Thales proporcionará el sistema de combate de las futuras fragatas Type 31 de la Royal Navy

Este programa pretende dotar a la Royal Navy de cinco nuevas fragatas multipropósito con un coste medio de 250 millones de libras por buque, aproximadamente 300 millones de euros

  • La empresa gala ha sido seleccionada por el contratista principal, Babcock, para proporcionar el sistema de combate de las futuras fragatas multipropósito Type 31 de la Royal Navy.
  • Thales, como parte del equipo Babcock 31, será el integrador de los sistemas de misión para el programa Type 31, entregando el sistema de combate, los sistemas de comunicaciones y el sistema de navegación.
  • Este programa pretende dotar a la Royal Navy de cinco nuevas fragatas multipropósito con un coste medio de 250 millones de libras por buque, aproximadamente 300 millones de euros.

La empresa de electrónica gala ha desarrollado un nuevo centro de gestión de combate naval destinado a servir de espacio común para que los clientes, empleados y usuarios finales se formen, prueben los nuevos sistemas desarrollados por Thales y aporten el valioso feedback necesario para seguir mejorando sus productos.

Según Víctor Chávez, Director Ejecutivo de Thales en el Reino Unido «Thales ha estado a la vanguardia de la innovación al lado de la Royal Navy durante más de 100 años. Estamos inmensamente orgullosos de las soluciones que proporcionamos a la Royal Navy para proteger nuestras aguas. Esto significa que podemos seguir ampliando nuestra importante huella en el Reino Unido y al mismo tiempo buscar mercados de exportación».

Respecto al sistema de misión seleccionado, denominado TACTICOS, está construido con una arquitectura abierta que debe permitir un crecimiento continuo durante su ciclo de vida, adaptando mejoras y haciendo posible la integración de nuevos equipos cuando sea necesario.

TACTICOS combina las operaciones de combate y las operaciones de seguridad marítima en un solo sistema. Su capacidad para integrar en un solo sistema los diversos subsistemas de exploración, obtención de blancos, control de tiro, etc y de presentar los datos de forma óptima a los tripulantes lo convierten en un equipo crucial.

La futura clase Type 31 (también conocida como Type 31e) será la más moderna de la Royal Navy y junto con las Type 26 y los destructores Type 45 serán la punta de lanza de esta armada en la primera mitad del S. XXI. Se espera que el primer buque toque el agua en 2023.

En su punto álgido, el programa necesitará de una fuerza de trabajo de alrededor de 1.250 empleados altamente cualificados en múltiples lugares de todo el Reino Unido directamente relacionados con el programa, a los que se unirán otros tantos que trabajarán de forma indirecta para hacer posibles las nuevas fragatas.

No se puede olvidar que uno de los objetivos primordiales detrás de los nuevos programas navales británicos (Type 31, Type 26…) era la reestructuración completa de su industria naval, que había quedado muy mermada en los últimos decenios.

Esto se ha logrado en gran parte con contratos como el de las fragatas australianas, pero para sobrevivir, necesitan de nuevas ventas en el exterior. Las Type 31 ofrecerán a los clientes de exportación, según su fabricante, una combinación inigualable de precio, capacidad y flexibilidad respaldada por la experiencia de la Royal Navy.

Basado en la propuesta «Arrowhead 140», el diseño elegido para las Type 31 debe ser capaz de adaptarse a las necesidades del campo de batalla adoptando múltiples módulos de misión, lo que le permitiría llevar a cabo tareas que van desde la guerra antisubmarina a la antiaérea o antibuque, así como el combate litoral y la proyección del poder naval sobre tierra gracias al lanzamiento de misiles de crucero o la inserción de equipos de Operaciones Especiales.

Las nuevas fragatas podrán también, según su fabricante, operar con cualquier estado de mar y en combates de alta intensidad con un equipo formado por apenas 100 tripulantes entre oficiales, suboficiales y marineros, aunque cuenta con la capacidad de alojar hasta 60 personas más en función de la misión a cumplir.

Entre su armamento se incluye un cañón de 5 pulgadas (127 mm) secundado por diversos montajes de 40 mm, dos montajes con 8 misiles antibuque, un sistema VLS con 32 celdas y armas antisubmarinas y de defensa de punto. Además, desde su concepción, han sido diseñadas para operar con helicópteros ligeros y medio (aunque medios pesados pueden operar desde su pista de aterrizaje, no así alojarse en su hangar) y con sistemas no tripulados.

Be the first to comment

Leave a Reply