China pone en servicio una segunda división de transporte aéreo dotada con el Xian Y-20A

El Xian Y-20 está llamado a ser la espina dorsal del transporte aéreo chino durante este siglo

  • El Xian Y-20 está llamado a ser la espina dorsal del transporte aéreo chino durante este siglo.
  • El país continúa introduciendo aparatos en servicio sin que se conozca por el momento la cantidad de unidades que aspira a construir.
  • Las imágenes publicadas a propósito del envío de personal médico del Ejército a Wuhan han servido para identificar aparatos encuadrados en una división que hasta ahora se desconocía que tuviese estas aeronaves.

Las imágenes publicadas por los medios de comunicación estatales chinos indican que el avión de transporte Y-20A Kunpeng ya está en funcionamiento con una segunda división de transporte de la Fuerza Aérea del Ejército del Popular de Liberación (PLAAF).

Las fotografías muestran que dos de los seis aviones Y-20A de la Xian Aircraft Corporation (XAC) que llegaron el 13 de enero al Aeropuerto Internacional de Wuhan Tianhe llevaban refuerzos y suministros médicos para ayudar a combatir el brote del coronavirus COVID-19 en la zona de Wuhan y utilizaban los números de serie 20041 y 20042.

Estos números de serie de cinco dígitos con un formato de 20x4x indican que las plataformas que los utilizan son operadas por la 13ª División de Transporte (37º Regimiento Aéreo) con sede en Kaifeng, en la provincia china de Henan, con lo que se confirma que esta división cuenta ya con los nuevos aviones de transporte.

Las necesidades de transporte chinas

La China de hoy está en las antípodas de la China de Mao o de sus primeros sucesores. Las teorías, -aceptadas durante años por muchos think tanks occidentales- sobre el “ascenso pacífico de China” han ido quedando relegadas por una política exterior mucho más asertiva que, especialmente en el caso de sus mares adyacentes, llega a recurrir a técnicas como el chantaje. Así, sus últimas acciones, como las amenazas a Vietnam, la capacidad de imponer sus tesis en foros como el de la ASEAN o su rechazo al fallo de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya acerca de sus supuestos derechos históricos sobre el Mar de China tras una reclamación presentada por Filipinas, son clara muestra de que China busca expandir su influencia. Busca hacerlo, además, como cualquier otro estado a lo largo de la Historia, esto es, alterando el balance de poder a su favor en todas las regiones en las que sus intereses están en juego.

Lograr esto implica disponer de una importante capacidad de proyección de la que ahora carece. Si bien es cierto que su armada ha hecho ímprobos esfuerzos en las últimas décadas para construir no solo destructores y fragatas, sino también buques de desembarco y de abastecimiento, además de portaciones, tanto el ejército como la fuerza aérea han quedado un tanto rezagados en este aspecto. De hecho, apenas equipaban hasta fecha reciente una veintena de Il-76 ordenados a Rusia, en oposición a los 26 aparatos que tiene en servicio la propia Federación Rusa que, además, se ve complementada por una docena de An-124 y por una buena cantidad de aparatos de repostaje en vuelo. Cifras que palidecen cuando se comparan con los cerca de 200 C-17 Globemaster y más de 30 C-5 Galaxy en servicio con la USAF. Por supuesto, para poder alcanzar las metas geopolíticas chinas, cada vez más altas desde la llegada de Xi Jinping al poder en 2012, la situación debía cambiar y es ahí en donde entra el Y-20.

El Xian Y-20, está destinado a ser, presumiblemente, la espina dorsal del transporte aéreo chino en el futuro. Más allá de la cifra final de aparatos, que difícilmente se acercará a las optimistas previsiones que circulan por internet y que hablan de un abanico entre los 400 y los 1.000 aparatos, lo importante es que el programa continúa avanzando. Si finalmente china se hace con una fracción de estas previsiones, esa nueva flota de transporte estratégico hará posible que China cuente con capacidades que hasta ahora no ha tenido y que tendrán una importancia capital a la hora de dibujar la geopolítica del siglo XXI.

Be the first to comment

Leave a Reply