S300VM «Antey 2500»

y la organización de la defensa aérea en Rusia

Conflictos como los de Siria o Libia han vuelto a poner sobre el tapete el papel de los sistemas de defensa aérea de origen ruso/soviético y, de paso, han renovado el interés de muchos potenciales clientes. Además, casos como el de Turquía, país que ya es usuario del S400 Triumph (lo que le ha costado ser apartada del programa JSF F-35), no han hecho sino conceder todavía mayor protagonismo a estos sistemas. A lo largo de estas líneas intentaremos explicar el porqué de las diversas variantes, su integración dentro de la defensa aérea en Rusia y también profundizar en un sistema en concreto, el S300VM «Antey 2500».

Uno de los sistemas ADMS más versátiles y poderosos disponibles para la exportación por parte de la Federación Rusa es el Almaz-Antey S300VM «Antey 2500» en realidad una variante modernizada del sistema SAM de origen soviético Antey S300V 9K81 / SA-12. De igual forma el S300VM es la base del sistema SAM para las fuerzas rusas S300V4, siendo la principal diferencia entre estos sistemas el uso exclusivo del misil 9M82MD de 400 Km de alcance por la versión doméstica S300V4.

La descripción que la empresa estatal Rosoboronexport hace en su catálogo de productos de defensa aérea es el siguiente:

«El sistema de misiles de defensa aérea móvil (ADMS) «Antey-2500» está diseñado para atacar aviones tácticos y estratégicos actuales y futuros (incluyendo aquellos que incorporan tecnología STEALTH), misiles balísticos intermedios (IRBM), misiles balísticos de teatro, misiles balísticos tácticos (TBM), misiles aerobalísticos y de crucero, así como aviones de alerta temprana y control aerotransportados, sistemas de ataque, de reconocimiento y plataformas ECM de merodeo.

El ADMS es capaz de llevar a cabo operaciones independientes y es un módulo de misiles antibalísticos autónomo que proporciona la destrucción de los BMs de alcance intermedio y más corto con rangos de lanzamiento de hasta 2.500 km».

En términos generales la familia S-300V es más capaz y versátil que los sistemas de la familia S300P / S400, debido al amplio abanico de objetivos a abatir, su alta movilidad y robustez, aunque cuentan con un hándicap importante: su alto coste de adquisición.

A pesar de existir un nombre genérico de familia S300 con orígenes conceptuales similares, son líneas de sistemas SAM divergentes desde su desarrollo y que generaron dos ramas o diseños únicos para cumplir con sus clientes dentro de la fuerzas de defensa aérea soviética. Es el caso de la rama Almaz S300P para V-PVO y la rama Antey S300V para PVO-SV. Se tiende a mezclar o confundir ambos sistemas que a pesar de compartir una nomenclatura genérica, S300, son sistemas distintos. Por ello es necesario entender cómo se encontraba organizada la defensa antiaérea soviética y la organización actual de su heredera rusa.

Familia S300/400. Fuente – Wikipedia

La organización de la defensa aérea en la URSS

Lo primero que hemos de entender para poder aclararnos entre las diferentes denominaciones, es que los sistemas antiaéreos soviéticos se encontraban agrupados en dos ramas bien diferenciadas: las Tropas de Defensa Aérea o V-PVO y la Defensa Aérea de las Tropas terrestres o PVO-SV.

Tropas de Defensa Aérea (V-PVO)

Antes de la reforma de las fuerzas armadas soviéticas del año 1949, formalmente la defensa aeroespacial del territorio soviético era responsabilidad de la fuerza aérea soviética o VVS. A partir de esa reforma se separó de las VVS una nueva rama independiente conocida como las Tropas de Defensa Aérea V-PVO.

Esta nueva rama organizada en distritos y regiones poseía su propia cadena de mando, emplazamientos de radar y academias de formación. A su vez, esta organización defensiva estaba subdividida en tres ramas con objetivos específicos:

  • Las Tropas Radiotécnicas, encargadas de la operación de toda la red de radares de alerta temprana;
  • La Aviación Interceptora, encargada de interceptar y derribar todos aquellos vuelos hostiles dentro del territorio soviético y;
  • Las Tropas de Misiles Antiaéreos que mediante sistemas SAM se encargaban de la defensa de activos estratégicos de interés militar dentro del territorio soviético a distintas cotas.

Hasta 1998 la V-PVO monopolizó toda la defensa aérea en la URSS y Rusia, momento en el que estas tropas fueron puestas de nuevo dentro del organigrama de las VVS.

Algunos ejemplos de sistemas ADMS usados por este cuerpo en sus distintas variantes a través de su historia son los siguientes, llegando a acumular centenares de lanzadores de sucesivos modelos como los S25 (SA-1), S75 (SA-2), S125 (SA-3), S200 (SA-5) o los S300P (SA-10)-, además de más de un millar de aeronaves incluyendo no sólo cazabombarderos (MiG-31, Su-27…), sino también aparatos de alerta temprana (Tu-126 y A-50).

La URSS llegó a contar con aviones de alerta temprana A-50 destinados a sus tropas de defensa aérea o V-PVO.

Defensa Aérea de las Tropas Terrestres (PVO-SV)

En 1948 las fuerzas terrestres soviéticas debieron renunciar a todos sus activos de defensa aérea con el fin de crear el nuevo ente centralizado, el V-PVO. Luego de una reestructuración de las Tropas de Defensa Aérea en 1958, las fuerzas terrestres recuperaron el derecho a formar unidades tácticas de defensa aérea y a partir de allí crear una nueva unidad bajo control de las fuerzas terrestres e independiente del V-PVO. Esta unidad se conoció desde entonces como la Defensa Aérea de las Tropas Terrestres o PVO-SV.

Mediante una mezcla de artillería antiaérea, MANPADS y sistemas SAM, la PVO-SV tenía como misión defender a las unidades terrestres en contra de amenazas aéreas a distintas alturas y distancias, durante sus avances. De ahí la necesidad de alistar sistemas autopropulsados y altamente móviles, de forma tal que puedan acompañar a las fuerzas terrestres durante su avance para asegurar el paraguas antiaéreo, algo nada sencillo, pero muy útil. Un buen ejemplo de la puesta en práctica de esta doctrina la encontramos en la guerra de Yom Kippur de 1973 por parte árabe, algo que complicó sobremanera la reacción israelí.

Entre los muchos sistemas ADMS, MANPADS y AAA utilizados por este cuerpo a través de la historia nos encontramos con los siguientes modelos:

  • S75 (SA-2)
  • S125 (SA-3)
  • ZSU-37-2
  • ZSU-23-4
  • 2K11 (SA-4)
  • 2K12 (SA-6)
  • 9K31 (SA-9)
  • 9K32 (SA-7)
  • 9K33 (SA-8)
  • 9K34 (SA-14)
  • 9K35 (SA-13)
  • 9K37 BUK (SA-11)
  • 9K310 (SA-16)
  • 2K22 (SA-19)
  • 9K38 (SA-18)
  • 9K81 S-300V (SA-12)
  • 9K330 TOR (SA-15)
La evolución en cuanto a material de la fuerza de defensa aérea de las tropas terrestres ha sido muy importante, a pesar de lo cual en su día sistemas como los S75 plantearon un serio problema al bloque occidental y sus aliados.

La organización de la Defensa Aérea en Rusia

Tras acometer sucesivas reformas durante los últimos años de la era soviética y los primeros años de la nueva Rusia, las defensas antiaéreas actuales de este país han quedado encuadradas en dos ramas desde el año 2015. Básicamente se conserva la fórmula soviética de mantener una defensa antiaérea estratégica territorial y una defensa antiaérea táctica para las tropas terrestres.

La defensa aérea estratégica del territorio nacional, que realiza su labor básicamente mediante sistemas SAM (antigua V-PVO), ha quedado bajo responsabilidad de las Fuerzas Aeroespaciales de la Federación Rusa (VKS), específicamente en el Comando de Defensa del Aire y el Espacio. Entre los sistemas actualmente en uso se cuentan los siguientes:

  • S300PMU2 (SA-20)
  • 40R6 S400 (SA-21)
  • 96K6 Pantsir-S1 (SA-22)
  • 50R6A S350

De igual forma, la Defensa Aérea de las Tropas Terrestres (PVO-SV) continua siendo la segunda rama de defensa aérea encargada de brindar paraguas antiaéreo a las fuerzas terrestres rusas, tal como lo viene haciendo desde 1958. Entre sus sistemas, encontramos los siguientes:

  • 9K37M BUK M2 (SA-17)
  • 2K22M1 Tunguska M1 (SA-19)
  • 9K338 IGLA-S (SA-24)
  • 9K331M TOR-M2 (SA-15)
  • 9K81M S300V4 (SA-23)
  • 9K333 VERBA (SA-25)
  • 9K317M BUK-M3

Dicho esto, y ahora que ya conocemos aunque sea de forma somera la organización de la defensa aérea en Rusia, ya podemos entrar en las denominaciones, que suelen ser fuente de confusión, aunque en realidad la distinción es muy sencilla, como veremos a propósito de la familia S-300:

  • Cuando el sufijo «P» acompaña a la designación -por ejemplo al hablar del S300PMU2-, lo que tenemos es que se trata de un sistema ADMS autopropulsado de largo alcance destinado a la defensa aérea estratégica territorial y asignado a la VKS.
  • Cuando es el sufijo «V» el que acompaña a la designación S-300 -por ejemplo al hablar del S300V4-, se trata de un sistema ADSM autopropulsado de largo alcance destinado a la defensa aérea táctica de cuerpos de ejército y asignado a la PVO-SV.

Más allá de las denominaciones y al menos en línea generales -aunque siempre con precaución- se pueden diferenciar los sistemas asociados a las VKS por su diseño, ya que utilizan chasis sobre ruedas. En cambio, los asignados a la PVO-SV suelen recurrir a chasis sobre orugas. Además, estos últimos suelen ser más robustos y precisar de mantenimientos rápidos y sencillos, son más independientes y necesitan de tiempos de despliegue/repliegue muy cortos dada la necesidad de acompañar a las tropas y de reaccionar con premura en escenarios muy cambiantes. Claro está, esto último tiene su contraparte en cuanto a costes de adquisición y de operación, que son mayores que los de sus contrapartes de ruedas.

Lejos de contar con un único modelo en servicio y pese a la polivalencia de sistemas como los «Antey 2500» o los «S400», Rusia cuenta con sistemas específicos para cada rango de alcance. En la imagen un vehículo perteneciente al sistema de alcance medio 9K317M BUK-M3. Autor – Vladislav Perminov.

S300VM «Antey 2500»

A finales de la década de los 60, la PVO-SV tenía un paraguas antiaéreo bastante amplio y que cubría prácticamente todas las cotas y distancias. Para ello recurría a equipos autopropulsados, utilizando una combinación de SPAAG, MANPADS y SAM, suficiente para afrontar las amenazas aéreas (aviones y helicópteros, pero también misiles de crucero, por ejemplo) que podía emplear en su contra la OTAN. El entramado se organizaba en diversas capas, para cada una de las cuales se recurría a un sistema diferente, como sigue ocurriendo en la actualidad. En aquellos tiempos, los protagonistas eran los siguientes:

  • 2K11 (SA-4) para la defensa aérea de largo alcance.
  • 2K12 (SA-6) para la defensa aérea de rango medio.
  • 9K33 (SA-8), 9K31 (SA-9) y ZSU-23-4 para la defensa de punto a baja altura.

Hacia mediados de la década de los 70 ya era obvio que la combinación anterior no era suficiente para lo que la OTAN estaba alineando en sus inventarios, sobre todo en el área del SEAD y EW. De igual forma, la incorporación masiva de misiles tácticos balísticos y misiles de crucero consecuencia de la Second Offset Strategy y la incipiente RMA de la Información suponía también un reto para el que la URSS no estaba convenientemente preparada, y es que el escalón superior representado por el SA-4 era insuficiente. Estos retos, aunque en menor medida, también se presentaban a las tropas de defensa territorial.

Es en este escenario en el que se plantea el desarrollo de un nuevo sistema antiaéreo de largo alcance del cual derivó la familia S-300, encargada de sustituir a los S200/SA-5 de la PVO y 2K11/SA-4 de la PVO-SV y que se dividiría también en dos variantes. La primera versión en ver la luz, ya a finales de los 70, fue el S300P (SA-10), construido por Almaz para la PVO.

A pesar de que el sistema S300P en su primera versión era autopropulsado, utilizaba misiles de combustible sólido y tenía gran alcance y alta cota, no resultaba idóneo para la PVO-SV entre otras cosas, por poseer un tren de rodaje a ruedas, un rendimiento mediocre contra objetivos aerobalísticos y también contra objetivos aerodinámicos a baja cota. Es decir, que si bien era un buen sistema contra aeronaves, especialmente cazabombarderos y aviones de alerta temprana, bombarderos, etc, no lo era contra misiles y cohetes.

Imagen extraída del catálogo del sistema «Antey 2500» publicado por Almaz-Antey.

Es así como, basándose en el requerimiento inicial para la familia S-300, la compañía Antey desarrolló un nuevo sistema ADMS que sí pudiese cumplir con las exigencias de la defensa aérea de las tropas terrestres. Estas pedían un diseño capaz de afrontar amenazas aerodinámicas y aerobalísticas (doble rol SAM-ABM) a toda cota y velocidad, así como con la capacidad de detectar y destruir objetivos de bajo RCS. Por supuesto, el nuevo sistema antiaéreo debía ser autopropulsado, poseer una alta movilidad todo terreno, beneficiarse de un rápido despliegue/repliegue y ser lo suficientemente robusto frente a las duras condiciones del campo de batalla. Además, debía contar con una muy alta resistencia a las contramedidas electrónicas.

La respuesta para las necesidades planteadas fue el S300V/SA-12 de Antey, sistema antecesor al S300VM/SA-23. Este introducía en una chasis sobre orugas el primer ADMS autopropulsado del mundo con doble rol SAM-ABM capaz de defender un área de más de mil kilómetros cuadrados de terreno de cualquier amenaza táctica aerodinámica y aerobalística de la cual dispusiera la OTAN en los años 80 del siglo pasado, a cualquier altura y a velocidades supersónicas, siendo además capaz de trabajar en ambientes de alto ECM. Para el año de 1988 este sistema estaba plenamente integrado en la defensa aérea de los cuerpos de ejército soviéticos.

Maqueta del sistema Antey 2500.

Ya entrados los años 90 y disuelta la Unión Soviética, la grave crisis económica obligó al país a reinventar la industria de armamento heredada de la URSS para poder seguir subsistiendo el respaldo del estado soviético, cliente hasta entonces suficiente para costear cualquier desarrollo y ofrecer la carga de trabajo necesaria. Entre los primeros cambios encontramos la desaparición o la fusión de diversos consorcios armamentísticos como medio para lograr una mayor eficiencia y competitividad en el mercado internacional de armas. Es así como se lleva a cabo la fusión entre las dos corporaciones de las que hemos hablado, surgiendo la nueva Almaz-Antey, empresa que está detrás de la familia S300.

La reorganización del sector no era suficiente para sobrevivir, pues el estado ruso difícilmente podría comprar un número suficiente de sistema como para asegurar el futuro de la nueva empresa. Se optó por la exportación como forma de garantizar el necesario flujo de ingresos, ofreciendo con el respaldo del estado sistemas que hasta hacía poco tiempo solo se consideraban o para la propia URSS o para aliados muy cercanos, dadas sus características. Además, se crearon nuevas versiones para la exportación y se ofrecieron numerosos paquetes de mejora para los sistemas ya en uso.

Vehículos radar y de mando y control del sistema «Antey 2500». Fuente – Almaz-Antey.

Uno de estos sistemas a comercializar y que era relativamente nuevo, era el S300V. Una versión que fue profundamente modernizada con el objetivo de ofrecerse exclusivamente a la exportación (debido a la crisis económica de las fuerzas armadas rusas a finales de la década de los 90 que no permitía adquirir nuevos equipos) mejorando aún más sus ya por entonces extraordinarias capacidades. Posteriormente, pasada ya una década desde la entrada en servicio del S300V, vería la luz el S300VM del que hablamos hoy. Las mejoras introducidas fueron múltiples:

  • Afectaron a la electrónica y la capacidad de cómputo de los módulos de combate, así como a la presentación de datos gracias al amplio uso de pantallas LCD en sustitución de las antiguas CRT).
  • Se produjo la sustitución del radar 9S15 por el 9S15ME, del 9S19 por el 9S19ME y del 9S32 por el 9S32ME) y gracias a ello se logró la detección de objetivos a mayores distancias (el alcance instrumental pasó de 250 Km en el 9S32 a 400 Km en el 9S32ME) y frente a menores RCS (se pasó de detectar objetivos de hasta 0,05 mts2 en S300V a objetivos de hasta 0,02 mts2 en el S300VM).
  • Se sustituyeron los misiles 9M82 y 9M83 por los 9M82ME y 9M83ME respectivamente lo que se tradujo en mayores alcances en los misiles interceptores (el rango máximo pasó de 100 Km en el 9M82 a 250 Km en 9M82ME) con aumento de su maniobrabilidad (la capacidad de maniobra del misil 9M83ME pasó de las 20 G a 30 G) y mejora de la electrónica abordo (componentes electrónicos más modernos y discretos que ocupan menos espacio), por lo tanto aumentó sus capacidades de intercepción (la velocidad máxima de los objetivos pasó de 3000 m/sg a 4500 m/sg).
  • Por último, se mejoraron los tiempos de respuesta frente a las amenazas detectadas, pasando de 15 segundos a 7,5 segundos.

Es por ello que muchos considerarían que, en realidad, se trataba de un nuevo sistema y no de una simple mejora del ya en servicio. Esto queda demostrado al asignarle la OTAN una nueva denominación, en este caso SA-23, distinta a la del sistema del cual procede, el SA-12.

Composición del sistema «Antey 2500». Fuente – FAV-Club.

Composición

Luego del proceso de reingeniería que llevó a la creación del Antey 2500 y de las nuevas capacidades del radar 9S32ME, la composición del conjunto (compuesto por varios vehículos entre radares, lanzadores, mando y auxiliares) fue simplificada al reducirse los tipos de lanzadores. Esto llevó a una operación más práctica y con menos unidades en comparación con el S300V, al pasar de cuatro modelos de vehículos lanzadores a sólo dos en el S300VM:

  • TELAR (transporter erector launcher and radar) 9A83ME para los misiles 9M83ME (Gladiator).
  • TEL (transporter erector launcher) 9A84ME para los misiles 9M82ME (Giant).
A la izquierda vehículo TELAR 9A83ME portando cuatro misiles 9M83ME y a la derecha vehículo TEL 9A84ME portando dos misiles 9M82ME. Créditos Vitaly V. Kuzmin.

No hay vehículos TELAR 9A82 para los misiles Giant, ni TEL 9A85 para los misiles Gladiator, que sí están presentes en el S300V . Por cierto, que el lector ha de tener en cuenta que algunos artículos suelen incluir estos vehículos debido a que se desconocía la composición exacta del S300VM como versión de exportación mejorada del S300V y se pensaba que conservaría la misma configuración de lanzadores.

Respecto a la orgánica, al igual que vimos a propósito de los S400 Triumph, el batallón es la unidad orgánica de despliegue típica para este sistema ADMS, conservando en este aspecto la conformación que su antecesor S300V, aunque con menos vehículos. De estar forma, cada batallón está conformado por cuatro baterías, tres batallones componen un regimiento y tres regimientos conforman una brigada.

En el caso del S300VM/V4 y a nivel de brigada, el control es centralizado mediante un sistema automatizado de comando y control ASU Polyana-D4M1 9S52M1 trabajando en conjunto con un puesto automatizado de procesamiento de datos de radar PORI-P3. También se suele complementar el despliegue anterior con un radar de alerta temprana 1L13-3 NEBO SV 2D en banda VHF para la adquisición de objetivos de bajo RCS.

El batallón, que como hemos dicho es la unidad fundamental, está integrado por su parte por los siguientes elementos:

1) Una unidad de detección y señalización (DDU) compuesta por:

  • Un puesto de comando (CP) 9S457ME.
  • Un radar de vigilancia MESA 3D de 360º 9S15ME en banda S, con un alcance instrumental de 500 Km y 60 Km de altura.
  • Un radar PESA de vigilancia 3D sectorial 9S19ME en band X, con un alcance instrumental de 400 Km y 240 Km de altura.

2) Hasta cuatro baterías SAM, cada una de ellas conformada por:

  • Un radar PESA 3D multicanal de guía de misiles (MMGR) 9S32ME en banda X con alcance instrumental de 400 Km y 250 Km de altura.
  • Hasta seis TELAR 9A83ME capaces de transportar cuatro misiles 9M83ME cada uno.
  • Hasta seis TEL 9A84ME capaz de transportar dos misiles 9M82ME cada uno.

Cada batería puede contar con hasta 24 misiles 9M83ME y hasta 12 misiles 9M82ME. Respecto a sus capacidades de seguimiento y guía, de forma individual pueden enganchar hasta 6 blancos de forma simultánea y guiar 12 misiles.

3) Una unidad de mantenimiento técnico y equipos auxiliares de composición variable, conformada por:

  • Grupos electrógenos.
  • Talleres móviles.
  • Equipos de comunicación.
  • Vehículos de recargas de misiles.
  • Grúas
S-300V_-_Engineering_technologies_2012_(8).jpg
A la izquierda canisters contentivos de misiles 9M83ME. Al centro puesto de comando 9S457ME. A la derecha radar autopropulsado 3D 9S15ME. Créditos Vitaly V. Kuzmin.

Sistema de guía del S300VM

El 9K81M S300VM, fabricado por el conglomerado ruso Almaz-Antey, es un sistema móvil de defensa aérea ADMS de guiado terminal por radar semiactivo, TSARH (Terminal Semi Active Radar Homing) con correcciones de medio curso vía enlace de datos.

Un sistema de guiado TSARH es aquel en que la etapa de iluminación del blanco por el radar de onda continua (CW) se da en el segmento terminal del vuelo del misil, para que este guiado por el rebote de las ondas de radar se oriente para la intercepción y destrucción del blanco.

La primera etapa de navegación de medio curso puede emplear varios modos que ayudados por las actualizaciones ascendentes vía enlace de datos que envía la batería con el update del blanco empleando la antena montada en el mástil de los vehículos TELAR y que a su vez funciona como iluminador de onda continua. En el misil los datos son recibidos por las antenas que van montadas en las superficies cruciformes traseras.

Los misiles 9M82ME y 9M83ME poseen una unidad de computo para generar los patrones de navegación proporcional de medio curso, una unidad inercial que proporciona la ubicación espacial del misil y un buscador semi activo radar, SARH para la orientación final del misil con el objetivo.

En el caso del S300VM se emplean dos modos de navegación de medio curso:

  • Navegación por buscador asistido por guía desde tierra, SAGG (Seeker Aided Ground Guidance).
  • Navegación inercial ayudada desde tierra, GAI (Ground Aided Inertial).

Pero antes de avanzar, expliquemos brevemente los conceptos antes mencionados.

  • Seeker Aided Ground Guidance, SAGG: Mediante este sistema de navegación de medio curso la batería genera un patrón de intercepción del objetivo con los datos del radar. Esta patrón es enviado mediante comandos por data link ascendente al misil, que en conjunto con los datos inerciales propios genera una trayectoria optima de intercepción. Sólo durante los tres últimos segundos de navegación antes del impacto, es que el blanco es iluminado por el radar CW con la finalidad de que el misil afine vía SARH la precisión. Este sistema es una refinación de la guía de comandos.
  • Ground Aided Inertial, GAI: A diferencia del método anterior los cálculos de la trayectoria de medio curso se efectúan en el misil con los datos del blanco suministrados por el lanzador y cargados al ordenador digital del misil antes de su lanzamiento, más los datos de la posición del misil que brinda la unidad inercial. Con estos elementos la computadora del misil genera su trayectoria de medio curso con navegación proporcional, la cual es corregida con las actualizaciones del blanco que haga vía data link la batería. Entre los tres a diez últimos segundos de vuelos del misil el blanco es iluminado por el radar de CW para que el misil efectúe la intercepción mediante SARH.

En condiciones de poca o nula interferencia ECM, se suele emplear la navegación de medio curso vía SAGG, ya que esta ofrece una rápida respuesta a los cambios de curso del objetivo y una alta precisión, además expone a no más de tres segundos la iluminación CW lo que limita las posibilidades de jamming contra el buscador del misil. En contra está el hecho de que la comunicación vía enlace de datos debe ser constante entre el lanzador y el misil con un flujo continuo de datos radar del objetivo por parte del MMGR al TELAR.

Por el contrario, cuando las condiciones del campo de batalla son de alta interferencia ECM, se emplea la navegación de medio curso GAI, en dónde los equipos electrónicos abordo del misil se encargan de generar la navegación proporcional de medio curso, apoyado en las correcciones, de ser necesarias, que ofrezca el lanzador como actualizaciones de medio curso del objetivo vía data link. Debido a los márgenes de error que presenta la navegación inercial, es necesario un tiempo mayor de iluminación CW, para corregir el curso del misil con respecto al blanco.

Misil 9M82ME dentro de su canasta. Fuente – Wikimedia Commons.

Radares de vigilancia y adquisición de blancos

La unidad de detección y señalización se encarga de vigilar el espacio aéreo asignado empleando el radar de vigilancia de 360º 9S15ME para objetivos aéreos y el radar de vigilancia sectorial 9S19ME empleado para la localización de misiles balísticos.

El 9S15ME es un radar 3D MESA de 360º de escaneo en banda S totalmente autopropulsado con capacidad IFF. Posee un alcance instrumental de hasta 500 Km de distancia y 60 Km de altitud.

Emplea dos modos de barrido; 1) uno lento de 5 RPM capaz de detectar un objetivo tipo caza (RCS 5 mts2) a unos 315 Km y; 2) uno rápido de 10 RPM optimizado para la detección de misiles tácticos balísticos (TBM) a unos 130 Km de distancia y aeronaves tipo caza a unos 180 Km. Puede gestionar hasta 250 objetivos por barrido.

El 9S19ME es un radar autopropulsado 3D PESA de escaneo sectorial en banda X con capacidad IFF. Posee un alcance instrumental máximo de 400 Km de distancia y 240 Km de altitud.

Se emplea para la adquisición y seguimiento de objetivos balísticos y aerodinámicos de alta velocidad y pequeño tamaño bajo ambientes de alto clutter y ECM. Posee tres modos de operación:

  • El primero se emplea para la adquisición de objetivos tipo misiles balísticos de rango intermedio (IRBM) con un escaneo de 90º en el azimut y entre 26º y 75º en la elevación, teniendo un alcance de entre 75 Km y 175 Km para este tipo de objetivos, pudiendo manejar hasta 16 blancos de forma simultánea.
  • El segundo modo se emplea para la adquisición de misiles supersónicos en una zona de 60º en el azimut y entre 9º y 50º en la elevación, con un alcance de entre 18 Km y 166 Km.
  • El tercer modo es similar al segundo y se emplea para la adquisición de blancos aerodinámicos en entornos de alto jamming.
Radar 9S15ME.
Radar 9S19ME.

Operación del sistema antiaéreo S300VM

Los datos obtenidos por los radares de vigilancia (9S15ME y 9S19ME) son procesados por el puesto de comando 9S457ME, el cual es capaz de seguir 65 blancos simultáneamente y designar 24 de ellos. Estos blancos serán transferidos a algunas de las cuatro baterías SAM para intentar su destrucción.

Mediante la operación automática del batallón, el puesto de mando designa y controla la adquisición de blancos por parte de los radares 9S32ME de las batería SAM. A su vez el 9S32ME controla hasta los seis TELAR que conforma una batería para que estos efectúen el enlace data link con el misil e iluminen mediante CW al blanco.

En el modo de operación autónomo cada batería mediante el empleo del radar multicanal de guía de misiles MMGR 9S32ME puede adquirir los blancos y guiará, dependiendo la naturaleza de la amenaza, hasta 12 misiles contra un máximo de 6 blancos de forma simultánea.

MAKS_Airshow_2013_(Ramenskoye_Airport,_Russia)_(521-19).jpg
Radar 3D MMGR 9S32ME. Crédito Vitaly V. Kuzmin.

Una vez enganchado el objetivo por el radar MMGR de la batería correspondiente y dependiendo de la naturaleza y prioridad del objetivo, se designará un lanzador 9A83ME o 9A84ME para el lanzamiento de uno o dos misiles interceptores.

La estación de radar 9S32ME con los datos de azimut y elevación del objetivo controlará la antena de iluminación CW y data link del TELAR que tenga mejor línea de visión (LOS) con el objetivo alineando la misma con la amenaza. A su vez se comienza los cálculos para generar la solución de intercepción para efectuar el disparo.

Una vez orientada la antena de iluminación y obtenida la solución de intercepción idónea comienza se envían los comandos al lanzador designado y comienza la secuencia de disparo, cargando al computador del misil los datos del blanco y la solución de intercepción generada previamente. Luego se efectúa el lanzamiento de uno o dos misiles de forma secuencial.

Los misiles son expulsados de su silo mediante un sistema de lanzamiento en frío. Una vez alcanzada la altura de seguridad motores de pulso orientan el misil en la dirección e inclinación deseada lo que le permite rápida respuesta contra objetivos a baja altitud y corta distancia y en cualquier dirección, para luego encienda la etapa de aceleración o booster que se quemará en la etapa inicial del vuelo, para que luego de paso a la etapa principal o motor de sustentación.

Dependiendo el modo de navegación seleccionado, SAAG o GAI, el misil recibirá comando de datos continuos con la solución de intercepción para su orientación al blanco o comandos de corrección de medio curso para ayudar a la navegación inercial. Estos comando y/o correcciones son generadas por el MMGR en su etapa de barrido en dónde sigue al blanco o blancos y a el misil o misiles.

Ya en la última etapa de vuelo del misil, tres segundo mediante navegación SAAG o diez segundos mediante navegación proporcional GAI, el radar 9S32ME ordena la iluminación del blanco por alguno de los seis TELAR disponibles con su antena parabólica irradiando al objetivo con ondas continuas de haz estrecho para bloquear el objetivo mediante frecuencia doppler y que a su vez la señal sea captada por el sistema de guía SARH del misil.

Se emplea una espoleta de proximidad para detonar la carga bélica de 150 Kg a 0.3 segundos antes del impacto, con patrón de fragmentación controlable. También se cuenta con una espoleta de autodestrucción en caso de que el misil falle el objetivo.

Esquema de los misiles Gladiator y Giant

Misiles

El sistema S300VM, al igual que su predecesor el S-300V emplea dos tipos de misiles, a saber:

  • El 9M82ME «Giant» para blancos balísticos y aerodinámicos de alto valor/multiplicadores de fuerza (AWACS, aviones de reabastecimiento en vuelo, guerra electrónica…).
  • El 9M83ME «Gladiator» para blancos aerodinámicos.

Los misiles 9M82ME son transportados de dos en dos en canisters 9Ya238 por los vehículos TEL 9A84ME y los 9M83ME en número de cuatro en canisters 9Ya240 por los vehículos TELAR 9A83ME.

Respecto a su diseño, los misiles recurren al característico diseño cónico, siendo alimentados por combustible sólido. Cuentan con dos etapas, una primera impulsora o booster y una segunda sustentadora. El lanzamiento vertical facilita el perfil de vuelo parabólico del misil empleado para optimizar los alcances, en dónde este llega a un punto de apogeo para luego aprovechando la gravedad efectuar una maniobra de zambullida contra el objetivo a menor altura. El control de dirección se efectúa mediante control vectorial del empuje (TVC) durante la primera etapa y en la segunda etapa utilizando las cuatro superficies de control en planta cruciforme.

Para blancos aerodinámicos, los misiles 9M82ME tienen una envolvente de enganche de hasta 250 Km. Para los misiles 9M83ME su alcance es de hasta 130 Km.

Para blancos tipo misiles/cohetes, los interceptores 9M83ME tienen un alcance teórico de 40 Km contra misiles tácticos balísticos (TBM). Para amenazas del tipo misiles balísticos de alcance intermedio (IRBM) y misiles balísticos (BM) el alcance es de 30 Km para los 9M82ME.

Por iniciativa del propio fabricante, durante el año 2003 se empezó a trabajar en una mejora del sistema S-300VM, conocida como S-300VMD. Esta versión introdujo el nuevo misil 9M82MDE para el sistema S300VM «Antey 2500», que tiene un alcance extendido de hasta 350 Km. Aunque el misil se encuentra disponible como «plus» para los usuarios del S-300VM, se desconoce si ha sido adquirido por alguno de ellos. Lo interesante es que este nuevo misil emplea el mismo contenedor y lanzador del 9M82ME.

Esto le da capacidad al sistema S300VM de contar con tres vectores diferentes, lo que hace posible cubrir la distancia corta (misil 9M83ME de hasta 130 Km de alcance), media (misil 9M82ME de hasta 250 Km de alcance) y larga (9M82MDE de hasta 350 de alcance), aumentando su polivalencia.

Misil «Giant»

Usuarios del sistema antiaéreo S300VM

Hasta la fecha sólo se conocen dos usuarios de exportación del «Antey 2500»: Venezuela y Egipto. Venezuela adquirió una batería de este sistema, que fue entregada al país iberoamericano en el año 2013. El otro usuario, Egipto, recibió durante el año 2017 al menos un batallón completo del S300VM, aunque se desconoce el número total de equipos adquiridos por el régimen de El-Sisi.

El «Antey 2500» ha sido exportado al Egipto de El-Sisi.

Desarrollos posteriores

Luego de finalizar con éxito las pruebas de lanzamiento de misiles el 31 de mayo del 2011, se firmó un contrato entre el Ministerio de Defensa de la Federación Rusa y ALMAZ-ANTEY en marzo del 2012, destinado a suministrar a las FF. AA. rusas un nuevo sistema SAM que viniera a sustituir al S300V. La financiación sería compartida entre el consorcio fabricante, a cuenta de los ingresos obtenidos de las ventas de exportación del S300VM y el gobierno ruso.

Este sistema se denominó S300V4 y es una versión del S300VM basada en las mejoras derivadas del S300VMD que incorpora todas las ventajas introducidas por este y que suponen adelanto sustancial con respecto al S300V original. En diciembre del año 2014 se efectuaron las primeras entregas de este nuevo sistema.

El S300V4 introduce mayor alcance en el misil 9M83M extendiendo el mismo a 150 Km y se sustituye el 9M82M por el 9M82MD con un alcance de hasta 400 Km. Además este último misil es capaz de desarrollar velocidades hipersónicas cercanas a mach 7,5.

También esta nueva versión introdujo mejoras en los radares de vigilancia designados como 9S15M2 y 9S19M2, compatibles con los nuevos alcances de los misiles, lo que en conjunto aumento la capacidad de defensa ABM del sistema.

Las pruebas finales se produjeron a finales del 2014 y la adopción por parte de las Fuerzas de Defensa Aérea de las Fuerzas Terrestres de la Federación Rusa se produjo a principios de 2015, destinándose al Distrito Militar Occidental. Ese mismo año al menos una batería de este sistema fue desplegado en el puerto de Tartus, Siria, en el marco de la intervención rusa en ese país en apoyo del gobierno de Al Assad.

Para mediados del año 2015 Almaz-Antey continuaba trabajando de forma independiente en los estudios necesarios para ofrecer una versión de exportación del S300V4, la cual fue anunciada el año 2016 bajo el nombre de «Antey 4000». Esta denominación viene dada a que gracias a la introducción del misil 9M82MD con alcance de 400 Km en conjunto con los radares mejorados de adquisición de objetivos, se aumenta la capacidad de defensa hasta proteger contra misiles MRBM de hasta 4.000 Km de alcance. Se trata, al menos sobre el papel, de una mejora sustancial con respecto a los 2.500 Km del anterior S300VM «Antey 2500» contra el mismo tipo de blancos. Esta nueva versión fue presentada al público en agosto del 2020 en marco de la exposición ARMY 2020.

De igual forma durante esta misma exposición, fue presentado el sistema ABM 98R6E «Abakan», basado en dos misiles interceptores 9M82MDE capaces de abatir blancos balísticos de hasta 0.02 m2 de RCS a distancias de 30 Km y alturas de hasta 25 Km. Emplea un radar 98L6E para la adquisición y seguimiento de blancos, montado en un chasis sobre ruedas 4×4.

Los misiles van montados en un TELAR 51P6E2, que emplea un chasis sobre ruedas BAZ 10×10 con un peso de 53.3 t y su tripulación es de dos personas. Su autonomía en carretera se eleva hasta los 500 Km a una velocidad máxima de 60 Km/h. Por todo ello en los catálogos de la empresa se describe como una solución ABM exportable de bajo costo, en comparación con el S-300VM «Antey 4000», para la defensa de complejos industriales y otras instalaciones sensibles.

Últimas entradas de Yaser Trujillo (ver todo)

 


Las opiniones expresadas en este documento son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial Ejércitos.

Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier medio sin licencia otorgada por la editorial. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la editorial.


 

Be the first to comment

Leave a Reply