancia Sea Giraffe AMB-3D y una dirección de tiro Ceros 200 de Saab. Respecto a guerra antisubmarina además de los torpedos cuenta con un sonar de casco de Atlas Elektronik, así como sistemas antimisil MASS y antitorpedo WASS de Rheinmetall.

También cuentan con material chino, las fragatas del tipo C-28A o clase Adhafer, unos buques de 120 metros de eslora y 2.880 toneladas de desplazamiento que pueden alcanzar los 28 nudos. El armamento incluye 8 misiles antibuque C-802, un sistema de superficie-aire HQ-7 FM, copia del Crotale francés con 8 misiles por batería, un cañón de 76 mm, dos sistemas multitubo de 30 mm y 2 tubos lanzatorpedo. El C-28A argelino puede operar un helicóptero Super Lynx con capacidades antibuque y antisubmarino, y cuenta con sonar y un radar de vigilancia SMART-S.

C28A-El-Fateh921.jpg
Corbeta El Fateh F-921 de la clase C28A (Ataf Dahloumi)

Estos nuevos buques de combate se suman a las tres viejas fragatas clase Koni rusas de 96,4 metros de eslora y 1900 toneladas de desplazamiento que entraron en servicio entre 1980 y 1984, y que se han beneficiado recientemente de una modernización; así como las tres corbetas clase Nanuchka II de 59,3 metros de eslora y 700 toneladas de desplazamiento que la marina argelina ha sido capaz mantener desde la década de los ochenta, y que se suman a otras cuatro corbetas de construcción local clase Djebel Chenoua de 58,4 metros de eslora y 540 toneladas de desplazamiento, todo este material es bastante viejo pero sigue estando operativo.

Nombre y Numeral

Observaciones

Erradi (910)

Fragata Meko A-200, entrada en servicio en 2016.

El-Mouadamir (911)

Ídem, entrada en servicio en 2016.

Adhafer (920)

Corbeta C-28A, entrada en servicio en 2015

El Fatih (921)

Ídem, entrada en servicio en 2016.

Ezzadjer (922)

Ídem, entrada en servicio en 2016.

Fragatas y Corbetas Marina Argelina (Jane’s y autor)

Además, la Marina Argelina ha experimentado un crecimiento bastante espectacular en sus capacidades anfibias con la llegada de su primer buque de desembarco y apoyo logístico que se menciona antes de la clase San Giorgio, el Kalaat Beni Abbes L-474 entregado en 2014 por Fincantieri y que desplaza 9.000 toneladas.

El Kalaat Beni Abbes mide 142,9 metros de eslora y está equipado con el radar ANER, 16 misiles superficie-aire Aster 15, un cañón de 76 mm y dos cañones de 25 mm, y puede operar tres barcazas LCM (del inglés Landing Craft Mechanized) y tres LCVP (del inglés Landing Craft Vehicle Personnel), así como otros barcos y lanchas ligeras.

El Kalaat Beni Abbes está diseñado para transportar hasta 5 helicópteros con dos puntos de toma en cubierta y un ascensor que sirve hasta a un hangar, capaz de albergar a 440 soldados con sus vehículos, incluyendo 15 tanques y un hospital con 50 camas y un quirófano.

El Kalaat Beni Abbes mejora significativamente las capacidades ofrecidas por los otros dos buques de desembarco de tanques, el Kalaat Beni Hammed y el Kalaat Beni Rached de 93 metros de eslora y 2.450 toneladas de desplazamiento, que llevan en servicio desde 1984.

Buque anfibio Kalaat Beni Abbes L-474 (G. Parodi)

En el lado del submarino, las fuerzas argelinas también se están fortaleciendo con los cuatro nuevos submarinos clase Kilo, versión del Proyecto 636M, Sidi Ahmed Rais S-022, Akram Pacha S-023, Ouarsenis S-031 y Hoggar S-032. Los dos primeros son de 2010 y los dos siguientes fueron encargados en 2014 y entregados en 2019. Se suman los dos primeros submarinos clase Kilo del Proyecto 877E, el Rais Hadj Mubarek S-012 y El Hadj Slimane S-013, ambos de la década de los ochenta y modernizados entre 2005 y 2007 el primero, y entre el 2010 y 2011 el segundo.

Recordemos que la columna vertebral de las exportaciones submarinas rusas sigue siendo el Proyecto 877 y el Proyecto 636, conocidos colectivamente por la OTAN como la clase Kilo, aunque sean muy diferentes entre sí.

Submarinos Argelinos en Mers el-Kebir (Marina Argelina)

Todos ellos tienen unos setenta metros de eslora, más de 3.000 toneladas de desplazamiento en inmersión y tienen capacidad para portar hasta 18 torpedos, minas o misiles. Los cuatro últimos están preparados, entre otras cosas para lanzar misiles de crucero rusos de ataque a tierra Kalibr[17].

Los argelinos realizaron el primer lanzamiento de estos misiles Kalibr, en un ejercicio de fuego real, desde dos submarinos clase Kilo 636M, el pasado 29 de septiembre de 2019, en aguas próximas a Orán. El ejercicio, recordemos, el primero de este tipo, consistió en golpear objetivos terrestres y fue supervisado por el teniente general Ahmed Gaïd Salah que fallecería poco después de ataque al corazón.

Nombre y Numeral

Observaciones

Rais Hadj Mubarek (012)

En servicio desde 1987, modernizado en 2005.

El Hadj Slimane (013)

En servicio desde 1988, modernizado en 2011.

Sidi Ahmed Rais (022)

Kilo mejorado, en servicio desde 2010.

Akram Pacha (023)

Kilo mejorado, en servicio desde 2010.

Ouarsenis (031)

Kilo mejorado, en servicio desde 2019.

Hoggar (032)

Kilo mejorado, en servicio desde 2019.

Submarinos Marina Argelina (Jane’s y autor)

Por lo tanto, vemos que el poder naval de Argelia, aunque todavía limitado, está creciendo significativamente. Sin embargo, en su defecto vemos que sus unidades son de diversas fuentes, diferentes países proveedores y diferentes sistemas, lo que no debe ser fácil para la logística, mantenimiento, interoperabilidad e incluso, para la formación de sus dotaciones.

A pesar de estas posibles dificultades, la Marina Argelina es la segunda más potente del Norte de África[18]. Esto permite a Argelia a responder a las amenazas del crecimiento de ciertas marinas regionales, como la de Marruecos, y a garantizar la defensa de sus aguas contra amenazas irregulares garantizando el tráfico marítimo en sus líneas de comercio, según Global Firepower Argelia ocupa el puesto 28 y Marruecos el 57, con España en el puesto 20 muy cerca de Argelia.

Submarinos Marina Argelina (Jane’s y autor)

Es difícil prever un enfrentamiento directo con España dado que nos unen más cosas de las que nos desunen. España sigue siendo el tercer cliente de Argelia, con 3.580 millones de dólares y una cuota del 10,97 %[19]. Argelia está aumentando su influencia en el Mediterráneo y ha empezado a hacer reclamaciones sobre aguas que hasta hace poco[20], podíamos considerar nuestras, pero son cuestiones fácilmente dirimidas en tribunales internacionales como el de Tribunal Internacional de la Ley del Mar de Hamburgo (ITLOS del inglés International Tribunal for the Law of the Sea) o bien, con acuerdos diplomáticos[21].

Inkedforo naval litigio ampliación aguas ZEE argelia marruecos españa (15)_LI
Reclamación de aguas por Argelia (Foro Naval)

La Marina de Marruecos y su capacidad antisubmarina

La situación política de Marruecos es la más frágil que ha vivido el monarca Mohamed VI desde que accediera al trono en julio de 1999. El reino se enfrenta a crecientes amenazas a la estabilidad social en medio de aumentos de la frustración popular. Es el principal desafío a corto plazo y ha empezado a acelerarse debido a la pandemia.

El Partido de la Justicia y el Desarrollo de Marruecos, un partido islamista, es el que actualmente gobierna el país en coalición con otros partidos minoritarios y se prevé que mantenga el control del gobierno hasta 2024. Sin embargo, se trata de una coalición amplia y fragmentada, lo que ralentiza la gestión y corre el riesgo de poder fragmentarse si se agudiza el descontento popular.

Marruecos es un socio natural para España por cercanía geográfica. De hecho, el conjunto de las exportaciones e inversiones entre España y Marruecos suponen ya más del 10% del PIB marroquí. Marruecos es un mercado prioritario para España, siendo su primer socio comercial de las regiones de África del Norte (60% de las exportaciones totales españolas a la región fueron a Marruecos) [22].

El aumento del desempleo debido al Covid-19 empieza a provocar cada vez más protestas y está ejerciendo una presión permanente sobre el régimen, un régimen cada vez más entredicho y que ha visto pasar muy cerca la tormenta de las Primaveras Árabes. El descontento socioeconómico, sigue siendo elevado, especialmente en las regiones menos desarrolladas como Alhucemas, pero la estabilidad general no se ve amenazada gracias al poder de sus fuerzas policiales y militares. El reino muestra esfuerzos por reformar el entorno fiscal y empresarial, pero por ahora, están siendo superados por la emergencia para hacer frente a las consecuencias económicas mundiales de la pandemia.

En los últimos años, Marruecos se ha librado en gran medida de los ataques terroristas de grupos yihadistas del norte de África y del Sahel, pero el riesgo de ataques es alto, ya que los niveles de actividad extremista y las simpatías que la población siente hacia estos movimientos parecen ser sustanciales a nivel nacional. Sin embargo, el gobierno disfruta de una reconocida y prestigiosa fuerza antiterrorista, como puso de relieve el desmantelamiento de unas células terroristas en septiembre pasado.

La mejora de las relaciones con Argelia sigue siendo una asignatura pendiente. La frontera terrestre está cerrada desde 1994. Aunque existen contactos y se producen algunas visitas bilaterales, sigue habiendo roces y diferencias de fondo en temas bilaterales y regionales, como por ejemplo la crisis de Mali y el Sahel. También hemos vivido un regreso al conflicto activo entre las fuerzas de seguridad de Marruecos y el Frente Polisario, un movimiento que busca la independencia del territorio del Sáhara Occidental sobre el que Marruecos reclama la soberanía y en el que también se enfrentan a Argelia, está última en el bando del Polisario.

En amarillo, el territorio ocupado por el Frente Polisario (Internet)

La migración irregular sigue siendo una fuente de tensiones intermitentes entre Marruecos y la Unión Europea (UE). Sin embargo, dada la posición estratégica de Marruecos, como punto de partida para los migrantes, seguimos esperando que utilice estos movimientos migratorios como herramienta de presión a España y al resto de países de la UE lo que obliga a aumentar el apoyo político y financiero, en parte con el objetivo de reducir los flujos migratorios y aliviar la presión de las fronteras.

Precisamente en línea con lo anterior, han estado mejorando la cooperación con Alemania, con la que firmaron tres acuerdos en julio de este año por un valor superior a 830 millones de dólares.

Número total de inmigrantes irregulares que llegaron a España en 2019, por país de origen (Statista)

Marruecos seguirá apostando por el programa de divulgación diplomática y económica en el que participa los 17 Países del África Subsahariana (SSA del inglés Sub-Saharan Africa). También busca unirse a la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (CEDEAO)[23]. Sin embargo, este proceso seguirá retrasándose por la persistente resistencia de algunos miembros de la CEDEAO, habida cuenta de las preocupaciones sobre el aumento del poder de Marruecos y las malas relaciones con Argelia, que apoya la independencia del Sáhara Occidental.

La Marina de Marruecos cuenta con 7.800 hombres entre los que se incluyen 1.500 infantes de marina divididos en dos batallones de infantería naval. Las principales bases navales se encuentran en Agadir, Alhucemas, Casablanca (Cuartel General), Dakhla, Kenitra, Safi y Tánger.

La principal unidad que tienen es la fragata Mohamed VI F-701, una fragata de la clase FREMM de origen francés que desplaza 4.600 toneladas con una eslora de 137 metros, 28 nudos de velocidad máxima. Inicialmente el contrato, solo es por una fragata, aunque hay fuentes que citan dos unidades. La principal característica o capacidad son sus 16 celdas para el misil Aster 15 de la francesa MBDA, un cañón Oto Melara de 76 mm y medios antisubmarinos, sin duda la mayor amenaza a los submarinos españoles. Las FREMM están equipados con la última generación de sonar remolcado VDS (del inglés Variable Depth Sonar) desarrollado por Thales.

Fragata FREMM Mohammed VI F-701 (Marina de Marruecos)

La siguiente unidades a valorar son las fragatas clase Floreal, también de origen francés que desplazan 2.950 toneladas, una eslora de 93,5 metros y una velocidad máxima de 20 nudos. Se trata de una fragata marcadamente antisuperficie y antiaérea con dos lanzadores de misiles Exocet MM38 antibuque y dos sistemas Matra Simbad de defensa antiaérea, además de un cañón Oto Breda de 76 milímetros.

Ambas fragatas tienen capacidad de llevar un helo embarcado.

Fragata floreal Mohammed V F-611 (Los Barcos de Eugenio)

Nombre y Numeral

Observaciones

Mohammed VI (701)

En servicio desde 2013, construidas por la francesa DCNS.

Mohammed V (611)

En servicio desde 2002.

Hassan II (612)

En servicio desde 2002.

Fragatas grandes de la Marina de Marruecos (Jane’s y autor)

Siguiendo con otras unidades, tenemos las fragatas o mejor corbetas clase Sigma de unas 2.000 toneladas de desplazamiento, 100 metros de eslora y una velocidad máxima de 28 nudos. También cuenta con dos tubos lanzatorpedos de la casa EuroTorp MU90, un cañón Oto Melara de 76 mm, cubierta de vuelo para un helicóptero y un pequeño hangar.

Nombre y Numeral

Observaciones

Tarik Ben Ziyad (613)

En servicio desde 2011, construida por la holandesa Damen Schelde Naval Shipbuilding.

Sultan Moulay Ismail (614)

En servicio desde 2012.

Allal Ben Abdellah (615)

En servicio desde 2012.

Fragatas de la Marina de Marruecos (Jane’s y autor)
Fragatas Sigma Tarik Ben Ziyad F-613 (Internet)

El resto de las unidades de la Marina de Marruecos, entre las que se incluyen una corbeta de la clase Descubierta, Lieutenant-Colonel Errahmani F-501, se tratan de unidades ya un poco viejas y que no suponen una gran amenaza para los submarinos. Es poco probable que España y Marruecos fuesen a un conflicto abierto.

El Submarino en las Operaciones Navales

En la guerra naval, los submarinos disfrutan de varias ventajas tácticas considerables: la discreción, la obtención de inteligencia, y la contundencia de su ataque. La discreción les permite ser los únicos que se pueden aventurar en zonas controladas por el enemigo. Esta misma discreción les permite recolectar inteligencia en una posición adelantada que permite estar prevenidos ante la presencia de fuerzas navales enemigas mucho antes de que éstas nos puedan detectar.

La Alianza Atlántica, en su Concepto Estratégico de 2010, destacaba la importante contribución de los submarinos a la estrategia marítima de la Alianza. El documento expone que los submarinos, con su discreción y capacidad para operar cerca de la costa, llevan a cabo importantes misiones aunque limitadas, tales como inteligencia, operaciones especiales y ataque con misiles a tierra. Esto es lo que denomina el almirante Lacoste como contundencia del ataque del submarino, mediante torpedos o misiles antibuque lanzados en inmersión[24].

La notable mejora experimentada en los sistemas de comunicaciones de los submarinos, al ser dotados de comunicaciones por satélite, ha hecho posible que las operaciones de apoyo a fuerzas en la mar o a mandos en tierra evolucionen de apoyos de área hacia apoyos más complejos y eficaces. Esta información, al ser obtenida de forma encubierta por su discreción y capacidad para evitar ser detectado, permite asegurar que el oponente no vaya a modificar su conducta habitual, y aunque haga exploraciones previas para cerciorarse de que no está siendo vigilado, llevará a cabo sus emisiones y actividades en su creencia errónea de que no hay ninguna plataforma de inteligencia en la zona.

La gran permanencia del submarino con patrullas de hasta un mes de duración permite conocer las rutina y horarios del oponente, por ejemplo, obtener el llamado fingerprint[25] de un radar que solo transmite en una determinada frecuencia, un determinado día de la semana, reservándose ese modo para caso de conflicto, o la firma acústica de la última fragata adquirida que solo navega en tránsitos cortos.

En casos extremos, los submarinos hemos visto que pueden entrar en aguas territoriales, evitando ser detectados o avistados y así obtener inteligencia de infraestructuras portuarias, playas, telecomunicaciones y correlacionar las emisiones con las plataformas que tengamos en nuestras bases de datos de inteligencia (acústica o ACINT, imágenes o IMINT, electrónica o ELINT, comunicaciones o COMINT, etcétera).

La capacidad de obtención de inteligencia estará determinada por los equipos de que disponga el submarino, lo que resulta muy variable de unas unidades a otras. Todos los submarinos modernos cuentan ya con un mástil optrónico con cámaras visuales, IR, térmica, telemetro laser, equipos de escucha de comunicaciones y de guerra electrónica, grabadores acústicos y terminal satélite para la transmisión de datos en tiempo real.

Los submarinos de ataque convencionales explotan esta ventaja practicando su táctica preferida: la emboscada; su método es sorprender, golpear y evadirse. En comparación con los submarinos nucleares, estas operaciones no son fáciles de realizar, porque son lentos en su desplazamiento, pero en cambio, eso es una ventaja en estrechos angostos.

Naval Group y el Barracuda podría ser la opción para Marruecos (DCNS)

El estratega hábil y el táctico consumado buscan sorprender al adversario, y el submarino es el medio más hábil para la sorpresa. En la mar, la sorpresa se da mucho, las acciones violentas son particularmente frecuentes y breves solo debemos recordar el hundimiento del ARA General Belgrano, una acción que se redujo a minutos, los minutos que tardó un torpedo de carrera rectilínea de la Segunda Guerra Mundial recorrer las millas que le separaban de su blanco. La guerra en el mar es una guerra de movimiento de un género particular. En el mar no hay fortificaciones, fronteras visibles, ni ocupación del terreno. En este ambiente el submarino puede recurrir a sus armas, que les da un enorme alcance.

La primera arma que portaron los submarinos fueron botalones con explosivos en la Guerra de Secesión. Sería Isaac Peral en 1889, el primero en emplear los torpedos autopropulsados eléctricamente, desde un submarino en inmersión, la principal arma de los submarinos todavía hoy. El torpedo desde entonces, 131 años nos separa, ha conseguido mejoras, en velocidad, guiado, alcance y en seguridad de funcionamiento. Ha llegado a ser mucho más eficaz gracias a la filoguía, y a su cabeza acústica activa y pasiva que le permite esquivar las contramedidas y las maniobras evasivas de los blancos.

1889 El buque submarino Peral en el momento de lanzar un torpedo - La  Opinión de Murcia
Primer lanzamiento de un torpedo desde un submarino en inmersión (La Verdad)

Los submarinos también pueden llevar misiles antisuperficie, semejantes a los que utilizan los buques y los aviones. El misil va colocado en una cápsula que se lanza desde el tubo lanzatorpedos y recorre el trayecto que le separa de la superficie, donde larga la capsula que le protege y enciende el propulsor convirtiéndose en un enorme proyectil que se dirige a gran velocidad a ras de las olas, hacia su objetivo un blanco de superficie.

Misil lanzado desde un submarino (Lacoste)

Gracias a estas armas, los nuevos torpedos cuentan con alcances de más de 50 kilómetros y los misiles más de 200 kilomentres, pueden atacar desde muy lejos sus objetivos, estando a su vez fuera del alcance de los contraataques. Estas armas de una gran potencia ofensiva, da a los submarinos una baza suplementaria que contribuye a ser muy útiles para eliminar las escasas fuerzas que tienen Argelia y Marruecos como hemos visto en los apartados anteriores, como hicieron las lanchas japonesas torpederas en Puerto Arturo pero incluso, con mayor ocultación.

El submarino dispone de un grado de libertad mayor que el de un buque de superficie, además que puede cambiar su rumbo, el submarino, suma que es capaz de modificar su inmersión, su cota o profundidad.

El Submarino AIP como Arma Estratégica

Según la Enciclopedia Británica las armas estratégicas son aquellas que poseen la capacidad de atacar la fuente del poder militar, económico o político del enemigo. Desde que en 1885 un joven teniente de navío Peral proyectase su submarino, han pasado más de 135 años, convirtiéndose el submarino en lo que se conoce como Capital Ships[26]. En este sentido recomiendo el post publicado por el teniente de navío Federico Supervielle donde se hacía un comparativa entre los mejores submarinos convencionales, muchos de ellos con AIP.

Esto fue posible gracias a la llegada del primer submarino nuclear, el USS Nautilus en 1954, y más tarde, los submarinos convencionales con propulsión independiente del aire AIP (del inglés Air-Independent Propulsion) que vieron sus primeros proyectos con el submarino Walter a finales de la Segunda Guerra Mundial. Todos ellos, nucleares o AIP, cuentan actualmente con capacidad de lanzamiento de misiles de crucero y misiles de ataque a tierra, evolucionado completamente el arma submarina convencional y convirtiéndola en un arma estratégica, en el caso de los submarinos AIP, los Capital Ships de las marinas modestas.

Los éxitos que cosecharon los submarinos alemanes en el Mediterráneo durante la Primera Guerra Mundial contra el tráfico mercante fueron superados en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial por los submarinos Guppy de la US Navy. Algo que resultó clave también en 1982 la última guerra que enfrentó a submarinos, la Guerra de las Malvinas, donde un HMS Conqueror puso fuera juego a toda la flota de la Armada Argentina y un solitario ARA San Luis puedo haber tenido también un papel trascendental y haber cambiado la historia si la preparación no hubiera fallado.

El hundimiento del crucero ARA General Belgrano por el HMS Conqueror forzaría a los argentinos a poner a salvo sus unidades, restringiendo sus operaciones navales durante el conflicto, lo que demuestra que la acción táctica de un solo submarino logra un efecto trascendental para el desarrollo de las operaciones[27]. Por el contrario, el ARA San Luis, único submarino que le quedaría a Argentina, fue una constante preocupación para el Almirante Woodward. Según él, si el submarino argentino hubiera logrado hundir un portaviones, Argentina hubría ganado la guerra, lo que muestra que el hundimiento de un portaviones, que puede ser considerado un símbolo del poder militar de una nación, tiene repercusiones también estratégicas.

Los submarinos desde su creación han sido capaces de lograr efectos a nivel estratégico, no obstante, por diferentes razones no siempre han sido decisivos para el resultado de los conflictos. En la Guerra de las Malvinas, por el lado británico podemos decir que sí, y si los argentinos hubiesen contado con un número suficiente para disuadir al gobierno de Margaret Thatcher, también, habría podido cambiar el devenir del conflicto sin intercambiar un solo tiro. Argentina falló en la preparación, necesitaba mantener la presencia de sus submarinos para suponer una amenaza real.

En los escenarios litorales los submarinos tienen la capacidad de proyectar el poder naval sobre tierra, es decir, mediante ataques de misiles sobre blancos costeros o mediante la inserción en tierra de fuerzas especiales. Además, pueden apoyar y proteger una fuerza naval antes de un desembarco. En este sentido, la misión tradicional de guerra antisubmarina ha experimentado un aumento de la importancia por la pérdida de capacidades de los medios antisubmarinos de superficie y aéreos tras la caída del bloque soviético, un hecho que hizo que todas las marinas abandonasen esa capacidad, tan necesaria actualmente.

El sistema AIP permite al submarino permanecer en cota profunda sin necesidad de subir a cota snorkel para cargar sus baterías, una de las debilidades históricas del submarino diésel-eléctrico. Esta ventaja le permite una mayor permanencia, necesitando en el peor de los casos de solo dos unidades para cubrir ambos accesos del Estrecho, con un tercero alistado y un cuarto preparándose, sin tener en cuenta mantenimientos que incrementarían el número de unidades.

La velocidad de un submarino AIP no difiere demasiado con uno puro convencional, pero teniendo en cuenta que el Estrecho separa África y Europa por solo 8 millas náuticas de agua, lo hacen ideal para ese escenario de guerra en el litoral. Las nuevas baterías de iones de litio permitirán alcanzar velocidades de tránsito más altas, pero por ahora no son necesarias para el S-80[28], aunque Navantia esté trabajando en ello, sin duda, para otros escenarios sí será necesaria contar con esa velocidad.

Infografía del submarino clase Soryu japonés de Fede Supervielle
Los tres últimos Soryu están dotados con baterías Li-ion (Federico Supervielle)

El ejemplo lo tenemos en el sudeste asiático, donde vemos competir a los submarinos convencionales chinos con la todopoderosa US Navy. En esta región, el submarino de propulsión nuclear no reemplaza al submarino de propulsión diésel-eléctrica. El rendimiento de los submarinos convencionales es más limitado, pero a todos los efectos permite obtener una capacidad suficiente. Por eso, está siendo exportado con tanto éxito por las principales potencias navales que lo producen, como Rusia, Alemania, Francia o China.

El submarino convencional se beneficia de dos ventajas esenciales. Su avance tecnológico le permite ser la plataforma naval más discreta que existe, diluyéndose en los océanos, además, permite a armadas sin capacidad de Blue Waters de actuar en determinados nodos marítimos estratégicos, gracias a su capacidad de discreción en misiones de inteligencia y a su disuasión al tener siempre capacidad de atacar en cualquier momento. Para el que no lo conozca, una marina de aguas azules es una fuerza marítima capaz de operar a nivel mundial, esencialmente a través de las aguas profundas y abiertas de los océanos.

En un mar cerrado como el del Sur de China, la propulsión diésel-eléctrica sigue siendo una ventaja, ya que el submarino no necesita viajar largas distancias y, desde la década de 1990, la nueva capacidad de propulsión AIP otorga aun mayor autonomía. Si esto es válido para los países del sudeste por qué no para el Estrecho de Gibraltar que es incluso más angosto que el Mar del Sur de China.

Proliferación submarina en el sudeste asiático (Institut Jacques Cartier)

Los submarinos convencionales no pueden competir con las capacidades de los submarinos nucleares en alta mar, ni con las grandes fuerzas de superficie que no es el caso de Argelia ni Marruecos pero además, por el contario, se muestran ideales para las misiones de protección de zonas económicas exclusivas (ZEE), en estrechos o Choke Points y a lo largo de las rutas marítimas. Sus capacidades les hacen ser ideales para desarrollar estrategias navales autónomas en un intento por reducir el equilibrio asimétrico de poder[29].

España verá incrementadas estas capacidades con el nuevo submarino S-80 que dispondrá de los más modernos equipos en una plataforma muy silenciosa, con modernos sistemas de mando y control para el flujo continuo de información, un sistema de propulsión AIP de alta tecnología y autonomía que permitirá, ampliar las zonas de patrulla, y por último, una capacidad de ataque con misiles como elemento estratégico de indudable valor.

Un submarino AIP como el S-80 une en gran medida las ventajas del submarino diésel a las del submarino nuclear, siendo el arma ideal que el Estrecho requiere, capacidad de permanencia debajo del agua y maniobrabilidad. Pero para potenciar su valor estratégico debe contar con armas como el misil Tomahawk y misiles Harpoon, algo que esperemos llegue con el tiempo en el caso del TLAM (del inglés Tomahawk Land Attack Missile).

Conclusiones

La primera conclusión a la que llegamos es la convicción de la improbabilidad de guerra con nuestros vecinos del Sur y que, si por algún error ocurriese, el conflicto sería breve como vimos en el caso del incidente del Islote de Perejil. Esto lógicamente es por la misma disuasión y diplomacia que realiza la Armada, y por ello, no hay que confiarse manteniendo el gasto en defensa y la inversión en la industria naval, componentes de la estrategia marítima y de la gran estrategia que decía Corbett.

La segunda conclusión es la necesidad de disponer de unidades preparadas, submarinos que en parte cumplirán las misiones tradicionales navales en tiempo de paz y estén también preparadas para esos incidentes de guerra limitada, en este escenario, los submarinos creo que ocupan un lugar preferente en este aspecto y en el tercero que veremos a continuación.

La tercera conclusión es que hay diferentes clases de guerra, apostando por una guerra limitada en el caso que nos ocupa, una guerra en la que se pueden ver implicadas nuestras fuerzas navales, en este caso una guerra gris contra las comunicaciones marítimas siguiendo los principios de Corbett y de la Jeune École. Al igual que en Puerto Arturo, los submarinos cubren perfectamente este aspecto.

Los submarinos pueden cumplir las tres misiones, se tratan del instrumento más flexible y que mejor conjuga disuasión con presión política. Recordemos, la cualidad principal de los submarinos es la discreción, un día podemos estar visitando un puerto en clara labor de diplomacia y otro, realizando una patrulla para detectar nodos de comunicación y radares antiaéreos.

En las guerras limitadas modernas hacen falta armas cada vez más tecnológicas, el submarino ofrece la ventaja de poder graduar su presencia, algo que hizo en la Operación Romeo-Sierra cuando se recuperó el Islote de Perejil, pero para ello tenemos que tener el dominio del aire, lo que permitirá negar el acceso, en las famosas operaciones anti-acceso y de negación de área o A2/AD (del inglés anti-access/area denial).

El actual entorno estratégico, en el que aumenta la importancia de las misiones no tradicionales mientras que disminuye la probabilidad del enfrentamiento directo, obliga a apostar por la capacidad de proyección de ataque a tierra desde el mar. Para ello es imprescindible que el submarino cuente con un arma como el Tomahawk para los blancos en tierra y con el Harpoon para su defensa contra las unidades de superficie antisubmarinas, algo que contempla el NSR del S-80 (del inglés NATO Staff Requirement).

No podemos olvidarnos de las armas clásicas del submarino, el sónar. La combinación de sensores pasivos modernos, como el sónar remolcado y el sónar de flanco, con torpedos pesados de largo alcance pone al submarino S-80 en una situación en la que tiene una enorme ventaja en la detección y el ataque frente a las unidades de superficie.

El poder naval juega un papel importante en la proyección del poder, tanto por apoyo directo a las operaciones en tierra como por la acción independiente en la mar. La posición dominante de la geografía española en una zona clave de la estrategia mundial como es el Estrecho de Gibraltar y sus accesos, ha quedado asentada a lo largo de nuestra historia. En síntesis, la influencia de la geografía es fundamental en la estrategia naval.

Geográficamente, el Estrecho es escaso. No es ni del Atlántico ni del Mediterráneo, una zona de mezcla de aguas con una acústica muy particular que beneficia al submarino. Estratégicamente es extenso y posee una importancia y trascendencia propia. En este orden, su estrategia está en íntima relación con la de España, una relación que nos obliga a definir su propia estrategia, lo que lleva a preparar bien su defensa.

La mayor amenaza que tiene España puede que no venga del mar, la población extranjera sigue aumentando y los problemas irán surgiendo, tanto con esta población inmigrante como con el crecimiento de movimientos racistas opuestos a esta inmigración. La llave la tiene Marruecos y ante eso, no cabe ninguna acción naval de nuestros submarinos por eso debemos establecer una Gran Estrategia.

Población extranjera de España en 2020, por nacionalidad (Statista)

Los estrechos o Choke Points son puntos clave para cualquier estrategia. Su control, en muchos casos, puede tener consecuencias decisivas en el resultado de un conflicto terrestre. Realizar operaciones de búsquedas en estrechos requiere la capacidad de navegar en aguas restringidas que limitan el empleo de sensores y de las armas, debido a lo constreñido del área.

En el Mediterráneo Occidental Argelia ha modernizado su arma submarina con cuatro nuevos submarinos clase Kilo mejorada y Marruecos ha manifestado su intención de crear un arma submarina, apoyándose en Rusia, que con la clase Kilo ofrece submarinos diésel-eléctricos modernos, silenciosos y a un precio bastante asequible o en Francia con sus Scorpene o Barracuda. Esta creciente proliferación de submarinos debe incidir en nuestra mejora en medios antisubmarinos con la F-110 como primer exponente de nuestra capacidad de lucha contra los submarinos y con un relevo para nuestros aviones de patrulla marítima del que hablé en un post para Global Strategy.

Decía Otto Groos que la elección de la forma de la guerra dependía del objetivo político, ya limitado por su naturaleza o bien de otro equivalente de carácter también limitado que permiten obrar en unas condiciones estratégicas con unos límites ya definidos. Corbett, demostraría que Clausewitz, sin saberlo, dio la mejor explicación científica al hecho de que Inglaterra, un país insular y relativamente pequeño, conquistase los mares en el siglo XIX.

Un país pequeño y con un ejército bastante reducido, pudo llevar a cabo tremenda empresa gracias a su poder naval, a expensas de las grandes potencias militares del continente, y ello se debió precisamente a la aplicación de una guerra con objetivos limitados, solo factible a aquellas potencias insulares, en nuestro caso termino también válido al hacernos los Pirineos insular. Unas potencias insulares que posean el dominio del mar y sean capaces de aislar el objetivo de la lucha.

España ha apostado por el S-80, un submarino de diseño nacional y con un sistema AIP que permitirá aumentará su capacidad submarina de manera significativa. Sin duda, el fitted para el misil de ataque a tierra debe ser una de las mejoras a introducir en el corto plazo para equipararnos y mejorar las capacidades respecto a Argelia.

Es necesaria una sólida base de industria de Defensa capaz de construir submarinos, algo que constituye un valor estratégico en sí mismo. El conocimiento permite su fabricación en serie y una mayor independencia de tecnologías externas, lo que contribuye al aumento de la seguridad nacional. Además, permite apoyar y fortalecer países amigos y aliados, lo que le da al país cierto grado de influencia en diferentes regiones.

Se me olvidaba, no he mencionado la Estrategia de Seguridad Marítima Nacional, pero ya avisé al principio, solo trataba de dar algo de luz a un tema tan complejo como es la estrategia naval de un país como España, una nación marítima por su configuración geográfica, por su historia y por el lugar que entendemos debe ocupar la mar en nuestro porvenir, y que por desgracia no ocupa, solo hay que echar un vistazo a la citada Estrategia donde nada se habla del submarino.

Para finalizar, podemos afirmar que si España tiene una razón para tener una estrategia naval es precisamente por la importancia del Estrecho. Las características geoestratégicas del Estrecho imponen la acción activa de España y la Armada, el Estrecho es el paso para el resto del mundo, para España es nuestra espina dorsal, la Armada debe materializar su presencia y su control, algo que obliga a plantearse el dominio que definía Mahan. De ahí que la operación naval por excelencia sea la vigilancia, una misión que debe garantizar nuestra seguridad.

Notas

  1. Morales Morales, S. (2019). Conversatorio de estrategia marítima. Revista general de marina. 276-1, pp. 121-134.
  2. Guerrero, A. (25-2-2020). Disponible en: https://global-strategy.org/submarinos-el-siguiente-paso-de-la-marina-de-guerra-de-marruecos/ (Consulta 13/10/2020).

  3. Infodefensa (18-5-2020). S-80 Plus. El submarino más avanzado del mundo. Perfiles IDS.

  4. Villarejo, E. (2-10-2019). Argelia, segundo país mediterráneo con capacidad de ataque a tierra desde un submarino. Disponible en: https://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/otros-temas/argelia-submarino-misiles.html (Consulta 13/10/2020).
  5. Canales, P. (18-8-2015). Mohamed VI compra a Putin un sofisticado submarino que tendrá su base en el estrecho de Gibraltar. Mil21. Disponible en: https://www.mil21.es/noticia/200/claves/mohamed-vi-compra-a-putin-un-sofisticado-submarino-que-tendra-su-base-en-el-estrecho-de-gibraltar.html (Consulta 16-10-2020).

  6. Coutau-Bégarie H. (1987). La Potencia Marítima: Castex. Servicio de Publicaciones del Ejército, Madrid: pp. 29.

  7. Lacoste P. (1987). Estrategias Navales del Presente. Servicio de Publicaciones del Ejército, Madrid.

  8. Chaliand, G. Y Rageau, J.P. (2020). Atlas estratégico: geopolítica de las relaciones de fuerza en el mundo. Alianza Editorial, Barcelona.

  9. Aunque el Dialogo 5+5 considera también incorpora a Libia y Mauritania, la realidad geográfica es que solo son Marruecos, Argelia y Túnez.

  10. García González, J. I. (2015). El diálogo 5+5 y la iniciativa 5+5 de defensa. Revista UNISCI. Nº. 39, pp. 273-286

  11. Mahan, A. (1974). La Influencia del Poder Naval en la Historia. Escuela de Guerra Naval, Madrid.

  12. Hattendorf J.B. (2014). Theorist of Maritime Strategy: Sir Julian Corbett and his Contribution to Military and Naval Thought. Journal of Strategic Studies. 37(1). pp. 165-167.

  13. Corbett, J. (2015). Maritime Operations in the Russo-Japanese War, 1904-1905: Volume 1 y 2. Naval Institute Press, Annapolis.

  14. Røksund, A. (2017). The Jeune École: The Strategy of the Weak. Brill Academic, Leiden.

  15. Corbett J. S. (1963). Algunos Principios de Estrategia Marítima. Escuela de Guerra Naval, Madrid.

  16. Kissinger, H. (1957). Nuclear Weapons and Foreign Policy. Council on Foreign Relations, Nueva York.

  17. Archus, D. (1-10-2019). Algerian Kilo Class Submarine Conducts Kalibr Missile Firing.Naval News. Disponible en: https://navalnews.net/algerian-kilo-class-submarine-conducts-kalibr-missile-firing/ (Consulta 16-10-20).

  18. Las Fuerzas Armadas Nacionales Populares o QMSW (القوات المسلحة الشعبية الوطنية) de Argelia son junto a las egipcias, la más temible máquina militar de África. Rodríguez Rodríguez, Y. (31-12-2019). Argelia una amenaza real. Revista Ejércitos. Disponible en: https://www.revistaejercitos.com/2019/12/31/argelia-una-amenaza-real/ (Consulta 16-10-20).

  19. Ficha de Argelia (Julio 2020). Oficina de Información Diplomática (Ministerio de Exteriores). Disponible en: http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/ARGELIA_FICHA%20PAIS.pdf (Consulta 16-10-20).

  20. El nuevo conflicto de Argelia y Marruecos por la ampliación unilateral de sus aguas limítrofes con España. Foro Naval. Disponible en: https://foronaval.com/2020/02/21/4963/ (Consulta 16-10-2020).

  21. Ver acuerdos en vigor entre los reinos de España y Marruecos: http://www.emb-argelia.es/index.php/relacionesbilaterale/tratados-agreements (Consulta 16-10-20).

  22. Ficha de Marruecos (Julio 2020). Oficina de Información Diplomática (Ministerio de Exteriores). Disponible en: http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/MARRUECOS_FICHA%20PAIS.pdf (Consulta 16-10-20).

  23. La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) es un grupo regional de 15 países fundado en 1975. Su misión es promover la integración económica en todas las áreas de la actividad económica, especialmente la industria, el transporte, las telecomunicaciones, la energía, la agricultura, los recursos naturales, el comercio, los asuntos monetarios y financieros, los asuntos sociales y culturales.

  24. Conte de los Ríos, A. (2010). Empleo de los submarinos en operaciones de inteligencia. Revista general de marina. 259-1, pp. 61-70.

  25. El fingerprint o huella, son las variaciones que hay entre la señal detectada de un radar a otro, siendo ambos del mismo modelo. Un término muy característico entre los operadores de guerra electrónica.

  26. Los buques capitales de una marina son sus buques de guerra más importantes; generalmente son los barcos más grandes en comparación con otros barcos de guerra en su respectiva flota. Un buque capital es generalmente un buque líder o principal en una flota naval.

  27. Woodward, J. y Robinson, P. (1992). One Hundred Days: The Memoirs of the Falklands Battle Group Commander. Naval Institute Press, Annapolis.

  28. Conte-Rios, A. y Pelegrin-Garcia, J.D. (2020). A Revolution in Submarine Propulsion. Proceedings Naval Institute. Nº 146(10), pp. 44-47.

  29. Themelin, V. (2017). Stratégie maritime – Le sous-marin d’attaque dans la géopolitique d’Asie du Sud-Est. Revue Défense Nationale, 796(1), 115-117.

Últimas entradas de Augusto Conte de los Ríos (ver todo)

 


Las opiniones expresadas en este documento son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial Ejércitos.

Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier medio sin licencia otorgada por la editorial. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la editorial.


 

Be the first to comment

Leave a Reply