El corazón del mundo. Una nueva historia universal

Una nueva historia universal

El corazón del mundo

Peter Frankopan

Hay libros que nos golpean, que son más un bofetón que un montón de papel y letras. «El corazón del mundo», que lleva el sugerente subtítulo «Una nueva historia universal», escrito por el historiador británico Peter Frankopan, tiene el honor de pertenecer a este exclusivo club, al ofrecernos una visión totalmente opuesta a la tradicional sobre nuestra propia historia.

Efectivamente, Frankopan parte de una premisa clara y no por obvia menos rompedora: Occidente nunca fue el centro del mundo. Este papel ha correspondido siempre a una zona a medio camino entre el este de Europa y China y entre Moscú y El Cairo, incluyendo los siete mares de la Edad Media y los recorridos de la Ruta de la Seda.

A lo largo de las más de 500 páginas del texto vemos cómo se van sucediendo los imperios, los gobernantes, las civilizaciones y las sociedades. Sin embargo, hasta que Europa logró atraer al continente las rentas de América, Oriente Medio y Asia, nunca gozó de excesiva importancia, siendo más bien una parte marginal del sistema mundo.

El papel principal lo ocupaban los persas, el imperio de Alejandro, los hunos, los abasíes y los fatimíes, los mongoles y los timúridas… siempre organizaciones que controlaban este «corazón del mundo» del que nos habla Frankopan y que a lo largo de la historia fue un nexo común entre Oriente y Occidente y entre Norte y Sur, beneficiándose del comercio, el intercambio de ideas, la relativa libertad religiosa y la difusión de los adelantos técnicos.

Allí surgieron los grandes imperios de la antigüedad y las grandes religiones de alcance universal. Allí se han desarrollado las mayores batallas de la historia, desde las conquistas de Alejandro a las dos Guerras Mundiales, pasando por las Cruzadas. Allí se libra también, desde hace más de cien años, la gran guerra por el petróleo que desangra a Oriente Próximo y allí se han librado los grandes juegos, como la lucha entre romanos y persas o británicos y rusos.

Si sorprendente es la interpretación que hace de los descubrimientos españoles y portugueses y de su impacto sobre el devenir de Occidente mediante la transferencia de rentas, mucho más lo es la explicación que Frankopan nos ofrece sobre las verdaderas causas de las dos guerras mundiales o muchos sucesos posteriores.

El lector podrá estar o no de acuerdo, pero al situar el foco fuera de Europa, la visión que nos ofrece es más rica y llena de detalles. Lo mismo puede aplicarse para todo lo ocurrido a posteriori, un proceso todavía en marcha. Esa es quizá la mayor virtud de este libro; nos obliga a abandonar la comodidad de explicaciones simplistas y eurocéntricas para ver los grandes acontecimientos desde una óptica nueva.

«El corazón del mundo» es un libro de historia, sí, pero sus intenciones van más allá. Al explicar esta región como nodo fundamental del sistema-mundo, Frankopan nos habla de un imperativo geográfico, de una realidad a largo plazo, incluso a pesar del periodo excepcional que ahora vivimos. Enlaza así con los grandes geógrafos y con los padres de la teoría geopolítica y nos avanza cómo la región volverá a ocupar el lugar que le corresponde, algo que poco a poco ya está sucediendo…

 


Las opiniones expresadas en este documento son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan necesariamente la posición oficial Ejércitos.

Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier medio sin licencia otorgada por la editorial. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la editorial.


 

Be the first to comment

Leave a Reply